martes, 20 de febrero de 2018

La nueva lacra


Artículo Diario de Almería 20-II-18

Cada vez que presencio un partido de fútbol base desde la grada, acudo a un congreso de entrenadores y árbitros, familiares que no saben lo que es el respeto a los técnicos, a los trencillas y, sobre todo, a sus propios hijos o hermanos. Alguno no sabrá ni qué significa el término 'trencilla' cuando no conoce que se denomina 'saque de esquina' o 'córner' al lanzamiento efectuado desde la esquina al marcharse el balón por la línea de meta tras ser golpeado éste por un jugador defensor de esa portería. El problema no se ha resuelto por varias décadas que hayan pasado, haciendo falta un esfuerzo mayor por parte de los propios clubs o federaciones, aunque a éstos lo único que les importa es que suene la caja del dinero. Los horarios, Quique Pina o los representantes de críos de siete años son otros de los males de esta bendición que es el fútbol. Un fútbol que tiene una nueva lacra, que va en aumento en los últimos años: las apuestas. Legalizadas en España, ya no se habla sólo de amaños en las últimas jornadas de fútbol profesional, sino que es la comidilla del fin de semana en las divisiones inferiores.

Ayer salía a la luz la macrooperación realizada por la Policía Nacional (24 detenidos) por la trama de amaños de partidos, con las apuestas de por medio. El presunto entramado estaba liderado por dos exjugadores de fútbol, que se aprovechaban de su experiencia para comprar a otros futbolistas en activo. Con amaños o sin amaños, las apuestas están creando verdaderos ludópatas. Lo malo es que están dentro del fútbol, reventándolo. Y me da igual que apenas cobren y aleguen que las apuestas son su válvula de escape para ganar dinero del fútbol o que si hay corrupción en las federaciones, ellos no van a ser menos. Ese argumento es de no tener vergüenza, parecido al del sujeto que trabaja en negro, engañando en rentas, beneficiándose de becas y ayudas por ese fraude... y critica a Bárcenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario