martes, 26 de enero de 2016

Sin respeto a las costumbres

Uche se dispone a bajar un balón ante Dalmau y Ríos en el último partido en el Mediterráneo · udalmeriasad.com

A pesar de los convenios de colaboración entre algunos clubes de la provincia y la Unión Deportiva, las relaciones entre las entidades canteranas y la representativa no son las ideales. La falta de identificación de la UDA por parte de un sector de la sociedad/deporte almeriense (entendida en algunos casos) y las malas artes del club de la Vega de Acá para hacerse con algunos jóvenes -sobre todo en el pasado- son las razones. Eso sí, van mejorando en los últimos años.

Valga la introducción para mostrar mi enfado cuando veo que los encuentros del primer equipo y los de los conjuntos canteranos se solapan. Otrora mi particular dedo acusador iba en dirección a los segundos, ya que estos tienen el poder de decisión que no gozan los de Primera y Segunda. En este caso son la LFP y las televisiones quienes mandan. De ahí que cuando coincidiese un encuentro de cualquier escuadra de Primera Andaluza o Preferente -ahora Segunda- echase de menos ese respeto por el club representativo.

Con el paso del tiempo he entendido que hay que respetar las costumbres. Y éstas indican que la mañana dominical es del ambigú del fútbol puro. ¿Partido de Segunda el domingo a las 12:00 horas por el Plus? Vale, pero no con tanto baile de horarios. Ojo, soy el primero que se traga un partido tras otro. Pero no se lleva bien eso de que tu Oriente (La Cañada, Pavía, Los Molinos...) juegue, como siempre, el domingo por la mañana, y quince minutos antes lo haga la UDA en el Mediterráneo. Se están cargando el fútbol canterano, el de verdad. ¿Culpa de él? Sólo si teniendo el campo disponible, pones tu partido una tarde en la que juegue el Almería. Si no, de los monos de la LFP/tele.

P.D.: La solución para esta semana la tengo clara: modo grabación y a hacer malabares para no conocer el resultado de la Unión.

1 comentario:

  1. Están repartiendo el pastel entre muchos comensales, y a mí me da que algunos se quedarán con el plato vacío.

    Un saludo

    ResponderEliminar