jueves, 3 de abril de 2014

Cabezas huecas

El Granada ha expulsado a Dani Benítez tras su positivo por cocaína · estadiodeportivo.com

El objeto de este artículo no es los pobres chavales que desconocían quién era Adolfo Suárez. Ahora me van a decir que toda la juventud sabía qué había hecho este hombre, retirado del primer plano político cuando muchos ni habíamos nacido. Claro que hay que informarse sobre el pasado, pero que alguien no sepa quién es este o aquel tampoco es para estar días y días riéndonos de eso (otra cosa es el "a mí me gusta Carlos Alfredo, el de la Voz Kids"). Hay personas que saben más de un tema y otras, de otro. Seguro que esos chavales conocen muchas más cosas de la calle que otros empollones. Bueno, este no es el tema del artículo, sino las cabezas huecas que tienen muchos, jóvenes y adultos, no sabiendo aprovechar sus cualidades. Vamos a centrarnos en deportistas. La pasada semana se conocía el positivo por cocaína de Dani Benítez, jugador del Granada. Hay que ser tonto para jugarte tu carrera por meterte una raya.

En el patio del colegio todos sueñan con llegar a Primera. Incluso es lo único que se tiene en mente, convencido de que se va a conseguir, por esa bonita inocencia de los niños. Después, con el paso del tiempo, uno se da cuenta de que esto no es lo suyo, que no tiene cualidades para el fútbol, y se debe dedicar al periodismo, a una ingeniería o a la fontanería. Pero, entre los que valen, algunos tienen suerte y llegan a la élite. Y aquí es cuando no me entra en la cabeza que muchos no sean conscientes de la posición en la que están (por la que sueñan millones de críos) y pierdan la cabeza por tonterías. A unos le da por meterse droga, a otros por consumir alcohol la noche anterior al partido y a otro por poner su Audi a tope en plena Carretera de Ronda por la madrugada (bien hizo la secretaría técnica del Almería en cargarse a alguno del filial en invierno). Que alguien me explique qué se le pasa por la cabeza a estos privilegiados del fútbol.

2 comentarios:

  1. Es muy fácil, no tienen a alguién que les diga bien claro el mal camino por el que va. Las malas compañías, el ego subido, el creerese por encima de todo y luego pues... el batacazo suele ser de órdago. Benítez, otro juguete roto.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena porque algunos tienen cualidades.

      Un saludo.

      Eliminar