martes, 13 de septiembre de 2016

Empezar bien

Quique y Fidel celebran un tanto en Montilivi · udalmeriasad.com

Con el retorno de los niños a los centros educativos, recuerdo la frase del profesor de turno del instituto el primer día de clase. "El día más importante del curso es hoy, con todo por aprender", espetaba cuando los alumnos aún estaban con los trinos de los pájaros estivales. Pero razón no le faltaba al docente, por eso del aprendizaje continuo. El fútbol es otro asunto (un triunfo vale lo mismo en la jornada 6 que en la 40), aunque la comparación es constante en la prensa, utilizando términos del registro escolar. Lo que es evidente es que un buen inicio te impulsa a una dinámica en la que el éxito es más fácil de conseguir.

El mejor ejemplo está en la pasada temporada. A pesar de que la UDA se impuso en sus dos primeros encuentros en el Mediterráneo (ante Leganés y Osasuna), una racha de quince encuentros sin sumar de tres en tres, aún en el primer compás de la competición, metió a los unionistas en una senda que guio hacia el peor ejercicio de la historia del club con la actual denominación. Las sensaciones en esta campaña parecen mejores, con un prometedor frente de ataque, por lo que se antoja importante engrasar el entramado defensivo, con ese punto necesario de equilibrio para que el tren se encarrile en la vía de la tranquilidad y de la ilusión, dejando la de la agonía para otros.

"Partido importantísimo para ambos equipos", se escuchó en la retransmisión del encuentro disputado en Gerona el pasado domingo. Demasiado drama para tratarse de la cuarta jornada. Pero parece claro que encadenar dos o tres triunfos consecutivos en casa y no claudicar demasiado en las salidas es clave para que el Almería se meta en una buena dinámica. Y con ésta es mucho más fácil solucionar los males (engranaje defensivo, salida limpia de balón...) y afianzar lo bueno (calidad de mediapuntas, pegada). ¿Por qué no ilusionarse?

No hay comentarios:

Publicar un comentario