martes, 7 de junio de 2016

Fracaso tras fracaso

La afición rojiblanca es de lo poco que se salva en el último lustro · udalmeriasad.com
Artículo Diario de Almería 7-VI-16

Quienes hemos escrito acerca de los problemas de la UDA recibimos en muchas ocasiones la manida respuesta de "eso, a final de temporada". Para esos, ya ha llegado la hora. Sería de justicia que pusiesen nombre y apellidos a las fatalidades del Almería, con el fin de solucionarlas, y no pasar página para volver a tropezar de nuevo con la misma piedra. Simeone catalogó de "fracaso" perder dos finales de Champions. Discutible. Lo que es innegable es que el término sí se debe aplicar al curso del Almería. No se trata de 90 minutos malos, sino de diez meses, incluso de un lustro, con la excepción del ascenso de Javi Gracia (qué buena hubiese sido su renovación...).

No se puede negar que algo está haciendo mal el club cuando desciende a Segunda con 30 pírricos puntos (10-11), sin colarse entre los seis primeros de Segunda en la 11-12. O cuando tiene que recurrir a la Patrona para hacer diez puntos de doce para poder continuar en Primera (13-14). O cuando no consigue una permanencia en la liga más barata de los últimos años (14-15), salvándose hasta el antepenúltimo. No se puede negar que algo se está haciendo mal cuando en estas seis campañas han pasado ¡catorce! entrenadores por el banquillo del Mediterráneo.

La solución no es fácil. Quizás más que fijarse el regreso a Primera, habría que empezar a tocar los cimientos. Esto es, profesionalizar la entidad, ampliando los departamentos y dejarse asesorar (o delegar) Alfonso en profesionales cualificados. Lo de la limpia dentro del vestuario parece claro. Excepciones aparte (caso de Ximo y otros), el plantel tiene que ser nuevo, formado por gente con los pies en el suelo y ganar de triunfar en el fútbol. Porque recuerden que, aunque la broma 15-16 ha enseñado a valorar la Segunda, el ejercicio ha sido un fracaso. Y ante eso hay que actuar. Mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario