martes, 29 de noviembre de 2016

Los viajes de los martes y jueves

Álex dedicando un gol al que escribe estas líneas ·NGC

Julio de 2010, horas antes de que la testa de Puyol diese la oportunidad de Johannesburgo. Había estado todos los domingos de curso compaginando las crónicas de Tercera, Andaluza y juveniles con los estudios para la tediosa Selectividad. Sin embargo, fue en verano, meses antes de entrar en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de Málaga, cuando me dieron la oportunidad de escribir mi primer artículo de opinión en este espacio. Vieja redacción de este diario, al lado de la terraza donde los fumadores mitigaban su ansiedad. "¿Nico, te la han jugado estos cabr..., ¿no? Te han agrandado el espacio de la columna. Por cierto, te voy a dar un consejo para toda tu vida. Los artículos de opinión tienen que tener un punto de crítica. Siempre", me dijo Paco Gregorio, jefe de esta sección. Recuerdo perfectamente ese momento por venir de quien viene, el que considero mi mentor en esto del Periodismo.

Hoy me voy a permitir el lujo de saltármelo por la torera, incluso de usar la primera persona del singular. No siempre vamos a tener que rendir homenaje a uno está en el ataúd. En 2014, tras acabar Periodismo y firmar por Radio Marca Almería, empecé a ayudar a mi tío Domingo, haciendo las labores de delegado de, primero, benjamines, y luego, alevines del Aguadulce. Me dio la oportunidad de meterme en una faceta nueva del fútbol, la de un cuerpo técnico, y siempre se lo agradeceré. Cada martes y jueves, tras el último bocado a la comida, cogía mi bicicleta, la dejaba en su casa e iba a la Compañía de María a recoger a Álex (su hijo y uno de mis mejores amigos a pesar de la diferencia de edad) e irnos a entrenar, pues él está en el equipo. Los diez kilómetros que separan Almería y Aguadulce han dado para mucho durante dos temporadas. Para hablar de fútbol, del entrenamiento, de cómo evolucionaba tal niño, de contra quién jugábamos esa semana... Auténtico carpe diem. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario