domingo, 14 de mayo de 2017

José Ángel y Nacho, dos personas

José Ángel realiza un pase con la elástica del Bodo noruego · Twitter

Esta semana han leído en estas páginas el reportaje al ex unionista José Ángel y a su hermano Nacho, árbitro que pita en las categorías bases de Almería. Fue un orgullo realizarlo por las facilidades que dieron ambos. Con Nacho fue más fácil hablar y mandar a nuestro fotógrafo a uno de sus partidos. Sin embargo, con el futbolista la historia pintaba diferente porque no era cuestión de realizar una llamada a Noruega ni poner una previsión de fotografía a Bodo. Así que optamos por hacerlo por whatsapp. Las referencias de José Ángel eran buenas. Un tipo educado y que ve más allá del terreno de juego, interesado en los estudios relacionados con el deporte. Sin embargo, me sorprendió cómo respondió a la entrevista.

Optamos por hacerla vía whatsapp y las expectativas eran respuestas cortas y con faltas de ortografía, algo común con el móvil. Sin embargo, el centrocampista sevillano se alargó con las respuestas a la vez que respetaba el castellano. Al que suscribe le vino de lujo, pero a él le supuso pasar de los diez minutos de rigor a casi media hora, algo que es de agradecer, sobre todo en la actualidad, cuando parece que son intocables algunos futbolistas.

Jefes de prensa que dan la bronca por no avisarles cuando contactas con un deportista (y si le avisas, la respuesta es negativa en el 99% de los casos) o jugadores que se creen dioses y pasan de hablar delante de un micro (y si lo hacen, es para abrir el libro de los tópicos y lanzar uno detrás de otro). Entre tanto oscurantismo es encomiable gente como José Ángel, a quien no le importa perder media hora de su día para que un periodista pueda hacer un reportaje a casi 5.000 kilómetros de donde se encuentra. Futbolistas que persiguen un sueño, pero que no olvidan su humildad ni que son personas. Esa palabra que tanto se olvida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario