sábado, 26 de abril de 2014

Dos horas

Los albirrojos celebran un gol ante el Valencia · udalmeriasad.com
"Dame dos días para enamortarte", le dice Dani Rovira a Clara Lago en la película de moda del cine español, Ocho apellidos vascos. Como si del amor de tu vida se tratase, el Almería tiene dos horas para reconquistarnos. Siempre estará en nuestros corazones -que me perdonen los tipos duros-, pero no nos engañemos, ahora no estamos contentos con él. No nos da razones para ello. Llevamos unos meses complicados. Y por nuestra parte no es. Todo empezó en el momento que Javi Gracia dijo 'aquí os quedáis con este proyecto, yo me piro'. Ojo, no digo que Francisco sea el principal culpable ni mucho menos, ni que con el navarro ahora esto sería de otro color, sino que ese fue el primer momento en el que el Almería rácano -no confundirlo con austero- salió a flote. Después se fueron jugadores de Primera a rivales directos y llegaron otros con nivel de Segunda para un equipo de Primera.

Pero eso lo olvidamos mañana a las doce en Cornellá. Olvidamos el ambiente cargado y enrarecido, producido en gran parte por el capitán del barco. Olvidamos también su descontento con parte de la afición (algunos de ellos con entradas a cinco euros; cuando "no se iban a 'regalar' más"), por marcharse antes del pitido final, en vez de estarle agradecida por no mostrar su enfado hacia el palco, algo que hubiese ocurrido en la mayoría de los campos. Pero la gente no es tonta y se está dando cuenta. Bueno, olvidémoslo. Así como que ya son cinco los encuentros consecutivos sin conocer la victoria, con cuatro derrotas seguidas. Olvidamos los nueve partidos consecutivos encajando y la media de dos tantos cada 90 minutos. Olvidamos que en la segunda vuelta no se ha conseguido ni un solo punto fuera de casa. Olvidamos que casi todos los rivales directos han pintado la cara rojiblanca. Olvidemos a los palmeros. Todo eso mañana a las doce lo olvidamos.

Estos argumentos (hechos) unidos a las sensaciones hacen que el futuro se vea más que negro. Pero mañana a las doce démosle dos horas al Almería para que vuelva a reconquistarnos. Olvidemos y visualicemos vídeos de la pasada temporada, donde el sufrimiento fue constante, pero al final se tocó el cielo. Costó mucho como para desperdiciarlo ahora. Es cierto que a la permanencia de la UDA le faltan unos metros para que se caiga definitivamente al precipicio, pero vamos a confiar en el milagro. Almería, tienes dos horas para empezar a reconquistarnos.

PD: Espero que les guste la nueva cabecera del blog, hecha por un muy buen amigo mío.

jueves, 24 de abril de 2014

Árbitros

Iturralde González, antes de retirarse · marca.com

En este artículo, que no le gustará a un árbitro amigo mío, me voy a permitir el lujo de generalizar, un mal que tenemos al hablar de profesiones, ejemplo del propio periodismo. Hablando sobre el naufragio ante el Celta con un miembro del plantel del Almería coincidimos en la actitud chulesca de diversos colegiados de fútbol (la derrota del domingo es independiente de lo último). Ya he escrito varias veces que hay que sancionar duramente a los jugadores que intentan engañar al colegiado de turno, por ejemplo, mediante púas en el área y demás acciones que hay que penalizar. También he escrito que muchos futbolistas se exculpan justificándose en el colegiado, en vez de hacer un ejercicio de autocrítica. O cómo son maltratados algunos árbitros en el fútbol base, con padres y jugadores que parecen sacados del circo. Incluso que es muy difícil pitar, lo hacen humanos y éstos tienen errores.

Pero esto no quita la actitud chulesca de ciertos colegiados. Cuando se debate sobre la manera de los jugadores para dirigirse al juez, siempre se pone de ejemplo otros deportes -el rugby a menudo-, pero se deja de lado la actitud del árbitro. Vuelvo a dejar claro que estoy generalizando, pero lo que no se puede permitir es que un árbitro chille a un jugador, por mucho que sea el juez. Él nunca debe perder la compostura, aunque tenga mucha presión. Si no le parece bien una acción del futbolista, pues expulsión y ya está; no un comportamiento feo o comentarios del tipo "aquí pito yo" (como si el jugador no lo supiese...). El arbitro nunca debe ser el protagonista. Y si un amigo colegiado te dice "nos dan mucho poder y nos aprovechamos de éste", ya empiezas a pensar mal. Por cierto, estaría bien que resolviesen dudas después de los partidos. Al igual que hacen los futbolistas, deportistas -como ellos- que también son preguntados cuando cometen un error.

jueves, 17 de abril de 2014

Lo de siempre

El club unionista afirma en su web que "la afición está respondiendo a la llamada del club" · udalmeriasad.com
Artículo Diario de Almería 17-IV-14

El lunes, mientras calentaba el 'F5' en la web de la UDA a ver si aparecía la noticia de la llegada de la Selección a Almería, me encontré con el anuncio de la enésima promoción de entradas, del enésimo desprecio al abonado. Si no recuerdo mal, hace un tiempo el club aseguró que ya no se regalarían entradas. No ha sido así con 'un bote de lentejas vale por un partido de Primera' y ahora con esta promoción (entradas a 5 y 10 euros) que no hace otra cosa que devaluar el abono. No va a tener consecuencias en el futuro porque los pocos abonados que hay son buenos, pero a la vez tontos. No malinterpreten. Me refiero a que son tan fieles, que por muchas piedras que les pongan en el camino, en julio están los primeros en la sede para renovar. En verano parecía que el club había hecho un guiño a sus abonados, manteniéndoles el precio del carné. Daba la sensación de que esta vez la UDA sí había acertado, pero con promociones como la de esta semana, se le hace un feo al que pagó su dinero en julio.

Entiendo que pueda haber promociones ahora, pero no vale 'regalar' entradas (el precio es irrisorio en relación al producto), sino, por ejemplo, 50 euros para ver los tres partidos que restan. Los que vayan el domingo serán de mentira. Dice Alfonso García que el Mediterráneo tiene que estar "lleno con unos aficionados que animen al equipo desde el primer minuto". Sí, me imagino un 0-1, con los nuevos dejándose la garganta... Por cierto, el presidente entiende que necesitan "el apoyo masivo de los aficionados" porque se están "jugando toda la temporada en las cinco jornadas que restan". El curso lleva jugándose desde que se comenzó con la confección del plantel. Pero estas críticas constructivas no servirán para nada. En un mes acabará el campeonato, se olvidará todo y en julio volveremos a sacarnos los abonos como tontos. Lo de siempre.

jueves, 10 de abril de 2014

Palmeros

La derrota ante Osasuna pone la permanencia cuesta arriba para el Almería · mundodeportivo.com

Los palmeros siempre han existido y siempre existirán en todos los ámbitos de la vida. Hay simpatizantes del PP, del PSOE o de IU que ven que su partido está haciendo algo mal y aun así le aplauden. O padres que saben que su hijo tiene una conducta inadecuada, pero le sonríen porque es su hijo y no le pueden reñir. Otros le explican a su vástago que su forma de comportamiento no es la mejor y que debe cambiar su actitud. Con el fútbol ocurre lo mismo. Hay periodistas o aficionados que aplauden y aplauden aunque ellos mismos sepan que el equipo no va por el camino correcto. Como buen compañero de profesión este artículo se centra en los segundos. Existirán seguidores que criticarán por criticar, pero la mayoría lo hacen con ánimo constructivo, con el objetivo de que su equipo subsane los errores y cambie la mala trayectoria. En el caso de la UDA, esto se acentúa aún más, debido a la escasa masa social que existe; los 9.000 que van al campo lo sienten de verdad, no son los turistas del Bernabéu.

Hace unos días, con la derrota ante Osasuna, había dos corrientes de aficionados. Por un lado, los que daban su opinión sobre el bochorno que habían visto, afirmando que la permanencia se atisbaba difícilísima. Por otro, los que decían que había que animar hasta el final. Las dos opiniones son respetables y válidas, pero lo que no me parece bien es que los segundos no respeten a los primeros, argumentando que las críticas hay que hacerlas al final, que éstas no ayudan al equipo (no entienden que son constructivas). Si al final los jugadores se van de vacaciones, el club vende otro proyecto y todo se olvida... El que pague su entrada o abono tiene derecho a animar o a silbar a los jugadores o al palco. Lo que está feo es que algunos palmeros piten a los aficionados que se marchan antes del 90', cuando los últimos han visto mucho más fútbol que los primeros.

miércoles, 9 de abril de 2014

Por el lustro... Fernando Hierro

Fernando Hierro es el defensa que más goles ha metido de la Selección (29) · libertaddigital.com
Para uno que nació viendo las subidas por banda de Michel Salgado, la calidad de Gaizka Mendieta, el matrimonio con el gol de Raúl González o la seguridad de Fernando Hierro, entrevistar al último es un privilegio. Hoy se cumplen cinco años desde que abrí La Escuadra de Mago con este artículo y lo quiero celebrar dejándoles a uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol español, al cuarto máximo goleador de la Selección, a pesar de actuar como central y mediocampista.

Años anteriores tuvimos la suerte de poder contar por aquí con Ortiz Bernal (primer aniversario, 2010); Joseba Larrañaga, Tomás Guasch, Paco González y el grueso de El partido de las 12 (2011); Miguel Ángel Díaz, Carlos Martínez o Miguel Ángel Lara, entre otros periodistas (2012); Pablo Piatti, Miguel Ángel Corona o Diego Alves (2013). Este año, año de Mundial, me propuse que Fernando Hierro (1968, Vélez-Málaga) estuviese aquí. Los años de Mundiales son bonitos, mágicos, sobre todo en junio y julio. Por ello, he querido que la figura para este quinto aniversario sea alguien que ha disputado cuatro citas mundialistas (1990, 1994, 1998, 2002), alguien malagueño, como un guiño a esta tierra que me acogió hace tiempo.

Como siempre, darles las gracias a mi familia y amigos por apoyarme en la continuidad de este espacio, y a usted por dedicar su tiempo en leer estas líneas. No me enrollo más, Hierro no necesita presentación. ¡Espero que disfruten la entrevista!

Fernando Hierro fue el último capitán blanco en alzar la Copa de Europa · Getty Images
-Si uno teclea 'Fernando Hierro' en Google, una de las primeras imágenes le lleva hasta Escocia, cuando levantó la Novena para el Real Madrid en 2002. ¡Cuánto se está resistiendo la Décima!

Sí, nosotros tuvimos que esperar 32 años de la Sexta a la Séptima. Ganar una Champions no es nada fácil, es una competición, muy, muy difícil. En un mal día te puedes quedar fuera de la competición. Pero creo que el Madrid está a disposición de ganarla; de hecho, los tres últimos años ha estado en semifinales, este año también vuelve a estarlo. Es un equipo que tiene que estar muy cerca de la final. Ojalá que, sin duda, este año sea el de la Décima y que el Real Madrid vuelva a ser campeón de Europa.

-15 de mayo de 2002, Hampden Park. ¿Qué recuerda de ese día?

El hecho de ganar la tercera Champions en cinco años. Era una generación de jugadores extraordinaria. Prácticamente muchos de ellos habían venido a intentar ser campeones de Europa con el Madrid. Indudablemente, aquel día fue la satisfacción y la combinación de grandísimos jugadores que habían venido para intentar ganar con nosotros la Novena. Fue una forma extraordinaria de cerrar una generación fantástica, unos jugadores que en cinco años conseguimos muchos títulos.

-Seguro que habrá mucho, muchísimo, trabajo detrás, pero la vida ha sido agradecida con usted. Capitán de la selección española y del Real Madrid, cuatro Mundiales, tres Copas de Europa conseguidas... ¿Cómo llevaba el éxito?

Bien, bien, en esto creo que he tenido mucha suerte. Yo procedía de una familia de jugadores que habían sido profesionales, mi padre era un hombre del fútbol de toda la vida, mis hermanos habían sido profesionales en el Málaga..., el dinero lo había visto en casa, me sonaba del día a día. En ese sentido, de verdad que me he sentido un privilegiado que ha tenido la suerte de jugar 18 años, catorce con el Real Madrid, he estado en cuatro Mundiales con la selección española, los títulos conseguidos, en el Madrid donde tienes más opciones de títulos... Sí que es verdad que creo que todo eso es algo para estar satisfecho, pero detrás hay mucho trabajo y esfuerzo porque aquí nadie te regala nada.

-Todo éxito comienza en la calle. ¿Nota que cada vez hay menos niños que utilizan las cocheras de porterías y que se está haciendo de esto un negocio...

-Para nada. Antes jugábamos en la calle porque no teníamos instalaciones deportivas. Ahora, en las grandes ciudades y en los pueblos, afortunadamente hay unas instalaciones deportivas fantásticas, con el 90% de campos de hierba artificial, en los cuales se puede practicar. Y hay fantásticas escuelas deportivas. Nosotros jugábamos en la calle porque no teníamos ese sitio en el que jugar. Jugábamos en el colegio, que, a ciertas horas, no podíamos jugar, y en el resto del tiempo, quedábamos en la calle porque era la forma de juntarnos con nuestros amigos y jugar un partido de fútbol. Parte del éxito del deporte español, y del fútbol en particular, viene de estas instalaciones deportivas. La presencia del césped artificial ha hecho que la gente pueda entrenar mejor. Las instalaciones son fantásticas y eso hay que agradecerlo también.

-Valladolid, Real Madrid, Al-Rayyan y Bolton. ¿Qué aprendió en cada club?

En el Valladolid aprendí a ser profesional, a vivir como un profesional. Venía de Regional Preferente y en dos meses estaba debutando en Primera División. Para mí fue algo muy rápido, algo muy difícil. Estar jugando Regional Preferente con 19 años en junio y en octubre debutar en Primera División, es una explosión tan, tan, rápida... Jugué dos o tres partidos en el filial en Tercera División y después debuté en Primera sin haber pasado por Segunda o Segunda B. Al principio, es difícil, pero gracias a la confianza de un entrenador que puso mucha confianza en mí, como es Cantatore, tuve la posibilidad de estar dos años allí y después ir al Madrid, donde pasé 14 años. Luego tuve una salida a Catar, que me enseñó otra cultura y otro país. Guardo un recuerdo fantástico de allí. Terminé con 37 años en Inglaterra. Para mí era un sueño, desde siempre tenía pensado que si algún día salía del Real Madrid, el único sitio donde me gustaría jugar era la Premier. Lo pude conseguir con 37 años y me quedé con un sabor de boca fantástico de haber podido tener la posibilidad de jugar en Inglaterra.

-¿Cómo se vive el Madrid por dentro?

El Madrid es un club de una exigencia grande, más que grande diría que grandísima, donde el día a día es exigente, donde la palabra que vale es 'ganar'. Para eso hay gente que está preparada y otros que mentalmente sufren mucho. Es un equipo que gana partidos y luchando ya está pensando en el siguiente, ya que tienes que ganarlo. Es un club hecho para ganar, con una mentalidad ganadora. Es el club más laureado de la historia del fútbol y por eso tiene ese gen ganador. Jugar en el Real Madrid y quedar segundo a un punto del campeón no vale para nada. Su misión es ganar y esa exigencia hay quien la puede llevar y otros profesionales que posiblemente no han dado su 100% debido a esa exigencia.

-¿Sintió que lo despidieron como se merecía?

Mire, eso es como lo mire cada uno. Yo lo que sí le puedo decir a todo el mundo es que el club está por encima de presidentes, jugadores o entrenadores que hayamos pasado por aquí. El Madrid me dio muchísimo y yo le di todo lo que tenía.

Hierro, en el sorteo de grupos para el Mundial de Brasil · Efe
-Se retira y supongo que cambia su vida. ¿A qué se dedica nueve años después?

Bueno, estuve en la Federación durante un año de director deportivo, fue una gran experiencia. También en el Málaga, en el equipo de mi tierra, otra gran experiencia como mánager. Ahora llevo prácticamente un año parado, haciendo cosas personales, cosas con la familia que durante 23 años prácticamente no había tenido opción. Dedico el tiempo a estar con la familia, a mis compromisos personales y deportivos, jugar mis partidos benéficos por ahí con la Asociación de Veteranos del Real Madrid. La verdad es que no me aburro.

-Usted, que ha vivido el fútbol desde dentro durante dos décadas, habrá visto cómo ha evolucionado. ¿Antes también se miraban en el espejo antes de los partidos o se trataba de un fútbol más de equipo, más puro?

No tiene nada que ver, tampoco teníamos las tecnologías y los teléfonos que hay hoy en día y nadie decía nada. No teníamos Internet en la concentración y no pasaba nada. Es la evolución de la vida. Mientras que un jugador sea un profesional magnífico y una persona magnífica, el hecho de que cuide su imagen... Son los tiempos, hay que adaptarse a lo nuevo que viene, no sólo en el fútbol, sino en todas las profesiones. Hoy en día todo el mundo (o casi todo) tiene redes sociales, eso también arrastra a tener una imagen de marca. Nos quedaríamos muy en el camino si no entendemos que esto evoluciona y que esta evolución es positiva para el fútbol. Nosotros no teníamos medios  para que los partidos se vieran en todo el mundo como se ven hoy día. El hecho de que un profesional tenga su imagen y la cuide no es nada malo para mí.

-Cambiemos de tercio. En un par de meses tenemos Mundial. Enlazar dos Eurocopas y dos Mundiales no lo ha hecho nadie en la historia...

Ya nadie ha hecho en la historia ganar dos Europeos y un Mundial de manera seguida. Lo que tiene que hacer España es ir con confianza a la fase final, indudablemente entendiendo la dificultad que hay en ser campeón del mundo otra vez, pero con la ilusión y el ambiente positivo de que se puede conseguir. Como vigente campeona del mundo no puede ser de otra forma que España no vaya en ese paquete de selecciones favoritas que pueden ganar.

-Un Mundial es...

La mejor competición del mundo a nivel de selecciones. Es un evento único.

-¿Considera que las altas expectativas que ha puesto la propia Selección pueden llevarnos a la equivocación de una crítica injusta si no se hace un buen papel en Brasil?

Lo que creo es que es tiempo de disfrutar. No sé si estamos más pendientes de septiembre, de qué pasará después del Mundial... Llevamos seis años ganando tres títulos, en lo más alto del ranking en los últimos cuatro-cinco años, siendo la referencia en el mundo durante los últimos cinco-seis años. Es tiempo de disfrutar. ¿Algún día no se conseguirán los objetivos? Esto es fútbol. Pero, ahora, España tiene la supremacía a nivel europeo y mundial y eso no es fácil de conseguir. Y durante seis años no es nada fácil y España lo está consiguiendo.

-¿Qué papel va a hacer la Selección?

Creo que España va a rendir al nivel, ese es mi deseo, que España rinda a gran nivel y dé el 100%. A partir de ahí, esto es fútbol, es un deporte, en un partido se necesita un pelín de fortuna, hay tandas de penaltis... Es más complejo que ganar o perder.

-La verdad es que se presenta un Mundial complicado y a la vez bonito, con todos los campeones de la historia.

No falta nadie, indudablemente entiendo que España esté en el paquete de favoritas, junto a Alemania, Argentina y Brasil. Son las cuatro selecciones que creo que están un paso por delante. A partir de ahí, todos los equipos van a intentar ponérselo muy difícil. También sabemos que el Mundial es una competición relativamente corta, que cualquier error simple es difícil de subsanar. Deseo que España rinda a un gran nivel y que nos haga disfrutar otra vez.

El veleño protesta a Al Ghandour en el Mundial de Corea del Sur y Japón en 2002 · marca.com
-A veces sentirá envidia de los chicos de Del Bosque. Supongo que le hubiese encantado jugar en este equipo.

A todos le gustaría. Son momentos. Ellos han sido campeones y han ganado todo lo que han ganado posiblemente porque han hecho las cosas mejores que nuestra generación. Pero yo me quedo muy satisfecho y orgulloso del tiempo que he estado en la Selección, con todos los compañeros que lo intentamos, aunque no tuvimos la suerte de conseguir un título. Lo intentamos con todas nuestras fuerzas. Si alguien intenta algo con todas sus fuerzas es para estar tranquilo. Sí que es verdad que, indudablemente, la de ahora es una generación grandiosa que está haciendo que España sea referencia a nivel mundial.

-Se proclamó máximo goleador de la historia de la Selección siendo defensa con sólo 29 goles. Ya le han superado Torres, Villa y Raúl. ¿El hecho de que ahora se hayan batido tantos récords habla de una cierta precariedad del combinado español años anteriores?

No, no, para nada. Ahora se juegan más partidos que en nuestra época. Los récords están para romperse. Esta generación está rompiendo todos los récords, eso habla de que hayan entrado en la historia del fútbol.

-Ha cambiado el estilo. De la furia al tikitaka.

Ha habido un cambio posiblemente. España ya tiene un estilo más reconocible. En 2008, con Luis Aragonés, se encontró ese camino y ya España se ha ido estableciendo en ese camino. En nuestra generación, todo el mundo sabía cómo era el fútbol inglés, el alemán o el italiano. Ahora saben cómo es el español y su supremacía.

-Da la impresión que todo lo que no sea tocar, tocar y más tocar es jugar feo. Equipos como el Atleti ya han demostrado que se puede ganar de otra manera.

Yo no estoy de acuerdo en que el hecho de tocar sea la única vía. España tiene jugadores que saben tocar, otros distribuir, otros rápidos, otros que desbordan, con movilidad, que juegan en corto, en largo... No quiere decir que sólo valga tocar. Pero el hecho de tener el balón y que no lo tenga el rival, de intentar buscar la debilidad del contrario cuando tienes el balón, sin sufrir muchas oportunidades, es el proceso ideal que le gustaría tener a todo club y a todas las selecciones. Mientras yo tenga el balón, no lo tiene el contrario, pero, indudablemente, el camino del fútbol para ganar no es exclusivamente ese, hay muchos para ganar. Hay mil formas para ganar.

-Los jugadores envejecen y los cambios de ciclo son una realidad. En trece años ha visto varios en el vestuario de la selección. ¿Cómo se viven desde dentro?

Con naturalidad, mucha naturalidad, sabiendo que esto es la vida. Nuestra profesión es muy corta, muy intensa y estamos muy expuestos a los cambios rápidos. Otras profesiones tienen hasta los 65 años. En la nuestra, prácticamente 34-35. Se mueve todo muy rápido, es nuestro trabajo diario. A partir de ahí, indudablemente, hay un momento en el que unos responsables tienen que tomar unas decisiones.

-¿Cuál es la función de los que se quedan en el equipo y del seleccionador?

Transmitir. Pero, normalmente, un cambio de ciclo no significa que se queden dos y se vayan 20, sino al contrario, se van tres y quedan 18. Faltarán tres-cuatro jugadores importantes que vayan cumpliendo su edad, pero lo importante son los que se mantienen, los que tienen que marcar el camino.

-Terminar el ciclo comenzado en 2008 ganando en Brasil sería...

Un hito. Sería un hito histórico el hecho de que España cierre el 2014 ganando un Mundial, una forma de demostrar al mundo una supremacía ya fuera de lo normal.

domingo, 6 de abril de 2014

Pisada a pisada

Nico, Jesús, Sergio, Fran y Antonio · LEM
Cuenta Antonio Ríos -maratoniano y doctor de la UD Almería- en su libro 'Del sillón a la media maratón' que, tras cruzar la meta de la Maratón de Londres en 2011, en la camiseta conmemorativa se podía leer lo siguiente: "Cada línea de meta cruzada, cada objetivo cumplido, cada céntimo invertido en hacer realidad un sueño, te hace mejor persona". La frase es más que acertada. Cada vez que voy a participar en una carrera y me encuentro un domingo a las 8 de la mañana miles de personas que van a correr, pienso que les falta alguna neurona. Pero, después, siempre llego a la conclusión de que cruzar una línea de meta no es simplemente acabar la carrera, sino cumplir el objetivo que te propusiste, darle sentido a horas y horas de entrenamiento.

Al principio de la XXIV Media Maratón de Málaga de esta mañana, estaba pendiente del reloj. A ver cuándo recuperaba los minutos perdidos en ese primer kilómetro en el que no cabe ni una aguja entre corredor y corredor. Después me he olvidado del crono y he decidido disfrutar de la carrera. Ha sido la mejor decisión. Palpar la respiración del que tienes al lado, ver cómo un hombre de 60 años mete un ritmo que no muchos siguen y sentir la pisada del que tienes delante. Pisadas y pisadas. La pisada es el reflejo del atletismo, del deporte, de la vida. Una pisada tiene menos importancia que Hans Martínez en el Almería, pero una pisada detrás otra forman el camino, sumando kilómetros y kilómetros.

Somos frágiles, pero, si lo pensamos bien, el ser humano puede convertirse prácticamente en una máquina. Que una persona aguante 21 kilómetros a 3 min/km no tiene otra explicación. Yo lo he hecho a 4 minutos 49 segundos, pero me voy a ir más a gusto a la cama... Y lo voy a hacer porque cada vez que cruzo una meta todos los entrenamientos realizados cobran sentido y lo que a veces piensas que no sirve para nada tiene cada vez más explicación. Dicen que el dolor es transitorio y la retirada o victoria eterna. Esta victoria va por ti, amigo Pepe.

jueves, 3 de abril de 2014

Cabezas huecas

El Granada ha expulsado a Dani Benítez tras su positivo por cocaína · estadiodeportivo.com

El objeto de este artículo no es los pobres chavales que desconocían quién era Adolfo Suárez. Ahora me van a decir que toda la juventud sabía qué había hecho este hombre, retirado del primer plano político cuando muchos ni habíamos nacido. Claro que hay que informarse sobre el pasado, pero que alguien no sepa quién es este o aquel tampoco es para estar días y días riéndonos de eso (otra cosa es el "a mí me gusta Carlos Alfredo, el de la Voz Kids"). Hay personas que saben más de un tema y otras, de otro. Seguro que esos chavales conocen muchas más cosas de la calle que otros empollones. Bueno, este no es el tema del artículo, sino las cabezas huecas que tienen muchos, jóvenes y adultos, no sabiendo aprovechar sus cualidades. Vamos a centrarnos en deportistas. La pasada semana se conocía el positivo por cocaína de Dani Benítez, jugador del Granada. Hay que ser tonto para jugarte tu carrera por meterte una raya.

En el patio del colegio todos sueñan con llegar a Primera. Incluso es lo único que se tiene en mente, convencido de que se va a conseguir, por esa bonita inocencia de los niños. Después, con el paso del tiempo, uno se da cuenta de que esto no es lo suyo, que no tiene cualidades para el fútbol, y se debe dedicar al periodismo, a una ingeniería o a la fontanería. Pero, entre los que valen, algunos tienen suerte y llegan a la élite. Y aquí es cuando no me entra en la cabeza que muchos no sean conscientes de la posición en la que están (por la que sueñan millones de críos) y pierdan la cabeza por tonterías. A unos le da por meterse droga, a otros por consumir alcohol la noche anterior al partido y a otro por poner su Audi a tope en plena Carretera de Ronda por la madrugada (bien hizo la secretaría técnica del Almería en cargarse a alguno del filial en invierno). Que alguien me explique qué se le pasa por la cabeza a estos privilegiados del fútbol.