martes, 19 de noviembre de 2019

Los 'veteranos del Almería'

Equipación con una marca y patrocinador diferente al actual de la entidad almeriense · udalmeriasad.com
Artículo Diario de Almería 19-XI-19

Un club profesional no es lo mismo que un club que milita en la Liga de Fútbol Profesional. El primero tiene una estructura conforme al término, cuidando al máximo los detalles y siendo consciente de lo que representa. Si hasta entidades que tienen a su primer equipo en Tercera y categorías regionales intentan crecer con pequeños aspectos con los que sólo se necesita mimo y tiempo, es inaceptable que clubs que pertenecen a la LFP no sean profesionales, teniendo el control absoluto en todo, excepto en lo único que no se puede tener, que es lo deportivo. En el caso del Almería, a pesar de la apatía de Alfonso García, ha ido creciendo en el último lustro, teniendo un papel importante la Fundación UDA. Sin embargo, aún resta por trabajar en determinados ámbitos, como el de los veteranos.

No es el mismo caso el del Racing 70 (con todos los respetos) que el del Almería. A este periodista le consta que hay gente que dedica bastante tiempo, de forma altruista incluso, a que el equipo veterano de la UDA salga adelante. Sin embargo, el rumbo no es el correcto al tratarse de un equipo profesional. No puede ser que todas las equipaciones no fuesen iguales en una de las últimas citas que disputaron, mostrando el patrocinador antiguo, así como la marca anterior. Por no hablar de los jugadores. ¿Qué criterio se sigue a la hora de confeccionar las convocatorias? Algunos -o muchos- de los que defienden la rojiblanca no lo han hecho en anterioridad. ¿Veteranos de un club profesional o un grupo de amigos? Se puede llegar a esos directivos almerienses que querían que perdiese siempre el Almería y cuando este llegó con el dinero por delante para llegar a acuerdos de colaboración cerrasen la boca, pero no a esos anti UDA que juegan en los veteranos rojiblancos, 'defendiendo' ahora el escudo (nunca lo habían hecho antes) con tal de subir la foto a sus redes sociales. Ni al club, que lo permite.

martes, 12 de noviembre de 2019

Decisión discutible, momento inapropiado

Guti da una indicación en su primer partido como entrenador en la LFP · udalmeriasad.com

La semana pasada escribía en este mismo espacio sobre la posibilidad de que Emanuel no se comiese el turrón a pesar de salvar su bola de partido ante el Extremadura y a pesar de que su ya exequipo estaba en puestos de ascenso directo. Que el campeón de Europa con ese gran Oporto de Mourinho no acabase la temporada con el Almería lo sabía hasta el más nuevo del lugar. Lo que fue inopinado es que se produjese a estas alturas de la competición con la UDA en segunda posición (e incomprensible que se oficializase cerca de las dos de la madrugada, cuando el acuerdo se había cerrado horas antes). Es objeto de debate -incluso lógico- que se cuestionase el juego del Almería. No porque no hubiese juego combinativo, sino tanto por los números en esa racha tras perder ante un Cádiz al que lanzó como porque apenas existía modelo de juego. Y se pueden ganar algunos partidos a ramalazos, pero no lograr un ascenso. Lo que es inapropiado es el momento en el que se despide a un Emanuel que dejó el Almería en segunda posición. Esto naturalmente garantizaba estar en Primera el próximo curso, pero sí crea un precedente y una exigencia tanto a Guti como al nuevo plantel máxima, ya que bajando de esa posición los más críticos van a tener la pistola preparada. También es verdad que Guti no tendrá a muchos de estos en Almería, ya que, a diferencia de los palmeros, se pueden contar con los dedos de una mano.

A la plantilla hay que exigirle un estilo de juego bien marcado, aunque esto no es la videoconsola y no se consigue en un par de días. La UDA está llamada a ser uno de los claros favoritos por el ascenso con la inversión realizada por Al-Sheikh. Pero eso no significa que gane con la gorra, siendo la Segunda una auténtica maratón por muy tópico que suena. Y de ahí que no pareciese lo mejor pensando en la meta el despido de Emanuel con el equipo en el segundo escalafón. Si de verdad estaban seguros de que el equipo iba para abajo, que hubiesen esperado a bajar unas posiciones para quitar presión.

martes, 5 de noviembre de 2019

Pedro y el turrón

Pedro Emanuel da una indicación en el Carlos Tartiere · udalmeriasad.com

El fútbol es una de las ciencias donde el objetivo final lo es prácticamente todo. O sin el prácticamente. Así se explican las altas primas al lograr lo propuesto a pesar de los copiosos sueldos para los que tienen suerte de ser profesionales. El cómo apenas importa, si acaso para aquellos que sólo consideran fútbol el modelo de juego combinativo y vistoso, despreciando el resto, cual individuo que llama fascista o facha (las palabras de moda) a todo aquel que no piense de su misma manera. Las flores están en los montes, en el terreno de juego lo que se plasma es trabajo. Y si el Almería está instalado en la segunda posición (ya son ocho las jornadas en ascenso directo) es por el buen trabajo defensivo (50% de los partidos sin encajar), por la igualdad que reina en la competición y por el buen arranque de los de Pedro Emanuel. Un Pedro Emanuel que seguía ahí porque los resultados eran los que mandan.

Si el técnico angoleño hubiese sido capaz de encajar las características de los Coric, Vada, Lazo, Darwin y compañía en su idea de juego, el Almería continuaría arriba en la clasificación y su futuro no habría corrido peligro, teniendo la posibilidad de convertirse en inmortal, como lograron Emery y Gracia. Pero el fútbol no espera a nadie, el colchón de puntos se ha convertido en almohada y los rojiblancos no desprenden el olor de una buena colonia ya lista para ser vendida en la perfumería en vez del almizcle que ni ha sido destilado. Este periodista albergaba ya pocas dudas de que Turki Al-Sheikh no se lo iba a pensar otra vez por mucho que Pedro Emanuel fuera de su entera confianza. Es lo que tiene el fútbol, esa ciencia tan difícil de entender. Dicen que se comprende algo cuando se es capaz de explicarlo a un anciano. A ver quién le explica a la abuela del que suscribe que el entrenador de un equipo que no ha bajado de la cuarta plaza esté cuestionado.