jueves, 30 de octubre de 2014

La elección de las piezas

Soriano consuela a Wellington Silva en el choque ante el Bilbao · udalmeriasad.com
Artículo Diario de Almería 30-X-14

Partido soporífico el Almería-Athletic. Las victorias en Riazor y Anoeta nublaron la vista a más de uno, que se creía que la permanencia iba a ser cosa fácil. Pero la empresa de fácil tiene poca. Con el colchón de puntos desinflándose, se van las nubes y la situación se ve impoluta y pura, lo que facilita el análisis. En el centro del campo empieza a cocinarse la victoria. No por tener jugadores de corte ofensivo o que sepan mover el esférico con criterio te aseguras el triunfo, puesto que hay distintos caminos para llegar hasta los tres puntos. La clave es saber qué piezas utilizar en cada momento y aprovechar los recursos propios. Lo que ocurre es que Francisco se equivocó en la elección el pasado sábado. Es fácil hablar a posteriori, aunque no parece lo más lógico salir con Verza, Thomas y Azeez ante un Bilbao de ese nivel.

La situación invitaba a meter en la sala de máquinas unionista un jugador de características diferentes. Ya de nada sirve escribir esto, puesto que la derrota está ahí, aunque seguro que los rojiblancos afrontarán otro choque con características similares. No hay mucho donde elegir en la escasa plantilla almeriense, pero Corona, Soriano o Thievy pueden dar otro aire en este tipo de partidos, en casa, donde el rival te invita a que tengas el balón. Me gustaría ver al capitán en su posición natural, en la mediapunta, dando el último pase. Soriano es más para jugar al pelotazo, como ocurrió el pasado sábado. Bajarlas y esperar las incorporaciones de compañeros es su fuerte. Thievy puede ser ese jugador que haga que Hemed no se sienta tan solo. No me extrañaría verlo de titular en breve. Cuando juegas al pelotazo, y uno de los extremos está mal; unido a que las características de tu punta titular son otras a la de ese juego, pues pasa lo que pasa. El vital partido ante el Levante, jugando fuera de casa, es otra historia. Veremos qué hace Francisco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario