lunes, 24 de noviembre de 2014

La Maratón (I)

Los cuentos de Álex · Tercer capítulo

Había días que eran especiales para Álex. En las visperas del primero del curso, del último o de Nochebuena, al chico rubio le costaba conciliar el sueño. Y cuando lo hacía, se introducía en un sueño profundo en el que se reencontraba con Gustavo o Javi, o en el que Papa Noel aparecía y le regalaba la equipación de la UD Almería o unas botas nuevas. También era esperado el día de San José Obrero, aprovechado por el colegio para hacer su fiesta. Durante toda la semana el centro se engalanaba para la ocasión. Cartulinas hechas en la clase de Artística, el pedido de kilos de arroz para la paella gigante u organizar el torneo de fútbol sala formaban parte de los preparativos. Era la competición deportiva, llamada 'la Maratón', la que ponía a Álex. También pasar un día extraescolar en su colegio, con los profesores y alumnos, la particular familia.

Las tres clases de su curso se disputaban un puesto en la final con las otras tres aulas de un año menor. Esos dos o tres partidos formaban un aureola importante. En juego estaba una copa que poner en la estantería de la clase y, sobre todo, el orgullo de ser el campeón de ese ciclo. Álex llevaba la voz cantante de su grupo de amigos. La semana previa al día de la Maratón cogían un folio y, mientras Maribel, la profesora de Conocimiento del Medio, daba tiempo para hacer los ejercicios, el menor de los Salvatierra organizaba su equipo. "Javi, Edu, Pablo, Manolo y yo salimos al principio. Gus, tú eres mi amigo, pero vas a la banqueta, junto a Antonio, Juanjo y Pérez. Tenemos que ganarles a los de la clase del 'B' como sea", afirmaba, mientras que la profesora sacaba una media sonrisa y hacía la vista gorda.

Llegó el sábado. A las ocho de la mañana Álex ya estaba devorando sus Tosta Rica con los grumillos de Cola Cao en sus labios. Naturalmente, ya tenía calzadas las botas y puestas las medias, pantalón y camiseta. Excepto las botas, rosas y negras, iba de un impoluto blanco. La espera se hacía larga hasta que su padre se levantaba y le llevaba hasta el colegio. Los Spiderman -así denominaron al equipo de la clase- hacían sus cuentas. Había que ganar el primer partido con los máximos tantos posibles, ya que el último encuentro, con los de la clase del 'B' era más difícil, y en la diferencia de goles podía estar el pase a la final. Álex fue el primero que llegó al patio. No porque fuese puntual -que lo era-, sino porque no podía esperar más en su casa. Saludaba a los suyos y ya se metía en la competición. Estaba a punto de comenzar el primer envite, contra los del 'C', a priori, los peores. No era más que un torneo escolar, con los alumnos mayores ejerciendo de árbitros y con la excusa de pasar el día conviviendo con la comunidad educativa. Pero para Álex y compañía era mucho más que eso. La Maratón era su particular Champions.

Lea aquí todos los capítulos de Los cuentos de Álex.

3 comentarios:

  1. Es un placer poder leer estos cuentos

    ResponderEliminar
  2. Esta tercera parte ha estado muy bien, que "lider" era Alex para sus amigos, y que bien se lo pasaba en su colegio

    ResponderEliminar
  3. Hola amigo soy el webmaster de "Reino Hala Madrid" y estoy interesado en un intercambio de enlaces contigo ya que tu web está muy valorada. En el caso de aceptar la propuesta, déjame un comentario en mi última crónica de mi blog para que al instante te agregue a mi lista de enlaces recomendados. Un saludo, a la espera de tu respuesta! Link: http://reinohalamadrid.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar