martes, 18 de octubre de 2016

Mejor Pozo, mejor Almería

Pozo celebra un tanto la temporada pasada · udalmeriasad.com

Exceptuando la decisión de hacer la convocatoria semanal, dejando a jugadores fuera de la misma, pocas situaciones tienen un sabor más amargo para el monitor o entrenador de fútbol base que un niño abandone la práctica deportiva. A veces hasta puede parecer bueno para el grupo si el jugador -o la familia- es conflictivo. Sin embargo, profesionalmente no habla muy bien del aspecto de resolución de problemas de un profesor el fracaso del niño. Existen dudas a la hora de calificar de fracaso la situación de Pozo este curso, ahí justo anda. Porque no sólo vino con la etiqueta de estrella, sino que cuando salta al verde, su calidad está fuera de duda. No parece lo mismo mirando los guarismos: el malagueño sólo ha sido de la partida cuatro veces en estas diez jornadas disputadas.

Que quede bien claro que el que suscribe sólo lo hace actualmente basándose en lo que ocurre durante los partidos y leyendo la prensa. Cero conocimientos de entrenamientos y cero de la situación personal de Pozo. Algún aspecto en su vida podría afectar en el juego (todo interrelacionado). Puede. Pero no da esa sensación al verle con el balón en los pies. Parece que no es pieza fundamental en los esquemas de Soriano por ese estigma de que los jugones (Suso, Falque...) se desentienden de tareas defensivas, aunque Pozo no es un Goitom o Uche en cuanto actitud se refiere.

Decía Gorosito en su presentación como unionista que uno de sus objetivos prioritarios era sacar lo máximo de Pozo porque, a mejor Pozo, mejor Almería; que no le preocupaba el trabajo defensivo del malagueño, sino que su primer cometido era que entrase en contacto con la pelota. Es una opinión válida. Otra también es que el '10' mejore en ese aspecto del juego. Con cualquiera de las dos, es trabajo de Soriano sacar la mejor versión del mediapunta. Con Pozo al 100%, sería un delito prescindir de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario