domingo, 30 de abril de 2017

El jefe

El fútbol, ese deporte que no entiende de diferencias · NGC

Oscuridad y una radio sonando el pasado miércoles por la noche cuando regresaba a casa. La radio, ese viejo aparato que nunca muere. Por muchos aparatos tecnológicos que aparezcan, siempre está su magia. Era de Stephan, un vagabundo que vive en la puerta de uno de los supermercados Día de la capital. "¿Cómo va el Madrid, Stephan?", pregunté. Pero su respuesta no se ciñó únicamente al encuentro en Riazor, sino que me hizo un amplio resumen de la jornada. "2-6 va ganando. Y el Borussia ha dado el campanazo en el Allianz Arena. Y el París le ha pegado una buena al Mónaco. Ambos han pasado a la final de sus copas", respondió. No hizo falta que sacase el móvil ni subir a casa para encender el televisor. Una radio bastó para que me resumiese los partidos.

La conversación puede parecer una nimiedad, pero demuestra que el fútbol no entiende de clases ni de fronteras. Porque la redonda es lo que une. La del miércoles fue sólo una de las numerosas conversaciones sobre fútbol que mantengo con mi colega alemán. Es cierto que a la hora de pronosticar un resultado erra más que una escopeta de feria, pero el jefe -como le digo- entiende de fútbol. Desde hace años se ha ganado el respeto del barrio y ha sido en parte por eso. Rara es la persona que le guste el deporte rey y no se pare al entrar o salir del supermercado a charlar sobre el partido que se jugó la noche anterior o el que se disputará dentro de unas horas.

Cuando en el mismo torneo están la selección española y la germánica, es divertido ir a hacer la compra -siempre que no haya prisa-. El pique está ahí. Sufrió en la final de la Eurocopa de 2008, en las semis del Mundial de 2010 y en 2012 Italia impidió el tercer enfrentamiento. En Brasil 2014 sí que respiró tranquilo. Ahora le dejaremos divertirse en la Confederaciones porque en el Mundial de Rusia el pique volverá a estar garantizado. Mientras tanto, toca disfrutar de su mágica radio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario