jueves, 24 de septiembre de 2015

¡Oh capitán, mi capitán!

El plantel almeriense aplaude a su ya excapitán, Miguel Ángel Corona · udalmeriasad.com
Escribía anteayer Raúl Piñeiro -de los pocos que no se cortan- en Diario de Almería sobre la famosa mesa que puso de moda Unai Emery, con sus cuatro patas, en concreto, jugadores, directivos, afición y prensa. Y exponía Raúl que la actual mesa unionista se está cayendo porque no se sostiene de manera correcta. Horas después llegó esa noticia inopinada, con la salida de Corona al Brisbane Road australiano. Sorprende la marcha del '15' a estas alturas de temporada, aunque el último verbo se lleva fenomenal con la entidad de la Vega de Acá.

El ya excapitán rojiblanco se ha despedido hoy en la sala de prensa del Mediterráneo (lo ha hecho con una clase espectacular, un discurso sincero y sin papeles, en una tremenda muestra de entereza). Su salida no se trata de una cuestión banal. No sólo se va un jugador único, importante para el estilo de toque y más toque que pretende Sergi, sino el capitán. Verza y Trujillo tomaron las de Villadiego hace un par de meses. Ahora se va Corona y hace un año lo hizo Esteban (eso sí, el asturiano no llegó a coincidir con Sergi en la UDA). Todos ellos, piezas claves tanto en el terreno de juego como en el vestuario. Con la salida del talaverano, el brazalete pasa a Soriano, con quien no está contando el técnico catalán en este inicio de temporada. Conducir de manera correcta el vestuario es primordial para el devenir de cualquier equipo -este aspira a estar en lo más alto- y la situación no parece ahora sencilla, máxime por lo que cuentan algunas voces, por ejemplo, el exgaleno Antonio Ríos, en esa jugosa entrevista a Diario de Almería el pasado estío. 

A Corona sólo queda darles las gracias. Me he permitido el lujo de copiar el título del famoso poema de Walt Whitman porque el centrocampista talaverano representa como pocos lo que es ser el timón de un barco, como ha quedado claro durante gran parte de la década que ha pasado en el sudeste de la Península, y como ha quedado claro hace unas horas en la sala de prensa del Mediterráneo. Una sala de prensa en la que han estado la junta directiva, el cuerpo técnico y los jugadores del primer equipo, algo que no ocurrió en la despedida del último capitán, si bien Ortiz dijo adiós cuando acabó la temporada. Quien no ha vuelto a estar hoy, según el club por motivos laborales, ha sido Alfonso García, aunque prefiero ver el vaso medio lleno y aplaudir que los compañeros del ya ex '15' unionista acompañasen a su capitán hasta útima hora.

Corona se marca uno de sus espectaculares controles en un entrenamiento en el Anexo · Pepe Navarro
Ha comentado Corona que se marcha con la carta de libertad para cumplir una de sus "ilusiones vitales" (aventura en el extranjero), explicando que, con la cantidad de efectivos con la que cuenta Sergi, su salida no debilitará el grupo. Aunque el #GraciasCorona ha predominado en la mayoría de los comentarios de los aficionados, algunos se preguntan por qué su marcha se produce ahora, con el campeonato iniciado. Para mí, Corona podía hacer lo que quisiese si es con respeto, como así ha sido. Se lo ha ganado mostrando tanta profesionalidad durante tantos años, un alto nivel de educación, siendo uno de los futbolistas capaces de construir dos frases subordinadas, como dice escribe hoy en Diario de Almería Paco Gregorio (de él pienso lo mismo que de Raúl), y tratando siempre con respeto a compañeros, periodistas, directivos y aficionados.

Por cierto, del propio Paco Gregorio me quedo con una frase que publicó ayer: "Diplomático como pocos, de Corona no saldrá una palabra altisonante, pero muchos creen que el club no supo valorar lo que el talaverano y Soriano significan al ofrecerles este verano una renovación a la baja para luego fichar tirando de chequera".

El talaverano ha dejado claro que lo de hoy es un "hasta luego" de la que ha sido y será su casa. Seguro de que así será, aunque no estaría mal un homenaje en el césped para que se pudiese despedir de su hinchada, en otro gesto de club señor. ¡Hasta luego y gracias, capitán!

No hay comentarios:

Publicar un comentario