miércoles, 13 de julio de 2016

#TodosSomosLeoMessi

Messi se lamenta de una ocasión errada · marca.com
Artículo Diario de Almería 13-VII-16

En 2013, cuando el que suscribe esto terminaba Periodismo (en mayúscula, como Medicina) en Málaga, centenares de personas se concentraron en la Ciudad de la Justicia para apoyar a Isabel Pantoja, condenada a 24 meses de prisión por blanqueo de capitales. ¡Hasta le aplaudieron en la puerta! Tres años después la Audiencia Provincial de Barcelona condena a Leo Messi a 21 meses de prisión por tres delitos fiscales. El argentino defraudó 4'1 millones de euros a Hacienda en 2007, 2008 y 2009, consecuencia de no haber tributado en España los ingresos de 10'1 millones percibidos por sus derechos de imagen.

El primero en apoyar al jugador ha sido el Barcelona, impulsando una campaña popular de apoyo al ariete, "invitando al barcelonismo a expresarle al mejor jugador del mundo su apoyo incondicional mediante las redes sociales", según la entidad. El nombre del hastag, #TodosSomosLeoMessi, muestra una línea entre la risa y el bochorno. Que el Barcelona anime a su jugador estrella es discutible, ya que se trata de su patrimonio. Donde entran arcadas es en leer tantos mensajes de ánimo, incluso de defensa, por parte de aficionados.

Un tipo te roba y tú le aplaudes. El delito no es presunto, sino que ya lo ha dictaminado un juez. Ante la excusa de Messi de que él se dedicaba a jugar al fútbol y confiaba en su padre y en los abogados, la Audiencia de Barcelona indica que "actuó con ignorancia deliberada", que "el desconocimiento evitable no es un error y no puede provocar una descarga de la responsabilidad" y que "con la impunidad de esos casos se dirige a la ciudadanía el mensaje de que es preferible inhibirse que preocuparse". Así que nada de expresar el apoyo incondicional a un tipo que ha defraudado millones de euros. Da igual que sea argentino o español, del Barcelona o del Madrid, pintor o futbolista. No seamos más necios.

1 comentario:

  1. Liones messi en declaraciones a BarçaTv tras el partido del Numancia dejó claro su amor al barça:
    “Jamás me iré del Barça, es mi casa. Han hecho mucho por mi familia y si no me echan yo no me quiero ir del Barça. No sé de donde ha salido todo eso"

    Ademas besó el escudo, el estadio coreó su nombre, hizo la ola y él metió dos goles.

    De esta manera Leo acalla a toda la prensa Madridista que no asume que Messi es canterano, del Barça hasta la medula y le querremos hasta cuando se tire tres temporadas jugando mal, porque lo que el Madrilismo debe de entender que Messi es nuestro Raul. Se lo perdonaremos todo en el campo porque es como un hijo, un hijo de toda la grada blaugrana.

    El tan agradecido estilo del Barça necesita de buenos futbolistas, de un genio como Messi, pero también de una necesario implicación y de un enorme esfuerzo colectivo.

    ResponderEliminar