jueves, 25 de septiembre de 2014

Fútbol y política

Piqué y su hijo, en la Diada · as.com
Artículo Diario de Almería 25-IX-14

Rafa Espino, Paco Gregorio y Pablo Laynez ya han escrito días anteriores sobre el tema, aunque visto que no se enteran muchos doy también mi opinión. En los últimos días veo a alguno que otro que no se explica por qué a muchos nos molesta que se mezcle fútbol y política. Que un sujeto asista a la Diada y se fotografíe con su hijo me importa lo mismo que el último resultado del Bollullos (con mis respetos a los onubenses). También me da igual que miles de individuos pidan la independencia de una comunidad autónoma (anda que como saliese el 'no' como mayoritario...) o que un tipo se solidarizase con okupas. Sí me molesta que ese sujeto -Piqué- vista la casaca de uno de los equipos más importantes del mundo o que los miles de individuos realicen la acción en un complejo deportivo. Lo que me jode, más allá del hecho en cuestión, es que se utilice el fútbol como un vehículo. Dicen que es imposible separar fútbol y política, algo que me parece una barbaridad. Es cierto que ciertos estadios italianos se asemejan a un escuadrón de la II Mundial o que el propio Barcelona mezcla fútbol y política. Pero eso no significa que ambas facetas, tan importantes a día de hoy en las vidas de las personas, sean inseparables.

Si algo bonito tiene el balompié es que por un tiempo junta a un parado con un multimillonario, a un abuelo con su nieto, a un palestino con un israelí o a un católico con un protestante. Por eso, me apena que se utilice este bonito deporte como medio político. Me comenta Fran Luque, mientras escribo estas letras y se echa un selfie con la clasificación del Comunio, que lo que le faltó a Pique, si fue tan valiente para echarse la foto, fue decir en rueda de prensa "me siento catalán" y no argumentar que lo había dado todo con la selección española y demás tonterías. Sí y no. No le falta razón a Fran, pero está feo mezclar fútbol con política. Porque el fútbol es mucho más puro que la política. Y no me cuenten milongas de que uno y otro tienen que estar relacionados. En Xavi y Gasol está el ejemplo.

3 comentarios:

  1. comparto opinion puedes tener un sentimiento nacionalista no lo critico pero lo que no se puede es personalizar en un club unas ideas politicas o emplear ese club para hacer campaña...buen post Nico

    ResponderEliminar
  2. Sin duda alguna, el fútbol se ha convertido en una herramienta política. Muchos se aprovechan de él y lo utlizan como tal.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Nico te nombro y enlazo tua rticulo en mi ultimo post espero no te importe

    ResponderEliminar