sábado, 26 de abril de 2014

Dos horas

Los albirrojos celebran un gol ante el Valencia · udalmeriasad.com
"Dame dos días para enamortarte", le dice Dani Rovira a Clara Lago en la película de moda del cine español, Ocho apellidos vascos. Como si del amor de tu vida se tratase, el Almería tiene dos horas para reconquistarnos. Siempre estará en nuestros corazones -que me perdonen los tipos duros-, pero no nos engañemos, ahora no estamos contentos con él. No nos da razones para ello. Llevamos unos meses complicados. Y por nuestra parte no es. Todo empezó en el momento que Javi Gracia dijo 'aquí os quedáis con este proyecto, yo me piro'. Ojo, no digo que Francisco sea el principal culpable ni mucho menos, ni que con el navarro ahora esto sería de otro color, sino que ese fue el primer momento en el que el Almería rácano -no confundirlo con austero- salió a flote. Después se fueron jugadores de Primera a rivales directos y llegaron otros con nivel de Segunda para un equipo de Primera.

Pero eso lo olvidamos mañana a las doce en Cornellá. Olvidamos el ambiente cargado y enrarecido, producido en gran parte por el capitán del barco. Olvidamos también su descontento con parte de la afición (algunos de ellos con entradas a cinco euros; cuando "no se iban a 'regalar' más"), por marcharse antes del pitido final, en vez de estarle agradecida por no mostrar su enfado hacia el palco, algo que hubiese ocurrido en la mayoría de los campos. Pero la gente no es tonta y se está dando cuenta. Bueno, olvidémoslo. Así como que ya son cinco los encuentros consecutivos sin conocer la victoria, con cuatro derrotas seguidas. Olvidamos los nueve partidos consecutivos encajando y la media de dos tantos cada 90 minutos. Olvidamos que en la segunda vuelta no se ha conseguido ni un solo punto fuera de casa. Olvidamos que casi todos los rivales directos han pintado la cara rojiblanca. Olvidemos a los palmeros. Todo eso mañana a las doce lo olvidamos.

Estos argumentos (hechos) unidos a las sensaciones hacen que el futuro se vea más que negro. Pero mañana a las doce démosle dos horas al Almería para que vuelva a reconquistarnos. Olvidemos y visualicemos vídeos de la pasada temporada, donde el sufrimiento fue constante, pero al final se tocó el cielo. Costó mucho como para desperdiciarlo ahora. Es cierto que a la permanencia de la UDA le faltan unos metros para que se caiga definitivamente al precipicio, pero vamos a confiar en el milagro. Almería, tienes dos horas para empezar a reconquistarnos.

PD: Espero que les guste la nueva cabecera del blog, hecha por un muy buen amigo mío.

4 comentarios:

  1. Felicito al creador de la cabecera del blog, está sensacional.
    En cuanto a nuestro equipo, enhorabuena por el partido del domingo, nos ha dado un respiro, y esperanza para los próximos partidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora hay que ganarle al Betis como sea. La permanencia sigue estando difícil, pero el buen resultado cosechado en Barcelona mantiene la esperanza.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. En dos horas no, os reconquistó en cinco minutos, en ésos en los cuales se produjo la remontada y sufristéis por "amor" más que Romeo y Julieta en su tragedia.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho sufrimiento que se vio recompensado en cinco minutos de locura. Realmente fue un partido malo, pero la expulsión de Stuani espoleó a los de Francisco hacia la remontada, que los mantiene vivos en la lucha por la permanencia.

      Un saludo.

      Eliminar