viernes, 27 de febrero de 2015

Parte de culpa en el éxito de la UDA

Santiago M. Cabrejas, rodeado de Guillermo Blanes y Pepe Meca, en uno de los actos iniciales de la fusión · LEM
Artículo de opinión Diario Ideal 27-II-15

Ayer fallecía Santiago Martínez Cabrejas y desde aquí quiero mandarle mis condolencias a su familia y amigos. Nunca traté con el primer alcalde democrático de Almería, pero, según cuentan, fue uno de los protagonistas de la unión entre el Club de Fútbol y el Polideportivo, y, por consecuencia, de que muchos almerienses sigan soñando con los ojos abiertos y puedan vivir, por sexto año de los últimos ocho, la experiencia de la Primera División.

No sé por qué pero el primer recuerdo que tengo de mi infancia es un encuentro entre el Almería CF y el Extremadura (ese curso ascendió a Primera) en Segunda de la temporada 95-96. Buscando por Internet, ese choque se disputó el 4 de febrero del 96, así que tenía tres años. Era más mayor cuando se produjo la unión entre los dos clubes más fuertes de la provincia de Almería, aunque he investigado bastante sobre el tema, incluso hice el trabajo final de esa carrera llamada Periodismo sobre esa unión. Cada protagonista me contó su propia experiencia y no a todos les pareció bien esa unión, sobre todo por las formas de algunos de los que hicieron posible la formación de la Unión Deportiva. Y algunas de esas críticas son lógicas.

Sin embargo, aunque las conclusiones son múltiples, la principal es que ese acuerdo entre Guillermo Blanes y Pepe Meca, en el que ayudó Martínez Cabrejas, tuvo un fruto más que positivo. Ha cambiado el Almería desde que fuese al Juan Rojas con mi primo Javi y mi amigo Gustavo. Ahora se supone que es una entidad profesional, y en eso tiene parte de culpa Santiago Martínez Cabrejas, a quien quiso recordar la UDA ayer en sala de prensa. Buen gesto del club, por cierto.

P. D.: desde este espacio también quiero recordar a Pepe Asensio, persona que amaba el fútbol base almeriense. Ayer se produjo un año de su marcha, y ni su Oriente ni su Viator lo olvidarán nunca. Delegado, un fuerte abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario