viernes, 26 de diciembre de 2014

Un 2014 más que completo

Aficionados unionistas mantean a Francisco tras la permanencia conseguida ante el Bilbao · marca.com
No es fácil resumir todo un año, pero lo vamos a hacer como ya es costumbre en este espacio. Resumimos el 2009, 2010, 2011, 2012, 2013 y ahora lo hacemos de un 2014 que para el que escribe ha sido más que especial. De ahí esa dificultad. Y perdonen de antemano si me meto en el relato, pero un resumen es algo personal. En orden de importancia, al menos para un servidor y para la mayoría de lectores de esta página, hay que resaltar la permanencia de la Unión Deportiva Almería en Primera División. La cuarta salvación de la entidad unionista en su historia. La cuarta de cinco posibles, lo cual habla positivamente del trabajo realizado en este siglo. La cuarta, pero la más sufrida sin lugar a dudas. Cuando los rojiblancos enfilaron el tunel de vestuarios de Cornellá en el descanso de esa jornada 35, la permanencia era prácticamente una utopía. El gol de Stuani convertía el objetivo casi en un milagro. Pero la cabeza de un debutante y espléndido Fran Vélez y la clase de Suso hicieron que ante el Betis se jugase otro punto de partido. El encuentro ante el conjunto sevillano -ya descendido- fue de película, con ese gol de Ramón Azeez que hizo que viviésemos uno de los tantos mas históricos en el Mediterráneo. Después llegó esa victoria en Granada. El duelo en tierras nazaríes lo empezó a jugar Quique Pina, quien hizo una de sus artimañas y se saltó el pacto de las entradas. Al final la afición almeriense viajó y montó una fiesta en los aledaños del Nuevo Los Cármenes. Fútbol en estado puro. Una batalla pero sin heridos ni muertos. Épica sin daños. El último paso fue la tregua ante el Athletic. Con despedidas de Aleix y Esteban incluidas; la del arquero asturiano, pública.

La foto principal de este artículo es la de Francisco siendo manteado por la hinchada unionista tras alcanzar la permanencia. Lo del Chanchi merece capítulo aparte. Sin probar la LFP como entrenador, le ofrecieron el sueño de su vida. Pero un sueño en el que tenía que competir con un Opel en una carrera de máxima exigencia. Y llegó a la línea meta cumpliendo el objetivo, lo cual tiene mucho más mérito. Claro que erró. Lo anormal hubiese sido que no se equivocase. Francisco tuvo fallos, pero menos que aciertos. De los últimos, el principal fue hacer que la plantilla no se rindiese nunca a pesar de que estuviese en vías subterráneas. Que subiese por esas escaleras de las alcantarillas que aparecen en las películas rodadas en Nueva York hasta alzarse a la superficie. Y que los componentes de ese Opel hiciesen una piña que fuese la clave del éxito. 

La foto de arriba también representa el fútbol en su máxima expresión. De vivir con los cocodrilos de la ciudad de la Estatua de la Libertad a tocar las nubes, hasta bajar de nuevo a lo más bajo. Y es que Francisco ya no es técnico del Almería. Dos puntos de los últimos 27 provocaron que Alfonso García se lo cargase hace unas semanas. Se puede debatir por el fondo. Yo no lo hubiese despedido, máxime cuando el discurso del presidente es que más impotante es la filosofía -con esa idea de cantera- que estar en Primera o Segunda, y para ese proyecto el más válido es Francisco. Puntos de vista. Lo que no admite debate son las formas, con ese despido en el aeropuerto de Almería y las palabras del presidente -se quitó de en medio- afirmando que no había hablado con Francisco. Fallos de este 2014, en el que se supone que debería estar ya en pie una Ciudad Deportiva (según una noticia publicada por el propio club), que aún no tiene ni la primera piedra. A pesar de los fallos de los despachos de la Vega de Acá (y/o Águilas), el año para la familia almeriense ha sido positivo.

Sergio Busquets se lamenta de rodillas en el encuentro ante Chile · marca.com
2014 también fue año de Mundial. Todo año de la máxima competición futbolística es especial para quienes amamos esto. Los mejores futbolistas del planeta defendiendo a su nación durante un mes en un mismo país (se equivocan quienes quieren hacer de estas citas un evento que se dispute en distintos lugares). Sin embargo, este Mundial nos dejó un sabor amargo. Tanto por la actuación de la selección española como por el nivel demostrado en general. Lo primero fue un auténtico palo. No porque viniésemos (con España sí utilizo la primera persona) de hacernos con el entorchado en Sudáfrica, sino por la forma que se produjo la eliminación. En Brasil vimos una selección española sin ideas ni gasolina, siendo humillada por Chile, y sobre todo, por Holanda. Ahora toca regenerarse, lo cual no va a ser fácil, pero sí divertido, y es que hay materia prima para ello. El Mundial nos dejó poquito. La sorpresa de Costa Rica, el gran protagonismo de Macherano o la superioridad de la Alemania de Neuer. Poco más para el nivel que se debe mostrar en una cita de estas características.

Sergio Ramos vuela para empatar la final de la Champions · marca.com
Respecto a los clubes, hay que destacar a dos en este 2014. Brutal lo que han hecho los dos más seguidos en la capital de España. Que ambos se citaran en el encuentro más importante a nivel de clubes del año no fue casualidad. Lo que está consiguiendo el Real Madrid está siendo impresionante. Y no me refiero sólo a títulos, sino a la estabilidad y consolidación a la que está regresando el club blanco. Parte de culpa la tiene Carlo Ancelotti, quien ha sabido ordenar a ese equipo de estrellas para que funcione como un reloj suizo y tenga distintas variantes mortales para llegar a la victoria, casi siempre pasando por el camino del buen juego. El objetivo ahora es que Ronaldo y compañía no bajen el ritmo. También hay que aplaudir al Atlético, que ha alcanzado su punto álgido en este 2014, consiguiendo el título en esa liga de dos y un subcampeonato de Europa. Conduciendo un Volkswagen en una maratón con Audis. Pero si en el vehículo se sube Godín y Diego Costa, pues el resto se tiene que ir desplazando de la carretera. 2014 también fue el año en el que se fue uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos, Di Stefano. Descanse en paz.

Como cada año, también quiero que estas líneas sirvan de reconocimiento para los equipos más humildes, en especial para mi club, el CD Oriente, que consiguió, por segundo año consecutivo, la permanencia en Primera Andaluza. Pero no todo fueron buenas noticias, y es que a principio de año se nos fue Pepe Asensio, nuestro delegado y una persona excepcional. Un hombre de fútbol que me marcó y al que nunca olvidaremos. Porque nuestro corazón siempre tiene un hueco para las grandes personas.

Wellington Silva, José Luis Pascual, Elías Paredes y un servidor en una tertulia de Radio Marca · J.C.
En este 2014 especial para el que escribe esto (trabajé otro verano en Diario de Almería, colaboré en AS, hice parte de la Guía de la Liga AS, y ahora me han acogido en Radio Marca Almería-Ideal-Press Sport; muchas gracias a todos aquellos que hacen que siga cumpliendo mi sueño profesional) también quiero aplaudir a mis niños del benjamín del Polideportivo Aguadulce. Siempre quise saber cómo se vive el fútbol desde otro de sus lados, en concreto, desde el banquillo. Gracias a mi tío Domingo lo pude empezar a hacer hace un par de meses. Es una nueva pasión que he descubierto este año, y es que de los pequeños se aprende todos los días que pasas con ellos. Y disfrutas. Y más si mejoran y se marchan a las vacaciones navideñas líderes de la categoría. Ahora toca seguir mejorando y pasándoselo bien.

El benjamín del Poli Aguadulce celebra su liderato en Roquetas de Mar · F.R.
Sin más, les deseo un buen final de año y un próspero 2015 (espero actualizar con más frecuencia este blog en el nuevo año), en el que la salud esté por delante de todo. Como dijo un día Jorge Valdano, "el fútbol es lo más importante entre las cosas menos impotantes".

miércoles, 24 de diciembre de 2014

¡FELIZ NAVIDAD!

Desde este blog les deseamos una feliz Navidad y un próspero 2015. Disfruten mucho de este periodo, el más bonito del año, y saquen el 'espíritu navideño'. El mejor regalo que pueden hacer es hacer feliz a la gente y pasarlo bien.

¡A DISFRUTAR DE ESTAS NAVIDADES! HOY ES EL DÍA MÁS BONITO DEL AÑO. DISFRUTEN DE LA FAMILIA Y AMIGOS.

PD: ¡Que se cumplan todos sus deseos!

lunes, 24 de noviembre de 2014

La Maratón (I)

Los cuentos de Álex · Tercer capítulo

Había días que eran especiales para Álex. En las visperas del primero del curso, del último o de Nochebuena, al chico rubio le costaba conciliar el sueño. Y cuando lo hacía, se introducía en un sueño profundo en el que se reencontraba con Gustavo o Javi, o en el que Papa Noel aparecía y le regalaba la equipación de la UD Almería o unas botas nuevas. También era esperado el día de San José Obrero, aprovechado por el colegio para hacer su fiesta. Durante toda la semana el centro se engalanaba para la ocasión. Cartulinas hechas en la clase de Artística, el pedido de kilos de arroz para la paella gigante u organizar el torneo de fútbol sala formaban parte de los preparativos. Era la competición deportiva, llamada 'la Maratón', la que ponía a Álex. También pasar un día extraescolar en su colegio, con los profesores y alumnos, la particular familia.

Las tres clases de su curso se disputaban un puesto en la final con las otras tres aulas de un año menor. Esos dos o tres partidos formaban un aureola importante. En juego estaba una copa que poner en la estantería de la clase y, sobre todo, el orgullo de ser el campeón de ese ciclo. Álex llevaba la voz cantante de su grupo de amigos. La semana previa al día de la Maratón cogían un folio y, mientras Maribel, la profesora de Conocimiento del Medio, daba tiempo para hacer los ejercicios, el menor de los Salvatierra organizaba su equipo. "Javi, Edu, Pablo, Manolo y yo salimos al principio. Gus, tú eres mi amigo, pero vas a la banqueta, junto a Antonio, Juanjo y Pérez. Tenemos que ganarles a los de la clase del 'B' como sea", afirmaba, mientras que la profesora sacaba una media sonrisa y hacía la vista gorda.

Llegó el sábado. A las ocho de la mañana Álex ya estaba devorando sus Tosta Rica con los grumillos de Cola Cao en sus labios. Naturalmente, ya tenía calzadas las botas y puestas las medias, pantalón y camiseta. Excepto las botas, rosas y negras, iba de un impoluto blanco. La espera se hacía larga hasta que su padre se levantaba y le llevaba hasta el colegio. Los Spiderman -así denominaron al equipo de la clase- hacían sus cuentas. Había que ganar el primer partido con los máximos tantos posibles, ya que el último encuentro, con los de la clase del 'B' era más difícil, y en la diferencia de goles podía estar el pase a la final. Álex fue el primero que llegó al patio. No porque fuese puntual -que lo era-, sino porque no podía esperar más en su casa. Saludaba a los suyos y ya se metía en la competición. Estaba a punto de comenzar el primer envite, contra los del 'C', a priori, los peores. No era más que un torneo escolar, con los alumnos mayores ejerciendo de árbitros y con la excusa de pasar el día conviviendo con la comunidad educativa. Pero para Álex y compañía era mucho más que eso. La Maratón era su particular Champions.

Lea aquí todos los capítulos de Los cuentos de Álex.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Impensable

La afición unionista celebra su segundo ascenso a Primera, en junio de 2013 · udalmeriasad.com

Escribo estas líneas con los ojos cerrándose tras 34 horas sin caer en los brazos de Morfeo. El Trabajo de Fin de Grado (algunos aún nos la jugamos estudiando Periodismo) me ha llevado por el camino de la amargura, aunque, con la ayuda de amigos como Paco Gregorio o Rafa Espino, todo es más fácil. El tema de la investigación que he tenido que desarrollar es la evolución de la afición al fútbol en Almería, estudiando qué factores han provocado que se asiente o no una masa social, por ejemplo, la 'unión' entre el Club de Fútbol y el Polideportivo, el cambio del Juan Rojas por el Mediterráneo o, anteriormente, las distintas denominaciones (y desapariciones) del equipo representativo. Otro de los objetivos era comprobar el tratamiento de la prensa hacia la entidad y sus seguidores, aunque ese tema lo abordaremos otro día.

Tras las diferentes entrevistas y búsquedas hemerográfica y bibliográfica, se destacan distintas conclusiones. No les voy a poner aquí el rollo de las académicas, sino algunas de las deportivas. Éstas son buenas. Es cierto que hubo un lunar por parte de los despachos de la Vega de Acá (o de Águilas) en el precio de los abonos en verano de 2007, aunque realizando una evolución detallada del club desde 2001 hacia esta parte, se puede comprobar que el crecimiento es brutal. De los 1.600 espectadores que iban a ver fútbol al Juan Rojas hace trece años (no hace tanto) se ha pasado a las cinco cifras. Que sí, que en número se pierde casi con todas las aficiones de Primera, pero cualitativamente hablando, la hinchada unionista está en una buena posición. La evolución es más que palpable. Ahora cierren los ojos y den un salto trece años atrás. ¿Se imaginan un Almería con trece temporadas en la LFP, seis de ellas en Primera División? Disfrutemos de lo que tenemos.

jueves, 6 de noviembre de 2014

El despropósito de Teerasil

Teerasil juega con el balón en el Mediterráneo · as.com

En todas las plantillas hay futbolistas que disponen más minutos y otros que juegan menos. Sin embargo, hay casos y casos. Está Fran Vélez y está Teerasil. El primero actúa en una posición que es más difícil entrar. Además, en el momento en el que tenga protagonismo (yo se lo daría ya, en detrimento de Mauro dos Santos), cumplirá. Pero luego nos encontramos casos como el del tailandés, cuya presencia en la plantilla es puro trámite (21 jugadores con dos-tres que no están...). El caso es curioso. Lo pintaron como uno de los mejores jugadores asiáticos, si no el mejor, y está verde hasta para jugar en el filial. O el fútbol en Asia hay que equipararlo con las categorías regionales de aquí, o nos vendieron un Fiat como si fuese Audi. El problema no es ese, sino que no llego a entender la operación. Oficialmente, se argumenta que aún no está totalmente adaptado. Entonces no comprendo que la cesión se oficializase los primeros días de febrero y no llegara al sudeste español hasta julio, desaprovechando seis meses para entrenar con sus compañeros, adaptarse en el equipo y la cultura, conocer el idioma... Y otro tema es que para integrarse en un grupo uno tiene que poner de su parte.

Más allá de la versión oficial, la realidad es que el jugador cedido por el Muangthong está un peldaño por debajo del resto de sus compañeros. Entonces, ¿para qué se le trae? Una voz fiable de las oficinas unionistas me dijo en su momento que se trataba de una operación comercial. ¿Qué operación comercial?, si no juega.. Para vender un producto, hay que exponerlo en el escaparate. Y si no se le pone, al menos llévate a la gira por Tailandia maletas cargadas de productos unionistas. O serigrafía camisetas en tipografía tai para los miles de asiáticos que se meten día sí y día también en el Facebook del club. Si no va a jugar, al menos explótalo...

jueves, 30 de octubre de 2014

La elección de las piezas

Soriano consuela a Wellington Silva en el choque ante el Bilbao · udalmeriasad.com
Artículo Diario de Almería 30-X-14

Partido soporífico el Almería-Athletic. Las victorias en Riazor y Anoeta nublaron la vista a más de uno, que se creía que la permanencia iba a ser cosa fácil. Pero la empresa de fácil tiene poca. Con el colchón de puntos desinflándose, se van las nubes y la situación se ve impoluta y pura, lo que facilita el análisis. En el centro del campo empieza a cocinarse la victoria. No por tener jugadores de corte ofensivo o que sepan mover el esférico con criterio te aseguras el triunfo, puesto que hay distintos caminos para llegar hasta los tres puntos. La clave es saber qué piezas utilizar en cada momento y aprovechar los recursos propios. Lo que ocurre es que Francisco se equivocó en la elección el pasado sábado. Es fácil hablar a posteriori, aunque no parece lo más lógico salir con Verza, Thomas y Azeez ante un Bilbao de ese nivel.

La situación invitaba a meter en la sala de máquinas unionista un jugador de características diferentes. Ya de nada sirve escribir esto, puesto que la derrota está ahí, aunque seguro que los rojiblancos afrontarán otro choque con características similares. No hay mucho donde elegir en la escasa plantilla almeriense, pero Corona, Soriano o Thievy pueden dar otro aire en este tipo de partidos, en casa, donde el rival te invita a que tengas el balón. Me gustaría ver al capitán en su posición natural, en la mediapunta, dando el último pase. Soriano es más para jugar al pelotazo, como ocurrió el pasado sábado. Bajarlas y esperar las incorporaciones de compañeros es su fuerte. Thievy puede ser ese jugador que haga que Hemed no se sienta tan solo. No me extrañaría verlo de titular en breve. Cuando juegas al pelotazo, y uno de los extremos está mal; unido a que las características de tu punta titular son otras a la de ese juego, pues pasa lo que pasa. El vital partido ante el Levante, jugando fuera de casa, es otra historia. Veremos qué hace Francisco.

jueves, 23 de octubre de 2014

Retrasos

"Si el tiempo no espera a nadie, ¿por qué tengo que esperar yo a alguien impuntual?", me preguntaba en uno de esos odiosos retrasos horarios. Mientras, leí en el móvil parte de un artículo de un compañero periodista: "Acostumbro a llegar tarde a los sitios. Creo que es una buena costumbre como medida cautelar a que el otro llegue tarde y tenga que esperar, como sensación de incertidumbre para quién espera y para ver incluso cuánto están dispuestos a esperar. Lo bueno de llegar tarde es que nunca dejas de ser sorpresa y a uno lo reciben entre vítores y hostias. Sin embargo, la gente que llega temprano pasa desapercibida". Desconozco si lo copió, pero si lo escribió él, le quedó bonito.

Yo no suelo llegar tarde. Me enseñaron otros valores, como la puntualidad. Odio esperar. Como dice un dicho popular "esperar no jode; lo que jode es lo que pasa mientras tanto". Y odio esperar porque tienes la sensación de que te toman por tonto, además del tiempo desaprovechado. Escribía Evelyn Waugh que "la puntualidad es la virtud de los aburridos", aunque yo soy más de ese "puedes disponer de tu tiempo, pero no del de los demás". Así pensaba Boileau: "Procuro ser siempre ser muy puntual, pues he observado que los defectos de una persona se reflejan muy vivamente en la memoria de quien la espera". "La puntualidad es cortesía de reyes, obligación de caballeros, necesidad de hombres de negocios y costumbre de personas de buena educación. Quienes se hacen esperar en sus citas revelan debilidad de carácter, pésima educación y un desprecio absoluto por sus semejantes", dice el refranero castellano. Seguía esperando y me acordaba de algunos casos por aquella zona sobre retrasos que habían salido a la luz. Por ejemplo, el de Francisco esperando a Suso y no sabiendo aún que se había quedado dormido viendo 'La Voz'. O el de Nelson, al que también se le pegaron las sábanas. Antes, el Almería-Barça de la 09-10, que se retrasó 15 minutos. Más recientemente, el de Hemed, el día de su presentación. Menos mal que, como decía Tolstói, "todo acaba bien para aquel que sabe esperar".

jueves, 16 de octubre de 2014

Aprovechar los recursos

Azeez se trastabillea ante Godín en el Almería-Atlético de esta campaña · udalmeriasad.com

El debate del esquema continúa. Es la comidilla de cada día en las tertulias unionistas. Hasta que no lleguen las victorias con el 4-2-3-1 o se apueste por el 4-3-3 ante rivales directos en casa, así ocurrirá. Las dos únicas victorias han llegado con el trivote, por lo que el debate está más que justificado. Si no pasa nada extraño, pondría la mano en el fuego a que Francisco saca a tres mediocentros en El Madrigal. Comentaba el técnico almeriense el pasado viernes algo así como que el equipo no va a cambiar la filosofía independientemente de actuar con un 4-2-3-1 o a hacerlo con 4-3-3. Cualquier conjunto sale intenso, a morder. Faltaría más.

Soy de los que piensan que el esquema es importante. La táctica es clave tanto en la guerra como en el fútbol. Es cierto que después en el encuentro se producen situaciones que provocan que el esquema se modifique dependiendo del momento, pero el planteamiento inicial es importante (así como variarlo durante el partido si es necesario). Una de las conclusiones positivas que se pueden extraer de la temporada del descenso es que hay que adaptarse a las piezas de las que se dispone. Lillo intentó que la UDA jugase al fútbol con ese 3-4-3 y la jugada le salió rana. No quiero decir que Francisco renuncie al esférico, pero el mundo no acaba en Guardiola y en el tiki-taka. Y si no que se lo pregunten al Cholo que, con un conjunto inferior, ganó la Liga. La clave es saber aprovechar los recursos de los que dispone uno. Y si este Almería, por las piezas que tiene, se siente más cómodo con tres en el centro del campo, dejándole la responsabilidad ofensiva a sus extremos para salir la contra, pues tendrá que empezar con tres en el medio. Con la táctica de un camaleón, adaptándose a diferentes situaciones y rivales, y aprovechando a tope las cualidades de las piezas, los éxitos llegarán antes.

lunes, 13 de octubre de 2014

El patio y el albero

Los cuentos de Álex · Segundo capítulo

Es misión casi imposible recordar cuál fue el primer balón que descosió Álex. Tuvo decenas. De todos los colores y tamaños. Sí es más fácil acordarse de dónde corría detrás de ellos. Era rutinario. Por las mañanas lo hacía en el patio del colegio, ese en el que reinaban los mayores, aunque a talento no había nadie que pudiese con él. Seis porterías, cuatro de fútbol sala en dos campos, y dos de fútbol siete en perpendicular. Al principio se tenía que conformar con jugar por detrás de alguna de ellas. Eran las leyes del patio. 

La hora antes de que sonase la campana que daba la orden de bajar a la pista era aprovechada por Álex, Javi y Gustavo para hacer los equipos. Los anotaban en la libreta, sin que la profesora, explicando el temario, se diese cuenta. Durante el recreo, en que la mayoría de las chicas jugaban al policías y ladrones o al escondite junto a otros chavales de la clase, Álex y los suyos competían en una interminable guerra, de goles y más goles, con marcadores propios de baloncesto. No eran pocas las peleas que tenían los pequeños en ese patio rodeado por pisos, una pequeña caja de cerillas. Al final todos los encuentros acababan con un apretón de manos y la pelota más desgastada. Los profesores sólo permitían jugar con las de gomaespuma y ésta, naranja chillona, iba muriendo con el paso de los días, pero insuflándose de vida con las numerosas patadas.

Por las tardes, el escenario y el esférico (aunque la naranja, tenía poco de esférica) cambiaban. Ya no era pista, sino tierra; y el balón no era de gomaespusa, sino de cuero. De los de toda la vida. Hexágonos y pentágonos blancos y negros. Ya apenas existían campos de alberto en la ciudad. El césped sintético había aparecido y las instalaciones deportivas se habían mejorado considerablemente. Sin embargo, la ciudad de Álex era algo especial. El gobierno regional la tenía algo abandonada a pesar de ser una de las más ricas del sur de la Península. Palabras chinas para el chico rubio. A él sólo le importaba asistir, chutar y correr. Y el campo de alberto le valía perfectamente para eso. Realmente era bonito. Tenía un tinte romántico a pesar de las numerosas chinas. Cuatro focos rotos en las esquinas, dos viejas porterías, y matas secas al lado de la línea de cal, aunque ésta ya ni existía.

El campo estaba rodeado de un impresionante parque con una hermosa laguna, el llamado 'parque de los patos'. El olor a maría era una constante cada tarde, aunque los mayores del barrio respetaban a Álex. Era un chico que se hacía querer. Divertido y educado, caía bien de primeras. Era sobre las cinco de la tarde cuando el pequeño terminaba los deberes y bajaba al campo, su campo, a seguir detrás de la redonda. El balón -siempre lo llevaba él- en una mano y el bocadillo de mantequilla en la otra. Javi, Gustavo y los demás chicos de la zona se reunían cada tarde. Cuando llegaban a diez, jugaban un partidillo, aunque raro era el día que ese privilegio se daba. A falta de eso, tiros rápidos o revoleras eran los juegos con los que se entretenían hasta las ocho y poco, cuando se ponía el sol. Así tarde tras tarde. Para ellos no había ninguna preocupación más allá de que lloviera. El balón los hacía los chicos más afortunados del mundo.

Lea aquí todos los capítulos de Los cuentos de Álex.

sábado, 11 de octubre de 2014

La familia

Los cuentos de Álex · Primer capítulo

Nació en la época de las tecnologías. España aún no estaba en crisis ni se atisbaba la Tercera Guerra Mundial. Todo iba sobre ruedas sobre el momento. A diferencia de compañeros suyos de nacimiento, su entrada al mundo no tenía nada que ver con el devenir de su vida. Era un renacuajo, una ratilla. Verdaderamente daba asco. Y es que estaba manchado de sangre, con heridas por todos lados. No llegaba a los dos kilos y medio de peso y aún restaban dos semanas para que su madre saliese de cuentas, pero el pequeño Álex quiso ser ya uno más de la familia.

La última vivía bien. Sin tener muchos ceros en las cuentas bancarias, los dos sueldos que entraban en casa daban para comer y permitirse algún que otro capricho de vez en cuando. El padre tenía un gimnasio, a donde iban todos los boxeadores de Almería. El boxeo estaba creciendo de nuevo en España y en el sudeste de la Península había joyas que pulir. A Antonio le iba tan bien que dejó exclusivamente el viejo -y bonito- gimnasio para preparar a los jóvenes púgiles, mientras que montó otro más grande, de dos plantas, de los llamados 'modernos'. Varias salas para las clases de pilates o zumba. "Mariconadas", decía el padre de Álex, un tipo que se hacía el duro, pero con un corazón grandísimo. Había que conocerlo en las distancias cortas. Un spa y una pequeña piscina también acompañaban a las bicicletas, máquinas y pesas propias de cualquier gimnasio. 

La madre, María Auxiliadora, Cheli en el barrio, era asistenta social, limpiadora en otros tiempos. Los mil euros que ingresaba al mes no eran una gran cantidad; pero eso unido a las ganancias del padre, cada vez mayores, permitieron que a Álex no le faltase prácticamente de nada en sus primeros años.

A pesar de sus pequeñas dimensiones, era el chico con más pelo en la sala de incubación. Tuvo que pasar unos días ahí, y es que había que tenerlo controlado por su repentino nacimiento. Una semana después de que Cheli diese a luz, madre e hijo se marcharon a casa a descansar. La hija mayor, Mar, no tuvo ningún tipo de celo. Con cinco años, trataba al pequeño con el máximo de los cuidados, como si de porcelana se tratase. En esos primeros días pasaron por la casa de los Salvatierra toda la familia al completo, primos, tíos... Eran los primeros días de Álex, que iba a vivir una vida de película. Aunque él, a esas alturas, aún no sabía nada.

jueves, 9 de octubre de 2014

Ni uno del Mediterráneo

Tomer Hemed y Jonathan Zongo, tras el debut goleador del primero · UDA

En este estado de optimismo por parte del ambiente que rodea a la UD Almería, escribo esto viendo el vaso medio vacío. No es que no me guste cómo caza la perra -como decía un buen profesor mío- ni que esté descontento con los resultados hasta ahora. Ni con las sensaciones, puesto que ninguno de los siete rivales hasta la fecha han sido claramente superiores. Eso sí, en vez de dorar la pildora, y más que quedarme con los nueve puntos conseguidos, echo de menos los seis que se han escapado del Mediterráneo. Elche, Córdoba y Espanyol, tres de los siete últimos en la clasificación (aunque es una chorrada mirar la tabla a estas alturas), han rascado algo de su visita al feudo de la Vega de Acá. Tres empates y dos de ellos en inferioridad numérica. Ante los rivales directos en casa no se puede dejar escapar ni un solo punto. Ni uno. Porque más vale ganarle al Elche (por eso de que el contrario no suma) que en Anoeta ante un equipo, que, a priori, no va a luchar por lo mismo que el Almería.

Eso no significa que no valore los nueve puntos que tienen ahora mismo los almerienses, aunque quizás la ambición me pide algo más. En ese algo más que puede dar la UDA entran varios cambios. Tras algunas decisiones dubitativas de Mauro y Ximo, les daría la oportunidad a Fran Vélez y Michel, dos jugadores totalmente válidos. Después está el tema del centro del campo, el debate eterno este curso, tanto de hombres como de esquema. Que si dos mediocentros o trivote, que si Azeez o Soriano, que si... Sin embargo, de lo que casi nadie habla es de la entrada de Corona en el once titular. Me gustaría ver al talaverano -de los mejores ante el Elche- por detrás de Tomer Hemed, dándole ese último pase que pide el israelí. Por cierto, no sé si es la camiseta o qué, pero yo tampoco veo a Thievy en su mejor forma física. Serán sensaciones mías.

jueves, 2 de octubre de 2014

Comparaciones agradables

Los jugadores unionistas celebran el triunfo de Riazor · udalmeriasad.com

Dicen que las comparaciones son odiosas, pero se trata de un buen elemento para comparar y evaluar. A día de hoy, todo son flores para el Almería, tras haber conseguido seis de los últimos nueve puntos, ganando en Anoeta y Riazor, algo que no es moco de pavo. Claro que sigue habiendo errores, pero éstos van disminuyendo conforme pasan las jornadas. Me gusta mucho analizar datos, y con el que me quedo es que la UDA lleva encajados cinco tantos en seis choques. El cuadro de Francisco es el quinto menos goleado de la categoría, solo por detrás del Barcelona, Valencia, Atlético y Eibar. A estas alturas el curso pasado, los almerienses cosechaban ya 15 tantos en contra, el triple que ahora. Encajar pocos goles se traduce en puntos en el casillero. En una perogrullada, pero no por ello menos importante. El anterior dato es sorprendente porque la zaga parece algo más débil que la de la pasada temporada, aunque el entramado defensivo está siendo más fuerte. Hasta la quinta jornada, Rubén -en un estado impresionante- sacó un gol por partido de su portería. En La Coruña, ninguno, lo que significó tres puntos.

Por cierto, cada año la competición tiene menos nivel por debajo. Puede parecer ventajista escribir estas líneas tras la victoria en Riazor -fetiche ese campo para la UDA-, pero la realidad es que, a día de hoy, hay equipos muchos más endebles que los unionistas, caso del Córdoba, Levante, Málaga, Dépor... Si en la campaña anterior el Almería era el candidato número uno para el descenso, en esta no, lo que se traduce en una disminución de la presión, y, por consiguiente, en un aumento de la confianza y el rendimiento. Eso sí, el tanto de Édgar debe olvidarse cuanto antes y centrarse exclusivamente en el duelo ante el Elche, un encuentro que puede resultar decisivo a final de temporada, por eso de tratarse de un rival más que directo. El Mediterráneo no puede dejar escapar ni un punto en los duelos ante los conjuntos de abajo. Ahí radica la permanencia.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Fútbol y política

Piqué y su hijo, en la Diada · as.com
Artículo Diario de Almería 25-IX-14

Rafa Espino, Paco Gregorio y Pablo Laynez ya han escrito días anteriores sobre el tema, aunque visto que no se enteran muchos doy también mi opinión. En los últimos días veo a alguno que otro que no se explica por qué a muchos nos molesta que se mezcle fútbol y política. Que un sujeto asista a la Diada y se fotografíe con su hijo me importa lo mismo que el último resultado del Bollullos (con mis respetos a los onubenses). También me da igual que miles de individuos pidan la independencia de una comunidad autónoma (anda que como saliese el 'no' como mayoritario...) o que un tipo se solidarizase con okupas. Sí me molesta que ese sujeto -Piqué- vista la casaca de uno de los equipos más importantes del mundo o que los miles de individuos realicen la acción en un complejo deportivo. Lo que me jode, más allá del hecho en cuestión, es que se utilice el fútbol como un vehículo. Dicen que es imposible separar fútbol y política, algo que me parece una barbaridad. Es cierto que ciertos estadios italianos se asemejan a un escuadrón de la II Mundial o que el propio Barcelona mezcla fútbol y política. Pero eso no significa que ambas facetas, tan importantes a día de hoy en las vidas de las personas, sean inseparables.

Si algo bonito tiene el balompié es que por un tiempo junta a un parado con un multimillonario, a un abuelo con su nieto, a un palestino con un israelí o a un católico con un protestante. Por eso, me apena que se utilice este bonito deporte como medio político. Me comenta Fran Luque, mientras escribo estas letras y se echa un selfie con la clasificación del Comunio, que lo que le faltó a Pique, si fue tan valiente para echarse la foto, fue decir en rueda de prensa "me siento catalán" y no argumentar que lo había dado todo con la selección española y demás tonterías. Sí y no. No le falta razón a Fran, pero está feo mezclar fútbol con política. Porque el fútbol es mucho más puro que la política. Y no me cuenten milongas de que uno y otro tienen que estar relacionados. En Xavi y Gasol está el ejemplo.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Sin árbitros no hay partidos

La imagen habla por sí sola · profedelengua.blogia.com

El mundo del fútbol base es peculiar. Observando, uno se encuentra con aspectos buenos -muy buenos- y otros para darles de comer aparte. Abunda el compañerismo y el fútbol puro, predominando el juego por delante del negocio que hay alrededor del profesional, convertido en un circo. Por su parte, me apenan aquellos jugadores del montón que se creen auténticas estrellas y complican el trabajo a los periodistas que nos dedicamos a escribir sobre este tipo de fútbol. También me avergüenza el tema de los árbitros. No me refiero a la actitud chulesca de algunos de ellos. Ni a la premeditación (hace años mis ojos vieron un movimiento extraño en un vestuario arbitral en la primera jornada de Preferente). Tampoco a la falta de preparación de muchos de ellos. Sino al comportamiento de parte de la grada (en las categorías más bajas, los padres).

Hace unas semanas, por circunstancias que no vienen al cuento, me vi con el silbato en la mano arbitrando un partidillo. Les aseguro que no es nada fácil ver si hay fuera de juego, si cierta entrada es objeto de falta o si el balón ha salido del todo. Hagas lo que hagas, las críticas llegan dos partes: de los jugadores de uno u otro equipo, y de la grada. Por suerte, en mi caso, no había espectadores. Lo de los futbolistas puedo llegarlo a entender porque dentro del césped las pulsaciones están a mil, aunque ciertos comentarios deberían ser objeto de amonestación. Pero lo de la grada no tiene nombre. No me refiero a protestarle algo al trencilla o mostrarle tu desacuerdo, sino a decirle de todo, acordarse de familiares suyos o de sus antepasados. Y ya no hablemos de aquellos animales que saltan al verde y agreden al colegiado. En Primera y Segunda viene dando igual, puesto que los árbitros y sus miles de billetes morados se mofan del paleto aficionado. Pero en el fútbol base la situación da vergüenza. Y no hay otra forma de cambiar esto que con alguna/s medida/s. Recuerden que sin árbitros no hay partidos.

jueves, 11 de septiembre de 2014

Con un par

Momento del minuto de silencio por el fallecimiento del abuelo materno del oriental Sito · CDO

Es más que conocido que Pepu Hernández dirigió a la selección española de baloncesto en aquella mágica final del Mundial de 2006 horas después del fallecimiento de su padre. Era una cita histórica, Gasol y compañía se convirtieron en inmortales en Saitama, pero el seleccionador había perdido a su padre horas antes, algo, sin duda, más importante para él que un partido de baloncesto. Con una tremenda dosis de coraje, Pepu se calló tan gran noticia, se la hizo suya propia y no les dijo nada a los jugadores, con el fin de que estuviesen concentrados al 100% en la final. Un hecho para alabar. Si no recuerdo mal, Iñaki Saéz también hizo algo parecido en un encuentro de las inferiores de la Roja de fútbol. Lo de los jugadores del Sevilla en 2007 también tuvo mérito. El malogrado Antonio Puerta se les había marchado y los sevillistas jugaron la Supercopa ante el Milán por su compañero días después, cuando su mente no estaba ni mucho menos en darle patadas a un balón de fútbol.

Todos estos gestos son para admirar, pero, para mí, más lo es lo que hizo mi compañero y colega Sito el pasado domingo. El Oriente jugaba frente al Alfacar de Granada y el joven jugador oriental había visto fallecer a su abuelo materno horas antes. Lo fácil -por decirlo de alguna manera- hubiese sido quedarse con su familia, apoyándose unos a otros. Pero él subió a su campo, se calzó las botas y saltó al césped a jugar (a diferencia de los profesionales, sin ver dinero de por medio). El objetivo era dedicarle el triunfo a su abuelo y no fallarle a sus compañeros. Ellos tampoco le podían fallar a él. Y así lo hicieron. Un gol de Javi Lores hizo que la victoria se quedase en casa y que el abuelo de Sito se alegrase por la victoria y, sobre todo, por el gran gesto de su nieto. Grande Sito y grandes sus compañeros, muy grandes.

PD: Mis condolencias a toda la familia de Sito.

jueves, 4 de septiembre de 2014

Se acabó el rollo hasta enero...

Eddy, en un Murcia-Castilla · marca.com
Artículo Diario de Almería 4-IX-14

... o no. Porque a lo mejor llega Alfonso García y te anuncia que hay un nuevo Teerasil para principios de 2015. Pero, si no ocurre nada extraño (en forma de jugador libre que se vende como el más polivalente del mundo y que es el único que ha querido venir), la plantilla de la UD Almería está cerrada. Ha sido un verano, como cualquier otro, en el que suenan muchos nombres y llegan pocos. Dicen que desde que acaba la competición hasta que se cierra el mercado de fichajes es una época difícil para el periodista deportivo, por eso de que no hay partidos y hay que rellenar páginas. No estoy de acuerdo. Sí hay noticias, incluso más que en otras épocas del año. Posibles incorporaciones. Pero no por decir nombres al azar, como hacen algunos, sino porque hay un interés real u oferta. Me da rabia que a los que ejercemos esta diga profesión se nos digne de adjetivos negativos o que se nos compare con Pinocho. Habrá quienes se saquen un nombre de la manga y el público se lo crea, pero eso es culpa del último, por enfocar su atención hacia ese determinado medio o periodista. Dejo de dar lecciones de ética porque no he estudiado para ello, pero si Jairo, Eddy, Cañas o Joselu no han llegado a la Vega de Acá no ha sido por culpa de los medios de comunicación. ¡He leído en varias ocasiones que los medios se han cargado un determinado fichaje! Como si fuese culpa de la prensa que alguien haya llegado o dejado de venir por informar sobre un determinado jugador.

Ficherío aparte, el caso es que el plantel unionista se me antoja con bastantes carencias. Un central izquierdo, un mediocentro y un extremo no hubiesen venido de más; máxime cuando Azeez, Jonathan, Thievy, e incluso Thomas, pueden perderse el mes de enero y parte del de febrero por disputar la Copa de África. Echo en falta un mediocentro con criterio, aunque el trabajo ya se ha hecho. El tiempo para actuar pasó. Y con ello muchos rollos... hasta enero.

jueves, 28 de agosto de 2014

La peña La Plazilla

La Peña de la Plazilla anima en Santo Domingo · NGC

"Vaya un bote de colonia y un paquete de cuchillas, vaya un equipo valiente que tienen los pescajibias", escuchaba el pasado domingo mientras hacía la crónica de El Ejido-Español del Alquián (¡qué espectáculo de partido!). Era la peña La Plazilla, que no quiso dejar solo al conjunto españolista en el debut liguero. Había oído y leído sobre ellos en las páginas de este periódico y en las cuentas en redes sociales de los jugadores alquianeros, incluso los había visto en Los Pinos. Sin embargo, nunca los había escuchado fuera de casa. Impresiona. Sólo serían quince los que estaban en Santo Domingo, pero cuando cantaban, se me ponían los pelos como escarpias, y eso que no tengo ninguna vinculación con el club periquito. Sin embargo, es emocionante ver cómo un equipo de una barriada tiene una afición fiel y que se hace kilómetros sólo para animar a su equipo.

La hinchada del Alquián es especial. Cuando empecé a escribir en las páginas de este periódico, allá por 2009, iba a Los Pinos a hacer las crónicas de un Español que por entonces andaba en Primera Andaluza. Ya uno se daba cuenta que se trataba de uno de los campos de la provincia, exceptuando al Mediterráneo, con más aficionados. No son los familiares y amigos de un jugador infantil o cadete, sino gente campechana que disfruta con el fútbol y para la que el escudo del equipo de su barrio es lo máximo. Según he investigado estos días, la peña La Plazilla se creó en 2009, aunque antes ya animaban a los suyos. Han estado entre otras localidades, en Linares, Atarfe, Antequera, Ronda, Churriana o Villacarrillo, algo que no es habitual para un equipo así. Sinceramente, el domingo tenía más ganas de disfrutar de la Feria que de ir a ver un El Ejido-Alquián (que luego resultó ser un partidazo). Sin embargo, escuchar el himno de uno de los equipos a capella, con la posterior motivación para los humildes jugadores, hace que te des cuenta por qué el fútbol es bello.

jueves, 21 de agosto de 2014

De la autoconfianza a la arrogancia

Simeone en un entrenamiento con el Atleti · marca.com

No hay ningún tipo de duda de que el Cholo Simeone es un entrenador genial. Sus resultados están ahí. Dos años y medio en la entidad colchonera, con el resultado de una Copa del Rey, una Uefa y una Liga. Una Liga, que se dice pronto. Pero, lo más importante, incluso, es que ha conseguido que el Atlético de Madrid sea un equipo respetado juegue en el campo que juegue, sea el Martínez Valero o el Bernabéu. Él fue el artífice -por delante, incluso, de los jugadores- de romper esa liga bipolar de los últimos años. Me gusta la filosofía de fútbol (y por consiguiente de la vida) del técnico argentino, incluso me he leí hace poco el libro que escribió el propio técnico: Efecto Simeone. La seguridad y confianza que tiene en sí mismo, y que transmite, es fundamental para triunfar en el fútbol y en cualquier ámbito de la vida. No se achica ante nadie, se llame Real Madrid, Barcelona o Chelsea.

Sin embargo, hay aspectos en él que no me gustan un pelo. Y es que, a veces, da la sensación que sobrepasa el límite de la autoconfianza y entra en el terreno de la arrogancia. Me parecen mal sus frases que quedan bonitas de cara a la galería pero que sólo las utiliza cuando le viene en gana. La última fue esa de "con cien millones el Madrid ficha a dos jugadores, y nosotros, a siete u ocho". No le falta razón al Cholo. Pero me gustaría que usase las mismas palabras en la rueda de prensa previa ante el Almería o el Córdoba, equipos que no saben qué son 100 millones ni 50. Si en los días previos de enfrentarse a esos conjuntos, defiende unos derechos de televisión equitativos, a través de los cuales no haya diferencia entre el Atleti y el Almería, aplaudiré al Simeone fuera del campo (al de dentro ya lo he hecho). Mientras tanto, me parecen palabras baratas para quedar bien delante del personal, puyas que mete cuando se enfrenta a un rival difícil.

PD: ¡Muchas felicidades Roci!

jueves, 14 de agosto de 2014

Gobiernan unos monos

El Murcia jugará en el grupo I de Segunda B · marca.com

Dicen los expertos que puede llegar un día en el que las máquinas controlen al hombre. Puede ser. De hecho, quién sabe si ya estamos así, con nuestras manos pegadas al teclado del ordenador, móvil o tableta. Pero en las esferas del fútbol no manda ni el ser humano, ni la informática, sino unos monos. Así me imagino yo la situación, y espero que este artículo no se tome como algo ofensivo. Mi mente se imagina así el tema. Despachos de la LFP o de la RFEF. Un mono, o en su defecto, un chimpancé, sentado en el sillón, pies en lo alto de la mesa, ron coca cola en copa de balón en una mano y un habano en la otra. -"¿A qué hora ponemos tal partido?". +"Pues a las once de la noche mismo". -"Han bajado al Murcia. ¿En qué grupo lo encuadramos?". +"En el que sea. El uno mismo". Sólo así se pueden entender algunas decisiones en los órganos que mandan en el fútbol. Pensaba que había visto todo. Por ejemplo, que la Supercopa sea un día de diario a las 23:00 horas. Ya me dirán cómo encara eso alguien que trabaje al día siguiente.

Pues eso, pensaba que ya lo había visto todo. Pero no. Leo el otro día que el Murcia jugará en el grupo I, enfrentándose a equipos gallegos, asturianos o riojanos. No entro en si su descenso es justo o no (eso sí, los equipos no deberían gastarse más de lo que ingresan); sino que si has bajado a alguien por tema de dinero y lo metes en un grupo en el que los viajes están entre 594 kilómetros (Valladolid) y 1.009 (Santiago de Compostela). Y ayer veo que al final se queda en Segunda. ¡Una liga de 23 equipos! Todo esto suena o a cachondeo o a que el que haya tomado esta decisión está acostado en su sillón, pies encima de la mesa, ron coca cola en una mano y habano en la otra.

PD: Francisco no debería dar el pregón de Feria el sábado 23. Me da igual que haya dos horas entre el acto y el pitido inicial. No es la mejor forma de concentrarse para un partido de Primera División.

jueves, 7 de agosto de 2014

El Almería B existe

La plantilla del Almería B, en Desert Springs · LEM
Artículo Diario de Almería 7-VIII-14

Iba a escribir sobre algunos movimientos en la confección de equipos de la cantera del Almería, pero ante lo que me ocurrió el pasado martes, he optado por cambiar de tema. Es interesante analizar ciertas entradas y salidas, en los que los representantes y el dinero que hay alrededor de éstos juegan un papel fundamental. El club prefiere traer a futbolistas de fuera antes que apostar por otros canteranos, de la tierra, cuyo sueño es triunfar en el equipo de sus amores. No digo que sentir el escudo es más importante que la calidad, pero sí que da la sensación de que lo de fuera es mejor que lo que hay en Almería, válido, por cierto. Pero ya analizaremos esto con más profundidad en otro momento.

El pasado martes fui, como casi todas las mañanas, al campo de la Vega de Acá para presenciar el entrenamiento del Almería B y hacer la correspondiente entrevista (por cierto, muy amables los futbolistas del filial). Sin embargo, allí sólo estaban dos jardineros, que nos dijeron a Rafa González, nuestro fotógrafo, y a mí que la sesión de esa mañana era en el Juan Rojas. No nos costó nada desplazarnos al coqueto campo de Torrecárdenas (sí se sufre un poco subiendo la Avenida del Mediterráneo con la bici a las 10 de la mañana...), pero la del martes es sólo una anécdota más. Ni en la web oficial del club, ni en sus cuentas de Twitter, ni Facebook se avisó del cambio de escenario, cuando éste, según nos enteramos después, estaba programado desde el pasado fin de semana. Pueden pensar que este artículo es una rabieta del que escribe, pero es que esto ya nos ha pasado en otras ocasiones con equipos de la cantera. Es cierto que el club está mejorando poco a poco, con el inglés en Facebook y demás, pero la información que se da sobre la cantera es poquísima para un club profesional, con el primer equipo en la élite y el 'B' en Segunda B.

miércoles, 30 de julio de 2014

La pretemporada

Jugadores realizan ejercicios durante una pretemporada · marca.com

Asegura el buen profesor que el día más importante del curso escolar no es el último, cuando los alumnos intentan memorizar los contenidos de la asignatura para vomitarlos posteriormente en el examen; sino el primero, con todo por hacer. La afirmación se puede aplicar al fútbol. Aunque el encuentro más importante parece ser el último, en el que el campeonato o la permanencia están en juego, para llegar en las mejores condiciones es ese partido, hay que trabajar antes. Por eso la pretemporada es tan importante. La idea principal de este artículo no es si irse a Tailandia o Australia, independientemente del dinero, es bueno para el aspecto deportivo; sino que estas semanas de trabajo son curiosas. 

El cosquilleo en la barriga que se tiene cuando el nuevo míster se presenta es el mismo que cuando lo hace el profesor en el primer día de clase. Las charlas de algunos técnicos son graciosas. La mayoría son parecidas. Buscan profesionalidad y, lo más importante, anteponen la actitud a la aptitud. Entre todos los jugadores, hay dos tipos inconfundibles, en ambos extremos de la línea actitud-aptitud. Están aquellos con una calidad encomiable, pero que su actitud deja mucho que desear, y los tuercebotas que se parten el alma por el equipo. "Chicos, años anteriores las decisiones han sido erróneas. Pero esta temporada vamos a hacer las cosas bien. El que venga a entrenar siempre y tenga una buena actitud jugará, independientemente de la calidad que tenga. Quiero futbolistas comprometidos, que antepongan el colectivo a las individuales", dicen en esa primera charla los entrenadores de los equipos semiprofesionales, charla en la que están todos los miembros del equipo. Meses después, el entrenamiento se lleva a cabo con la mitad de los efectivos. Los otros están tumbados a la bartola, pero el fin de semana van a jugar el partido porque se necesitan los puntos. Y los tuercebotas con actitud, en un banco parecido al que se ha de sentar Messi. Y el ciclo vuelve a repetirse al año siguiente.

jueves, 24 de julio de 2014

Algo falla

Miguel Martínez y Raúl Guerrero · NGC
Artículo Diario de Almería 24-VII-14

Imagínese que la hora que echa al día en el gimnasio o en el Paseo Marítimo (ya podrían iluminar la nueva zona por la noche...) la multiplica por dos. Dos horas haciendo ejercicio. Y ahora imagínese que lo hace por la mañana y por la tarde. Cuatro horas al día machacándose. Y ahora imagínese que lo hace también mañana. Y pasado. Y el otro y el otro. Cinco días a la semana. Y eso en época normal. Cuando hay algún campeonato, esas 20 horas semanales de deporte se quedan cortas. Es duro, pero si te gusta, lo llevas bien. El pasado fin de semana tuve la oportunidad de hacerle un reportaje a Miguel Martínez y Raúl Guerrero, dos compañeros del colegio y que ahora van luchando por media Europa en muay thai y k-1. El sábado Miguel competirá en Liverpool en una velada internacional. Ese era el principal foco en la entrevista. Sin embargo, no estaba centrado en eso, sino en buscar patrocinadores para poder ir al Europeo de Polonia a finales de septiembre. Si no los encuentra, tendrá que ahorrar 800 euros para poder ir al campeonato de Europa. 

Y entonces es cuando uno se pregunta qué se esta haciendo mal. Porque no es normal que dos actuales campeones andaluces (Raúl en k-1 y Miguel en muay thai) tengan que poner dinero de su bolsillo para poder competir. Entiendo -no lo comparto- cómo está montado el tinglado, que el fútbol es lo que más vende y que los deportes minoritarios no interesan. Pero resulta injusto que un futbolista del montón gane dinero en Tercera (algunos equipos parece que van a repetir errores parecidos que otros del mismo municipio) y que deportistas campeones y cuyo trabajo tiene mucho más mérito (¡20 horas de entreno semanales!) ya no que no tengan recompensa económica, sino que encima tengan que dejarse una pasta, caso de Miguel o Raúl o de los hermanos karatecas almerienses Miguel y Manu Martínez. Algo falla.

jueves, 17 de julio de 2014

Vender por vender

Di María y Khedira, en la celebración de la Décima · marca.com
Artículo Diario de Almería 17-VII-14

Una vez acabado el Mundial -malísimo-, vuelve el turno para los clubes. Comienzos de pretemporada y fichajes. Son un clásico en verano. Da igual que el equipo haya funcionado a la perfección, que alguna baja o alta se va a producir. Que el Chelsea haya intentado desplumar al Atlético, con Courtois, Filipe Luis o Costa, es medio normal, por las pretensiones económicas de unos y otros. Pero que el Real Madrid, uno de los equipos con más pasta del planeta (si no el que más), venda o tenga la intención de hacerlo a Di María y Khedira debería estar prohibido. Deshacerse de dos de los mejores centrocampistas del mundo así por la cara es un sinsentido. Me da igual que sus sustitutos sean Toni Kroos, James Rodríguez (sorprende que algunos tengan el valor de juzgarlo por haberlo visto un par de partidos) o el que sea. El club blanco no tiene ninguna necesidad en traspasar a dos de los mejores jugadores del mundo. Di María ha sido pieza clave en el Real Madrid campeón de Europa, jugando de interior en ese 4-3-3 de Ancelotiti. Y el alemán ha sido titular con todos los entrenadores, por lo que algo tendrá...

Puedo entender que un jugador se quiera marchar de un club si éste ficha a alguien para esa posición. Pero es que sólo juegan once. Ese es su trabajo, ganarse el puesto... ¿Que quieres ganar más? Demuéstralo en el campo. Y si el club no ve conveniente hacerte una subida de ficha, pues a aguantarse. Para eso firmaste un contrato. Por eso, por mucho que lo piense, no entiendo lo de Di María y Khedira con el Madrid. ¿Que viene un equipo con mucha pasta? Los blancos tienen una gran capacidad económica. ¿Que el jugador quiere irse? Pues que acabe contrato, que para eso en ese documento está la firma del futbolista. Pero, claro, siempre está la regla no escrita en el fútbol de que el jugador juega donde desea. Y es verdad, los contratos apenas sirven para nada...

jueves, 10 de julio de 2014

Palo histórico

Los aficionados brasileños no se creían lo que veían · marca.com

Documentarse sobre la historia es maravilloso. Leer, ver fotografías o documentales vale para hacerse una idea sobre qué ocurrió en un determinado momento. Pero presenciar algo en vivo sirve para que te construyas tú mismo la idea, a diferencia de lo primero, en el que el narrador es otro. Estoy leyendo por enésima vez el libro Relatos Rojiblancos de Ángel Acién y es emocionante ver las crónicas sobre la antigua Unión Deportiva Almería o el Motoaznar en publicaciones de la época. O artículos sobre Di Stefano con motivo de su reciente fallecimiento. Pero siempre me queda el anhelo de poder haber vivido el inicio del fútbol en Almería, así como los partidos del mejor jugador de la historia de Argentina.

En la actualidad también se producen hechos que formarán parte de la historia cuando pasen los años. Como el primer Mundial o la segunda y tercera Eurocopa. O, sin ir más lejos, el Mineiralazo del martes. Fue brutal. 0-5 a la media hora de juego. 1-7 al final y porque Alemania no quiso hacer más sangre en el débil equipo brasileño. El resultado sorprende porque en el fútbol actual es difícil que se produzcan resultados tan abultados. Eso sí, si se comparan individualmente los jugadores de uno y otro conjunto y su funcionamiento como equipo, la diferencia entre Brasil y Alemania es más que palpable. Pero un 1-7 siempre sorprende. Y que sea en un Mundial, más aún. Y en semis... Y con Brasil de protagonista... Y en su Mundial... Las circunstancias que envolvían al encuentro y el espectáculo desarrollado en él (impresionante partido de Alemania que tapa el mediocre juego desarrollado por todos en el Mundial, aunque César Vargas piense lo contrario) convierten este Brasil 1-7 Alemania en un duelo que se plasmará en libros por ser uno de los partidos más importantes de la historia del fútbol y posiblemente el peor para Brasil, incluso por delante del Maracanazo.

jueves, 3 de julio de 2014

Evitar la pillería

Afición de la UD Almería animando durante un partido en casa · udalmeriasad.com

De hace cinco años a esta parte la campaña de abonos del Almería ha cambiado sobremanera, por la variación de ciertos factores, como son un ajuste económico de los abonos a la economía del pueblo o la modificación de unas vistas en Fondo necesarias de unos buenos prismáticos por unas sillas en las que se huelen a césped regado. Si aplaudimos en su momento la bajada de precios o el nuevo graderío, este verano no queda otra que volver a reconocer que la directiva unionista ha acertado al mantener los costes de los distintos abonos, incluso disminuyendo los de las sillas blancas de Preferencia (y también de las entradas sueltas). Sin embargo, sigo viendo ciertos inconvenientes, como son la propia bajada de estas sillas blancas y la nefasta campaña de abonos. Haber reducido el precio de las localidades con menos visión es positivo; sin embargo, le veo lagunas si no se produce un buen funcionamiento.

En Almería somos muy propensos a la pillería, así que si no se pone alguna barrera entre los asientos azules y los blancos, habrá numerosos casos de quienes adquieran un carné en las sillas de abajo y se coloquen en otras con mejor visibilidad que estén libres. Y la solución se me antoja difícil porque no me imagino a veinte trabajadores del club que impidan estos cambios. Se me ocurre que quienes adquieran estos económicos abonos de Preferencia tengan que entrar a sus localidades por las pistas de atletismo, como hacen los abonados de Fondo. Aun así, una vez que se entre por las pistas, supongo que no será muy difícil pasarse a los asientos de arriba. ¿Qué pensará un aficionado que se ha gastado 400 euros y tenga a su lado a otro que ha pagado 100 menos? Es un problema con difícil solución, aunque espero que el club la encuentre. Eso sí, no habría problema con una mejor educación, pero es que en este país la pillería está a la orden del día. Otro tema es el de la campaña de abonos, aunque de esto poco hay que escribir. Si no la han visto, no se dañen los ojos.

jueves, 26 de junio de 2014

Mundialazo

El mejicano Marcos Rodríguez le saca la roja a Marchisio · marca.com

Ayer hice el que espero que sea mi último examen de Periodismo. La Universidad de Málaga tiene el Sello de Excelencia europeo, pero, al menos, su Facultad de Ciencias de la Comunicación deja bastante que desear, tanto por infraestructuras como por parte del personal docente. De lo poco que he aprendido en las aulas es que la objetividad no existe. En el colegio te enseñan que una noticia tiene que ser objetiva. Pero es que ésta nunca va a existir porque el que mueve la pluma o pincha las teclas es una persona y no un objeto. Lo que hay que buscar es la neutralidad. Tecleo esto -aunque no debería justificarme al tratarse este espacio de un artículo de opinión- porque los siguientes argumentos pueden estar condicionados por la temprana eliminación de España, con lo que ello significa a nivel de subjetividad por parte de los que sentimos el equipo nacional. Hablo con amigos que saben de qué va este juego y casi todos coinciden que la cita en Brasil está siendo un "Mundialazo". A mí no me lo parece. Argumentan que el torneo está muy abierto, pinchando los favoritos y pasando de fase algunas de las cenicientas, caso de Costa Rica; además, consideran que estamos viviendo auténticos partidazos. Estoy viendo casi todos los partidos y, excepto momentos de algunas escuadras (Alemania, Francia u Holanda), no veo gran juego.

Si las selecciones pequeñas están haciendo algo, por lo general (hay excepciones, como el combinado costarricense), es porque las grandes han dado un bajón en su juego. No sé si es el tema físico, el calor o qué razón, pero España, Italia, Argentina, Inglaterra, Bélgica o Brasil no han rendido conforme a sus jugadores, historia o expectativas. Y eso provoca que los equipos pequeños se vengan arriba. "Mundialazo", dicen los entendidos. Yo prefiero más juego y menos emoción. 

PD: Si pueden, échenle un vistazo los cruces de octavos...

lunes, 23 de junio de 2014

Un amarillo teñido de negro

Aficionados de Las Palmas felicitan a cordobeses tras su ascenso · fotos: laprovincia.es
Lo ocurrido ayer en el Estadio de Gran Canaria es para hacer una película, con varias temáticas según para qué espectador. Para unos, comedia, para otros, con tintes históricos, y para otros, de terror. A pesar de que aún me explique por qué andaba Raúl Bravo más solo que la una en la última jugada del partido o qué se le pasó por la cabeza a Barbosa para no hacerse con ese balón que al final se coló entre las mallas, a Las Palmas se le fue el ascenso por culpa de unos descerebrados. No los denomino aficionados porque considero que los que saltaron a celebrar un ascenso cuando aún éste no estaba certificado no son seguidores, sino individuos con aire de protagonismo. No hay nada más que ver las fotos, muchos de ellos sin prenda amarilla, como estaba todo el campo (impresionante el ambiente que registró). Por culpa de unos pocos, Las Palmas no consiguió el ascenso. Pero, sin embargo, lo más grave quizás es que por culpa de unos pocos muchos juzgaron ayer a los 31.000 aficionados pío pío de mala manera, algo que me dolió por mi simpatía al equipo de Valerón y compañía. Aunque este espacio sea un blog personal, he considerado oportuno que mi amiga Brenda Saavedra, periodista y seguidora amarilla, nos cuente de primera persona lo que sintió alguien que, a diferencia de los que saltaron, sí siente a su equipo.

Brenda Saavedra

Un individuo discute con un miembro de seguridad.
Parece que todo ha sido un sueño. Aún se tiene la sensación de que por arte de magia el reloj va a dar marcha atrás en el tiempo y va a transportar a miles de ilusionados al momento en el que se saltaba de alegría animando eufóricos al equipo. Una marea amarilla, esas que difícilmente se hacen notar de forma habitual, porque, en los momentos no tan buenos, los asientos vacíos del estadio son protagonistas. Pero ayer, la UD Las Palmas estuvo abrazada por su afición, una afición que llenó el aforo del Estadio de Gran Canaria.

Pero no. Volviendo a las ganas de que todo haya sido un sueño, hay que ser realistas y comprender que ese reloj no va a dar marcha atrás. Las horas no retrocederán para llegar a ese instante en el que Apoño, jugador amarillo, marque el gol del ascenso. Un gol deseado, ansiado, de fuerza, de pasión, de felicidad, de lágrimas de alivio de una afición y un equipo ilusionado por un ascenso esperado desde hace trece años. Los minutos no volverán atrás para ver una marea amarilla que canta, grita, salta y apoya sus colores. Ancianos, mayores, jóvenes, niños, hombres, mujeres… Sin distinción de ninguna clase, ayer el Estadio de Gran Canaria era una piña. Y no, los segundo tampoco querrán ayudar a regresar a esos mágicos instantes en los que el pueblo grancanario celebraba feliz. Por ello, será imposible borrar las crueles imágenes que, a pocos minutos de acabar el partido y tocar el cielo con las manos, tiñeron el brillante y hermoso color amarillo de un negro opaco que marcará, para siempre, la historia de este club.

Sí, imágenes crueles. Es inevitable no hablar de crueldad cuando ves como las ilusiones de miles de personas se desvanecen en cuestión de segundos. Cuando ves a un niño llorar desconsoladamente al lado de adultos que tampoco pueden hacer nada para calmarlo. Cuando ves a personas mayores lamentar el que quizás no vuelvan a ver jugar a su equipo en Primera División. Cuando ves a un grupo de once hombres que han dado la vida en el campo, que han hecho un partido de Primera y que ven como la gloria se les va cuando ya habían sentido la calidez de su abrazo. Crueldad, definitivamente esta es la palabra que mejor define lo que ha ocurrido este 22 de junio de 2014, una fecha que para muchos ya era historia.

Algunos aprovecharon hasta para llevarse la bebida de los jugadores.
Y no. No crean que todo este dolor se debe a la derrota, porque, para nada, el haberle dicho adiós al ascenso es el principal motivo de este daño al corazón amarillo. No crea usted que se trata de mal perder, querido lector, porque perder una batalla es duro, pero perderla como lo ha hecho la UD Las Palmas es doloroso. Más de 30.000 asistentes, cuando lo normal suele rondar una media de 12.000 (si llega). 30.000 personas reunidas para apoyar al equipo y lucir con orgullo sus colores. O, al menos, eso se supone. Menos de dos minutos para saborear la victoria. Menos de dos minutos para celebrar y dar gracias a que, por fin, se ha cumplido el gran sueño. Menos de dos minutos…, los mismos que tardaron los individuos (por llamarlos de alguna manera) que no tuvieron cabeza alguna para saltar al campo antes de tiempo y cargarse el trabajo, la ilusión y la lucha de años. Unos insensatos que no tuvieron en cuenta más que la gracia de llamar la atención y ser los protagonistas del acontecimiento sin pensar las consecuencias que podría traer todo eso. 

Y así, de esta manera tan surrealista, el partido tuvo que parar, un parón que supuso la desconcentración del equipo y el gol del empate a favor de la victoria del Córdoba. Pero, ¿sabe qué, querido lector? No me extraña en absoluto. No me extraña, porque el comportamiento que tuvieron estos indecentes ayer saltando al campo, enfrentándose a la autoridad (que poco hizo, por no decir nada), robando agua de los banquillos, quitando el balón en pleno terreno de juego a los futbolistas y cientos de acciones bárbaras más, refleja la insensatez y vulgaridad de una juventud que actúa así en su día a día. Una juventud que no ve las consecuencias de las acciones, que no piensa más que en sí misma, que no conoce el respeto, el saber estar, los modales y la educación que, desgraciadamente, se están perdiendo en la sociedad. Y se sabe que nadie es quién para juzgar a otro y no se pretende generalizar ni tachar de nada a nadie con estas letras, pero lo que hoy lee usted, querido lector, no es más que la descripción de lo que allí ocurrió. Y hoy, el pueblo canario llora, se avergüenza, grita con coraje, siente ira y rencor hacia estos indecentes que no han conocido en su vida los valores que diferencian a las personas de los animales, que hacen que el ser humano se caracterice por ser racional.

Miriam y la que escribe estas líneas.
De acuerdo, no se puede meter a todos en el mismo saco, porque es cierto, también, que la gran mayoría de los espectadores se quedaron en la grada y abuchearon a esos gamberros que invadieron el campo, pero lo que es, es, y no se puede negar. No podemos negar la actitud injustificable que han tenido estos individuos y por los que la imagen de Gran Canaria se ve, una vez más, dañada. Esos que no sólo dañan el reflejo de la isla, sino también sus fiestas insulares, sus romerías, sus verbenas, su sentir…, marcados de forma negativa por estos “mismos de siempre”.

Y es que, viendo lo visto, ahora puede ser más fácil entender por qué cada vez que Canarias sale en los medios nacionales lo hace por cosas negativas, porque siempre son los “cuatro de turno” los que saben hacer pasar por alto las cosas buenas de los canarios. Entendiendo canarios como personas, en su mayoría, cercanas, humildes, sencillas, de corazón, con gran saber estar, educación y dignidad. Pero hoy, querido lector, esta última palabra se debe dejar de lado, porque hoy no son esos “cuatro” individuos los culpables de lo ocurrido, hoy es la afición de UD Las Palmas, el pueblo canario, los que quedan como auténticos vándalos, una vez más. ¡Qué vergüenza! ¡Qué dolor! Qué lástima que sea esa la impresión que se lleven de un lugar increíble donde, aunque no lo parezca, reina un colectivo de gente maravillosa.


Manuel, José Luis y Ginés, tres aficionados de Primera.
No hay más que decir. No quedan fuerzas para decir nada más. Simplemente testificar que no hay otra intención con este escrito que llegar a ti, querido lector, para que sea consciente de la realidad y no juzgue mal a todos los canarios por el plátano podrido del frutero. Que llegar a ti, jugador de la UD Las Palmas para darte las gracias por un partido de Primera, por hacer soñar a la grada y por luchar con uñas y dientes por un sueño colectivo. Que llegar a ti, individuo, culpable de que este sueño no se haya cumplido, para que veas lo que ignorar las consecuencias de los actos puede ocasionar. Pero, sobre todo, que llegar a ti, querido aficionado amarillo, y cuando digo aficionado no me refiero a las más de 30.000 personas que acudieron ayer a ese encuentro. Cuando digo aficionado me refiero a ti, ese que está desde el primer partido hasta el último, a ti que estás en las buenas y en las malas, a ti que no abandonas, que aplaudes y criticas cuando lo tienes que hacer, que eres un sufridor y que, de verdad, corre sangre amarilla por tus venas. A ti, que lloraste a lágrima viva porque otros, que no forman parte de tu equipo, te robaron cruelmente la ilusión.

Porque esto no es más que un reflejo de que a veces “menos es más”, y que no hace falta llenar el aforo de un estadio para que el equipo se sienta querido, porque con tu amor, querido aficionado, es más que suficiente. Y sí, definitivamente, es preferible quedarse con esa media de 12.000 personas, porque estos son los que lo sienten de verdad, los que seguirán ahí y, con su amor incondicional, lograrán teñir el negro que luce hoy el Estadio de Gran Canaria por ese amarillo brillante que no debió marcharse nunca. Porque todos sabemos, querido aficionado, que tú, pase lo que pase, seguirás ahí.