jueves, 31 de diciembre de 2015

En busca de un 2016 mejor

Piatti observa a unos hundidos Corona -ahora en el Brisbane australiano- y Thomas · udalmeriasad.com
A la hora de redactar el resumen de mi particular año deportivo, me gusta leer el escrito doce meses atrás con el fin de comprobar si el período que se va ha sido mejor o peor que el anterior. En clave unionista, el 2015 es, posiblemente, el peor del siglo XXI. El Almería dejó la Primera División con la sensación de que con un poco más de trabajo y tesón, quizás ahora no ocuparía el farolillo rojo de Segunda. Porque puede que más grave que el descenso a la categoría de plata (al fin y al cabo, entra dentro de lo previsible), sea el hecho de ver cómo el banco rojiblanco va sin rumbo y se hunde a la deriva.

BUEN INICIO
Se va un 2015 de mala manera, y realmente, empezó bien, con una victoria en la Rosaleda el 3 de enero, confirmando el efecto JIM, con seis puntos de seis posibles (a finales de diciembre la UDA también se impuso por la mínima en Balaídos). Décimoquintos y dos puntos por encima de la quema. Parecía olvidarse a Francisco. Porque nunca es fácil ignorar a una de las personas más importantes de la historia de la Unión. Posiblemente, junto con Casuco y Emery, el técnico más querido por la hinchada almeriense y uno de los mejores jugadores que han vestido la zamarra rojblanca. Y no eran sólo sentimientos. Francisco consiguió la salvación en su primera temporada, con una de las plantillas más limitadas de la categoría. En su segunda fue despedido dejando a su equipo fuera del descenso. Pero el 5-2 y la imagen en Ipurúa hicieron mucho daño.

Sí, eso pertenece al 2014, pero tiene una relación más que directa con lo sucedido en el año que se esfuma en unas horas. Juan Ignacio no fue capaz de enmendar el desaguisado. Esas tres victorias consecutivas (dos ligueras y una copera, ante el Betis) fueron un espejismo. Otros dos triunfos (Getafe en casa y Córdoba en el Nuevo Arcángel) taparon cuatro derrotas consecutivas. Después de ese seis de seis llegó una mala racha que fue decisiva, con tres puntos de 21 posibles. Otro despido y la papeleta para Sergi.

SERGI TAMPOCO PUEDE
Nueve encuentros por delante para recortar un punto con los puestos de permanencia. Uno o cuatro, según se mire. Porque ahora entraba un nuevo elemento en juego: la FIFA sancionaba a la entidad de la Vega de Acá con tres puntos menos por una deuda en los pagos al Aalborg Danés por Jakobsen, jugador que se había marchado del sudeste español tres años atrás. Era surrealista, máxime cuando el club almeriense pregona que en tema económico está siempre al día. Meses después el Almería quitó su recurso ante el TAS (los que tuvimos la suerte de trabajar en los medios de comunicación nos empapamos de leyes y artículos deportivos), aceptando la sanción. En realidad, ésta influyó indirectamente y no de manera directa, puesto que una derrota en la última jornada ante el Valencia mandó a la UDA a Segunda dos años después, independientemente de esos tres puntos. Fue un partido raro, con los chés jugándose el pase para la Champions ante un Almería al que la victoria le podía valer para salvarse. Valer porque por medio estaba esa sanción de la FIFA, todavía no fija. Entre tanto, un Sergi que hizo siete puntos de 27 posibles, uno de los últimos nueve en casa. Algunos alabaron su propuesta de fútbol, pero, cuando hay un descenso en juego, eso de poco sirve.

El Valencia también se jugó la temporada 14-15 en la última jornada · vcfplay.com
El palo fue más que agrio por eso de que la permanencia era la más barata de los últimos años, y por la sensación de que con sólo uno o dos refuerzos la situación sería ahora otra. También es cierto que las papeletas para fracasar son muchas cuando tres técnicos diferentes se sientan en el mismo banquillo durante una única temporada.

ESTÍO ILUSIONANTE Y DESCALABRO
Sergi tuvo una segunda oportunidad. Era el elegido para comandar la nave unionista en su regreso a Primera. Porque ese fue el mensaje que lanzó el club, haciéndose con algunos de los jugadores más codiciados de la categoría de plata o con esa campaña de abonos en la que se prometió congelar el precio del carné a los abonados en caso de ascender. Aún en verano, una goleada ante el Leganés en la jornada inaugural auguraba una campaña para disfrutar.

Nada más lejos de la realidad. La mala racha -quince jornadas sin conocer la victoria-, aún sin cortar, hacen que la UDA esté pasando por su peor momento con esta denominación (Carrillo, el enésimo técnico de los últimos años, tampoco le encontró solución al problema). Con una plantilla no acostumbrada a pelear por estas lides, la permanencia ya te atisba a cinco puntos. Quizás eso no es lo más grave, cuando todavía quedan por disputarse 24 fechas. Pero la sensación es como la del Titanic, pinta de trasatlántico, y con un capitán que no sabe qué hacer. Parte de la hinchada ha perdido incluso la ilusión -fundamental en el fútbol-, aunque no la extremada educación que caracteriza a los seguidores unionistas.

La marcha de Corona a Oceanía ha sido otro de los momentos raros del año · udalmeriasad.com
ESPERANZAS EN EL 2016
Finalizó Alfonso García la presentación de Gorosito (el tercer entrenador esta temporada) esta semana con un "esperemos que el nuevo año sea mejor que el 2015". Tampoco será muy difícil, aunque la misión ahora es recuperar las constantes vitales y permanecer en la LFP. El técnico argentino lanzó un ambicioso y motivante mensaje en esa rueda de prensa. Ahora falta trasladar las palabras al verde.

MÁS FÚTBOL
El Barcelona fue el gran triunfador de este 2015 en materia futbolística, incluso deportiva, volviendo a conseguir el trébol y a practicar un juego preciosista pero a la vez eficaz. Y eso que hace justo un año el que mandaba era su eterno rival. Pero en doce -o cinco- meses todo puede cambiar, y los de Luis Enrique le dieron la vuelta a la tortilla, levantando Liga, Champions y Copa, no pudiéndole pedir más en el terreno de juego.

Bernat y Messi disputan un balón en la ida de las semifinales de la Champions · fcbarcelona.com
Salvando las distancias, ese podría ser uno de los espejos del Almería, en cuanto a convertir lo negro en blanco en medio curso. Tampoco me puedo olvidar de mi CD Oriente, con su equipo sénior jugando en el grupo 4 de Primera Andaluza por cuarta temporada consecutiva, tras lograr la permanencia en la última jornada, y luchando esta campaña por colarse en la nueva División de Honor, impuesta por la FAF. En el plano personal, este 2015 también será inolvidable por entrenar a los dos equipos de escuelas de este club, teniendo la oportunidad de poder enseñar fútbol a pequeños desde los tres años, quienes cada día te sorprenden más. También por ese benjamín -ya alevín- del Poli Aguadulce y lo conseguido durante este año, y no me refiero a un ascenso de categoría que de poco sirve en el fútbol formativo, sino de ver el crecimiento deportivo y humano de este grupo de niños.

EL RETORNO DEL CICLISMO
En materia polideportiva, me quedo con La Vuelta y el Tour. Tras un período en el que el deporte de la bicicleta no ha pasado por sus mejores momentos, el verano trajo dos competiciones en las que volvió a reinar la emoción, pasando el dopaje a un segundo plano. Realmente, en Francia hubo un dominador claro: Chris Froome, quien portó el maillot amarillo durante las últimas quince etapas. Con Valverde, Nibali y Contador por detrás, Quintana se marcó unas últimas etapas para enmarcar, poniendo en aprietos a un Froome que se mostró intratable. Para el recuerdo, la penúltima etapa en el legendario Alpe D´Huez. Más emocionante estuvo La Vuelta, con esa lucha entre Purito, Aru y Dumoulin.

Quintana, a rueda de Froome, en una de las etapas del Tour 2015 · marca.com
¿Deseos para un ilusionante 2016, con la Eurocopa a la vuelta de la esquina? Muchos. Pero, sobre todo, salud. Eso es lo más importante de todo.

martes, 29 de diciembre de 2015

El discurso de Gorosito

Gorosito, en el campo de la Vega de Acá, en una de sus primeras sesiones como unionista · udalmeriasad.com
"¿Que cuándo finaliza mi contrato con el Almería? En junio hablaremos con Alfonso García, él evaluará nuestro trabajo. Pero nuestro objetivo es quedarnos aquí unos cinco años, e intentar lo que hizo Pellegrini en el Villarreal". Ése es el titular de la presentación de Néstor Gorosito como nuevo técnico unionista en una rueda de prensa en la que el argentino ha dejado su impronta. De hecho, es habitual escuchar al Pipo hablar sobre el ahora preparador del Mánchester City.

Buceando en la red sobre el tema, destacan las siguientes declaraciones de Gorosito. "He tenido la suerte de tener muy buenos entrenadores, caso de Veira, Bilardo, Happel, Passarella, Menotti, Griguol..., pero el que sintentiza muchas virtudes de todos es Manuel Pellegrini. Antes de conocerlo, veía el fútbol de una forma; después de tenerlo, cambió mi manera de pensar. Él trata a todos por igual, y desmenuza muy bien los partidos. Como ingeniero que es, se trata de un tipo metódico, muy respetuoso y organizado", aseguró Gorosito hace seis años cuando intentó reflotar a un Xerez a la deriva.

Sus palabras sobre emular a Pellegrini (semifinales de Champions...) cuando la UDA ocupa el último escalafón de la LFP pueden llegar a dar vértigo, aunque es entendible una vez comprobada la admiración del Pipo por el chileno, quien seguro que le ha dado referencias a su colega sobre Pozo.

Esta mañana me apetecía pasarme por el Estadio de los Juegos Mediterráneos y el aroma era de ilusión. Puede parecer contradictorio visto el 2015 del Almería, pero la comparecencia de prensa del Pipo bien podría ser puesta antes de un importante duelo. Quizás si las mismas palabras las hubiese pronunciado otro técnico, la conclusión sería diferente, pero se quiera o no, también influye ese tono argentino, pausado, sabedor de qué va el fútbol, transmitiendo experiencia sin parecer que pretendiese eso, sin alzar la voz pero motivador.

"Queremos [siempre en plural] quedarnos cuatro o cinco años por más que venga un club grande que nos pretenda"; "tenemos que encontrar el rendimiento y no mirar demasiado lejos, pensar en lo más próximo, que es la siguiente pelota, y no en el resultado"; "por el esfuerzo del club, el objetivo inicial era el ascenso, pero iremos semana a semana, lo que pasó, pasó, y miraremos adelante, podemos remontar y dependerá de lo que hagamos ahora"; "el que juegue bien, tenga la edad que tenga, jugará, y si no, fuera", "quiero a mediapuntas que hagan goles o pases de gol, tienen que ser el desequilibrio, no es tan importante que corran o recupereren tantas pelotas, guardando piernas para atacar", fueron otras de las frases destacadas del nuevo entrenador rojiblanco.

Por cierto, según ha comentado mi amigo César Vargas en Radio Marca, Gorosito no está contento con el físico de su plantel -no entiende por qué han tenido tantos días de vacaciones-, planificando tres sesiones dobles consecutivas. Trabajo parece ser su medicamento para un problema que desea convertir en una solución ambiciosa. Aunque, como él dice, donde hay que hablar es en la cancha. Y si no que se lo pregunten a Lillo...

Carta a los Reyes Magos

La afición unionista espera que Gorosito saque a su equipo del pozo de Segunda · jerezlocal.com

En esta misiva deportiva abierta a los Reyes Magos de Oriente, es obligado pedir salud para 2016, ya que sin ésta, todo lo que continúa no tiene sentido. En materia local, además de que todos los deportes alcancen sus objetivos, sería de justicia que el rugby tenga ya su campo. También sería un sueño que los clubes de fútbol formativo recibiesen el trato que se merecen por parte de la Federación Andaluza. Que pagasen unas cuotas de mutualidad acordes a su presupuesto y que sean escuchados y no ignorados, eliminando la Primera Andaluza sénior -y la próxima División de Honor-, teniendo así el campeón provincial el premio de ascender a Tercera y ahorrándose muchos clubes desplazamientos sin sentido a Granada.

En clave unionista, lo primordial es la salvación en Segunda. Si alguien viaja en una máquina del tiempo de agosto a esta parte y lee esto, puede pensar que el que escribe estas líneas bebió anís de más en Nochebuena, pero la realidad es que la UDA vive sus peores días desde que empezase a competir con esta denominación en la 00-01.

Los seguidores han vivido un 2015 de pena, con el lamentable caso de los tres puntos -perdido finalmente- y con el descenso posterior a Segunda, tras no alcanzar la permanencia más barata de Primera de los últimos años. A pesar de ello, las críticas han sido ínfimas, aun descendiendo hasta la última posición de la LFP. Una salvación en Segunda, no echando a perder todo lo logrado en los últimos 15 años, es de justicia para ellos.

Resultadismos aparte, otros regalos serían encontrar un patrón de juego, que el club se profesionalice del todo de una vez por todas, que más almerienses vistan la rojiblanca y que lo de la Ciudad Deportiva -"una realidad para 2014", según una noticia del propio club el 12-9-13- no caiga en olvido. Pedir es gratis.

P.D.: ¡Feliz año nuevo a todos!

martes, 22 de diciembre de 2015

El Sheriff del Este

Alfonso García y Carrillo posan para la tradicional foto en la presentación del segundo · udalmeriasad.com

Wyatt Earp fue uno de los sheriffs más famosos del oeste. Rezan los escritos de la época que fue uno de los más sanguinarios del siglo XIX. De ahí la treintena de series y películas en las que se ha interpretado a este mariscal estadounidense. Casi 200 años después, en el este ibérico, Alfonso García también juega a cargarse a aquel que, según él, no cumple con su trabajo. Casuco, Alfonsín, Duque, Castro Santos, Fabri, Flores, Emery, Arconada, Hugo Sánchez, Lillo, Oltra, Olabe, Alcaraz, Vigo, Gracia, Francisco, JIM, Sergi y Carrillo son los técnicos que ha contratado García. De esos 19, ¡sólo Flores, Emery y Gracia finalizaron su relación contractual! 16 entrenadores, desde Casuco hasta Carrillo han sido fulminados por el Wyatt Earp murciano. 16, que se dice pronto.

Que conste que, no alegrándome porque una persona pierda su trabajo, no veo mal el despido de Carrillo. No es el principal culpable del esperpéntico curso del Almería, pero su culpa tendrá al ser el único entrenador de la historia del club (los citados más Salmerón y el interino Rivera) que no ha conseguido ni un triunfo en partido oficial. Eso sí, cual niño rebelde excusándose en que el mundo está en su contra, García parece no hacer autocrítica y su política de gatillo grato hace que no sea fácil dirigir al Almería.

Olvidando el pasado y centrándose en el ahora, parece necesario incorporar en el mercado invernal a un jugador por línea. La apuesta más segura es tirar de talonario y hacerse con un perro viejo para el banquillo. Más vale no tacañear con el asunto, ya que un descenso a Segunda B sería echar por tierra todos los logros de Alfonso en doce años.

martes, 15 de diciembre de 2015

La imagen de Jonathan

Jonathan, de capitán y mediocentro el pasado sábado, intenta marcharse de Machís · sdhuesca.es

Jonathan es culpable de ese extravagante peinado que luce. Pero él no tiene culpa de que le den el brazalete y lo coloquen de mediocentro, un puesto que tendría que ser para un cerebro canalizador, no para un jugador cuya arma es la velocidad y no la técnica ni la visión de juego.

La imagen del Jonathan capitán y mediocentro es la de un Almería que se va al pozo. Las salidas de pesos pesados en el verde y, sobre todo, en la caseta, caso de Verza, Trujillo, Esteban, y más recientemente, Corona están pasando mucha factura. Una de las claves de los deportes de equipo es que el grupo tiene que hacer más bueno al individuo y en el Mediterráneo la sinergia es nula. El vestuario no está unido como otrora, el Almería no tiene alma, deambula en la mayoría de los partidos, y eso es quizás peor incluso que ser el colista de la LFP.

La imagen de Jonathan es la de una escuadra desquiciada, sin un cerebro tras la marcha de Corona. Y aunque José Ángel, Fatau, incluso Puertas (o Azeez...), podían actuar ahí, lo hizo un Zongo con un brazalete que no tiene por qué llevarlo el más veterano, sino aquel que le dé caché y sepa dialogar con los colegiados y los contrarios.

La imagen de Jonathan es la de un Carrillo que va a peor, que anuncia una cosa en la sala de prensa ("vamos a salir a ganar desde el principio") y en el césped -donde hay que hablar- es lo contrario ("a ver qué pasa; o a especular"). La imagen de Jonathan es la de la magia negra y ese "desagradable" de Alfonso García, o la de un club que manda jugadores a las tertulias de unos medios, y a las de otros, no.

P.D.: La afición puede mostrar su descontento con la actitud de muchos jugadores, pero no insultarlos, y es que con lo último se pierde la razón y no se consigue nada. Aunque lo de "mercenarios" es cosa aparte porque ¿quién juega por amor al arte en el fútbol profesional?

martes, 8 de diciembre de 2015

La suerte no existe

Los jugadores del Nástic protestan el gol anulado de De Groot · gimnasticdetarragona.com
Artículo Diario de Almería 8-XII-15

"La suerte, buena o mala, es el pretexto de los fracasados", rezan libros de todo tipo. Sin embargo, uno lee y escucha y se queda desconcertado con frases palmeras, caso de que el primer tanto encajado en Tarragona fue fruto de la mala suerte; en lugar de errores que provocan que la UDA entre al encuentro con el resultado ya adverso. Por el contrario, el gol en propia meta de De Groot tampoco tiene que ver con la suerte -si es que esta existe-, sino que el Almería lo estaba buscando y era cuestión de tiempo que el premio llegase.

Decía Carrillo en la previa que se iba a ver sobre el césped el trabajo durante la semana. Y así fue porque por momentos -de los pocos en todo el curso- se vio un cierto patrón de juego. Aunque lo importante en el fútbol profesional son los puntos. Pero, eso sí, estos llegan antes si hay una ruta trazada, algo que parecieron diseñar los unionistas el sábado. Lejos de derrumbarse con el 1-0, la UDA intentó exponer. Lo mejor, el juego de bandas, con laterales ofensivos, caso de Dubarbier y un Iago haciendo de Míchel, ambos provocando 2x1 en sus respectivas bandas.

Escribí a finales de agosto un artículo en esta columna titulado 'La velocidad de los puñales', sobre la importancia de los extremos y la incidencia histórica de esta posición en el equipo rojiblanco. Por las bandas es donde debe cimentarse el peligro del Almería, definiendo ahí a qué quiere jugar, básico para sumar de tres en tres. Sólo sabiendo el camino se puede alcanzar el objetivo. Y puliendo errores.

El fatídico empate a uno ante el Numancia fue emulado en el 2-1 de Tarragona, con los rojiblancos mirando a las musarañas tras el lanzamiento de Palanca, mientras Emaná y De Groot corren cuales galgos a hacerse dueños del rechace. Definir el patrón de juego y solventar los fallos. Ahí está gran parte de la permanencia.

martes, 1 de diciembre de 2015

Psicología y profecía autocumplida

Jonathan Zongo, capitán el pasado sábado, intenta controlar un esférico · udalmeriasad.com

El pasado viernes la UAL acogió el VII Encuentro almeriense 'Mente, cuerpo y emoción', unas interesantísimas charlas que contaron con la presencia, entre otros, de la periodista y escritora Helena López-Casares. Se habló de la importancia de la psicología en el deporte, enfatizando que ante tanta igualdad técnica, física y táctica, el plano psicológico puede marcar la diferencia entre la victoria y la derrota. Por cierto, en los colegios se podrían impartir estas charlas para la vida real y aprender a pensar, en vez de memorizar parrafadas que sólo sirven para vomitarlas en los inútiles exámenes.

Volviendo al ámbito deportivo, quizás en la cabeza esté gran parte del problema del Almería. El plantel unionista no es de lo mejor de Segunda, pero tiene materia para no estar último. Sin embargo, consumidas 15 jornadas, no es casualidad que la UDA sea colista. Lo de la mala suerte o los colegiados son excusas. A falta de un canalizador de juego y de que la parcela ofensiva vuelva a funcionar, parece que se ha conseguido cierta consistencia defensiva.

Así que quién sabe sí hay que trabajar el aspecto psicológico, sobre todo, con la salida de tantos pesos pesados de la caseta rojiblanca en los últimos meses. El sociólogo estadounidense Robert King Merton definió la profecía autocumplida en su libro Teoría Social y Estructura Social así: "Es una falsa definición de una situación o persona que evoca un nuevo comportamiento, el cual hace que la falsa concepción se haga verdadera. Esta validez engañosa perpetúa el error. El poseedor de la falsa creencia percibirá el curso de eventos como una prueba de que estaba en lo cierto desde el principio". ¿Puede que los rojiblancos estuviesen pensando en que el Numancia iba a empatar, dejando así a ¡cinco jugadores! solos dentro del área en el 94', en vez de cubrir de la manera más férrea posible?

Los cinco jugadores del Numancia sin marca tras el despeje de Casto · Canal Plus Liga 2

martes, 24 de noviembre de 2015

En casa, otra historia

Cuéllar, que se ha afianzado en el centro de la zaga, gana una disputa aérea en San Mamés · udalmeriasad.com

Como esa ilusión óptica en la que se ven charcos en la carretera un soleado día de julio, el jeque del Málaga se ha cansado de su juguete, y ya no se atisban tiempos de bonanza en la Costa del Sol (otrora en Almería...). Es comparable el caso del Málaga y el del Almería de Carrillo en cuanto a guarismos. Los de Gracia son el tercer equipo menos goleado de la liga, con once tantos en doce encuentros. Y es último porque sólo ha visto portería en cinco ocasiones. En clave rojiblanca, Carrillo ha logrado parar la sangría defensiva (con el hándicap de las numerosas bajas, sobre todo en defensa). Desde su llegada, la UDA sólo ha encajado tres goles en cinco partidos. Pero sigue en el pozo porque no celebra goles. Y no lo hace porque no tira.

Son curiosos los casos de Almería y Málaga porque, por lo general, los equipos menos goleados están arriba. Cuando la manta es corta, uno se suele agarrar a eso de portería a cero y aprovechar las pocas ocasiones que disponga. El problema es cuando las oportunidades generadas son nulas. Y eso es lo que le pasa al Almería.

El problema podría ser que en los últimos once meses han pasado cinco técnicos por el banquillo del Mediterráneo (¿quién es el culpable?); la fallida mezcla entre los jugadores que quedan del curso anterior, los 'canteranos' y las incorporaciones; o que la afición unionista sigue sin saber a qué juega su equipo. Incluso que uno puede llegar a detestar el fútbol viendo partidos como el de San Mamés. El objetivo ahora tiene que ser generar para poder tener ocasiones de ver portería rival, antes de que se apaguen las constantes vitales. Y para eso hay que salir a morder en casa.

martes, 17 de noviembre de 2015

Los huevos y el plan

Quique intenta marcharse en velocidad · udalmeriasad.com
Artículo Diario de Almería 17-XI-15

"Yo no entiendo mucho de esto, pero veo que hace falta echar más huevos", escuché decir a un aficionado unionista anteayer a la salida del Estadio. Es un análisis somero, pero como punto de partida no está mal para no entender de qué va el fútbol. Cualquiera ve que el actual Almería no transmite. Y hay que buscar una solución cuanto antes porque, consumido casi un tercio de competición, el trasatlántico -en verano- de Segunda se la está pegando tanto que como se retrase en salir a la superficie, cuando lo haga puede constatar eso de que la historia es cíclica.

Lo de los huevos es superficial, pero por ello no deja de ser cierto. Bien haría Carrillo en poner a sus pupilos vídeos del Almería 13-14 (¿quién queda de esa temporada?). La de Francisco era la plantilla más limitada de Primera, pero una de las claves fue la unión del vestuario y el querer. Al final se salvó, cuando la permanencia aún valía cuatro decenas de puntos en la máxima categoría. Por el contrario, esta UDA no muestra juego, pero tampoco contagia esa fuerza del "no podemos pero al menos queremos".

Y después está el juego, el plan, el camino trazado hacia la victoria, algo que apenas ha demostrado, exceptuando en la primera mitad ante el Leganés y pare usted de contar. ¿A qué juega el Almería? En el plano ofensivo, no es que haya inoperancia, sino que apenas se genera. No existen desdoblamientos lateral-interior, desmarques de apoyo ni de ruptura... Antes de que aterrizase Carrillo, la media era de dos tantos encajados por partido. Con el catalán, esos guarismos son de 0´75. Pero para salvarse hay que ganar. Y para vencer hace falta meter más goles que el contrario. Eso es complicado cuando la Ponferradina remata ocho veces entre los tres palos y los rojiblancos sólo tres. Hay mucho que trabajar. Porque no me creo que esta sea la peor plantilla de Segunda.

martes, 10 de noviembre de 2015

Cinco botellas de White Label

El plantel unionista, en el último viaje · udalmeriasad.com

Grada Joven escribió una carta abierta la pasada semana que rezaba lo siguiente: "(...) Lejos de respetar o tener un mínimo de empatía con su afición, con el mal momento que atraviesa el equipo (...) varios jugadores queman sus noches (durante la semana, entrenando al día siguiente, o tras un partido perdido) en varios locales de la capital, Aguadulce o incluso Granada. Sólo queremos respeto y profesionalidad de toda la plantilla. Instamos al club a que tome medidas para evitar que estas situaciones desencadenen una guerra entre jugadores y afición (...)".

El debate, que ya estaba en la calle y en la red, se ha acentuado estos días tras el anterior comunicado. Que quede claro que las siguientes líneas no van por todo el plantel unionista, ya que son muchos los que sí llevan una vida de deportista. Hay quienes piensen que los futbolistas son personas y pueden hacer lo que les plazca con su vida privada. Eso no es del todo verídico, puesto que para eso está el código interno, que prohíbe, por ejemplo, deportes de riesgo. Independientemente de esto, sí es importante lo que se hace y deja de hacer fuera de las horas de entrenamiento, ya que en el deporte, a todos los niveles, y aún más, en el de alto rendimiento, factores como la dieta son la diferencia entre un buen y un mal futbolista, tenista o ciclista. 

Es de suponer que a un aficionado de verdad -y propios compañeros que llevan una vida saludable- le duele que un jugador de su equipo salga la noche anterior a un entrenamiento a hacer de todo menos cuidar su cuerpo, cuando es clave en el rendimiento de este trabajo llamado fútbol. Es preferible salir la madrugada en la que has perdido un encuentro si a la mañana siguiente no hay sesión preparatoria, que la noche antes de una sesión. Pero una cosa es dar una vuelta y la otra, beberse, como el del vídeo, cinco botellas de White Label.

martes, 3 de noviembre de 2015

La baza de la sorpresa

Pozo, justo antes de anotar el gol de la victoria ante el Osasuna, en la tercera jornada · udalmeriasad.com

En el ejercicio 07-08 el que suscribe estaba en el cadete A de Los Ángeles. 26 victorias y dos empates en 30 jornadas suponían el ascenso a Primera Andaluza, aunque una artimaña de la UDA en los despachos nos privó de ello. Era un equipazo, conjuntado y con futbolistas de características muy diferentes. Entre ellos, Dani Expósito, el jugador con más calidad que he visto en el fútbol canterano.

El míster era Jorge Garcés, ahora técnico del Poli Almería. Recuerdo las charlas tácticas. Movimientos con balón de este jugador, sin balón del otro... Hasta que le preguntaban a Dani, con la mirada en cualquier otro sitio menos en la pizarra, si lo había entendido. "Yo cojo el balón aquí [línea de tres cuartos] y me voy de uno, de dos, de tres, tiro y gol", aseveraba siempre. Lo peor es que después lo hacía en el verde.

Un entrenador pretende tener dominadas las máximas variables posibles. Pero nunca viene mal un jugador de este tipo si sabes controlarlo. Dani era un '9' puro, un ratón en el área. También están los Falque, Suso o, salvando también las distancias, Pozo. Tipos sin un gran físico, teóricos mediapuntas, pero que parten desde la banda -a pierna contraria- para trazar la diagonal y tener opción de disparo, pared o pase al hueco en una zona en la que su don de tener domado el esférico puede ser tan letal como el mordisco de una víbora.

Sin balón quizás sufren al no tener las propiedades de un interior al uso, puede que por eso esta clase de jugador no se adueñe de un puesto. Con Falque y Suso en escuadras punteras del Calcio, ahora le toca a Pozo hacerse importante. Él solo no va a ser capaz de sacar a la UDA del pozo. Pero será más fácil si es capaz de echarse al equipo a las espaldas como hizo en el segundo acto ante el Valladolid. Para eso necesita más de los exiguos 133 minutos que ha tenido en estas once jornadas.

martes, 27 de octubre de 2015

Los cimientos

Lolo Reyes formó el trivote junto a Fatau y José Ángel · udalmeriasad.com

El colegio poco me enseñó. Si es por esos libros nunca aprendo a (...) coser mi alma rota, a perder el miedo a quedar como un idiota y a empezar la casa por el tejado, reza la famosa canción La casa por el tejado de Fito y Fitipaldis. El Almería deambula por una situación delicada, vagabundo, prácticamente sin alma, en ese barrio de Segunda, en el que pensaba que iba a ser uno de los mandamases. Pero estos dos primeros meses de competición han abocado a la entidad unionista a su peor momento desde su creación. Lo bueno es que Sergi ya no está y aún quedan tres cuartas partes de campaña.

Con un nuevo arquitecto al mando, se supone que en este fatal tiempo de medio mes sin entrenador -la UDA quedó como una idiota a la vista de todos- Carrillo ha realizado los estudios previos del terreno. Ahora toca llevarle la contraria a Fito Cabrales y aplicar la lógica, construyendo la casa por los cimientos. Parece que puso la primera piedra en el feudo del Mallorca.

El planteamiento, con ese 4-5-1 bien plantado, tenía riesgos, como el que supuso la derrota. Un fallo individual podía significar la derrota, como así ocurrió en los últimos compases del choque, por esa inoperancia en el aspecto ofensivo. Pero en tres días mal contados no se puede hilar la manta para que crezca un buen puñado de metros. La actual situación exige corregir primero los males defensivos y parece que Carrillo va por el buen camino, eligiendo la efectividad antes de una absurda posesión horizontal procedente de los nefastos discípulos guardolistas.

Llegados a este punto, más que mirar la clasificación, en las próximas jornadas el objetivo tiene que ser dejar la portería a cero, algo que no se ha conseguido en toda la temporada, con 23 goles encajados en doce encuentros oficiales disputados. Al menos, el de Mallorca sirvió para bajar la media de dos tantos recibidos por partido.

martes, 20 de octubre de 2015

Nula sinergia

Dubarbier intenta tapar un centro de Cifu · udalmeriasad.com

Quienes lean habitualmente esta columna conocerán la línea crítica de quien rubrica, ese gusto por la mejora continua y el querer más. Sin embargo, algunas críticas están siendo desmesuradas en las últimas horas. El estado de zozobra se acentuó anteayer en el Mediterráneo después de que un equipo hecho a última hora deprisa y corriendo le pintase la cara al Almería, pero aún hay margen de mejora, más con el nuevo técnico (la caducidad de Rivera era otro hándicap con el que trabajar). Comentaba Jorge Valdano que el fútbol es un estado de ánimo, algo que se puede cerciorar el último mes en la Vega de Acá, unido al nulo trabajo en algunas facetas del juego.

Puede que por lo que vayan a leer a continuación me caigan hostias como panes, pero individualmente la defensa no es de las peores de la categoría, como se puede leer o escuchar en las últimas horas. No es que sean los mejores zagueros de Segunda, pero si se hubiese trabajado de manera diferente de julio a esta parte, Fran Vélez y compañía no parecerían tan malos. Lo que es ininteligible es que hace un año se leyese que el mismo Vélez era un héroe y ahora se escuche que no sabe jugar al fútbol.

La clave es que el grupo está mostrando las carencias del individuo, en vez de formarse la buscada sinergia. Aunque haya algunos rojiblancos sobrevalorados, no es para que el Almería ocupe el penúltimo escalafón. Que quede claro que no son los mejores jugadores de Segunda, pero vistos los rivales, sería un fracaso no estar en la lucha por la promoción. Y si no se está es porque el trabajo desde pretemporada no ha sido el ideal, no porque sean cojos. Aunque Alfonso García sea, en parte, culpable por ser el máximo mandatario, no es el principal este curso (sí en tener a la plantilla sin entrenador durante dos semanas). ¿Aptitud? Más bien actitud y lo arrastrado desde el paso de Sergi.

martes, 13 de octubre de 2015

Partido a partido

José Ángel, Dubarbier, Montoro y el capitán, Vélez, felicitan a Quique tras su gol en Montilivi · udalmeriasad.com
Artículo Diario de Almería 13-X-15

Me regalaron los alevines del Poli Aguadulce el otro día un libro sobre Simeone y psicología, cuyo título es la famosa frase que resume su filosofía, máxima ya muy manida, pero que encierra una gran dosis de verdad. Horas después, en la charla prepartido, hubo que ponerla en práctica con los jóvenes jugadores, argumentando que el encuentro de la próxima jornada podía ser más o menos difícil, pero que había que centrarse en el envite que se celebraría minutos después. Eso sí, sería de hipócritas pensar que entrenadores, jugadores o periodistas no hacen cuentas. Aunque las victorias valgan igual todos los fines de semana, hay partidos y partidos, según se juegue en casa o como foráneo, rival, etcétera.

Pero bien haría el Almería en tomar prestada más que nunca la expresión marca de la casa del técnico argentino. La situación que se vive en la Vega de Acá es rara. Están los resultados, con ocho puntos de 24 posibles, dos de los últimos quince, más goleados, puestos de descenso... Pero los males no se ciñen sólo a los guarismos, sino que estos se agravan al ser un recién descendido y uno de los presupuestos más altos, unido a la ilusión que desprendió el propio club (manteniendo los precios de los abonos en caso de ascenso)...

El debate ahora es si hay que centrarse en conseguir los 50 puntos o conservar el mismo objetivo que se fijó hace un par de meses. El ascenso no es imposible, ya que los puestos de promoción se atisban a cuatro puntos. Pero no es menos cierto que el nuevo Almería no ha mostrado hasta ahora su supuesto favoritismo en una Segunda que cada vez a menos. Así que bien haría la UDA en ir partido a partido, solventando los numerosos errores -fragilidad defensiva...- a la vez que va sacando puntos. Porque la meta sigue siendo el ascenso.

P.D.: ¿Por qué portó Vélez en Montilivi el brazalete estando Dubarbier en el verde?

martes, 6 de octubre de 2015

Que pase el siguiente

Sergi se lamenta de una ocasión marrada en un encuentro en el Mediterráneo · udalmeriasad.com

No me gusta que a nadie lo despidan de su puesto de trabajo, pero la destitución de Sergi es lo mejor que le podía pasar a la UDA. He llegado a escuchar que si Julián no erra en esa jugada que costó encajar el segundo tanto el sábado, el técnico de Las Franquesas del Vallés hoy entrenaría en la Vega de Acá. Pero a Sergi no se le enseña la puerta por esa jugada.

Los cinco meses que el exjugador del Barcelona ha pasado en Almería se pueden dividir en dos fases: desde su llegada hasta el descenso, y desde el fatídico día ante el Valencia hasta su destitución. En ambas fracasó. Hay una corriente que opina que en la primera lo hizo bien, de ahí su renovación. Pero a Sergi se le contrata para que el Almería consiga una de las salvaciones más baratas de la historia de Primera. Y ni el Almería ni el preparador catalán consiguen esa permanencia. El descenso no fue culpa exclusivamente de Sergi, pero éste sí tuvo su parte de responsabilidad, con esos siete puntos de 27 posibles, uno de los últimos 15, uno en los últimos tres partidos en casa. ¿Resultadista? En Primera, el Almería y con esa plantilla, como para no serlo...

En su segunda era, contando con uno de los presupuestos más altos de la categoría y haciendo la plantilla a su gusto, algo que pocas veces se ha hecho en la Vega de Acá, no consiguió ni resultados (en descenso a Segunda B), ni juego (en Segunda sí hay que exigirle más a uno de los favoritos); y, quizás lo más importante, ni cohesión como equipo, ni buena relación plantel-técnico, algo fundamental para optar a un ascenso. Con esos argumentos, unidos a decisiones ininteligibles (convocatoria de Albacete con sólo cuatro defensas; Soriano, de la grada al once y del once a la grada...), da igual que se esté en la jornada 7 que 37. ¿Alguien de verdad cree que con Sergi había altas posibilidades de remontar el vuelo?

martes, 29 de septiembre de 2015

Paso atrás

Marín hace un ejercicio de fuerza, al lado de los dos Míchel · udalmeriasad.com 

Antes de que comenzase la temporada escribí una artículo en esta columna, titulado 'Un paso de dos', en el que expuse la importancia de que una buena parte del actual plantel del Almería estuviese en el vestuario del filial el pasado curso, con todo lo que ello conlleva a nivel de crecimiento de cantera. El segundo paso es que esos futbolistas nazcan en Almería y sean formados en la entidad unionista desde las categorías más bajas; lo que sería un canterano puro, cerrando el debate de si un jugador que sólo ha estado un año en el 'B' es canterano o no.

Sin embargo, es posible que haya más de dos pasos, y que el dado esta temporada sea en falso. Con Ximo y Míchel Zabaco lesionados, y Dubarbier sancionado, Sergi sólo disponía de cinco defensas para viajar a Albacete el pasado fin de semana. Pero, para más inri, dejó fuera a Marín, que puede actuar tanto en el centro de la primera línea como en el lateral diestro. ¿Qué hubiese pasado si alguno de los zagueros se hubiese lesionado o visto la tarjeta roja en el Carlos Belmonte? El ridículo hubiese sido mayúsculo, ya que no había recambios en el banquillo.

Los siguientes datos no son muy alentadores. Zabaco y Antonio Marín no han entrado en ninguna convocatoria liguera de seis posibles (todas por decisión técnica, excepto la última del '14', por lesión); Antonio Puertas sólo lo ha hecho en dos, aunque aún no ha debutado; y José Ángel, cuatro convocatorias y 15 minutos. Iván Sánchez es el único que se salva, con 169 minutos. En teoría, tanto la dirección deportiva del club como el cuerpo técnico tienen que dar el visto bueno a cualquier renovación o incorporación. Es entendible que no sean titulares ya que el puesto hay que ganárselo, pero no lo es que cuando Sergi tiene que tirar de alguno, caso de Marín, simplemente para tener un defensa en el banquillo, no lo haga. ¿Paso adelante de la cantera?

jueves, 24 de septiembre de 2015

¡Oh capitán, mi capitán!

El plantel almeriense aplaude a su ya excapitán, Miguel Ángel Corona · udalmeriasad.com
Escribía anteayer Raúl Piñeiro -de los pocos que no se cortan- en Diario de Almería sobre la famosa mesa que puso de moda Unai Emery, con sus cuatro patas, en concreto, jugadores, directivos, afición y prensa. Y exponía Raúl que la actual mesa unionista se está cayendo porque no se sostiene de manera correcta. Horas después llegó esa noticia inopinada, con la salida de Corona al Brisbane Road australiano. Sorprende la marcha del '15' a estas alturas de temporada, aunque el último verbo se lleva fenomenal con la entidad de la Vega de Acá.

El ya excapitán rojiblanco se ha despedido hoy en la sala de prensa del Mediterráneo (lo ha hecho con una clase espectacular, un discurso sincero y sin papeles, en una tremenda muestra de entereza). Su salida no se trata de una cuestión banal. No sólo se va un jugador único, importante para el estilo de toque y más toque que pretende Sergi, sino el capitán. Verza y Trujillo tomaron las de Villadiego hace un par de meses. Ahora se va Corona y hace un año lo hizo Esteban (eso sí, el asturiano no llegó a coincidir con Sergi en la UDA). Todos ellos, piezas claves tanto en el terreno de juego como en el vestuario. Con la salida del talaverano, el brazalete pasa a Soriano, con quien no está contando el técnico catalán en este inicio de temporada. Conducir de manera correcta el vestuario es primordial para el devenir de cualquier equipo -este aspira a estar en lo más alto- y la situación no parece ahora sencilla, máxime por lo que cuentan algunas voces, por ejemplo, el exgaleno Antonio Ríos, en esa jugosa entrevista a Diario de Almería el pasado estío. 

A Corona sólo queda darles las gracias. Me he permitido el lujo de copiar el título del famoso poema de Walt Whitman porque el centrocampista talaverano representa como pocos lo que es ser el timón de un barco, como ha quedado claro durante gran parte de la década que ha pasado en el sudeste de la Península, y como ha quedado claro hace unas horas en la sala de prensa del Mediterráneo. Una sala de prensa en la que han estado la junta directiva, el cuerpo técnico y los jugadores del primer equipo, algo que no ocurrió en la despedida del último capitán, si bien Ortiz dijo adiós cuando acabó la temporada. Quien no ha vuelto a estar hoy, según el club por motivos laborales, ha sido Alfonso García, aunque prefiero ver el vaso medio lleno y aplaudir que los compañeros del ya ex '15' unionista acompañasen a su capitán hasta útima hora.

Corona se marca uno de sus espectaculares controles en un entrenamiento en el Anexo · Pepe Navarro
Ha comentado Corona que se marcha con la carta de libertad para cumplir una de sus "ilusiones vitales" (aventura en el extranjero), explicando que, con la cantidad de efectivos con la que cuenta Sergi, su salida no debilitará el grupo. Aunque el #GraciasCorona ha predominado en la mayoría de los comentarios de los aficionados, algunos se preguntan por qué su marcha se produce ahora, con el campeonato iniciado. Para mí, Corona podía hacer lo que quisiese si es con respeto, como así ha sido. Se lo ha ganado mostrando tanta profesionalidad durante tantos años, un alto nivel de educación, siendo uno de los futbolistas capaces de construir dos frases subordinadas, como dice escribe hoy en Diario de Almería Paco Gregorio (de él pienso lo mismo que de Raúl), y tratando siempre con respeto a compañeros, periodistas, directivos y aficionados.

Por cierto, del propio Paco Gregorio me quedo con una frase que publicó ayer: "Diplomático como pocos, de Corona no saldrá una palabra altisonante, pero muchos creen que el club no supo valorar lo que el talaverano y Soriano significan al ofrecerles este verano una renovación a la baja para luego fichar tirando de chequera".

El talaverano ha dejado claro que lo de hoy es un "hasta luego" de la que ha sido y será su casa. Seguro de que así será, aunque no estaría mal un homenaje en el césped para que se pudiese despedir de su hinchada, en otro gesto de club señor. ¡Hasta luego y gracias, capitán!

martes, 22 de septiembre de 2015

Ni juego ni puntos

Toquero y Barreiro celebran la victoria del Alavés, ante la desolación de Fran Vélez · udalmeriasad.com
Artículo Diario de Almería 22-IX-15

Cuando las circunstancias lo permiten, me gusta ver al Almería en mi asiento del Fondo Sur. Aunque en la tribuna de prensa la visión es mejor, las conversaciones con quienes de verdad sienten a la UDA son de lo mejor del fin de semana para el que escribe estas líneas. Anteayer había dos corrientes de opiniones (ambas son compatibles). Algunos pagaban sus frustraciones de la semana con el señor Areces Franco y con el juego planteado por Bordalás, y otros, más críticos, con el fútbol de su equipo. El arbitraje dejó mucho que desear, pero lo de la intensidad del conjunto blanquiazul -unida a pillería- fue su interpretación del juego, y bien que le salió, llevándose el mayor botín a Vitoria.

Por eso me quedo con el punto crítico de esos seguidores que consideran que en casa está el problema. Porque hay un problema. Seis puntos de quince posibles (ya se han marchado nueve, tres del Mediterráneo) son muy pocos para uno de los aspirantes más firmes al ascenso de categoría. Eso unido al pobre juego -chispazos aparte- ofrecido en las cinco primeras jornadas ligueras. En el Almería esta temporada el fútbol sí importa. Con Sergi en el banquillo el estilo debe ser importante, o al menos de eso se desprende de su continuidad (otro técnico no hubiese seguido tras un descenso) en el banquillo unionista.

Y, hasta el momento, los resultados están siendo pobres, y el juego, peor aún. Creo que la paciencia no es mala opción, aunque sería bueno ir solventando problemas antes de que la situación, tanto para Sergi como para la UDA, sea aún más grave. Pero paciencia unida a autocrítica, ya que el Almería tiene mimbres para exponer más de lo que lo ha hecho hasta la fecha en una Segunda con cada vez menos nivel.

P.D.: No entiendo por qué el club no abre la puerta 4 a los abonados de Fondo Sur como antaño, provocando colas antes de los partidos.

viernes, 18 de septiembre de 2015

La Maratón (y II)


Los cuentos de Álex · Cuarto capítulo


Habían esperado casi un año desde su primera participación, la cual ya habían olvidado. Lo único que querían ahora era pasárselo bien. Y ellos entendían eso como ganar, ser los mejores de su ciclo y poner en la estantería de clase esa fea copa que tanto anhelaban. Bueno, vencer y disfrutar, como los niños que eran, del ambiente de la única competición en la que podían participar en esos tiempos con esa edad. El pequeño Álex era, por cierto, el que más se lo creía. Hay quienes juegan a ser, por ejemplo, periodistas, y otros, como el pequeño de los Salvavierra, a futbolistas. Sentía como si estuviese en Old Trafford jugándose entrar a unas semis de Champions.

El primer encuentro enfrentaba a los Spiderman contra los Sinombre, la clase del 'C', el partido, a priori, más fácil. Tal y como habían acordado a escondidas días antes en la clase de Conocimiento del Medio, Javi, Edu, Pablo y Manolo salían de inicio junto al pequeño Álex en ese choque tan importante para ellos. El objetivo era ganar por la máxima diferencia de tantos, ya que, en la diferencia de goles podía estar la clave para ser los primeros. Los Spiderman solventaron el partido sin demasiada dificultad. 6-1 y doblete de ese chico rubio que soñaba con ser futbolista profesional.

En el segundo partido del grupo de cuarto curso, igualada entre 'B' y 'C', por lo que un empate ante los del 'B' -los Papelosos- daba el pase a los amigos de Álex. El pique entre ambas clases en los recreos era constante; de ahí que el partido tuviese un sabor especial para ellos. Si Álex era Óliver Atom, Javi era Mark Lenders, el principal peligro del otro equipo. Precisamente ese chico espigado y moreno fue el que abrió el marcador. Había nervios y también anécdotas que se quedarían guardadas para recordar años después alrededor de unas cervezas. Por ejemplo, la que protagonizó Pérez. Chico italiano a pesar de su apellido, con un buen corazón, pero algo peculiar. Como demostró cuando sacó de centro con la cabeza -como si fuese un can- para mostrar su cabreo por el tanto recibido. Anécdotas aparte, eran chicos buenos, misma pureza en su corazón que el blanco de sus camisetas.

El tiempo empezó a correr en contra para los Spiderman, que, a diez minutos para el final, estaban fuera. Entonces apareció el pequeño Álex. Quizás no era el que más calidad tenía. Bueno, quizás, no; seguro. Pero era el que más creía, y, de momento, eso le valía para ser el más destacado. Un balón que viene de un saque de banda, control con el pecho y volea como si estuviese en Glasgow días después. Empate que le valía para jugar la final contra el campeón de tercero. Aun así, un remate de cabeza en una de las últimas jugadas significó pasar al encuentro definitivo con dos victorias en otros tantos partidos.

Los Tijeras, los de 3ºA, era el último rival antes de coronarse como los reyes del día. A pesar de tener un año menos, la tocaban mejor, con un delantero que muchos años después sería uno de los mejores atletas del panorama nacional. La presión que sentía Álex y sus amigos era grande, y más teniendo en cuenta que se trataba de un torneo escolar, una excusa para pasar el día en su colegio rodeado de compañeros y profesores. En cuatro años que llevaba en el centro educativo, el pequeño Álex había jugado cientos de partidos en los recreos y horas extraescolares. Pero ese no era un partido más, sino el partido. Las dos horas de espera para disputar el último envite se hicieron largas. Unos platos de la gigante paella que los profesores hicieron en el patio central con motivo de las fiestas del colegio sirvieron para amenizar la espera, mientras los pequeños analizaban cómo podía ser el encuentro.

El duelo en sí fue feísimo. Pero ellos difrutaron como pocos. Los ojos de sus compañeras de clase eran un estímulo bestial, ello unido a la música a tope, propio de una cita de fútbol playa. Quizás era mayor la diversión con lo que rodeaba al partido que con éste en sí. El 0-0 parecía no resolverse hasta que salió del banquillo Antonio, un chico de pueblo. Su pase al hueco medido con escuadra y cartabón fue aprovechado por... quién si no. El gol del pequeño Álex a falta de cinco minutos para el final sirvió para que días después subir las escaleras del salón de actos para recoger la preciada copa fuese uno de los momentos más bonitos de su vida. Niños con espíritus de niños. La vida misma.

martes, 15 de septiembre de 2015

Goles encajados, balón parado, estilo...

Eldin, que salió de titular en el Ángel Carro, apenas generó peligro · udalmeriasad.com

Cuando se anula lo positivo del Almería hasta ahora y con Chuli lesionado, se acentúan aún más las carencias, tan vistas como el mar de plástico desde el espacio. Hace un par de semanas expuse la facilidad histórica tanto del Almería como de Sergi en cuanto a goles en contra se refiere. 55 equipos han ascendido a Primera desde 1995, y el que más encajó fue la UDA 12-13 (50 tantos), empatado con el Sevilla 98-99 y seguido de la propia UDA, 07-08 (49). De las dos últimas temporadas en Segunda de Sergi, más de lo mismo. En la 12-13, el sexto más goleado, y un curso después, el que más de los nueve primeros, con su equipo octavo. Datos brutales.

Los guarismos no cambian, con una decena de goles encajados en cinco encuentros oficiales. Lo que es peor es que parece fácil frenar esa sangría, poniéndole solución a las jugadas a balón parado, puesto que de los siete goles ligueros en contra, cuatro llegan en este tipo de jugadas, dando la sensación de que se producen más por fallos defensivos que por aciertos del rival. Y también parece claro que la defensa zonal en estas acciones no está dando resultado, aunque Sergi entiende más que nosotros.

No son críticas ventajistas tras la segunda derrota, sino datos verificables, unidos a sensaciones negativas, que han eliminado la euforia. Es lo que tiene cuando se le da tanta importancia al estilo: si ni éste sale, ni los resultados son los que deberían ser, los errores salen a la luz, incluso otros, a priori, secundarios, como esos cinco descartes habituales, que disminuyen el supuesto éxito de cantera.

P.D.: Desde aquí quiero mandarle un abrazo a Rodri, uno de nuestros jugadores del alevín del Poli Aguadulce, operado de ambos brazos por una grave caída en bici. Rodri, las lesiones forman parte del deporte. ¡Lo que os hace grandes es la fortaleza para recuperarse bien!

martes, 8 de septiembre de 2015

Pozo y la regularidad

Fatau le limpia las botas a Pozo tras anotar el último su primer tanto como rojiblanco · udalmeriasad.com

En cadetes dejó la Fábrica blanca para enrolarse en las filas del enésimo equipo que pretende reinar en Europa con petrodólares estrellándose año tras año cuando tiene que exponer de verdad, caso del City. Lo más importante que hizo en la financiera Mánchester fue disputar la Champions Juvenil 13-14 y 14-15, debutar en la Copa de la Liga y jugar tres partidos en la Premier. No es poca cosa para un chaval de la edad de Pozo (19 años), pero sorprendió esa ilusión desmesurada en los aficionados tras su fichaje inesperado por el Almería cuando agonizaba el mercado veraniego de traspasos. Y sorprendió porque dudo de que todos esos que alababan sus cualidades lo hubiesen visto actuar. Quizá era porque el chico del Cola Cao procedía de uno de los clubes que más parné tiene.

Así que tocaba verlo en acción porque donde se demuestra la valía es en el verde. Su debut como unionista no pudo ser mejor. Salió en el 86', con su equipo dejándose dos puntos en casa, y en el 88' llevó el delirio a las gradas del Mediterráneo. Dejó claro que cualidades tiene, como avisaban sus compañeros días antes tras verlo en los entrenamientos.

Ahora toca ver si Pozo se hace un hombre importante en la UDA, si consigue la suficiente regularidad. Aquí tiene especial importancia la parte psicológica. Imagínese. Tiene 19 años y es uno de los muchísimos niños que intentan vivir del fútbol. Ha vestido la camiseta del Manchester City y ahora ficha por uno de los equipos punteros de Segunda. Una semana después de cerrarse la operación y todavía aclimatándose al grupo, debuta. Y al minuto de salir se erige en el héroe del partido. Más de 9.000 personas -su novia entre ellas- coreando su nombre.

Lo dicho, calidad tiene. Si sabe tener la cabeza bien amueblada puede que haya crack para rato. De él depende.

viernes, 4 de septiembre de 2015

20 minutos con un galáctico del fútbol sala

Claudio Da Silva hace malabares con un balón en el centro comercial La Verónica · CD UMA
Casi veinte minutos al teléfono para realizar esta entrevista. Ese tiempo muestra la humildad y cercanía de un jugador de Primera División. Es Claudio Manuel Da Silva Barrionuevo (Alhaurín de la Torre, Málaga, 1986), uno de los estandartes del UMA Antequera, equipo que debuta el próximo viernes en la máxima categoría de fútbol sala por primera vez en su historia (con permiso de la huelga convocada por la Asociación de Jugadores de Fútbol Sala).

Y esos veinte minutos representan la humildad de este ala porque no son muchos los profesionales del fútbol dispuestos a dar ese tiempo. La última vez que me lo encontré fue hace nueve meses. De manera regular, hace tres años, cuando el malagueño era entrenador del que suscribe en uno de los equipos de la academia internacional Red Blue LNFS.

Esa humildad se une a sus cualidades futbolísticas. Internacional con la sub-21 y subcampeón de Europa universitario, Da Silva va a comenzar su décima temporada en el UMA Antequera, su séptima consecutiva (pasó dos años en el Pozo Ciudad de Murcia y uno en el Albacete). Y lo hace para mantener a su equipo de toda la vida en la mejor liga del mundo.

-Aparte del ascenso, otro momento emotivo del pasado curso fue ante el Hércules. Anotó y se metió el balón debajo de la camiseta para anunciar a los suyos que su pareja estaba embarazada de nuevo. ¿Niño o niña?
-Niño esta vez. Ya tengo la parejita. La madre quiere que se llame como yo.

-¿Le gustaría que el pequeño Claudio fuese jugador de fútbol sala profesional en un futuro o hay mucho sacrificio en forma de horas de entrenamiento, viajes...?
-Lo que tengo claro es que va a hacer el deporte que desee, si es que quiere hacer deporte. Tendrá libertad total. Pero me gustaría mucho que jugase al fútbol sala. En las categorías inferiores los niños aprenden la técnica más rápidamente. Si después quiere probar en campo grande... El futbol sala es muy sacrificado y no está remunerado para tanto sacrificio.

-18 de abril de 2015. ¿A qué le recuerda esa fecha?
-Al segundo día más importante de mi vida, tras el nacimiento de mi niña. Hay mucho trabajo ahí detrás. Un sueño cumplido. Fue una temporada magnífica, en la que desde el inicio nos subimos al carro alto de la tabla y no había quien nos bajase de ahí. Fue un ascenso más que merecido.

-¿Cómo pasa uno la noche sabiendo que al día siguiente puede ascender a Primera División?, ¿se duerme?
-Nos lo tomamos, entre comillas, como un partido más. No queríamos presionarnos porque desde la directiva no había ninguna presión. El objetivo era la permanencia y se consiguió en la primera vuelta. Después, estás arriba y tienes esa posibilidad... La noche sí fue sufrida, pero se durmió algo.

-Empieza el encuentro y es usted precisamente el que abre la lata en ese histórico 7-2 al Valdepeñas.
-Fue un partido redondo, y es que se puso de cara con ese gol. Al descanso nos fuimos con 4-0 si no recuerdo mal. Fue fantástico. La afición se volcó con nosotros ese día. El pabellón estaba lleno y no había asientos vacíos, incluso con gente de pie en las escaleras. A esa afición no se le podía fallar.

El jugador malagueño es manteado tras ascender a Primera División · Antonio Miranda
-¿Es consciente de que ha escrito su nombre en la historia del deporte en su ciudad, al ascender, a su equipo, a la máxima categoría 23 años después?
-En la prensa nos han puesto casi como héroes porque hacía 23 años que un equipo malagueño no estaba en la primera categoría nacional de fútbol sala. Una ciudad como Málaga se merece eso y mucho más. Pero no se invierte ni en categorías bases ni a nivel más elevado... Si con la plantilla y el presupuesto más bajo de Segunda División, hemos conseguido esto, a ver si la gente se va enganchando a este deporte y apuesta más.

-Se suele decir que la piña predomina en los equipos de categorías bajas y los intereses individuales en los profesionales. Pero ustedes están en la élite y parecen una familia. ¡Vaya mezcla!
-Totalmente. La clave del éxito del ascenso ha sido la unión del vestuario. Cada vez que tenemos un partido en casa, nos reunimos los jueves y vamos a tapear cerca de donde entrenamos [la barriada universitaria de Teatinos]. Cuando alguien cumple años, lleva un picoteo y nos lo tomamos en el vestuario después de entrenar. Parecemos un grupo de amigos que quedan y juegan los domingos a echar una pachanguita. Como los de las peñas, pero a nivel profesional. Hay un ambiente excelente.

-Un grupo de amigos, pero en vez de medirse contra los solteros o casados, lo harán ante el Barcelona o Inter.
-Exactamente. Este año vamos a disfrutar de esta familia y vamos a jugar ante los grandes de este deporte. Sabemos que va a ser muy difícil, con sufrimiento, pero vamos a intentar disfrutar. Esto pasa una vez en la vida y queremos subirnos al carro de la permanencia. El primer año es muy difícil porque puedes pagar la novatada. Vamos a intentar mantener la categoría, y después, el equipo será capaz de consolidarse.

-¿Apostaría una buena cantidad de dinero para afirmar que van a conseguir la permanencia en Primera División?
-No podría, puesto que no la tengo [risas]. Pero estoy convencido de que sí lo vamos a conseguir. Las sensaciones han sido muy buenas en esta pretemporada. Le hemos plantado cara a un equipo grande que se ha hecho en unos años, caso del Jaén [se midieron dos veces este estío, con un triunfo para cada uno], que este fin de semana juega la final de la Supercopa. Puede pasar de todo. Ganaremos partidos, y otros se nos irán por la falta de experiencia en la categoría.

-El primer examen es el próximo viernes, a las 21:00, en el feudo del Elche, curiosamente el otro recién ascendido. ¿Está bien el primera rival por eso de conocerlo o hubiesen preferido uno de los históricos de Primera?
-Está bien si se puntúa. Es un rival directo por la permanencia. Sabemos que estamos en el lote del descenso. El calendario es bueno si empezamos bien la liga. En la segunda jornada recibimos al Zaragoza, y después vamos a Jumilla, otro equipo, que, a priori, luchará por no descender. ¿Empezar con los más fuertes? No lo sé. Quizás te desmotivas un poco. Si sumamos en los primeros partidos, será más fácil engancharnos al carro de la liga.

-El partido es el próximo viernes si no hay huelga. ¿Apoya esa huelga convocada por la Asociación de Jugadores de Fútbol Sala?
-La apoyamos todos, todos, todos los jugadores de todos los clubes, incluso los de los grandes. Hay que llegar a un acuerdo porque se piden cosas disparatadas entre comillas y otras muy lógicas, como un sueldo mínimo. Estamos hablando de una primera división nacional, de la mejor liga del mundo de fútbol sala, y hay futbolistas a los que casi le cuesta dinero jugar. Existe mucha diferencia entre los grandes y los pequeños, y se intenta buscar un equilibrio. Hay clubes que firman jugadores y después el presidente desaparece, no se sabe donde está, los jugadores se quedan colgados, no cobran, y esos futbolistas tienen sus familias, sus niños... Se busca también crear un depósito. Que si se producen estas cosas, se pueda defender a los jugadores que se quedan con una mano delante y otra detrás. Hay que buscar un equilibrio, ni todo lo que pide la Asociación de Jugadores, ni el no rotundo en todas las cosas, como, de momento, dice la LNFS.

-A sus 29 años va a debutar en la mejor liga del mundo. ¿Se lo cree ya?
-Sí [risas]. Me lo tengo que creer ya porque la semana que viene empezamos. Es cierto que he tenido ofertas para salir y estar en Primera División. Pero soy malagueño, tengo la familia en casa y mi mujer está trabajando aquí. Ya no es sólo salir, sino arrastrar la familia, y ella no puede dejar el trabajo porque mañana volvemos y no ya no lo tiene... El fútbol sala no está remunerado como para salir y jugártela.

-Precisamente hace poco hacía RT a un tuit en el que se leía que un árbitro cobra por pitar un partido más que la mitad de la ficha mensual de un jugador de Primera. El dato es brutal.
-Es dura la noticia, pero es una realidad. Los árbitros ganan más de mil euros por partido, cosa que pocos jugadores cobran, por desgracia, en la máxima categoría al mes. Me parece un disparate ese dato. Hay que buscar un equilibrio. Un árbitro no puede cobrar tanto comparado con el sueldo del futbolista. A ver si llegan a un acuerdo la Asociación de Jugadores y la LNFS...

Claudio celebra uno de los tres tantos que le hizo en un Mundial universitario a Kazajistán · Nuno Gonçalves / LNFS
-Cuando se llega tan lejos en el deporte, el aspecto psicológico es clave. ¿Ha sentido alguna vez presión por culpa del fútbol sala?
-La presión hay que tenerla si eres ambicioso y quieres seguir evolucionando. Pero hasta un límite. Cuando te excedes en la presión, va en perjuicio de uno mismo, las piernas no responden y la cabeza no está en lo que tiene que estar. ¿Presión? Hay que tener un poco, pero lo justo para ser competitivo.

-¿Y cómo se entrena la parte psicológica? La táctica o el físico en una sesión en pista. ¿Y lo psicológico?
-Pienso que en el deporte los que llegan a la élite tienen que tener cualidades innatas o talento. Porque si no, todo el mundo que estudia sacaría dieces. Y no todos pueden sacar buenas notas por muchas horas que echen... La psicología se puede trabajar hoy en día, pero es complicado. Creo que es más innato.

-Su cara es la imagen de la campaña de abonos, apareciendo, por ejemplo, en los autobuses de Antequera. Yo no sería capaz de soportar esa presión...
-[risas] Más que presión, es alegría. Lleva un poco de camuflaje porque voy con la cara pintada [risas]. Me han cogido como la imagen del club y para la LNFS soy el referente del equipo. Estoy muy contento y orgulloso por ello. Llevo muchos años aquí y siempre quieren darle más valor a los jugadores de casa.

Detalle de la campaña de abonos en un centro comercial.
-Por cierto, por el apellido, supongo que mucha gente le habrá pedido el DNI para comprobar que es de Málaga y no de Brasil.
-[risas]. Tengo muchas anécdotas por el tema del apellido. Muchos periodistas me han llamado preguntándome si necesitaban un traductor. En partidos, al finalizar, portugueses o brasileños del equipo rival me hablaban en portugués. Yo decía "mira, me vas a perdonar, pero soy malagueño y encima de pueblo, de Alhaurín de la Torre". Se quedaban a cuadros...

-Brasileño era otro Claudio Da Silva, Claudinho, futbolista profesional desde 1987 a 2005 en  Paraguay, Méjico, Ecuador y Brasil. ¿Lo conocía?
-Había leído algo en Wikipedia, pero no lo he visto jugar.

martes, 1 de septiembre de 2015

Voltear los guarismos

Iago Díaz defiende un balón ante la presencia de Wilk y la mirada de Jorge Díaz · udalmeriasad.com

Lo que hace bonito al fútbol es su impredecibilidad y que a veces se aleja de lo científico para hacer posible gestas. Sin embargo, es conveniente fijarse en los guarismos para comprobar qué se puede mejorar. El Almería ha recibido cinco tantos en estas dos jornadas. De esos cinco, tres a balón parado y otros tantos a partir del minuto 80. Así, entre lo que hay que mejorar está encajar menos y hacer hincapié en el aspecto físico-psicológico-táctico de los últimos minutos. Para lo primero es fundamental trabajar la parcela defensiva en general -blanda y sin sensación de consistencia- y las jugadas a balón parado en particular. En el golazo del pepinero Candela poco se puede hacer, pero los tantos de córners de Wilf y Cabrera en La Romareda son para analizarlos, con esa defensa zonal que poco está gustando.

Puede ser que la cifra de goles en contra vaya en el ADN de Sergi, pero eso hay que cambiarlo como sea. En el ejercicio 12-13 su Recreativo de Huelva fue el sexto equipo más goleado de la categoría de plata, con 57 tantos. Un curso después se quedó octavo y fue el más goleado de los nueve primeros, con 53 en la casilla de 'GC'.

Y también está el Almería. Desde esa bajada de pantalones con el Sevilla y el Celta en verano de 1995 que supuso 22 equipos en Segunda a partir de la 97-98, han ascendido a Primera 55 conjuntos. De esa cifra, los que más han encajado han sido la UDA 12-13 (50 goles), el Sevilla 98-99 (50), el Rayo 98-99 (49)... y otra vez la UDA, 07-08 (49). 

Más datos. Tras estas dos jornadas, en Primera los cinco primeros clasificados sólo suman dos tantos en contra. En Segunda es otra historia, con trece goles, cinco de ellos del líder, el Numancia. Está comprobado que recogiendo muchos balones de tu portería se puede ascender, pero también que es más fácil subir con una férrea defensa. Tiempo hay para corregir uno de los problemas del arranque del Almería.

martes, 25 de agosto de 2015

La velocidad de los puñales

Iago Díaz se estrenó en el Mediterráneo con un doblete · udalmeriasad.com

Los partidos del Barcelona de la era Guardiola son para guardarlos en la videoteca para toda la vida. En el fútbol profesional, y más en esos equipos, la técnica se presupone sin ninguna duda. Pero lo de ese Barsa estaba un peldaño por encima, unido a una manera de entender la táctica -a nivel ofensivo y defensivo- para otro tipo de cerebros. Sin embargo, todo hay que decirlo: a veces, aburría. El control absoluto del partido superaba los límites en ocasiones, con ese juego tan horizontal y lento. Es cierto que el objetivo final era hipnotizar al rival para que el Messi de turno le metiese un mordisco mortal cual serpiente asesina. Pero el procedimiento de adormecer a la víctima, en algunos encuentros, no era demasiado vistoso.

Para Sergi también es importante el cómo del juego. Y el técnico del Almería es, salvando las distancias, de similar escuela a Guardiola. De ahí que, una vez olvidada la penosa temporada pasada, temiese minutos de aburrimiento esta campaña en el Mediterráneo. Pero fue dar inicio el nuevo curso y los unionistas sacaron su versión más veloz, demostrando que es compatible el juego horizontal y el vertical. Aunque el entrenador catalán no quiera un fútbol directo, los aficionados almerienses podrán divertirse esta temporada.

Para esto es clave futbolistas como Iago o Quique. Me sorprendieron ambos anteayer. Acostumbra la Vega de Acá a ver a extremos vistosos. Ortiz, Crusat, el Piatti de banda, Aleix Vidal -impresionante la evolución del catalán- o Wellington Silva -a pesar de su tendencia a irse al suelo y no defender- dieron tardes de gloria. Quique o Iago son jugadores diferentes a los anteriores, pero ya demostraron ante el Leganés que tienen la celeridad suficiente para Segunda y la velocidad requerida para que el Mediterráneo disfrute. Y eso que detrás esperan otros como Iván Sánchez...