martes, 17 de noviembre de 2015

Los huevos y el plan

Quique intenta marcharse en velocidad · udalmeriasad.com
Artículo Diario de Almería 17-XI-15

"Yo no entiendo mucho de esto, pero veo que hace falta echar más huevos", escuché decir a un aficionado unionista anteayer a la salida del Estadio. Es un análisis somero, pero como punto de partida no está mal para no entender de qué va el fútbol. Cualquiera ve que el actual Almería no transmite. Y hay que buscar una solución cuanto antes porque, consumido casi un tercio de competición, el trasatlántico -en verano- de Segunda se la está pegando tanto que como se retrase en salir a la superficie, cuando lo haga puede constatar eso de que la historia es cíclica.

Lo de los huevos es superficial, pero por ello no deja de ser cierto. Bien haría Carrillo en poner a sus pupilos vídeos del Almería 13-14 (¿quién queda de esa temporada?). La de Francisco era la plantilla más limitada de Primera, pero una de las claves fue la unión del vestuario y el querer. Al final se salvó, cuando la permanencia aún valía cuatro decenas de puntos en la máxima categoría. Por el contrario, esta UDA no muestra juego, pero tampoco contagia esa fuerza del "no podemos pero al menos queremos".

Y después está el juego, el plan, el camino trazado hacia la victoria, algo que apenas ha demostrado, exceptuando en la primera mitad ante el Leganés y pare usted de contar. ¿A qué juega el Almería? En el plano ofensivo, no es que haya inoperancia, sino que apenas se genera. No existen desdoblamientos lateral-interior, desmarques de apoyo ni de ruptura... Antes de que aterrizase Carrillo, la media era de dos tantos encajados por partido. Con el catalán, esos guarismos son de 0´75. Pero para salvarse hay que ganar. Y para vencer hace falta meter más goles que el contrario. Eso es complicado cuando la Ponferradina remata ocho veces entre los tres palos y los rojiblancos sólo tres. Hay mucho que trabajar. Porque no me creo que esta sea la peor plantilla de Segunda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario