martes, 10 de mayo de 2016

Pequeños detalles

Fran Vélez, con Samu; Morcillo, con Grau; y Ximo, con Álex · NGC

"Mucha gente pequeña haciendo muchas cosas pequeñas en muchos lugares pequeños puede cambiar el mundo", era el pan nuestro de cada mañana en La Salle. La pasada semana, aprovechando uno de los múltiples días laborables no lectivos que tienen los niños, Samu, Grau y Álex fueron al anexo del Mediterráneo para presenciar un entrenamiento de la UDA. Para el resto de los mortales, es un momento más de la semana, pero para estos pequeños alevines del Aguadulce fue el mejor, incluso del mes.

La vitalidad de un niño de diez años se impone al aviso de no acercarse al verde, recogiendo las pelotas que lanzaba Ángel Férez a Casto y Julián. "Esto sí que son balones buenos y no con los que entrenamos nosotros... ¡Mira las costuras que tienen!", decía con entusiasmo Samu. Pero lo mejor estaba por llegar, cuando a la finalización del entrenamiento, mientras ayudaban a Férez a recoger, éste les propuso un juego de precisión. Fueron sólo dos o tres minutos, pero Grau nunca olvidará que le ganó a un campeón de Europa, con el que quisieron posar tras su particular hazaña.

Álex es abonado y Samu ya cuenta los días para la campaña de abonos. Porque ahora lo único que pregunta es cuándo y ante quién juega el Almería. Dos minutos de Férez por un nuevo abono. Imagínense cómo podría crecer la masa social si cada semana un par de jugadores fuesen por los distintos centros educativos de Almería. Otrora se hacían actividades de este tipo, pero ¿y ahora? La propuesta para la próxima temporada es sencilla. ¿Que la masa social de la UDA es la que es? Las excusas son para los débiles, como dice Miguel Rivera. Sólo hace falta cultivar pequeños detalles para mejorar el mundo (la masa social del Almería en este caso). Para detalles, lo de hablar en zona mixta tras una derrota, y no sólo cuando se gana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario