sábado, 10 de enero de 2015

Lección vitalicia

El benajamín D del Aguadulce celebra una victoria · LEM
Más que por la victoria en un difícil encuentro, más que por ver la cara de felicidad de los chavales, más que por lo que nos hemos divertido (y sufrido), más que por la lucha de los niños hasta el último minuto, más que por la doble remontada, más que por mantener el liderato, me quedo con el gesto de deportividad del equipo del que tengo la suerte de ser delegado, el benjamín D del Polideportivo Aguadulce. 

Con 1-0 en contra, el portero saca de puerta, pero un defensor contrario se despista y coge el balón con la mano dentro del área para colocarlo y sacar él. Penalti. Entonces, Domingo Beltrán, entrenador del Aguadulce le dice al árbitro (parece que hay mejores trencillas en las categorías bases que en sénior) que ha sido un despiste propio de un pequeño de nueve años y que no pite penalti, pero el colegiado argumenta que su "deber es aplicar el reglamento" y que "ya el jugador que lance la pena máxima haga lo que quiera". Domingo le manda a Samu, el jugador que se dispone a tirar desde los nueve metros (es fútbol 7), que se la dé floja al portero y así hace nuestro pichichi.

Olé por Domingo y olé por los jugadores. Domingo no lo hizo para que todos los padres le aplaudiesen, para que el colegiado y el rival le felicitasen, o para que yo lo pusiese aquí, sino porque considera que por delante de ganar hay otros valores. Esos valores que se les olvidan a muchos entrenadores y padres. Por eso hoy estoy feliz. Porque los 24 niños que han disputado el partido han aprendido una lección para toda la vida: hay valores que están por delante de la victoria, algo que todo deportista debería saber. Por eso los chavales han pasado de ser niños a auténticos DEPORTISTAS. 

PD: La lección también podría ir dirigida a todos aquellos ignorantes que afirman que en el fútbol base sólo hay peleas y gritos. Abrirse un poco la mente es bueno.

5 comentarios:

  1. Chapó por el gesto y la lección para todos. Me encantan estos ninos y lo que nos hacen sentir. Antonio Sánchez.

    ResponderEliminar
  2. Albert Camus : “Todo cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol.”

    ResponderEliminar
  3. Con ejemplos de deportividad así, estos niños serán unos deportistas y seres humanos con unos valores que los haran ser grandes personas. Felicidades al entrenador, al segundo , a los padres y niño por ser tan generosos. Áhora me apunto al fútbol.

    ResponderEliminar
  4. Ahí, en el fútbol base, es donde se debe empezar a los más pequeños a enseñarles a respetar al rival, al árbitro, a compañeros y entrenadores. Es misión de todos, padres y entrenadores, de que los "futbolistas del mañana" conozcan los valores del fútbol.

    Un ssaludo

    ResponderEliminar