martes, 10 de julio de 2018

El fútbol une a los pueblos

Un aficionado japonés, delante de la Catedral de San Basilio · as.com

Hace ya casi tres semanas de esto. Es lo que tiene el tiempo: lo bueno se acaba pronto y lo malo dura y perdura. Los ojos del que suscriben vieron el titular de este artículo estampado en una pancarta que portaba un aficionado sudamericano que andaba por el Kazan Arena para ver el Irán-España. Cerca de 40.000 iraníes y los españoles que se contaban con la palma de una mano. Ningún problema hubo, como no lo ha ocurrido -a falta de seis días para acabar- en este Mundial. Y eso que lo pintaban muy negro antes de que diese el pistoletazo de salida el 14 del pasado mes. Posiblemente lo más grave ha sido aquella periodista con afán de protagonista. En el lado contrapuesto, hinchas senegaleses recogiendo la basura que habían dejado en el graderío o la expedición japonesa, dejando el vestuario mejor que Mister Proper a pesar de que haber sido eliminados cruelmente en el último minuto del tiempo extra. Pero, claro, el grito de uno suena más que las sonrisas de cien individuos. Hay que denunciar los comportamientos deleznables que se producen alrededor del fútbol, sobre todo en el canterano, con familiares que tienen el objetivo de que su vástago cumpla su sueño frustrado. No se pueden quedar en el olvido y hay que señalarlos con el fin de eliminarlos.

No hay mejor manera de resumir un Mundial que la frase de aquel hincha en Kazán (donde a las tres de la mañana ya es de día). Aficionados de los cinco continentes reunidos en el mismo tiempo y lugar por un objetivo común: el amor a la redonda y las ganas de pasarlo bien. Cada uno con su cultura, sus historias (desde aquel que llegó en autocaravana a Moscú hasta aquel que aterrizó desde Sudamérica sin entrada). No conozco ningún deporte ni otra afición que una a los pueblos de una manera tan fuerte como el fútbol. Y si el Mundial es la máxima expresión del balompié, este campeonato es el mejor ejercicio para unir las culturas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario