martes, 9 de agosto de 2016

Interrogantes

Sobran las palabras · codigonuevo.com
Artículo Diario de Almería 9-VIII-16

¿Cómo es posible que teniendo mejores instalaciones y monitores y entrenadores cada vez más formados, el fútbol base disminuya su nivel? ¿A dónde va la cantidad que cada curso pagan los clubs en sanciones (tarjetas...), en torno a 2.500 euros? ¿Qué malabares tiene que hacer una entidad para recaudar 24.000 euros (con lo más básico: viajes en coches a otras provincias, jugadores sin cobrar...) sólo para su equipo sénior, 15.000 para uno de sus juveniles y 15.000 para un cadete?

Si se entiende el fútbol aficionado como algo para tener un estilo de vida sano, con deportistas que no son profesionales, ¿cómo se explica que se pague más de 200 euros cada equipo en concepto de arbitraje por partido? ¿No es excesivo 100 euros en una sola ficha, dos y medio en tramitarla y una por renovarla? ¡Un euro por un cartón de diez por siete centímetros!

Con esta crisis (económica y de injusticias), ¿por qué la FAF se empeña en crear nuevas categorías? Si a una entidad le cuesta ir a Granada, ¿es necesario meter en el mismo grupo a malagueños y jiennenses? ¿Por qué existen dos divisiones autonómicas en juvenil y cadete, y una en infantil (con la idea de ampliarla a dos)? Niños de doce años viajando cada dos findes a otras provincias...

¿Por qué algunos clubes de Almería pagan el IBI y otros no? Ante esta tesitura, ¿por qué los clubs no crean una asociación para trabajar juntos y plantarse ante estas situaciones? No tiene sentido quejarse de que sobra, por ejemplo, la División de Honor sénior e inscribirse después... ¿Cómo se puede pedir un préstamo para un equipo sabiendo que años después no se va a poder sacarlo?

¿Niños de diez años quejándose por jugar un partido al año en albero?, ¿padres refunfuñando por abonar 20 euros en usar unas instalaciones, con personal cualificado, la misma cantidad que se paga por ir a tenis, inglés o gimnasio?, ¿jugadores que exigen cobrar sin ser profesionales?, ¿cuándo se pasa de no cobrar a hacerlo en el fútbol? Sin contrato laboral, ¿en qué concepto se mete ese dinero que dan algunas entidades a jugadores aficionados? ¿No tienen vergüenza algunos presidentes de aprovecharse del negocio teniendo a la vez monitores y entrenadores (tiempo y dinero en la responsabilidad de inculcar hábitos a niños y jóvenes) sin ver un euro?

No hay comentarios:

Publicar un comentario