martes, 27 de febrero de 2018

La sonrisa de Pepe

Pepe Asensio camina sonriente un 22 de abril de 2012, día que el Oriente ascendió a la antigua Andaluza  · NGC

"Pero sácalo sonriente. Así, como está en la foto. Mira, mira, qué sonrisa. Sácalo sonriente, ¿eh? Él era así sonriente. ¿Lo ves? Sonriente. Hazlo como quieras, pero que se le vea sonriente", le repitió una y otras veces José Valdivia a la dependienta de una tienda de trofeos. El mensaje de José Valdivia, hermano del presidente del CD Oriente, y uno de los que manejan el cotarro en la entidad verde, era repetitivo, pero decía mucho de la persona homenajeada. Porque tenía que salir sonriente. Si no, la sorpresa no valía. Tampoco era muy difícil que saliese la sonrisa de Pepe Asensio, que mañana volverá a ser homenajeado otro 28 de febrero más en la Ciudad Deportiva de Los Ángeles, con motivo del cuarto aniversario de su fallecimiento. Excepto este, que ya he desistido, todos los años mantengo el mismo debate con José. Él es partidario de hacer el homenaje y ya está, mientras que yo le digo que ese día hay que sonreír más que nunca y celebrar después la reunión en torno a unas cervezas. Si quieres recordar a alguien que fue alegría en estado puro -y no es el típico mensaje-, lo mejor es hacerlo con el mismo espíritu. Puede parecer contraproducente y lógico el mensaje de José, el de respeto y nada de cervezas al recordar a una persona fallecida.

Pero seguro que Pepe, desde allí arriba, quiere que se vuelvan a juntar sus jugadores, disfruten de lo que más le gustaba a él, el balón y el césped, para después recordar viejos tiempos. Porque aunque esa gente se vea apenas un par de veces al año, el pertenecer a una familia, en este caso, la oriental, hace que los meses se cuenten por días y parezca que fue ayer cuando se vieron por última vez, cuando en realidad hace dos, cuatro o seis meses. Es el poder del fútbol, ese que amaba Pepe, siempre pendiente de que a su equipo no le faltase de nada. El mejor escudero de José, sacándose sonrisas mutuamente. De ahí el mensaje repetitivo a la dependienta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario