martes, 22 de mayo de 2018

Manolo y mi abuela

Fernando Torres alza el título de la Europa League en Lyon · marca.com

El pasado miércoles envié varios mensajes felicitando a buenos seguidores atléticos, tras conseguir su equipo un nuevo título europeo, esta vez en Lyon. Le escribí a Gustavo, incombustible amigo desde los cinco años, a mi tío Javier y a mi tío segundo Manolo. Con éste se alargó la conversación más. "Pues yo me alegro por Javier, pero no por Manolo porque Manolo sólo quiere cosas malas para los jugadores del Madrid. ¡Quiere que se estrelle el avión del Madrid!", hubiese dicho mi abuela, en mejor mundo desde hace un par de años. A sus 92 años seguía alegrándose por el fútbol. Pero también se indignaba cuando su sobrino lo picaba. El miércoles no pude olvidarme de ella y le mandé un audio a Manolo contándole lo que estaría pensando Ana en ese momento. "Yo le decía lo del avión y ella me preguntaba si era en serio. Y yo le decía 'Anita, que sí, que lo digo totalmente en serio'. Y ella se picaba aún más", me contestó minutos antes de que Juanfran soltase una tontería mayúscula, digna de ser estudiada.

A Manolo y mi abuela no les corría la misma sangre. Eran familia política. Pero ambos se tenían un aprecio descomunal. De hecho, en julio de 2016 este extremeño no dudó en montarse él solo en un kayak y bucear posteriormente para depositar los restos de su Anita en el Arrecife de las Sirenas, sin duda, uno de los momentos más emocionantes de la vida del que suscribe estas líneas. El pasado viernes escuché un pitido de un coche. Era Manolo en su furgoneta de Aqualia, con su sonrisa de alegría sincera. Ojalá hubiese más tipos como Manolo. Seguidores de su equipo en las buenas y en las malas, con el pique sano y disfrutando del fútbol. Pero sobre todo de la vida. Porque da igual que uno apenas coincida una vez al año con él. Es suficiente para que te transmita una buena dosis de energía y alegría con la vida. Abuela, aunque el pobre es del Atleti...

No hay comentarios:

Publicar un comentario