martes, 29 de marzo de 2016

Más seguridad

Miembros de seguridad cachean a un aficionado en la entrada de un campo de fútbol · elcorreo.com

Es una pena tener que escribir sobre esto, pero por desgracia el terrorismo está a la orden del día. Y, al igual que la mayoría de problemas, hay que combatirlo. ¿A qué viene esto en la página sobre la UD Almería? Muy sencillo. Los lugares con miles de personas son los preferidos por aquellos que, inexplicablemente, buscan hacer daño a los demás. Aeropuertos, metros... y estadios. El ejemplo más claro y cercano, hace cinco meses en Saint-Denis. Los pocos fallecidos en esa zona de París ese día hubiesen podido ser 80.000 si un guardia no llega a descubrir el chaleco explosivo de uno de los terroristas -con entrada para el Francia-Alemania- antes de entrar el campo.

Es más probable que ocurra una desgracia en un partido apetecible que en un Almería-Mallorca, pero esto no significa que el Estadio de los Juegos Mediterráneos esté exento de una barbaridad de este tipo. Días después de la masacre de París, la UDA anunciaba que se iban a "reforzar las medidas de seguridad, siguiendo instrucciones de las autoridades" y "reforzar los cacheos". Desde ese día, en las primeras puertas para acceder al recinto te piden enseñar la entrada o abono, pero se hace de una manera pasiva y puedes entrar sin enseñarlo si te marcas el truco de mirar para otro lado. Y después está lo de pasar tras los tornos, lo grave. El que no tenga mochila o bolso entra sin ningún tipo de control. Si no, se enseña superficialmente, se quita el tapón de la botella y para dentro.

Pero no es problema exclusivo de este campo, ya que he viajado por otros de toda España y, excepto en El Madrigal en 2008, en ninguno me han cacheado de arriba abajo. Así se explican las cabezas de cochinillo, las botellas de JB o las numerosas bengalas. No va a pasar nada... hasta que algún día pase. Prefiero perder minutos en que me cacheen que lamentar alguna desgracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario