jueves, 27 de febrero de 2014

Once con once

Dos niños posan con un balón en la medina de Fez · Fotos: Isabel Vargas
Artículo Diario de Almería 27-II-14

La pasada semana visité Marruecos, con motivo del viaje de fin de carrera. La idea inicial era ir a algún lugar, a priori, más exótico, como alguna playa de Punta Cana (tampoco creo que difieran mucho de las de Cabo de Gata), pero la situación económica estudiantil hizo que eligiésemos lo más barato. Y acertamos. Marruecos se trata de un lugar mágico, un país de contrastes, impresionante. Al lado de España, barato y desconocido por muchos, que prefieren los tópicos en vez del ir, escuchar, ver y opinar. La plaza de Marrakech, la mezquita de Casablanca o la medina de Fez son sitios que nadie se puede perder. Mención aparte merece la última. Viajas un milenio atrás.

El que escribe esto peloteando con los chavales.
En dicha medina, entre peluqueros o dentistas que hacían su trabajo en plena calle, me di cuenta de que el fútbol es universal. Ya no sólo por los cientos de productos deportivos que vendían, sino por la felicidad que da una pelota. Con unas sandalias rotas, con una cara de pasar hambre, pero con una sonrisa de oreja a oreja, unos chavales se divertían pegando patadas a un balón en plena calle. En Marrakech volví a corroborar que el fútbol es universal. En unos puestecillos de una callejuela de mala muerte, había una tele antigua y sucia. Se veía la Europa League. Para ellos el fútbol es una fiesta. En una parafarmacia, un marroquí me preguntó que qué significaba el Indalo. Después me explicó que conocía a la UD Almería, "su segundo equipo". Alucinante. El fútbol no es el opio del pueblo, ni 22 tontos dándole patadas a un balón, sino algo muy grande, capaz de unir a pueblos tan diferentes. No se trata de once contra once, sino de once con once.

PD: Un saludo a mis amigos Nasser y Hashem, dos bereberes de siete años que tienen que ganarse la vida vendiendo colgantes, sin poder jugar ni ir al colegio. Y aquí nos quejamos por tonterías...

jueves, 20 de febrero de 2014

El patio

Imagen del patio del artículo · NGC

San José Obrero, 114. Época de Operación Triunfo y del penalti errado por Raúl en Brujas. En un mágico patio de una comunidad de vecinos pasaron los mejores jugadores del mundo. Zidane, Valerón, Kovacevic, Mendieta o el propio Raúl. No estuvieron físicamente, pero sí eran los elegidos por los chavales del barrio que pasaban allí tarde sí y tarde también. Desde niños (Antoñillo, Luis o Miguel Ángel) hasta adolescentes (Julián, Ángel, Manolo, Antonio o Juandi; el último formó parte del ascenso en 2002 de la UDA). En el patio, que hacía de aparcamiento y de campo de fútbol, en medio de los coches, se juntaban los sueños de quienes querían ser futbolistas. Tocaba hacer la tarea rápido y bajarse a echar unos rápidos, revoleras, mundialitos o partidillos. Era fútbol puro, con la superficie de piedras -ni césped artificial ni tonterías-, con unos bancos y aceras que hacían de gradas. Las porterías las formaban antiguos hierros oxidados que hacían de 'cocheras'. También había otra en la pared, la cual la rayamos con una piedra para hacer los tres palos. El único peligro era no 'embarcar' el balón en el edificio de al lado o que algún aburrido te pinchase la pelota. 

Los partidos sólo se suspendían si llovía. Con buen tiempo, no perdíamos las horas con móviles y demás. Los que tenían el móvil con el 'snake' eran los padres. Ahora nace un pequeño y, en vez de regalarle una pelota o un peluche, se le da una tablet. De vergüenza. Lo máximo que teníamos era una Play con Fifa o Iss Pro. Hace unos días pasé por el patio y me dio cierta nostalgia. Sé que siempre respirará fútbol de calle. Pero me da que este espíritu se ha perdido por el mal uso de las nuevas tecnologías. Y ahora llega la Ley de Seguridad Ciudadana. Nos hemos vuelto locos.

PD: En mi blog (laescuadrademago.blogspot.com) pueden ver imágenes del patio del artículo.

La portería más utilizada · NGC
Otra portería, ésta para ocasiones más especiales · NGC
Vista de las dos porterías anteriores juntas · NGC
La portería de las revoleras · NGC

jueves, 13 de febrero de 2014

Los gabinetes de 'comunicación'

Leo Messi, en una rueda de prensa · marca.com

No quiero escribir sobre el gran triunfo de la UDA, tan analizado por los medios locales y nacionales. Los últimos han creado una campaña en contra del colectivo arbitral, sólo la montan cuando les interesa, perdiendo así credibilidad. También olvidan que el Atleti apenas tiró a Esteban y que el Almería hizo un partido inmaculado. A los bufones, la mínima importancia. Quiero centrarme en el postpartido, algo que se repite con los grandes. Después del encuentro, hablaron Gabi y Tiago, por parte del Atleti. De la UDA, no recuerdo cuantos. Dos maneras de entender el fútbol. Una la llevan a cabo el Atleti, el Madrid, el Barcelona y la mayoría de equipos de Primera. La otra, conjuntos más humildes. 

La primera se basa en que después del partido sólo hablan dos jugadores -a elegir por el club-, en hacer hermético al equipo, en proteger a los jugadores como si se tratasen de dioses, con una actitud chulesca de los miembros de seguridad y del gabinete de comunicación (tendrían que ser periodistas y no aficionados con traje...). La segunda consiste en, basándose en un cierto orden, darle más libertad a los jugadores. Llegó CR7 y habló ante 50 periodistas -o intrusos en la profesión-. ¿No es más fácil hablar en grupitos, facilitando el trabajo? Verza y Aleix se pararon el sábado cuatro o cinco veces. Otra manera de entender el fútbol. Los gabinetes de comunicación tienen que facilitar el trabajo y no demorar una entrevista días, semanas o meses. Y los jugadores deben entender que la prensa no es algo malo, simplemente informa o interpreta, sabiendo que conceder una entrevista no les cuesta nada. También ser conscientes de que con una foto o un autógrafo regalan felicidad. El problema está en quién los educan y en quién se piensan que son. Del qué piensan al qué son hay un trecho.

sábado, 8 de febrero de 2014

"Tenemos que hacer el fortín en casa"

Con Francisco, en la Alcazaba · Carlos Barba / AS
Os dejo la entrevista que le he realizado a Francisco desde la Alcazaba de Almería, para el diario AS (aquí, más extensa de lo que ha salido en papel, con las limitaciones de espacio que tiene éste).

Francisco Javier Rodríguez Vílchez (Almería, 1978) está siendo profeta de su tierra. El técnico más joven de Primera ha sabido enderezar el rumbo de un Almería que hoy se enfrenta al Atlético. Desde la majestuosa Alcazaba de Almería -"el fútbol y esto son un sentimiento, es un monumento al que le tenemos mucho cariño"-, Francisco atiende a AS.

-Ante el Atleti, el nivel de intensidad tiene que ser altísimo. 

El Atlético, en cuanto a intensidad, agresividad y concentración, es ahora el mejor equipo de España. Tenemos que igualarlo en estas actitudes. A partir de ahí, lógicamente, con buen juego, jugando en casa, intentaremos tener iniciativa, aunque nos enfrentamos al líder de la categoría, al mejor equipo en este momento de la competición. Va a ser difícil, pero la batalla la tenemos que empezar desde el primer minuto, igualando a ellos en intensidad, agresividad y concentración, que es lo que van a poner.

-¿Qué sería más intenso, una batalla entre cristianos y musulmanes o un partido ante el Atlético?

La musulmana no la viví [risas], pero sí te puedo asegurar que viví la del Calderón en la cuarta jornada de Liga y fue complicada, porque son muy buenos jugadores, en campo contrario tienen mucha calidad. Juegan como equipo defensivo de lo mejor que se ha visto hasta ahora. Por lo tanto, va a ser una batalla complicada, una batalla dura, pero vamos a poner todas nuestras fuerzas para sacarla adelante.

-El Almería ya está construyendo la muralla en casa. Tras conseguir sólo una victoria en los siete primeros encuentros, en los tres últimos llevan siete puntos y ningún gol encajado.

Tenemos que ser ese equipo equilibrado, tratando de conseguir muchos más puntos en casa en la segunda vuelta. De hecho, nos quedan nueve partidos como local y siete como visitante. Hay que cerrar los puntos suficientes para conseguir esa permanencia. Tenemos que conseguir hacer el fortín en casa. Ahora mismo estamos en buena línea, a pesar de que nos visita el líder. Llevamos, como dices, siete puntos de los últimos nueve y cero goles en contra. Seguiremos en esa línea, pero sabiendo y siendo conscientes de que nos espera un rival muy difícil, que nos va a exigir el 200% para seguir manteniendo la portería a cero; luego, por qué no, tener opciones de conseguir algún gol.

-Falla la artillería, los cañonazos. Dos goles (y ninguno de jugada) en los últimos cuatro partidos.

Fuimos al campo del Bilbao y al del Villarreal y salimos de vacío, salvo un gol de Hélder en una estrategia. Luego nos salió un gol de estrategia también ante el Getafe, de Jonathan. En enero también metimos tres goles importantes al Granada. Seguimos confiando plenamente en los jugadores que tenemos. Ofensivamente, dentro de los diez equipos que estamos abajo, somos un conjunto equilibrado. Creo que sólo nos superan con más goles que nosotros dos de esos equipos; por lo tanto, no estamos preocupados en eso, todo lo contrario, queremos hacernos fuertes defensivamente, que es lo que nos faltaba al principio. Y, luego, saber rentabilizar los goles. No nos preocupa. Jonathan está bien, Óscar Díaz, también, y Rodri está a punto de ponerse a punto, y, por lo tanto, intentaremos que todo vuelva como al principio.

-El Almería suma 22 puntos. Hacen falta 16-17-18 más. ¿Se fija partidos claves (rivales directos) o va 'partido a partido' que ha puesto de moda el Cholo?

No solamente el Cholo, y máxime nosotros. Somos un equipo tan humilde que no podemos fijarnos más allá del día siguiente, porque no lo permite ni nuestro potencial ni nuestro objetivo. Para nosotros, el más importante es el siguiente, viene el Atlético. Por supuesto que es muy difícil, pero vamos a tratar de sacarlo adelante. Lógicamente, un objetivo más lejano es intentar sacar en casa muchos más puntos que en la primera vuelta, que nos puedan dar ese equilibrio para conseguir el objetivo de la permanencia. Todos la queremos, pero también sabemos que es muy difícil.

-Hace poco comentó que no le haría ascos a un nuevo delantero. Al final no ha llegado...

Esa pregunta, a lo mejor, te la debería de contestar el secretario técnico, que es el que ha estado luchando hasta al final por eso. No se ha podido conseguir por motivos económicos. Nosotros estábamos abiertos a cualquier incorporación, pero también he dicho siempre que para mí lo más importante son los jugadores que están. Esos son los que van a sacar el objetivo adelante. Si hubiese venido alguien, hubiese venido a ayudar. Pero, repito, estoy muy contento con la gente que va a sacar esto. Si no ha podido venir alguien es porque las circunstancias del club no lo han permitido.

-Al menos, llegará un nueve la temporada que viene: el tailandés Teerasil.

Es un chaval que el club tenía la intención de incorporarlo. Te soy realista, prácticamente, no lo conozco. No tengo mucho tiempo ahora para dedicarle porque tenemos un presente muy exigente, y el presente nos dice que viene el Atlético de Madrid, y eso es lo que a mí me importa ahora mismo. El jugador tailandés llegará el año que viene y estamos encantados, pero lo importante es el sábado.

-Cambiemos al lado musulmán o cristiano, como prefiera. ¿No les hubiese venido mejor que el resultado del Atleti en la ida de la Copa hubiese sido más igualado?

Al final, se le ha puesto muy difícil el partido de Copa. Con un 3-0 y sin meter ningún gol en el Bernabéu, el partido de vuelta se les hace difícil. Pero, aún así, es un equipo que tiene que competir y que tiene que ponérselo difícil en la semifinal al Madrid. Vimos que el Atleti jugaba la semana pasada partido de Copa en Bilbao y luego metió cuatro a la Real, jugando de la misma manera, con la misma intensidad y concentración. No creo que vayan a venir de otra manera, van a llegar igual que siempre, con la misma actitud que tienen y el mismo juego que realizan, y eso es lo que tiene que preocuparnos. La eliminatoria copera es un duelo entre ellos que nos va a beneficiar bien poco.

-Lo bueno del Atlético es que Simeone le ha dado un plus de agresividad a jugadores más técnicos, caso de Arda Turan.

El equipo se basa en eso. Ahora mismo tienen un nivel de compromiso enorme, que le está manteniendo ahí. Es un equipo muy equilibrado, todo el mundo defiende y todos colaboran en atacar. Es una labor del Cholo, que lleva dos años trabajando a la perfección. Los resultados están ahí.

-Tres de sus pilares, Villa, Koke y Gabi, son baja para hoy.

Pero, al final, te entra Diego Ribas, te entra Adrián, que son jugadores de la misma calidad... No pueden jugar todos y tienen menos minutos. Pero, juegue quien juegue, lo van a hacer igual que sus compañeros. Lo están demostrando cada vez que hay una baja en este equipo. Juegan a lo mismo esté quien esté. Eso es lo realmente importante. Nos van a exigir muchísimo para competir, para igualar su nivel de intensidad, su nivel de agresividad. A partir de ahí, tenemos que generar nuestro juego también, que le pueda a ellos sorprender.

-Enfrente, Diego Costa. ¡Menudo bicho!

Todo el mundo está hablando de él ahora mismo. Cuando todos hablan de él es por algo. Está haciendo las cosas bien, centra mucho la atención en el juego del Atlético. Está en un momento espléndido, en el mejor de su carrera. Habrá que tener una vigilancia especial con él y vivir el partido como lo vive él. A todos los jugadores eso es lo que les gusta, y a todos los entrenadores nos gusta tener un tipo de jugador como él.

-Mójese. Atlético, Barcelona o Real Madrid. ¿Quién se lleva la Liga?

Ahora mismo están todos muy igualados. En un principio, entendíamos que el Barça podía estar un poquito mejor, pero, ahora mismo, en el ecuador de la Liga, para mí, cualquiera de los tres tiene opciones de llevarse el liderato. De hecho, están en un punto. Es imposible ahora poder decir que alguno de ellos se va a despegar de los otros dos, sobre todo, porque el nivel de juego de los tres es muy parecido, y la ambición que tienen por estar ahí es mucha. A nosotros, lo que nos preocupa es nosotros mismos y salvar nuestro objetivo, que es la permanencia. Lo que hagan los de arriba no nos importa mucho.

jueves, 6 de febrero de 2014

Racanería

Óscar Díaz pelea un balón con Raúl Rodríguez · lavanguardia.com

Cinco encuentros de la UDA en 2014. Sólo 5 goles a favor y tres a balón parado, solo dos en jugada elaborada. Y sin goles no se consiguen puntos. Esta consecuencia viene de una razón sencilla: el único nueve del plantel unionista, el Pichichi, ya acumula una pérdida de doce encuentros oficiales. Además de la típica polivalencia que destacan en cualquier presentación de la Vega de Acá, nos vendieron que Óscar Díaz sería el hombre que competiría con Rodri en la punta de ataque. El ex del Lugo luchará mucho y lo que quieran, pero no es un goleador. Para prueba, un botón. Cero tantos en 18 encuentros que ha disputado en la Liga. Después está Jonathan. Que tampoco es goleador. Jugador de la línea de tres cuartos y ya está. No punta. ¿Delantero -y titular- de un equipo de Primera? Para mearse. Y se llega al mercado de invierno y, aunque Francisco no le hace ascos a la incorporación de un delantero, Benito y Alfonso, Alfonso y Benito, no traen a nadie. Ya no es sólo que los rojblancos se hayan debilitado (Ustari, Pellerano y Christian por Julián, Hans y Mané), sino que lo más grave es la ausencia de ese goleador. Y no me valen excusas del tipo "en el mercado de invierno es difícil encontrar algo potable". ¡Qué en eso consiste su trabajo! Para más inri, los rivales directos se han reforzado.

La no incorporación de un nueve y el debilitamiento de la plantilla en enero no es algo que sólo afecte al plano deportivo, sino que la afición también se siente desilusionada con Alfonso. Al menos, eso es lo que percibo en el ambiente, leyendo y escuchando opiniones de aficionados. El pasado ya no sirve, sólo el presente. Y en el presente Alfonso está más pasota que nunca. Una cosa es ser un club saneado y otra un club rácano. Menos ambición y por lo tanto menos ilusión, el fundamento del fútbol.