martes, 30 de abril de 2019

¡Felicidades, Poli!

Jaime saca su zurda a pesear en el encuentro ante el Rincón · Alfonso Zapata / polialmeria.es

Seguro que a Jorge Garcés no le gusta un pelo este artículo porque al mejor entrenador que ha tenido este periodista ni le agradan en demasía los elogios y, sobre todo, hasta que las matemáticas no corroboren nada, el técnico del sénior del Poli Almería es de lo más cauto que se puede encontrar uno. Sin embargo, a falta de que los guarismos lo corroboren de manera oficial, el Poli tiene la permanencia en Tercera prácticamente lograda. De hecho, toca mojarse y estoy convencido de que los de Garcés certificarán el objetivo el domingo en el encuentro en el que reciben al Vélez en el Estadio de la Juventud. La tarea no ha sido nada fácil en una competición en la que pueden bajar hasta nueve equipos de 22, después de la chapuza de la RFEF. Esto es, más de un tercio de una liga supercompetitiva desciende de la categoría nacional.

Y hay que felicitar al Poli no sólo por el hecho en sí de salvarse, sino porque el camino hasta la meta no ha sido nada fácil. En verano la familia rojiblanca sufrió de lo lindo hasta que Rubiales terminó la obra propia de Manolo y Benito y confirmó la presencia del histórico en Tercera. Fueron días en los que sienten este escudo lo pasaron mal. Tocó también confeccionar la plantilla, con bastantes modificaciones respecto al pasado curso, con todo lo que eso conlleva. Es importante comenzar con buen pie cualquier liga y el Poli no lo hizo, sacando su casta, remontando la situación y consiguiendo encadenar trece encuentros consecutivos sin perder, una auténtica machada. Los rojiblancos también vencieron al Linares y al Mancha Real, líderes en ese momento cuando visitaron el sudeste peninsular. Lo hicieron tras superar numerosos obstáculos en una instalación que el Poli, con toda la gente que arrastra y toda la historia que tiene, no merece, aunque esas promesas incumplidas y mentiras merecen otro artículo. Y todo ello con una plantilla almeriense, tapando las bocas de quienes prefieren el producto de fuera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario