martes, 21 de marzo de 2017

Análisis someros

Fran Vélez pugna un balón en el feudo del Levante · udalmeriasad.com

Posiblemente el título de este artículo sea erróneo y somero sea un término con un carácter magno por lo que realmente son estos comentarios. El domingo escuché a un señor hablando con el vecino sobre el partido que el Almería había jugado en la matinal. La escena podía tener su punto romántico: fútbol en el barrio, tertulia de balcón a balcón. Hasta que escuché a uno de ellos mentando al colegiado, culpándole de la derrota. Y a la mala suerte. La mala suerte. "El Madrid no mereció pasar en octavos ante el Nápoles", escuché a otro días antes. "Ganó por suerte", fue su magnífico y único argumento. Porque una cosa es que lo piense el ciudadano de a pie en su terraza y otra muy diferente que el discurso venga de gente que cobra dinero en este negocio del fútbol. Ayer por la mañana, según el medio de comunicación que uno leyese o escuchase, podía sacar dos conclusiones. Una era que la UDA, por debajo en el marcador, tomó la iniciativa en la última mitad del segundo acto. Otra que parecía el Brasil de los 70. A mí no me engañan y me quedo con las reflexiones de Paco Gregorio y Jesús Noguera.

Los análisis someros y victimistas no se ciñen al Almería. No hace falta nada más que poner cualquier programa de medianoche de la televisión pública, en el que no grite no es nadie. Bolas calientes, a 'tu' equipo le han pitado más penaltis, el 6-1 del Barcelona fue un robo y un largo etcétera que aburre (como si fuese uno de esos pesados grupos de whatsapp en los que sólo se leen tonterías), en lugar de un análisis reposado, más propio de la televisión privada. Por no hablar de las críticas al entrenador de turno por poner a los jugadores cuyos familiares mejor le caen. ¿Iba a tirar ese técnico piedras contra su propio tejado? Lo escrito, el título de este artículo es erróneo y somero es un término con un carácter magno por lo que realmente son estos comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario