viernes, 10 de julio de 2015

Sin miedo al qué dirán

Antonio Ríos, en los metros finales de la última Media Maratón de El Ejido · N. G. Cruz

En medio del esfuerzo de ese giro de 180º en una de las tumbonas del complejo benidormense donde tocan unos días de asueto, leí en un periódico alicantino que a Rafita, ex del Almería, no le importaría continuar en Segunda B, aunque el Hércules no estaba muy por la labor de seguir pagándole su actual salario. Pensé en el cambio del lateral diestro. Rafita y un irregular Nelson fueron sustituidos por Míchel y Ximo. A pesar del descenso a Segunda, claro está la mejoría en el puesto, al que ahora se une uno de los capitanes de La Roja sub-19, caso de Antonio Marín. Pero el debate sobre esa competencia lo dejamos para otro día.

Y lo aplazamos para otro momento porque pocas veces se pueden leer entrevistas como la de este lunes del compañero Tito al exdoctor de la UD Almería, Antonio Ríos. Al galeno lo descubrí en las páginas de este periódico. Más tarde, me tocó editar su artículo semanal, antes de conocerlo en persona y leer su genial libro, Del sillón a la maratón. No soy su amigo del alma, pero no son muchas las personas que siempre que te saludan lo hacen con una sonrisa de verdad por delante. En las conversaciones que he tenido con él he descubierto a alguien sincero.

Una sinceridad que quedó patente en la mencionada entrevista, con motivo de su no renovación al frente de la entidad unionista. El doctor habla claro y sin tapujos. Con respeto, pero sin pelos en la lengua, diciendo lo que piensa. Entre otros aspectos, habla, además de la baja oferta que recibió -como si el trabajo de un médico no fuese importante...-, de la poca sintonía con Sergi o con Alfonso. "Para el presidente yo era invisible (...). Nos hemos encontrado con muchas zancadillas. Hay personas en el club que están muy asentadas, (...). Yo soy muy proactivo y me gusta innovar, y todo eso se ve como una amenaza. El día a día se hace muy cuesta arriba cuando a la espalda de uno se cuestionan las cosas", exponía Antonio. Que cada uno saque sus conclusiones...

No hay comentarios:

Publicar un comentario