martes, 28 de febrero de 2017

Maricones, sí

Número 57 de la prestigiosa revista Panenka · panenka.org
Artículo Diario de Almería 28-II-17

El suceso ocurrió hace unos días. Un personaje detrás de una portería proliferando insultos a un jugador visitante. "¡Negro de mierda, no vales un duro!". Otrora quizás se hubiese aplaudido a este personaje, pero los tiempos han cambiado y esta vez se actuó bien. Rápidamente uno de los directivos locales expulsó a quien no tenía nada mejor que hacer que ir al campo a meterse con una persona diferente a su raza (con más cerebro). Encima le hizo un favor porque si lo hubiese cazado la Guardia Civil, le hubiesen caído unos cuantos miles de euros de sanción. La lucha contra el racismo ha obtenido su resultado y aunque haya casos (como los de mandar a fregar a una árbitra), la conciencia colectiva ha evolucionado en ambos campos y la gente cuerda ya no ríe ni permite estos comentarios.

Sin embargo, la lucha contra la homofobia en el fútbol está años atrás. Es raro el partido en el que no se escuche un "maricón". Y a diferencia del "negro" (con tono despectivo, claro), el resto de aficionados no señalan al sujeto que intenta hacerse el gracioso. "No os olvidéis del ruido de ese hincha al que cada domingo escucháis llamar 'maricón' al primer futbolista bien peinado que se le acerca para sacar de banda, porque dejará de hacerlo como dejó de llamar 'monos' a los rivales negros cuando escuchó a la opinión pública y temió dejar de formar parte de la tribu (...)", reza el editorial de la revista Panenka del pasado noviembre, dedicada a la homofobia en el fútbol. Sólo una conciencia colectiva hará avanzar en esta lucha. Porque a mí me da igual que un deportista tenga relaciones con un hombre o con una mujer. A mí me da igual cómo vaya peinado o si se depila las cejas. Lo que no me da igual es tener que ir al campo y escuchar al tonto de turno de los insultos homófobos, con la cuadrilla detrás riéndole las gracias. Hay que perseguirlos y echarlos del fútbol.

martes, 21 de febrero de 2017

¿Y Ramón?

Azeez celebra su gol ante el Cádiz, el primero de la UDA en la presente campaña · udalmeriasad.com

Empezó el curso como un cohete. Jugó las siete primeras jornadas de competición, seis de ellas saliendo de partida (sólo fue suplente entre semana en la Condomina), viendo portería ante el Cádiz y el Rayo. En los 19 encuentros restantes Azeez sólo ha jugado 15 minutos ante el Levante (jornada 9), 74 ante el Mirandés (19) y dos ante el Oviedo (23). La situación es rara cuanto menos tratándose de un jugador que ha disputado un Mundial con esa Nigeria que casi se mete en los cuartos en Brasil, jugando 44 encuentros en Primera (aunque haya algunos que también han saboreado la máxima categoría inexplicablemente). Sin duda, es un mediocentro con cualidades para Segunda, máxime en un equipo que las pasa canutas para salir del descenso. Y no es sólo que no juegue, es que en Tenerife, sin ir más lejos, se quedó fuera de la convocatoria. Consultando varias fuentes, ninguna tiene la certeza de qué ocurre, aunque todas coinciden en que el tema puede ir en que acaba contrato en junio. "Aquí si no renuevas, te castigan", me asevera un trabajador del club.

Sin conocer la razón exacta de la situación, cabe situarse en varios escenarios. Uno es el de líneas anteriores, lo que hablaría fatal de un club que milita en la LFP, más con las urgencias por las que está pasando. Otro es que no sea del gusto de Soriano, algo que no parezca que se sostenga, viendo que fue indiscutible en los primeros compases de liga. También podría ser que deportivamente no lo merezca (¡pero es que hasta se queda fuera de las convocatorias!) por equis razones. En este escenario es trabajo del cuerpo técnico recuperarlo para la causa, ya que Azeez al cien por cien debe jugar en este equipo. Cuando algo no funciona hay que tocarlo. Probó Soriano con cinco defensas en Tenerife (el gol en el 9' trastocó todo). ¿Y Azeez al mando de la sala de máquinas?

martes, 14 de febrero de 2017

Esperpento

Nano y Fran Vélez, tras el encuentro del pasado sábado · udalmeriasad.com

"No es la gota que colma el vaso. Porque ya no hay agua ni vaso", decía el otro día un aficionado unionista. Si Valle-Inclán levantase la cabeza podría marcarse obras más esperpénticas que Luces de bohemia o Martes de Carnaval. Goytisolo escribió Campos de Níjar tras viajar por tierras nijareñas. Al dramaturgo gallego no le haría falta recorrer kilómetros y kilómetros para narrar una situación grotesca. Le bastaría con pasarse por la Vega de Acá. El hedor que sale de las instalaciones municipales apesta bastante. 17 choques consecutivos como visitante sin ganar (cinco puntos de 51), una victoria en las últimas 41 salidas y 47 jornadas en descenso de las 67 en ejercicio y medio darían para escribir un capítulo de la novela.

Pero no son los motivos deportivos los que clasificarían al libro en el género esperpéntico, sino lo que rodea a ellos. Como la decisión de la Policía de retirar los abonos de la Grada Joven hasta final de curso, echándose en falta el apoyo del club a aquellos aficionados que no han hecho absolutamente nada. O cómo trata la entidad a algunos periodistas que no aplauden. La web de la UDA no se limita a informar, como debiese hacer un equipo de la LFP, sino que se atreve a enjuiciar las preguntas que se formulan en rueda de prensa calificando a un profesional como la copa de un pino como impertinente, por eso de salirse del guión no escrito de la sala de prensa de la Vega de Acá. Otro de los canales del club también osa a desacreditar a un gran profesional de Almería por una información que no gustó en el vestuario rojiblanco. El barco se va a pique y los que lo dirigen parecen más centrados en apuntar a quienes cuentan que se hunde que en intentar sacarlo a flote.

P.D.: Aparte de los aficionados, siento toda esta situación por directivos que llevan desde la época del CF y sienten esto como nadie. No se merecen vivir esto.

martes, 7 de febrero de 2017

Zongo renovación

Zongo, y el gabonés Obiang, instantes antes de que el burkinés se lesionase · marca.com

Una vez cerrado el mercado invernal, es de suponer que la comisión deportiva del Almería estará manos a la obra (de verdad y no como Benito y Manolo en la mítica serie) con las renovaciones de aquellos jugadores que acaban contrato. Uno de ellos es Jonathan Zongo, lesionado de gravedad en la Copa de África finalizada anteayer. La rotura del ligamento cruzado anterior, el lateral externo y, parcialmente, el cruzado posterior de su rodilla izquierda, le deja en el dique seco entre seis y ocho meses. Para el que suscribe, un club de fútbol es algo más que una empresa, puesto que hay sentimientos de miles de aficionados de por medio. Poniéndose en el punto de vista de aquellos que consideran que esto es exclusivamente una empresa, ¿se imagina el lector que tenga la suerte de trabajar que se lastime de gravedad unos meses antes de finalizar su contrato?, ¿no sería de empresa señora ampliar esa relación contractual, aunque fuese unos meses más?

Ojo, no expongo que haya que renovar a Jonathan por sus méritos deportivos. Ni que haya que dejarlo de renovar por los mismos. Ahí no entro. Se ha producido una circunstancia, que es una lesión de gravedad (lo peor que le puede pasar a un futbolista, más que no salir del banquillo o de la grada) y ahora hay que actuar bajo esa circunstancia. Y con ésta el Almería tiene dos opciones: renovarlo, quedando como un club señor, u olvidarse de un jugador que lleva siete años en la entidad.

¿Precedentes de lesiones en el cruzado y contratos con la UDA? El propio Soriano o Galán. Con el maño el club sí actuó bien, ampliando la relación contractual que unía a ambas partas. El caso del centrocampista leonés fue diferente, rescindiéndole el contrato. Espero que con Zongo se actúe conforme a la circunstancia que se ha producido y reluzca la ética, algo tan importante como los resultados deportivos.