domingo, 7 de mayo de 2017

Gracias

Diego con Pedro, jugador del prebenjamín del CD Oriente · NGC

Duele ver que a aquellos que sólo están en las buenas. Por eso es de agradecer cuando ocurre lo contrario. Nació el pequeño Mario y mientras Laynez se tomaba su merecido 'descanso' cambiando pañales, Noguera ocupó su sitio en la redacción. A mí me tocó unos días después por el nacimiento de Nerea, la hija de Paco Gregorio, jefe de esta sección. Ha sido sólo un mes -bendito mes-, pero he necesitado la ayuda de diferentes personas para no dejar del todo mis quehaceres diarios. Una de ellas, la de monitor en los equipos prebenjamín y bebé del CD Oriente. Agradezco la comprensión de los más de veinte niños y padres, pero, sobre todo, la ayuda de Diego Clemente. Ya pasa a ser un habitual en esta columna, aunque dentro de poco pasará de la opinión a la noticia porque pinta alto en el atletismo. A pesar de no contar con la mayoría de edad, se hizo responsable de entrenar a los niños mientras el que suscribe le daba a las teclas en esta redacción, algo que agradecer cuando el joven lo hace por amor al arte. Tampoco se puede olvidar a Manu, portero del sénior del club y mejor guardameta de Almería, que hizo un día de sustituto del sustituto Diego, así como de Domingo.

Gracias también a Juandi, Carlos, Córdoba (ojalá que hoy no veas portería...) y al resto de compañeros del curso de Entrenador Básico de Fútbol, quienes me han ido diciendo lo que veían en clase durante estas semanas. Y gracias también a Marta y Sara, más de lo mismo con el Grado en Educación Primaria. Sin ellos sería imposible volver en unos días a la rutina. Pero si el artículo va de agradecer, es de justicia hacer lo mismo con los compañeros de este diario, aunque no es posible nombrarlos porque habría que alargar esto hasta final de la página. Gracias por confiar en este y gracias por el ambiente tan sano que se respira desde esta mesa. Espero que sea un hasta luego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario