martes, 24 de abril de 2018

Sin sentido con los horarios

Un joven guardameta, de cuclillas, en un partido de fútbol base en Almería · Paco Olmo

En enero pudieron leer aquí un artículo titulado 'Dependientes del horario', que exponía que era inadmisible que los horarios de partidos de fútbol base saliesen el lunes por la noche o el martes por la mañana de la misma semana. En el artículo se explicaba que la Federación permite al club local fijar la hora antes de ese mismo lunes a las 23:59 horas. Cientos de personas, entre entrenadores, monitores, delegados, jugadores y familiares, dependientes del horario para poder hacer planes, algunos de ellos laborales. Con la llegada del calor, entra un factor externo, que no es baladí para el que suscribe. Según la circular vigente, la Federación permite que los clubs pongan los encuentros desde las 17:00 horas hasta las 20:00 del viernes (desde las 18:00 si el equipo visitante está a más de 75 kilómetros). Por su parte, el sábado y el domingo se pueden fijar desde las 9:00 (11:30) hasta las 20:00 excepto en juveniles, donde la hora de inicio del sábado es las 16:00 (y 17:30) y femenina sénior, 17:00 (y 18:00).

Ya no sólo hay que estar pendiente cuatro días antes del partido cuándo se disputa éste, sino que hay que rezar para que no sea de 14:00 a 17:00 por eso del acuciante calor que hay en Almería, además de posibles cortes de digestión. Se establecen muchos partidos en esa franja horaria. Y si se hace es porque se permite. En ocasiones, a caso hecho para perjudicar al equipo foráneo. La Federación debería atajar ya el doble problema (fijar los horarios con siete-diez días al menos de antelación y no ponerlos en horas ilógicas). Porque un día puede haber un problema. Y entonces habrá lamentaciones. Otra solución (nótese la ironía) es lo que hizo cierto equipo el pasado curso, cuando mandó a varios de sus jugadores al hospital fingiendo encontrarse mal para enviarles partes médicos a la Federación y que el partido se suspendiese.

No hay comentarios:

Publicar un comentario