sábado, 17 de enero de 2015

Espontáneos y jugadores

Miembros de seguridad se llevan a un espontáneo en un encuentro de la Champions · marca.com
Artículo de opinión Diario Ideal 17-I-15

Vi el encuentro entre el Almería y el Sevilla del pasado fin de semana sentado junto a los canteranos del Polideportivo Aguadulce. Es una gozada ir a un encuentro de Primera División con niños de ocho y nueve años, y es que para ellos es un privilegio poder ver a las estrellas que salen en la pequeña pantalla. Y no se crean que no entienden de fútbol. Posiblemente los pequeños conocen más nombres de futbolistas, los dorsales que llevan, las posiciones en las que juegan, o las marcas de botas que calzan que usted o que un servidor.

Sin embargo, su divertida inocencia es un hecho. En el campo quieren una fotografía o autógrafo de su ídolo, y desconocen si esperar a la salida de estos del estadio o si saltar al terreno de juego para lanzarse a la carrera en búsqueda del jugador de turno. De ahí que me molestase un gesto, pequeño, pero que se debe evitar. Prieto Iglesias señala el final del encuentro y cuatro o cinco jóvenes (de otras partes del campo) saltan al terreno de juego. Miembros de seguridad -en otras ocasiones están más pendientes de cumplir las órdenes en otras partes del campo que de lo importante- tardan en reaccionar, pero pillan a los chavales. Uno de ellos ya está agarrado a Beto, que le dice al trabajador de seguridad que deje al pequeño. El arquero portugués se abraza al niño, le hace caricias, le comenta algo y finalmente le regala su camiseta. El chaval se marcha a la grada, cual triunfador con su preciada joya. 

Son numerosos los casos en los que el futbolista le manda al de seguridad que deje tranquilo al espontáneo. ¿Pero qué ejemplo es ese?, ¿qué pensarían el resto de niños que vieron lo de Beto? Supongo que saltar al césped y dirigirse a su ídolo para conseguir algo de él. Mal Beto (y jugadores que hacen lo mismo) y mal los de seguridad.

2 comentarios:

  1. Es algo que se está poniendo de moda últimamente, el saltar al campo para hacerse una foto, para llamar la atención etc... . La actuación de Beto, quizá no sea la acertada, pero me gustaría saber la edad de los niños que saltaron de la grada para recriminar a sus acompañantes, quienes quizá animasen a los pequeños. Otra cosa es si fueran "adolescentes".

    UN saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola, me gusta mucho tu blog. Yo acabo de estrenar uno sobre deportes, me gustaría que intercambiásemos enlaces. Yo ya te he añadido a mi Blogroll. Este es:

    http://tecnicaindividual.blogspot.com/

    Un saludo!!

    ResponderEliminar