martes, 7 de noviembre de 2017

Manuel

Pancarta en el Camp Nou · lavanguardia.com

Manuel es del Plus Ultra y del Barcelona. Del primero porque su padre fue Manuel Murcia, defensa del equipo a partir del curso 66-67 y uno de los históricos de la entidad almeriense. Del Barcelona porque la familia se lo inculcó desde pequeño. En su cuarto tiene la bandera y bufanda culé, una botella de vino conmemorativa de las ligas del 91, 92, 93 y 94, un cuadro con el escudo y unos muñecos de Ronaldinho y compañía, entre otros artículos. Pero Manuel ve el encuentro ante el Sevilla y no se siente respetado por la noche reivindicativa que protagonizó su club. "El FC Barcelona ha exhibido un tifo con la bandera y la palabra 'justicia' en catalán e inglés ('justice')", se podía leer horas después en la web de la entidad, posicionada a favor de la libertad de ochos consejeros cesados del gobierno catalán. "El club azulgrana lamenta los encarcelamientos dictados por la Audiencia Nacional", rezaba el comunicado de la pasada semana, palabras que contrastan con uno de septiembre, en el que se postulaba a favor del "compromiso histórico con la defensa del país, la democracia...". O sea, pide justicia para ocho individuos que han intentado romper la defensa del país.

Manuel también se siente indignado cuando ve cada curso tifos y mosaicos apoyando la independencia (no es una junta directiva, las reivindicaciones se llevan prolongando muchos años), los cuales necesitan de la colaboración del club, ya que no es una simple cartulina. Y si no la guerra Barcelona-UEFA con las esteladas, repartidas éstas incluso a aficionados de otros continentes, que desconocen el significado de la banderita. Manuel es sólo uno de los 340 millones de aficionados culés de todo el mundo. De esta cifra, ¿cuántos quieren la independencia o la libertad para esos ocho sujetos? Lo que consigue el Barcelona es que aficionados como Manuel se bajen del barco, conscientes de que no quieren formar parte de un club que no respeta la pluralidad ni mira por sus aficionados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario