lunes, 13 de julio de 2015

Inexplicable

Casillas se marcha de la sala de prensa del Bernabéu tras leer su comunicado · as.com
Me gusta leer la prensa nacional, sobre todo, los artículos de opinión estos días. Realmente me desagrada ver que Íker Casillas deja el Real Madrid. Pero si ya de por sí es un placer leer lo que escriben tipos como Segurola, en días especiales para el periodismo, como el de la marcha del segundo futbolista que más partidos ha disputado con la casaca blanca, esto se acentúa. Por cierto, me preocupan aquellas personas que critican medios como Marca o AS y después se meten en sus portales a mostrar su disconformidad de manera despectiva con los autores de las noticias. Si no te gusta un producto, ¿para qué lo consumes? 

A lo importante después de este inciso. En muchos de estos artículos de opinión que he leído hoy -o ya ayer domingo; maldito insomnio- el periodista recuerda cuándo conoció o tuvo más acercamiento con Íker. Por ejemplo, Ortego, desvela alguna de las conversaciones previas al libro que escribió sobre Casillas, 'La humildad del campeón'. Escribo esto porque yo no tengo la suerte de conocer al ya exportero del conjunto blanco, pero, por lo qué he leído y visto, parece un buen tío.

Uno que pasa mucho tiempo con niños aspirantes a futbolistas valora bastante la parte humana. Sobre todo la imagen. Maradona pudo ser una estrella con el balón en los pies, pero nunca le tendré en estima por las formas que tiene. En eso me quedo con Iniesta, del que no recuerdo un mal gesto en más de una década como profesional.

Íker hace carrera continua durante un entrenamiento en Valdebebas · as.com
Se ha hablado mucho de Íker, que si es un topo, que si no sé qué rollos. No trabajo en la prensa madrileña y hasta ahí no llego. No soy tan adivino como lo son algunos pseudoaficionados. Pero ese portero te gana, seas del equipo que seas, cuando llama al capitán del máximo rival para apaciguar la altísima tensión formada con una serie de clásicos. Un estado de crispación generado en parte por ese entrenador que en tres años en el Real Madrid sólo ganó una Liga, una Copa y una Supercopa de España, dinamitando el vestuario y el entorno blanco, y con el que se celebraba llegar a las semifinales de una competición que hasta entonces la entidad madrileña había levantado hasta en nueve ocasiones. El portugués también ha tenido parte de culpa en la marcha de Íker.

Desde Almería parece difícil que te compre uno u otro bando. Sólo que a kilómetros se ve que algunas teorías son más falsas como la de la luna no pisada por Armstrong. Casillas ha sido el mejor portero de la historia de España, puede que del mundo, y su despedida de uno de los clubes más grandes del planeta ha sido de chiste. Y ojo, no soy de hacer comparaciones, de aseverar que uno es el mejor de la historia, pero es que la historia de Casillas sí que es para hacer una película. La cima a la que ha conseguido trepar es brutal.

Escribía antes lo de la prensa, lo de Mourinho y lo del topo porque es gracioso -o penoso- cómo se ha tratado todo este tema. Que de tres años a esta parte se dude de la imagen de Íker es para estudiarlo de manera minuciosa. Y también es para que las mejores universidades investiguen el comportamiento del Real Madrid en el tema de la salida. Quizás cuando lea esto la historia se ha modificado (parece que el club quiere hacer algo hoy domingo), aunque ya poco hay que arreglar. Ha quedado más que claro de qué pie cojea cada uno.

Casillas detiene el penalti lanzado por Verza en el último Almería-Madrid · defensacentral.com
Se marcha un tipo que ha levantado todas las copas que podía levantar, que ha disputado 725 partidos oficiales en el primer equipo, que ha hecho infinidad de paradas imposibles con la zamarra de la selección y del Madrid. Un tipo al que pocos gestos negativos se le recuerdan. Un tipo con unas cualidades bárbaras en la portería. Un tipo que se va del Real Madrid ¡¡¡¡después de 25 años!!!! leyendo en solitario un mísero papel a los medios de comunicación. Se marcha de la misma manera que Xavi del Barcelona o Gerrard del Liverpool. Igual que Raúl... Y encima tiene que escuchar que es un pesetero, como si todos fuésemos perdonando dinero a nuestras respectivas empresas. Inexplicable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario