martes, 17 de abril de 2018

La jeta de Tatiana

Aficionadas brasileñas en el último Mundial · goal.com
Artículo Diario de Almería 17-IV-18

"Hello, I am sorry but the price for the World Cup period is different", leí el domingo por la mañana tras estar la tarde y noche del sábado terminando de ultimar el viaje al Mundial de Rusia. Una de las ciudades que visitaré es Moscú, así que, tras una exhaustiva búsqueda, reservé en un conocido portal de alquileres un piso para seis noches por 300 euros, esto es, 150 por barba. El alojamiento estaba con la etiqueta de reserva inmediata, por lo que no había que negociar con el dueño ni que éste te diese el visto bueno. De hecho, el banco cargó la cantidad, que ahora tendrá que ser devuelta. Aún en la cama, con Morfeo rodeándome, estuve a punto de contestarle a esta amiga rusa "you´re crazy", aunque todo quedó en un amable "we cannot pay that amount", por eso de ser cortés y mantener la compostura. Quizás lo más racional hubiese sido responderle lo primero, después de intentar incrementarnos el alojamiento 1.756'34 euros, esto es, un 585%. ¡Un 585%!

La mayoría de alojamientos en Rusia incrementan el precio sobremanera durante los días que se disputa el Mundial. Es normal. Lo anormal sería que no ocurriese. De hecho, la mayoría de hoteles, hostales, pisos o simplemente habitaciones ya está reservada. Empero una cosa es aprovechar cómo está el mercado y otra muy distinta, tener mucha cara, subiendo un 585% un alojamiento a pesar de anunciar un determinado precio para junio; no sé hasta qué punto es legal modificar la cantidad una vez que ya está cobrada... Pero como para meterse en líos aquí cuando ya timarán allí a los turistas. Tatiana al fin y al cabo se aprovecha de la situación porque habrá quien pague esos 2.056'34 euros por un producto que apenas cuesta 300. A mí no se me ocurriría vender una entrada, cuyo precio real es de 30 euros, por 210. Pero claro, hay personas con clase y clases de personas. Con mucha jeta.

P.D.: Al final encontramos otro piso por 300 en una ubicación cercana. ¡Un saludo, Tatiana!

No hay comentarios:

Publicar un comentario