martes, 26 de julio de 2016

Nombres propios

Ximo Navarro, en la sala de prensa del Mediterráneo · udalmeriasad.com

Está más que demostrado que el fútbol es un deporte colectivo, cobrando las sinergias una importancia capital. El propio Almería lo sufrió en sus carnes, pasando en unos meses del ascenso como algo prioritario a tener que celebrar la permanencia en Segunda como algo al alcance de muy pocos. Tener el trasatlántico de plata en julio de nada sirvió durante la propia temporada. De ahí la importancia de hilar fino estas semanas. Es de entender la prisa de aquellos aficionados que muestran que la UDA está en la cola de los conjuntos que más incorporaciones han hecho, pero más vale tardar y acertar que cerrar el plantel en julio para terminar pegándosela en mayo.

Fútbol como deporte colectivo, pero con piezas indispensables. El primero, Ximo. No fue casualidad que la segunda vuelta del Almería fuese mejor que la primera coincidiendo con el regreso del '4' tras su lesión. Y eso que no es fácil destacar estando tanto tiempo en el dique seco. A no ser que el jugador presionase mucho una posible salida, no se debe vender ni por todo el oro del mundo. Es preferible perder ese dinero que tener que pagar la ficha de cinco 'Goñis'. 

También se especula sobre Quique. No es la panacea de técnica futbolística, pero cumple con todos los factores que el Mediterráneo exige. Además, es difícil acertar con un sustituto que supere a un quinto máximo goleador de toda la liga. Volviendo a la zaga, tal y como expuso Paco Gregorio anteayer, es obligatorio la incorporación de un lateral izquierdo de nivel, visto que donde de verdad rinde Dubarbier es más arriba. Dos laterales izquierdos, si me apuran. ¿Algo más? Un delantero diferente a Chuli y Quique que suba el número de efectivos a 23. Y un interior y un medio si se marchan Puertas y José Ángel. Pero hilando fino. Estas semanas son las más importantes del año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario