jueves, 31 de diciembre de 2015

En busca de un 2016 mejor

Piatti observa a unos hundidos Corona -ahora en el Brisbane australiano- y Thomas · udalmeriasad.com
A la hora de redactar el resumen de mi particular año deportivo, me gusta leer el escrito doce meses atrás con el fin de comprobar si el período que se va ha sido mejor o peor que el anterior. En clave unionista, el 2015 es, posiblemente, el peor del siglo XXI. El Almería dejó la Primera División con la sensación de que con un poco más de trabajo y tesón, quizás ahora no ocuparía el farolillo rojo de Segunda. Porque puede que más grave que el descenso a la categoría de plata (al fin y al cabo, entra dentro de lo previsible), sea el hecho de ver cómo el banco rojiblanco va sin rumbo y se hunde a la deriva.

BUEN INICIO
Se va un 2015 de mala manera, y realmente, empezó bien, con una victoria en la Rosaleda el 3 de enero, confirmando el efecto JIM, con seis puntos de seis posibles (a finales de diciembre la UDA también se impuso por la mínima en Balaídos). Décimoquintos y dos puntos por encima de la quema. Parecía olvidarse a Francisco. Porque nunca es fácil ignorar a una de las personas más importantes de la historia de la Unión. Posiblemente, junto con Casuco y Emery, el técnico más querido por la hinchada almeriense y uno de los mejores jugadores que han vestido la zamarra rojblanca. Y no eran sólo sentimientos. Francisco consiguió la salvación en su primera temporada, con una de las plantillas más limitadas de la categoría. En su segunda fue despedido dejando a su equipo fuera del descenso. Pero el 5-2 y la imagen en Ipurúa hicieron mucho daño.

Sí, eso pertenece al 2014, pero tiene una relación más que directa con lo sucedido en el año que se esfuma en unas horas. Juan Ignacio no fue capaz de enmendar el desaguisado. Esas tres victorias consecutivas (dos ligueras y una copera, ante el Betis) fueron un espejismo. Otros dos triunfos (Getafe en casa y Córdoba en el Nuevo Arcángel) taparon cuatro derrotas consecutivas. Después de ese seis de seis llegó una mala racha que fue decisiva, con tres puntos de 21 posibles. Otro despido y la papeleta para Sergi.

SERGI TAMPOCO PUEDE
Nueve encuentros por delante para recortar un punto con los puestos de permanencia. Uno o cuatro, según se mire. Porque ahora entraba un nuevo elemento en juego: la FIFA sancionaba a la entidad de la Vega de Acá con tres puntos menos por una deuda en los pagos al Aalborg Danés por Jakobsen, jugador que se había marchado del sudeste español tres años atrás. Era surrealista, máxime cuando el club almeriense pregona que en tema económico está siempre al día. Meses después el Almería quitó su recurso ante el TAS (los que tuvimos la suerte de trabajar en los medios de comunicación nos empapamos de leyes y artículos deportivos), aceptando la sanción. En realidad, ésta influyó indirectamente y no de manera directa, puesto que una derrota en la última jornada ante el Valencia mandó a la UDA a Segunda dos años después, independientemente de esos tres puntos. Fue un partido raro, con los chés jugándose el pase para la Champions ante un Almería al que la victoria le podía valer para salvarse. Valer porque por medio estaba esa sanción de la FIFA, todavía no fija. Entre tanto, un Sergi que hizo siete puntos de 27 posibles, uno de los últimos nueve en casa. Algunos alabaron su propuesta de fútbol, pero, cuando hay un descenso en juego, eso de poco sirve.

El Valencia también se jugó la temporada 14-15 en la última jornada · vcfplay.com
El palo fue más que agrio por eso de que la permanencia era la más barata de los últimos años, y por la sensación de que con sólo uno o dos refuerzos la situación sería ahora otra. También es cierto que las papeletas para fracasar son muchas cuando tres técnicos diferentes se sientan en el mismo banquillo durante una única temporada.

ESTÍO ILUSIONANTE Y DESCALABRO
Sergi tuvo una segunda oportunidad. Era el elegido para comandar la nave unionista en su regreso a Primera. Porque ese fue el mensaje que lanzó el club, haciéndose con algunos de los jugadores más codiciados de la categoría de plata o con esa campaña de abonos en la que se prometió congelar el precio del carné a los abonados en caso de ascender. Aún en verano, una goleada ante el Leganés en la jornada inaugural auguraba una campaña para disfrutar.

Nada más lejos de la realidad. La mala racha -quince jornadas sin conocer la victoria-, aún sin cortar, hacen que la UDA esté pasando por su peor momento con esta denominación (Carrillo, el enésimo técnico de los últimos años, tampoco le encontró solución al problema). Con una plantilla no acostumbrada a pelear por estas lides, la permanencia ya te atisba a cinco puntos. Quizás eso no es lo más grave, cuando todavía quedan por disputarse 24 fechas. Pero la sensación es como la del Titanic, pinta de trasatlántico, y con un capitán que no sabe qué hacer. Parte de la hinchada ha perdido incluso la ilusión -fundamental en el fútbol-, aunque no la extremada educación que caracteriza a los seguidores unionistas.

La marcha de Corona a Oceanía ha sido otro de los momentos raros del año · udalmeriasad.com
ESPERANZAS EN EL 2016
Finalizó Alfonso García la presentación de Gorosito (el tercer entrenador esta temporada) esta semana con un "esperemos que el nuevo año sea mejor que el 2015". Tampoco será muy difícil, aunque la misión ahora es recuperar las constantes vitales y permanecer en la LFP. El técnico argentino lanzó un ambicioso y motivante mensaje en esa rueda de prensa. Ahora falta trasladar las palabras al verde.

MÁS FÚTBOL
El Barcelona fue el gran triunfador de este 2015 en materia futbolística, incluso deportiva, volviendo a conseguir el trébol y a practicar un juego preciosista pero a la vez eficaz. Y eso que hace justo un año el que mandaba era su eterno rival. Pero en doce -o cinco- meses todo puede cambiar, y los de Luis Enrique le dieron la vuelta a la tortilla, levantando Liga, Champions y Copa, no pudiéndole pedir más en el terreno de juego.

Bernat y Messi disputan un balón en la ida de las semifinales de la Champions · fcbarcelona.com
Salvando las distancias, ese podría ser uno de los espejos del Almería, en cuanto a convertir lo negro en blanco en medio curso. Tampoco me puedo olvidar de mi CD Oriente, con su equipo sénior jugando en el grupo 4 de Primera Andaluza por cuarta temporada consecutiva, tras lograr la permanencia en la última jornada, y luchando esta campaña por colarse en la nueva División de Honor, impuesta por la FAF. En el plano personal, este 2015 también será inolvidable por entrenar a los dos equipos de escuelas de este club, teniendo la oportunidad de poder enseñar fútbol a pequeños desde los tres años, quienes cada día te sorprenden más. También por ese benjamín -ya alevín- del Poli Aguadulce y lo conseguido durante este año, y no me refiero a un ascenso de categoría que de poco sirve en el fútbol formativo, sino de ver el crecimiento deportivo y humano de este grupo de niños.

EL RETORNO DEL CICLISMO
En materia polideportiva, me quedo con La Vuelta y el Tour. Tras un período en el que el deporte de la bicicleta no ha pasado por sus mejores momentos, el verano trajo dos competiciones en las que volvió a reinar la emoción, pasando el dopaje a un segundo plano. Realmente, en Francia hubo un dominador claro: Chris Froome, quien portó el maillot amarillo durante las últimas quince etapas. Con Valverde, Nibali y Contador por detrás, Quintana se marcó unas últimas etapas para enmarcar, poniendo en aprietos a un Froome que se mostró intratable. Para el recuerdo, la penúltima etapa en el legendario Alpe D´Huez. Más emocionante estuvo La Vuelta, con esa lucha entre Purito, Aru y Dumoulin.

Quintana, a rueda de Froome, en una de las etapas del Tour 2015 · marca.com
¿Deseos para un ilusionante 2016, con la Eurocopa a la vuelta de la esquina? Muchos. Pero, sobre todo, salud. Eso es lo más importante de todo.

1 comentario:

  1. Buen análisis. Que este año Que va a comenzar sea un buen año para ti

    ResponderEliminar