martes, 30 de abril de 2019

¡Felicidades, Poli!

Jaime saca su zurda a pesear en el encuentro ante el Rincón · Alfonso Zapata / polialmeria.es

Seguro que a Jorge Garcés no le gusta un pelo este artículo porque al mejor entrenador que ha tenido este periodista ni le agradan en demasía los elogios y, sobre todo, hasta que las matemáticas no corroboren nada, el técnico del sénior del Poli Almería es de lo más cauto que se puede encontrar uno. Sin embargo, a falta de que los guarismos lo corroboren de manera oficial, el Poli tiene la permanencia en Tercera prácticamente lograda. De hecho, toca mojarse y estoy convencido de que los de Garcés certificarán el objetivo el domingo en el encuentro en el que reciben al Vélez en el Estadio de la Juventud. La tarea no ha sido nada fácil en una competición en la que pueden bajar hasta nueve equipos de 22, después de la chapuza de la RFEF. Esto es, más de un tercio de una liga supercompetitiva desciende de la categoría nacional.

Y hay que felicitar al Poli no sólo por el hecho en sí de salvarse, sino porque el camino hasta la meta no ha sido nada fácil. En verano la familia rojiblanca sufrió de lo lindo hasta que Rubiales terminó la obra propia de Manolo y Benito y confirmó la presencia del histórico en Tercera. Fueron días en los que sienten este escudo lo pasaron mal. Tocó también confeccionar la plantilla, con bastantes modificaciones respecto al pasado curso, con todo lo que eso conlleva. Es importante comenzar con buen pie cualquier liga y el Poli no lo hizo, sacando su casta, remontando la situación y consiguiendo encadenar trece encuentros consecutivos sin perder, una auténtica machada. Los rojiblancos también vencieron al Linares y al Mancha Real, líderes en ese momento cuando visitaron el sudeste peninsular. Lo hicieron tras superar numerosos obstáculos en una instalación que el Poli, con toda la gente que arrastra y toda la historia que tiene, no merece, aunque esas promesas incumplidas y mentiras merecen otro artículo. Y todo ello con una plantilla almeriense, tapando las bocas de quienes prefieren el producto de fuera.

martes, 23 de abril de 2019

Fútbol en los pueblos

Encuentro entre el Guadix y el Poli Almería hace medio mes en tierras accitanas · Alfonso Zapata / polialmeria.es.
Artículo Diario de Almería 23-IV-19

Este periodista tiene la suerte todavía de no tener que restarse años al ser preguntado por la edad, por lo que muchas de las afirmaciones de este artículo son consecuencia de conversaciones con personas que vivieron otrora un fútbol más auténtico, leídas de libros o de periódicos de hace varias décadas. Unos años en los que en algunos aspectos del día a día se ha mejorado sobremanera, pero en otros relacionados con el fútbol se ha involucionado, aunque atisbando el futuro con esa Superliga europea, quizás el presente no sea tan malo. En el último el deporte rey está prácticamente muertos en muchos pueblos, donde ir al fútbol en el viejo campo municipal ha sido sustituido por una televisión en la que se pueden ver cualquier encuentro de las principales ligas del mundo, además de ofrecer todo evento deportivo profesional habido y por haber en los numerosos canales.

Y, claro, si lo cómodo es culpar a todo lo que se mueve (árbitros, profesores, entrenadores...) en vez de hacer autocrítica, no va a ser menos tumbarse en el sofá y disfrutar del televisor acompañado del calefactor o del televisor en vez de animar al equipo de la localidad mientras se derrite el sol o cae aguanieve. Este artículo no tiene objeto de centrarse en ningún municipio, pero uno ve imágenes de un Miramar a reventar y le da una envidia sana, mientras que ahora se pueden contar los individuos de la mayoría de campos de categoría provincial o autonómica. En la actualidad es raro el encuentro que no se dispute en 'campo neutral' sin esa presión de un público, sabiendo que es tan probable el '1' como la 'X' o el '2'. Generalizando el árbitro tiene de casero lo mismo que numerosas personas que trabajan en medios de periodistas. Ahora visitar el campo de un pueblo, prácticamente vacío, tiene la única dificultad de imponerse a un equipo que cuenta con los mismos efectivos, sin preocuparse de cómo salir de las instalaciones en caso de vencer. ¿Este es el fútbol que queremos?

martes, 16 de abril de 2019

Continuidad

Fran Fernández sigue el encuentro ante el Nástic · udalmeriasad.com
Artículo Diario de Almería 16-IV-19

Las tres unidades que la UD Almería logró el pasado sábado tienen, entre otras consecuencias, que Fran Fernández ya hable de que se pondrá manos a la obra con la entidad de la Vega de Acá para llegar a un acuerdo sobre su renovación. El club almeriense ya le presentó una primera oferta, aunque, como suele acostumbrar lo hizo a la baja (no se entienden las fichas de Trujillo, Nano y Caballero). FF salvó al equipo rojiblanco la pasada temporada cuando todo hacía indicar al descenso. La UDA olía a Segunda División B y se jugó por primera vez en toda su corta historia un descenso a la categoría de bronce sin depender de sí mismo. A pesar de que el preparador zapillero dejó sus primeras pinceladas y muestra de su personalidad, sin contar con algunos jugadores con cierto renombre, desde las oficinas de la Vega de Acá se le prometió el banquillo a Fran Fernández para después negociar con otros candidatos, que no aceptaron lo ofrecido, dando continuidad finalmente al almeriense, la mejor opción viendo la temporada realizada esta campaña. Sin embargo, un año después, a diferencia del pasado, ahora es FF quien tiene la sartén cogida por el mango. El hándicap con el que cuenta es su reciente paternidad, pero como el Almería quiere a Fran (ahora sí) y Fran al Almería, ambas partes están condenadas a entenderse. No se entendería su renovación sin otros movimientos de jugadores (René, Saveljich, Eteki, Rioja, Corpas...) que le den continuidad a este nuevo proyecto. Salvo sorpresa, la UDA repetirá en la categoría de plata del fútbol español por quinta temporada consecutiva y el objetivo debe ser luchar por la promoción de ascenso. Y sería incongruente luchar por este objetivo desmantelando la actual plantilla.

martes, 9 de abril de 2019

Incongruencia

Foto de familia tras la presentación del nuevo patrocinador de la UDA · udalmeriasad.com

No sería normal que un padre enseñase a su vástago que el deporte es fundamental mientras se toma una, dos y tres copas de vino. Tampoco es lógico lo que ha sucedido en la UD Almería. El club rojiblanco ha comenzado en los últimos meses diferentes iniciativas plausibles. Aparte de la creación del conjunto femenino, que entraría más en materia puramente deportiva, la entidad de la Vega de Acá ha sacado equipo también para personas con discapacidad intelectual, de lo mejor que ha hecho la UDA en toda su historia. Aunque es un tema también deportivo, tiene esa importancia de la parte social que tanto se le recriminaba al club almeriense en los últimos años.

Otro proyecto interesante es el de Aulas Rojiblancas. Antaño los jugadores del primer equipo visitaban colegios, algo que se fue diluyendo, hasta que en 2018 se creó esta actividad. Poco se puede criticar de un evento en el que los centros educativos de la capital y la provincia visitan las instalaciones del Estadio de los Juegos Mediterráneos, disfrutan de un entrenamiento de un equipo de la Liga de Fútbol Profesional, desayunan en el palco de autoridades y charlan sobre hábitos de vida saludable con uno de los jugadores rojiblancos.

Ese mismo club que en el descanso del último encuentro en el recinto de la Vega de Acá realizó un juego para presentar a los aficionados al último patrocinador: una casa de apuestas, la misma que días después explicó en sala de prensa su convenio con el Almería. A veces hay que saber rechazar dinero. Simplemente para no caer en esa incongruencia de fomentar un estilo de vida saludable y también esa nueva droga entre los jóvenes, que ven como en sus barrios hay más casas de apuestas que librerías o bibliotecas.

martes, 2 de abril de 2019

Ligas adulteradas

La leyenda Ronaldo, con futbolistas de las bases del Valladolid · realvalladolid.es

En un partido reciente de Cuarta Andaluza Alevín un equipo de Almería bajó al portero que tiene con el Segunda Andaluza (la división más alta en esta categoría), ya que el conjunto de Cuarta se enfrentaba a un rival directo. Era el debut de este guardameta con el equipo 'D' de este club, puesto que lleva con el 'A' durante toda la temporada. Sin embargo, la jugada podía hacerse, ya que el joven portero tenía ficha con el equipo más bajo de la entidad. Sí, el que suscribe estas líneas entrena un equipo en esa liga, aunque no fue un encuentro en el que participasen los niños dirigidos por este periodista. Simplemente la anécdota inspiró a la hora de realizar estas líneas. Todos los fines de semana son numerosos los equipos que bajan a jugadores en todas las categorías de manera legal, ya que las fichas de estos futbolistas están con el equipo de menor división y así pueden participar en diferentes. Esto es, al inscribir a un niño con el equipo 'C', el joven deportista puede competir con los cuadros 'C', 'B' y 'A', lo que, en consecuencia, está adulterando las competiciones, ya que en duelos entre rivales directos participan jugadores con un equipo en el que no lo han hecho en el resto del curso.

Si en fútbol 7 jugar en una liga o en otra no es una cuestión de capital importancia (por mucho que así lo piensen algunos 'coordinadores' o presidentes), en fútbol 11 la historia ya es diferente, por lo que el asunto no es baladí. Y la solución es bastante simple: si un niño o joven juega más de cinco partidos con el equipo de superior división, no puede volver a bajar al suyo. Así se evita que un futbolista que pertenece oficiosamente a un 'A' juegue con un 'D'. Y si no hay suficientes efectivos para sacar cuatro conjuntos, se sacan tres... Por cierto, la Federación debería mirar lo de que un club tenga dos en uno para meter a dos de sus equipos en las máximas categorías. Ocurre en diferentes entidades...