martes, 10 de septiembre de 2019

Emanuel y de la ilusión al vacile

Pedro Emanuel, de cuclillas en un encuentro esta temporada · udalmeriasad.com/laliga.es

Pedro Emanuel pidió paciencia en su inicio como técnico unionista. Hombre de fútbol, con experiencia en partidos importantes, sabía que la realidad no es un videojuego. Paciencia porque sabía que no era fácil conjuntar una plantilla con tanto movimiento en tan poco tiempo. Paciencia porque conocía que la incertidumbre inicial podía volverse en contra si los primeros resultados eran negativos. Pidió paciencia consciente de que la Torre de Babel tiene sus dificultades. Y demostró sensatez al apostar por aquellos jugadores que estaban la pasada temporada en el plantel rojiblanco. Sorprendieron titularidades como las de Gaspar o Sekou en el debut liguero y los resultados, por lo que se guía este negocio, le están dando la razón. El técnico luso no ha sacado aún pecho porque sabe que a la mínima se lo partirían. Apenas van cuatro jornadas, un 9% de competición, y el equipo aún debe mejorar en muchísimos aspectos del juego, demostrando también cómo reacciona cuando se caiga a la lona.

La paciencia y la ilusión son complementarias, faltaría más. Y después de tantos años de sufrimiento con Alfonso García es lógico que gran parte de la hinchada se muestre ilusionada con el nuevo proyecto. Pero de ahí al vacile hay un paso. El traje de payaso salió a relucir en el momento en el que se mencionó al Manchester y no vale eso de la mercadotecnia. Esta también apareció en el polémico tema del escudo. Resultó curioso. Muchos tuiteros (califico así porque esos anónimos de esta sociedad virtual cada vez menos cuerda no pueden representar a más de 8.000 aficionados) mostraron su desacuerdo total con la ya famosa encuesta, para después aplaudir por el ingenio. Siempre hay que tener los pies en el suelo y no creer que todo es de color de rosa, siendo conscientes de los inconvenientes que puede tener la nueva gestión. Algunos han pasado de críticos totales a palmeros de su excelencia. Quizás sea puro enamoramiento...

No hay comentarios:

Publicar un comentario