viernes, 1 de mayo de 2015

La suma de Dubarbier y Thievy

Thievy protege un balón en el Almería-Real Sociedad · UDA
Artículo Diario Ideal 1-V-15

Me encanta Dubarbier. Según leo en las redes sociales y foros, el lateral argentino no es precisamente de los jugadores preferidos por la afición. Sin embargo, que deje todo lo que tiene en el campo y que sude el escudo de la UD Almería domingo tras domingo hace que tape sus supuestas limitaciones técnicas. No todo es entrega porque sino la mayoría de los seguidores que acuden cada dos semanas al Estadio de los Juegos Mediterráneos podría vestir la casaca rojiblanca. Dubarbier, además de la testiculina, te aporta, por ejemplo, proyección en ataque o dos contra uno. Tan malo no será cuando juega con Sergi y lo ha hecho con Juan Ignacio Martínez, Francisco y con casi todos los entrenadores que ha tenido a lo largo de su carrera.

Escribo el anterior párrafo para reflejar mi visión del fútbol, en la que no todo es meter la directa, gambetear y anteponer los intereses individuales a los colectivos. Suele relacionarse a los jugadores técnicos con la siesta. El caso más claro, Guti. Dubarbier estaría en el otro lado, el físico. Pero esto es teoría, incluso estereotipo. ¿Thievy? De los primeros, claro está. El atacante franco congoleño solamente ha dado una buena temporada regularmente hablando, que al final es lo que cuenta. La regularidad. Hace tres años, con Las Palmas, se vio al Thievy más eléctrico y regular, jugando 36 partidos y anotando una decena de tantos.

En el resto de temporadas, nada. Aquí tampoco ha mostrado una cierta regularidad, jugando algunos encuentros de titular, otros partiendo desde el banquillo y en algunos, ni eso. A veces ha actuado como interior, y otros como punta, o segundo delantero. Y solamente dos goles. Los guarismos hablan por sí solos. JIM avisó, en su presentación, que quería recuperar al mejor Thievy. Pero Sergi es el que va en la línea de conseguirlo. Ojalá que Dubarbier siga aportándole al franco congoleño esa dosis de entrega y sacrificio para que el último dé su cien por cien. No hay nadie imprescindible, pero si esto ocurre, la permanencia estará más cerca.

2 comentarios:

  1. En efecto, la regularidad siempre es más apreciada por los entrenadores, que una aparición fugaz aunque suponga puntos in extremis o un extraordinario partido de cada cuatro jugados.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola compañero, soy el webmaster del blog ‘La era del madridismo’. Estoy interesado en hacer un intercambio de enlaces contigo ya que tu blog goza de gran prestigio. Si aceptas el intercambio de enlaces, avísanos en nuestro blog dejándonos un comentario en la última entrada que aparezca, y de inmediato, pondremos el link de tu blog en nuestra lista de enlaces. Un saludo y a la espera de tu respuesta. El link de mi blog es: http://la-era-del-madridismo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar