martes, 12 de abril de 2016

Trastear el ataque

Chuli, llamado a ser el goleador del equipo, no está dando el rendimiento esperado · udalmeriasad.com
Hay que hacer algo más en ataque para que los unionistas se traigan los tres puntos. Tras 33 jornadas, la manta se sigue quedando corta. Gorosito ha conseguido que en su quincena de encuentros sólo le hayan hecho una docena de tantos. Pero en el lado opuesto está la misma cifra a favor. Con un Uche más fuera que dentro, el único nueve puro es Chuli, pero el rendimiento del onubense no está siendo el esperado. Ahora la responsabilidad recae en Quique, quien está cumpliendo con creces (nueve tantos en Liga) en una labor para la que no estaba llamado.

Con la zaga de cinco que parece inamovible para Gorosito, hace falta algo más en ataque, trastearla para ir a por los dos goles necesarios, ya que no siempre se va a poder dejar la portería a cero. Escribí el pasado sábado que Pozo "es de esa pequeña estirpe de futbolistas que pega chispazos en el momento oportuno". No es un jugador que lleve el peso del equipo durante los 90 minutos, pero su presencia se antoja necesaria, ya que es el que más calidad tiene en el plantel, a pesar de que ni Sergi ni Carrillo le diesen total confianza. "Dicen que al fútbol se juega con balón y sin él. En el Almería la diferencia está entre cuando Pozo tiene la pelota y cuando no", escribí también.

La idea es que el ex del City tenga más el balón. Aparte de eso, hace falta una nueva pieza para estirar la manta. Podría ser Soriano, quien las bajaría para los que llegan de segunda línea. Pero opto por Pozo de falso nueve. Que baje a recibirlas entre líneas, atraiga a los centrales y ponga sus milimétricos pases detrás de la zaga rival. Y desmarques de ruptura de Quique e Iván, desde los costados, a ese hueco generado por Pozo. La acción parece fácil en el papel y quizás no sea tan difícil de ejecutar. Si se hace mucho durante 90 minutos, quien sabe si los utópicos dos goles a favor son una realidad.

Pozo de falso nueve y Quique e Iván entrando desde las bandas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario