jueves, 16 de octubre de 2014

Aprovechar los recursos

Azeez se trastabillea ante Godín en el Almería-Atlético de esta campaña · udalmeriasad.com

El debate del esquema continúa. Es la comidilla de cada día en las tertulias unionistas. Hasta que no lleguen las victorias con el 4-2-3-1 o se apueste por el 4-3-3 ante rivales directos en casa, así ocurrirá. Las dos únicas victorias han llegado con el trivote, por lo que el debate está más que justificado. Si no pasa nada extraño, pondría la mano en el fuego a que Francisco saca a tres mediocentros en El Madrigal. Comentaba el técnico almeriense el pasado viernes algo así como que el equipo no va a cambiar la filosofía independientemente de actuar con un 4-2-3-1 o a hacerlo con 4-3-3. Cualquier conjunto sale intenso, a morder. Faltaría más.

Soy de los que piensan que el esquema es importante. La táctica es clave tanto en la guerra como en el fútbol. Es cierto que después en el encuentro se producen situaciones que provocan que el esquema se modifique dependiendo del momento, pero el planteamiento inicial es importante (así como variarlo durante el partido si es necesario). Una de las conclusiones positivas que se pueden extraer de la temporada del descenso es que hay que adaptarse a las piezas de las que se dispone. Lillo intentó que la UDA jugase al fútbol con ese 3-4-3 y la jugada le salió rana. No quiero decir que Francisco renuncie al esférico, pero el mundo no acaba en Guardiola y en el tiki-taka. Y si no que se lo pregunten al Cholo que, con un conjunto inferior, ganó la Liga. La clave es saber aprovechar los recursos de los que dispone uno. Y si este Almería, por las piezas que tiene, se siente más cómodo con tres en el centro del campo, dejándole la responsabilidad ofensiva a sus extremos para salir la contra, pues tendrá que empezar con tres en el medio. Con la táctica de un camaleón, adaptándose a diferentes situaciones y rivales, y aprovechando a tope las cualidades de las piezas, los éxitos llegarán antes.

1 comentario:

  1. Los esquemas los acaban haciendo válidos los jugadores, el entrenador tiene que saber mejor que nadie lo que tiene entre manos y sacar el máximo rendimiento de su plantilla. Empecinarse en un estilo determinado puede llevarte al naufragio.

    Un saludo

    ResponderEliminar