martes, 25 de octubre de 2016

Mejor Pozo, mejor Almería (II)

Pozo realiza carrera continua durante un entrenamiento en el anexo · udalmeriasad.com
Artículo Diario de Almería 25-X-16

"¿Opinión que tengo de los pitos? Es lo que generáis el entorno. Lo que me entristece es que no me preguntéis por José Ángel, Iván, Joaquín (...). No le hacéis ningún favor, ojalá me equivoque". Fue la respuesta de Soriano a los silbidos que recibió tras sustituir anteayer a Pozo. Yo fui uno de los que escribió sobre el ex del Manchester City, sin ir más lejos, el pasado martes, cuando expuse que a mejor Pozo, mejor Almería, por parecerme el jugador con más calidad técnica del plantel unionista. Eso sí, coincido con el de Alfamén en que el trabajo es innegociable y sin trabajo diario, no hay minutos. Pero cuando escribo sobre un mayor protagonismo de Pozo no pretendo hacer ningún daño. Simplificando, cuando escribo no pretendo hacer ningún daño, simplemente doy mi opinión con educación y respeto sobre un tema, con un punto constructivo en el caso de crítica.

No debe ser fácil ser entrenador profesional. Entreno a un equipo prebenjamín (fútbol formativo y excusa lúdica) y supongo que entre tantos familiares, a algunos no le gustará el trabajo que realizo, como seguro estoy también de que muchos de los que me lean no les agradarán mis artículos. Pero en esos ámbitos no puedo hacer nada. Soriano tampoco debería meterse en lo que escribe o deja de escribir o hablar la prensa. Es perder fuerzas en vez de usarlas en ámbitos de influencia. Además, doy por supuesto que la hinchada unionista no es tonta y es influenciada por lo que aparece en los medios, sino que cada seguidor tiene su propia opinión formada sobre lo que ve con sus ojos. Por cierto, si se apuntan a los males cuando corresponde, ahora toca felicitar a la UDA por esos cinco puntos de los últimos nueve, sumando dos duelos consecutivos sin encajar, con sólo cuatro tantos en contra en los últimos cinco partidos. El engranaje defensivo está mejorando, algo necesario.

martes, 18 de octubre de 2016

Mejor Pozo, mejor Almería

Pozo celebra un tanto la temporada pasada · udalmeriasad.com

Exceptuando la decisión de hacer la convocatoria semanal, dejando a jugadores fuera de la misma, pocas situaciones tienen un sabor más amargo para el monitor o entrenador de fútbol base que un niño abandone la práctica deportiva. A veces hasta puede parecer bueno para el grupo si el jugador -o la familia- es conflictivo. Sin embargo, profesionalmente no habla muy bien del aspecto de resolución de problemas de un profesor el fracaso del niño. Existen dudas a la hora de calificar de fracaso la situación de Pozo este curso, ahí justo anda. Porque no sólo vino con la etiqueta de estrella, sino que cuando salta al verde, su calidad está fuera de duda. No parece lo mismo mirando los guarismos: el malagueño sólo ha sido de la partida cuatro veces en estas diez jornadas disputadas.

Que quede bien claro que el que suscribe sólo lo hace actualmente basándose en lo que ocurre durante los partidos y leyendo la prensa. Cero conocimientos de entrenamientos y cero de la situación personal de Pozo. Algún aspecto en su vida podría afectar en el juego (todo interrelacionado). Puede. Pero no da esa sensación al verle con el balón en los pies. Parece que no es pieza fundamental en los esquemas de Soriano por ese estigma de que los jugones (Suso, Falque...) se desentienden de tareas defensivas, aunque Pozo no es un Goitom o Uche en cuanto actitud se refiere.

Decía Gorosito en su presentación como unionista que uno de sus objetivos prioritarios era sacar lo máximo de Pozo porque, a mejor Pozo, mejor Almería; que no le preocupaba el trabajo defensivo del malagueño, sino que su primer cometido era que entrase en contacto con la pelota. Es una opinión válida. Otra también es que el '10' mejore en ese aspecto del juego. Con cualquiera de las dos, es trabajo de Soriano sacar la mejor versión del mediapunta. Con Pozo al 100%, sería un delito prescindir de él.

martes, 11 de octubre de 2016

Urgencias

Iago Díaz volvió a ser de la partida ante el Levante · udalmeriasad.com
Artículo Diario de Almería 11-X-16

Por eso de que encontrar un trabajo estable -simplemente trabajo- en esta profesión resulta prácticamente imposible hoy en día, he regresado a la Universidad. Llevamos apenas un par de semanas de clase y el grupo de whatsapp ya echa humo a todas horas, aunque la temática es diferente dependiendo del momento de la semana. Desde el jueves hasta el domingo predominan los audios de turno a las cuatro de la mañana para indicar el alto nivel de embriaguez. Aquí, como en el caso de Luna y Enrich, no basta sólo con el acto, sino que también hay que destacar que uno lleva cinco copas encima. Desde el lunes hasta el jueves están los bombardeos de preguntas sobre qué texto hay que leer, qué tarea hay que hacer, qué ha dicho tal profesor... En una carrera de cuatro años un par de lecturas son nimiedades, máxime viendo la situación del mercado laboral. Pero ahí están las urgencias, con el objetivo de empezar bien una etapa diferente y nueva para la mayoría, como es la universidad.

Esas urgencias y ansiedad vendrían de perlas a la UDA. Me cuentan que la zona mixta tras el encuentro ante el Levante transmitía la sensación de "haber ganado la Champions", con abrazos entre periodistas (o quienes trabajan en la prensa) y jugadores. Mucha alegría. Era un punto ante el líder, pero también era otra oportunidad perdida de regresar a la senda de la victoria. Era alargar la mala racha, esa que indica que el cuadro unionista suma tres puntos de los últimos 21, que ocupa el penúltimo escalafón con sólo un triunfo en nueve jornadas. Lejos de haber aprendido del pasado curso, los números son peores doce meses después. En esta tesitura, no toca conformarse con poco, sino sumar de tres en tres, encadenar algunas victorias y salir de ese pozo rojo antes de que se pase de urgencias a la UVI. Un poco de urgencias ya no viene mal.

martes, 4 de octubre de 2016

34 de 139

Que Joaquín haya derrumbado la puerta del 'A' es lo más potable en el último mes · udalmeriasad.com / LFP.
Artículo Diario de Almería 4-X-16

Desde aquel mágico 22 de junio de 2013 el Almería ha disputado 139 partidos oficiales, de los cuales sólo ha ganado 34. El dato es brutal y refleja la situación: posiblemente una bicicleta sin frenos descendiendo los lagos de Covadonga sería más fiable. El problema no es sólo ese, sino que el club y unos cada vez menos aficionados no reconocen la gravedad del asunto, apuntando a la brujería, al qué hubiese pasado si Azeez no hubiese sido expulsado, al olvidarse de este partido y centrarse ya en el siguiente, a que es un club humilde y trabajador y no uno de los grandes, y un largo etcétera manual de tediosas excusas.

Todo por no hacer autocrítica y buscar soluciones al por qué ese 24% de choques ganados desde que se abriese el telón del ejercicio 13-14. Jugar con los discursos, con la psicología, puede ser bueno un par de veces, pero engañar al receptor semana tras semana es peor que reconocer que algo (o mucho) falla, incluso que el problema tenga una profunda raíz, cómo así indica el elevado número de entrenadores que han ocupado en el banquillo local del Mediterráneo en los dos últimos años naturales.

Al que suscribe le molesta tanto el tufo sobre el verde como que haya personas que recriminen a otros seguidores que critican lo malo. Respeto máximo a la libertad de expresión, algo coartado si un hincha tiene que escuchar que es peor aficionado por silbar al palco -algo que apenas ocurre en el Mediterráneo-, a quienes visten la zamarra unionista o al banquillo. Vamos, lo normal en el fútbol cuando un equipo sólo gana 34 duelos de 139. Porque lo de "criticar a final de temporada" es de risa. El cuento ya lo sabemos a todos. A final de temporada se pide al presidente que bote en El Arcángel y hasta la siguiente campaña, cuando no se pone arreglo a los males.

PD: gracias a aquellos que sí hablan claro.