jueves, 31 de octubre de 2013

La hora de los barrios

Español del Alquián y Los Molinos están disfrutando de Tercera · Javi Alonso
Artículo Diario de Almería 31-X-13

Hubo un tiempo, no hace mucho, en el que los nombres mandaban en el fútbol de la provincia. La UD Almería, en la LFP; el Polideportivo Ejido, en Segunda o Segunda B; a la última también se apuntó el Roquetas; en Tercera, el filial de la UDA (después subió a la categoría de bronce), el Comarca de Níjar (llegó a jugar la fase de ascenso) y el Poli B. Ahora, aunque sigue mandando el conjunto unionista (con el primer equipo y su filial), las cosas han cambiado. Las risas y perspectivas de futuro muy fantasiosas en algunos equipos desaparecieron cuando apareció la maldita crisis económica, que también azotó al fútbol, enseñando la realidad a algunos clubes, que se tuvieron que bajar de la nube. El protagonismo lo han tomado entidades con menor nombre, con menos historia en las categorías más altas del fútbol, aunque no exentos de tradición.

Entidades de barrio, en las que se rezuma el verdadero fútbol, ese de domingo por la mañana, entre tapas de lomo en la cantina del campo. Equipos mencionados al principio, casos del Roquetas o Comarca, se encuentran pululando en Primera Andaluza; mientras que el Poli Ejido desapareció. Actualmente, el testigo de los perseguidores de la UDA lo han tomado Los Molinos, el Español del Alquián y el Huércal (sin olvidarme del Pulpileño y el Huércal Overa). Excepto los verdiblancos (y no se puede comparar Huércal de Almería con Níjar, por ejemplo), los otros son equipos de barrio, que han hecho bien las cosas, que han sabido esperar su oportunidad y que ahora se codean con equipos de cierto nombre. Incluso han comenzado la temporada por el buen camino. Y sin olvidar a otros como el Pavía o el Oriente (o el Universidad de Almería, de reciente creación), arriba en Andaluza, demostrando que es más importante la cordura que el nombre para triunfar.

lunes, 28 de octubre de 2013

Ambición

Alfonso García, en una visita reciente a la LFP · Lfp.es
Artículo Sportalmeria.com 28-X-13

Siempre he tenido la impresión de que Alfonso García es un tipo cuerdo, que no se ampara en el carpe diem, sino que tiene una buena visión de futuro. Sin embargo tal y como expuse la pasada semana, tan importante es el presente como el futuro (la línea que separan a ambos es casi inexistente). Escribo esto porque noto una cierta disminución en el nivel de ambición del máximo mandatario unionista. De su comparecencia ante los medios de comunicación la pasada semana, extraigo las siguientes frases: "Siempre he dicho que el objetivo de este club es estar en la LFP. No muchos equipos de los que actualmente están en la LFP han conseguido estar 12 o 13 temporadas seguidas [en la LFP]"; "si no ganamos o estamos el último, parece que se hace todo muy mal y eso no lo comparto. Así no merece la pena estar en Primera"; "que estar en Primera no sea un peso para todos o una desgracia. ¿Les pido ganar partidos? Todos quieren ganar..."; "insisto en lo de seguir en la LFP. Sí a mí me dicen estamos un año más en Primera, pero luego pillamos una mala racha que nos manda a Segunda B o Tercera, prefiero bajar a Segunda porque siempre habrá opciones de subir a Primera"; "voy a dar un dato: somos el equipo 20 de España porque estamos colistas de Primera. Hay 60.000 equipos en este país. Dentro de los 500 futbolistas (25 por plantilla), están los nuestros. ¿Sabéis cuántas fichas hay? 1.250.000 de todas las categorías y edades. ¿Qué queremos?, ¿ser campeones? O cambiamos el chip...".

Que cada uno extraiga sus propias conclusiones como le permita su capacidad de interpretación. El que escribe esto opina que el nivel de ambición de Alfonso García ha bajado. Desconozco si los motivos se deben a la crisis económica con su correspondiente relación con la confección del plantel, o si se trata del paso de los años. Se puede estar de acuerdo en cierto grado con la idea del presidente -lo estoy-, pero sin situarse en uno de los extremos, como hace Alfonso. No hay que conformarse con pretender el objetivo de la LFP, sino que la permanencia en Primera División debe ser el fin primordial este curso -no lo saco en claro de sus palabras- y todos los que se estén en la máxima categoría. Los que componen la mesa rojiblanca no buscan ser campeones, pero la meta tiene que ser los 42 puntos sí o sí. Es cierto que la misión está prácticamente imposible, pero el 'prácticamente' aún existe.

El presidente apuesta por una medida de austeridad para consolidarse en la LFP. De acuerdo. Pero dos apuntes. Ya se ha conseguido dicho objetivo. Después de más de una década entre Primera y Segunda, se deben buscar metas más ambiciosas, lo que no tiene por qué traducirse en un derroche en materia económica. Y el segundo es que no viene mal algo de más ambición. El creérselo es fundamental. Y de sus palabras desprendo que Alfonso no cree en la permanencia. Si el presidente no confía es que algo falla...

jueves, 24 de octubre de 2013

¡Ánimo, Sisi!

Sisi es retirado en la camilla el pasado sábado · mundodeportivo.com
Artículo Diario de Almería 24-X-13

Quién sabe si, después de conocerlo personalmente, será un mal tipo. Pero, a primera vista, Sisi parece buena gente. Con su look desenfadado, sin apariencias de querer llamar la atención de manera rápida, parece humilde, es lo que tiene la primera impresión. Por eso, al aficionado al fútbol -al que le gusta de verdad, no sólo ver a los dos equipos que existen en los corrales de medianoche-, le dolió la lesión que sufrió el futbolista del Atlético Osasuna el pasado fin de semana. El albaceteño se rompió presionando un balón en el duelo ante el Barcelona. Ahora, sufre una rotura del ligamento cruzado anterior y menisco interno de la rodilla izquierda, lo que le tendrá, según los primeros diagnósticos, alejado de los terrenos de juego toda la temporada. El percance quedaría ahí si fuese la primera vez, lo triste es que en noviembre del pasado año sufrió una lesión similar, lo que le tuvo toda la campaña en el dique seco. Ahora, tras reaparecer y volver a disfrutar del fútbol... ¡zas!

Sisi es un futbolista que gusta por sus cualidades y al que hay que mandar ánimos. En el deporte, no hay nada peor que una lesión de gravedad. El aspecto psicológico es clave para la recuperación. Luchas, luchas, a veces te desesperas porque los plazos van más lentos que los dictados a un principio, otras porque crees que no conseguirás recuperarte, te vienes abajo, pero, al final, con fuerza de voluntad, se consigue. Uno de los ejemplos más cercanos lo tenemos en Miguel Martínez, karateca almeriense, que sufrió una lesión similar a la del extremo del Osasuna, para volver por sus fueros ganando varias medallas en los distintos campeonatos de España y Andalucía. Lo del futbolista albaceteño se multiplica por dos, ya que no hay nada más cruel que dos lesiones de este tipo. Pero seguro que saldrá adelante. Querer es poder y Sisi quiere y puede. ¡Ánimo, Sisi!

lunes, 21 de octubre de 2013

El pasado y el miedo al futuro

Alfonso García, en las dependencias del Mediterráneo · Sportalmeria.com
Artículo Sportalmeria.com 21-X-13

Tiempos turbios los que se están viviendo en la Vega de Acá, posiblemente la peor crisis de identidad en los últimos tres años. Los guarismos -por lo que se rige el fútbol- son los que son: paupérrimos. Y eso nadie puede discutirlo, se quiera el despido de Francisco, se eche las culpas a Alfonso o se piense que los futbolistas son unos alcohólicos. Cada uno tiene su opinión, pero, de los números, nadie puede dudar. Las sensaciones también son fundamentales, aunque menos importantes que las cifras. Lo que se palpaba en las primeras jornadas salvaba al equipo, pero ya no. Lo de ayer rozó el esperpento, sin ser capaz de meterle mano a un equipo que había visto 15 goles en cuatro partidos fuera de casa.

Conociendo que Francisco tiene su parte de culpa (sin ser el quesito más grande), pretendo reflexionar sobre algo que leí ayer en las redes sociales. Algunos preguntaban a los que defienden que el mayor culpable es Alfonso García que quién se haría cargo del equipo en el caso de que el presidente abandonase el barco. No lo sé, pero sí que no hay que tener miedo del futuro. Es cierto que el pasado fue muy gratificante, que tuvo que venir un tío de Murcia para llevar a Almería a la gloria, pero todo tiene su principio y su fin, y quien sabe si el de Alfonso en el Almería ha acabado. No afirmo que así sea, pero sí que hay que dejar de mirar ya al pasado y centrarse en el presente-futuro. En esta ciudad, en general, somos miedosos por naturaleza, dando por bueno el dicho de "más vale malo conocido que bueno por conocer". Pero no miedo al futuro, no. Cuando se marche Alfonso, sea dentro de uno, dos o cinco años, vendrá otro y punto. Quizás la UDA esté en Segunda o Segunda B (a lo mejor es lo que nos merecemos) o quizás vendrá otro y la hará aún más grande. ¿Por qué temer al futuro si nadie conoce que éste deparará?

Algunos se escudan en lo que hizo Alfonso años atrás para tapar las miserias del presente. Y no. Lo que vale ahora mismo es el presente. Y éste está negro. Es cierto que García no mintió, ya que apostó por un proyecto austero, en el que el objetivo era consolidarse en la LFP, un proyecto de cantera (de admirar la idea, aunque hasta que no esté la Ciudad Deportiva, de poco servirá; y aún no hay ni una piedra puesta tras más de un lustro vendiéndonos la moto...). "Si fuera yo el culpable, me iba", afirmó Alfonso ayer tras el pésimo partido. No es el solitario culpable, no prometió otra cosa, aunque, si de verdad confía en este proyecto por el que apostó, no estaría mal que le echase un capotazo a Francisco, afirmando que el almeriense va a estar hasta final de la temporada. No que dude como dudaba ayer. El capitán del barco tiene que saber lo que hacer. Y ahora Alfonso no conoce muy bien cómo actuar. "Si supiera que hacer, lo haría; pero ahora estoy como el equipo, bloqueado", aseguró. Esto es lo que hay. Un futuro negro, pero al que hay que mirar sin miedo.

sábado, 19 de octubre de 2013

Apuntes del sábado

Cristiano se agarra al travesaño, con Caballero delante · as.com
Algo aburrido el sábado en la liga española, con los partidos de los equipos que disputan Champions en unos días. El pinchazo del Barcelona -continúa líder tras la derrota del Atleti- en Pamplona le da algo más de picante al Clásico del próximo sábado. Se hablará más de los puntos que del fútbol visto hoy.

ASIA SE DIVIERTE: eso deben pensar los monos de feria que dirigen el fútbol español. Si Madrid y/o Málaga hubiesen expuesto más fútbol, el genial horario se hubiese justificado algo, pero la realidad es que el Madrid aburre. Llegadas intermitentes de Cristiano, Di María y Marcelo, garra de Morata y poco más. Por su parte, el Málaga ha perdido bastante respecto a la pasada temporada, sobre todo a nivel ofensivo. Y generando ambos ese juego a la hora de la siesta, pues lo de 'espectáculo' se convierte en una broma de mal gusto.

CABALLERO: el único que cambió el té por el café fue Willy. Menudo partidazo del arquero argentino. Las sacó de todos los colores, por arriba y por abajo, de lejos y de cerca, fuesen bombas o disparos. Especialmente, al final del encuentro. Aunque no fuese el mejor día para disfrutar del juego blanco, el Málaga pudo irse a Andalucía con un buen saco, de no ser por su portero.

Caballero salva una de las tantas que paró · as.com
BENDITO DILEMA: por el precio que ha costado y por el nombre que tiene, se supone que Gareth Bale tiene que ser de la partida en los partidos importantes del Real Madrid. Por la calidad, debería también, pero la realidad es que los que vienen formando la línea de tres, Cristiano, Isco y Di María, están siendo de lo mejor del equipo blanco hasta el momento. El portugués es más que un fijo; el español -hoy, más flojito- tiene la responsabilidad de ser el principal creador, más aun con la ausencia de Xabi Alonso; y de las botas del argentino, que en verano parecía teórico suplente, salen la mayoría de las jugadas de peligro del conjunto blanco, el primer gol incluido. ¿Dónde jugará Bale?, ¿Cristiano de nueve? Hoy entró por Morata, con Ronaldo en punta. Veremos cuando lo haga en el once. Difícil dilema. Bendito dilema.

EN FUERA DE JUEGO: nada más y nada menos que nueve -la fuente, César Vargas, experto en números- fuera de juegos ha señalado Ayza Gámez (no fue penalti, pero escudar la derrota en eso...) al Madrid. A Gámez, Sergio Sánchez, Weligton y Antunes les salió a la perfección lo que seguro que Schuster trabajó durante la semana. El movimiento es arriesgado, aunque mejor no les pudo salir a los blaquiazules.

INVOLUCIÓN: si no me equivoco, excepto en la primera jornada, que actuó de interior, Guardado viene compaginando el lateral junto a Bernat. Djukic coloca al mejicano en la defensa, en vez de en el centro del campo. El técnico serbio sabe mucho más de esto que yo, pero el que escribe no llega a entender ese cambio de posición. Posiblemente, busque un lateral con recorrido, aunque atrás no destaca. Se incorpora al ataque, sí, pero sin generar el peligro que pone cuando actúa en la línea de tres, donde tiene más libertad y, sobre todo, donde gana espacio para la pegada, una de sus principales características.

EL ADOLESCENTE REBELDE: Griezmann crece a un ritmo descomunal. Estrella de su equipo, no le intimida la responsabilidad, sobre todo este curso, donde ésta es mayor, debido a que hay más ojos que nunca puestos en la Real Sociedad. Desenfado, pintas de macarra, ha dejado la condición de niño. El adolescente la quiere seguir liando, como lo hizo en Mestalla. Diagonales, uno contra uno, pases... y gol. Empalmó una bola y fusiló a Guatia, aunando la potencia y la clase que sólo pueden fusionar los mejores. Él pertenece a este club. Un placer poder disfrutarlo.

Mikel González y Griezmann celebran uno de los goles · 20minutos.es
MÁS VALE TARDE: si el Osasuna fue capaz de parar al Barcelona, el Espanyol hizo lo mismo con el otrora líder, con el exponente de anotar gol. Gran partido táctico de los de Aguirre, con un sobresaliente Lanzarote. Al barcelonés le ha costado llegar a Primera División, a los 29 años ha debutado en la máxima categoría, tras pasar una vida por Segunda B y Tercera. Quién se lo iba a decir hace un par de temporadas, cuando defendía la elástica del Eibar en la categoría de bronce. De sus botas salió un gran cambio de orientación, que acabó en el 1-0 definitivo.

jueves, 17 de octubre de 2013

Vestuario casi roto

El buen ambiente de un vestuario es fundamental · abcdesevilla.es
Artículo Diario de Almería 17-X-13

En cualquier trabajo, incluido el fútbol, para llegar a lo más alto, hay que formar un buen grupo profesional. Los miembros no tienen por qué ser amigos, pero dentro de una oficina o de un terreno de juego deben entenderse a la perfección. Por ejemplo, de todos es sabido que Arbeloa y Casillas, fuera del verde, no son precisamente Bart y Milhouse, pero dentro es otra historia. Aun así, aunque los amigos no se hagan a la fuerza, sino que las relaciones se construyen con el paso del tiempo, siempre es bueno que todas las personas que forman un vestuario se lleven lo mejor posible, predominando el respeto por los demás y sabiendo que lo importante es el equipo, no las individualidades. No han sido pocos los equipos que teniendo muchos nombres -la Argentina del Mundial 2010- han terminado fracasando; o, por el contrario, los que han sido los hombres los que han alcanzado la gloria -la Grecia de 2004-.

Sabiendo que es más importante la 'h' del hombre que la 'n' del nombre, a partir de aquí es donde hay que cimentar un vestuario. Porque tiene que picar entrenar un lunes, después de una derrota, viendo que tu compañero lleva más resaca que Homer o que directamente se ha quedado durmiendo la mona. Eso mata a un vestuario. Y más si no se trata de un caso, sino de varios. O de bastantes. Y encima que luego le pregunten al míster por qué no juegan. Porque eso es otro tema, a muchos del vestuario sólo le interesa estar en el once, olvidándose de que lo importante es el equipo. El tema del alcohol es clave para que no haya unión. Excepto en casos contados -algún exrojiblanco ahora internacional y poco más- es prácticamente imposible compaginar recogerte al alba y entrenar después. Menos cochazos por la noche, menos copas y más grupo. El vestuario lo agradecerá.

PD: Y un poco más de vergüenza, que la afición, que paga parte del sueldo, no es tonta.

lunes, 14 de octubre de 2013

En un pozo

Juan Carlos Cintas muestra su resignación ayer · Sportalmeria.com

En cualquier materia, el objetivo es tener un buen final, aunque un arranque positivo facilita y encarrila el fin. Empezar ganando y hacerse fuertes en casa e ir rascando puntos como visitantes da moral a cualquier equipo. La moral es clave en el fútbol. Está claro que si un equipo lleva inercia positiva y se lo cree actúa mejor que otro que ha comenzado con mal pie y que empieza a dudar de sus posibilidades. Lo último le está sucediendo tanto al primer equipo como al segundo de la UD Almería. Supongo y espero que ambos planteles no estén dubitativo de lo que son capaces, si no, el problema sí que sería grave, aunque gran parte de la afición y de la prensa (y algún que otro jugador) sí que dudan.

Tanto los de Francisco como los de Cintas están protagonizando los peores arranques de la historia del 'A' y del 'B', respectivamente. Una vez que ya no se puede arreglar el pasado, toca diagnosticar el problema y buscar soluciones para arreglarlo. Me quiero centrar en el filial, ya que ya está más que masticado lo del primer equipo. Posiblemente, el temporadón que se marcaron Cristóbal y compañía el pasado curso hizo que las expectativas sobre los rojiblancos creciesen. Además, la calidad y nombres como el de Joaquín Fernández, Kiu -se encuentra alejadísimo de su mejor versión- o Hicham han propiciado que el estropicio del momento sea aún mayor que si se tratase de un equipo acostumbrado a perder o de uno que sabe que va a estar peleando en la zona baja -caso del primer equipo-.

Y la crisis es aguda porque tanto el juego como los puntos son paupérrimos, por lo que más bajo no se puede caer. El mal fútbol practicado deriva en los resultados negativos. Posiblemente Juan Carlos Cintas tenga algo que ver, puesto que es el máximo responsable de la plantilla, aunque no hay que quedarse con lo superficial. Por ejemplo, echando un vistazo al once que saltó ayer al Mediterráneo -ni una victoria local desde aquel 22 de junio...-, se puede comprobar que seis son nuevos. El acople al juego no está siendo el esperado. La defensa no está para nada compenetrada, tal y como lo demuestran los guarismos (siete goles encajados en casa en cuatro partidos), en el centro del campo nadie se asienta y lo de arriba es un problema de otro calibre. Se crearán ocasiones, pero cuatro goles (sólo uno, y de penalti, en el Estadio) en ocho encuentros son números de equipo perdedor.

El goleador se suponía que iba a ser Hicham, lesionado de gravedad. Está claro que la lesión afecta al equipo, aunque no hay que escudarse en eso. El pasado ejercicio, sin un nueve que destacase sobre el resto de matadores de la categoria, se hicieron goles. Y los hicieron repartiéndose el pastel. Chumbi, Hicham, Dani Romera, Okoro, Edgar... Luego está el tema de la juventud, en una categoría en el que destacan los perros viejos. Pero esto tampoco debe ser un problema, puesto que la plantilla de la temporada pasada también era joven. Mucha comparación con el curso pasado. Quizás ese sea el problema. El listón puesto. Aunque es indudable que este equipo tiene que estar más arriba. Cintas tiene un problema que arreglar.

jueves, 10 de octubre de 2013

Francisco, Alfonso y Alberto

Francisco, en un encuentro de la presente temporada · Pepe Navarro / sportalmeria.com
Artículo Diario de Almería 10-X-13

Sería un ejercicio de necedad no reconocer que el Almería se encuentra en estado crítico, en cuanto al plano deportivo se refiere. Todo lo que se ha peleado durante dos años en Segunda se está arrojando en un par de meses; aunque en verano, con lo que trajo el presidente y con las declaraciones de éste, uno se podía hacer la idea de que esto iba a ocurrir. Parece que interesa más la Ciudad Deportiva (hasta que no la vea, no me creo nada) y que en las arcas no haya ni un céntimo de pérdidas (ascender el pasado curso era fundamental en materia económica) que permanecer en Primera. Si bien es cierto que tanto la creación del espacio para los canteranos como la economía son fundamentales, la permanencia también lo es, afirmación que podría parecer mentira mirando la confección de la plantilla, la cual ya está dando sus frutos negativos. Pero ya sólo toca pensar en el futuro y éste se encuentra en el encuentro ante el Rayo. Un empate o una derrota significaría seguramente (así lo marcan los antecedentes) la marcha de Francisco. Las leyes no escritas del fútbol rezan que lo lógico es prescindir de un entrenador antes que de veinte futbolistas.

Sinceramente, aunque la situación sea grave, no creo que el mayor culpable sea Francisco, sino quien se encargó de montar la plantilla (Alfonso o Alberto, elijan al que menos les guste). El almeriense tendrá sus pecados, por ejemplo, que ciertos jugadores no tengan la intensidad necesaria. Pero Francisco -quiere morir con las botas puestas- no tiene culpa de que Christian haga ese saque de banda o que Dubarbier meta el trasero. ¿Por ponerlos?, ¿es que hay otros? Que sí, que la institución está por encima de las personas y que si no se le gana al Rayo, lo lógico sería que se marchase a la calle, aunque el máximo culpable no es Francisco. Confiemos en que todo salga bien. Francisco y la afición se lo merecen.

lunes, 7 de octubre de 2013

Padres frustrados

Los padres son una pieza clave en el fútbol base · Morety
Artículo Sportalmeria.com 7-X-13

Los tiempos han cambiado. Años atrás, las autoridades eran sagradas. Una regañiña del profesor no se quedaba en la clase, sino que el disgusto se trasladaba a casa, con una segunda reprimenda, esta vez del padre. Ahora, el último es capaz de acudir al colegio a encararse con el maestro. Por suerte, esto no ocurre en todos los casos, así como este artículo no pretende generalizar, aunque obviar el tema de este escrito sería un ataque de necedad. En el mundo del fútbol, una de las autoridades son los entrenadores, maestros tanto de pequeños como de mayores. Es cierto que algunos enseñan menos que un programa de Telecinco (en los colegios abundan estos entrenadores que no saben ni que un balón es redondo), aunque eso no exime de saber que el que manda es el técnico de turno.

Todo esto lo comentábamos el pasado martes con Fran Fernández, entrenador del Almería Liga Nacional, en 'La Cantera', de UDA Radio, programa que dirige mi buen amigo Pepe Navarro. El técnico almeriense nos contaba casos de padres que le llamaban para pedirle explicaciones de por qué su hijo no jugaba el partido entero o por qué no entraba en la convocatoria. El esfuerzo de los padres es alto, haciéndose kilómetros y más kilómetros para llevar a su retoño a los distintos entrenamientos y partidos. Eso no lleva implícito el pensamiento y el hecho -las manos actúan a veces- de que tu hijo es el mejor y que va a vivir de esto. Lo primero que hay que conocer es que de cada mil llega uno a la élite. O de cada un millón. Lo importante es que el niño se divierta. Una vez conocido esto, lo mejor es que el padre no se meta en las decisiones de los que mandan: los entrenadores. A algunos, o muchos, esto se les olvida.

Y ocurre por la frustración que tienen. Quieren que su hijo lleguen hasta donde ellos no pudieron. El agua debe fluir sola para que el niño con cualidades llegue al mejor puerto. En el momento en el que el padre empuja, algo falla. Generalmente, el que triunfa lo hace rodeado de un buen ambiente familiar. Eso sí, triunfar no tiene que ser la meta de quienes le dan patadas al balón, sino divertirse, por muy tópico y frase moña que suena.

El cacareo de los padres alcanza su clímax en los partidos, insultando al colegiado de turno y situando a los diferentes jugadores, como si estuvieran jugando con el mando de la videoconsola. Y no sólo mandan a su hijo, sino a los otros. Regañar o decirle lo que tiene que hacer a Gustavo con el padre de éste al lado es, simplemente, vergonzoso. Está bien animar a los jugadores, incluso situarlos desde la perspectiva que da la altura de la grada, aunque todo tiene su límite. Uno de los mejores momentos de la semana es cuando el que suscribe ve, con mis amigos, al Oriente senior, de Primera Andaluza. Hay ánimos a los nuestros e incluso algo de presión al rival, pero sin pasarse. Los que juegan son los que están en el césped, algo que parecen olvidar ciertos padres. Padres de niños de cinco años, de diez, o de treinta. 

Lo último es otro de los aspectos vergonzosos del balompié. Es prácticamente imposible que un tuercebotas que roza la treintena de años y que está en Preferente juegue en Segunda o en Primera; a pesar de ello, muchos familiares creen en la utopía, no sé por qué extraña razón. Toda esta fauna, por qué no llamarlo mierda, es uno de los cánceres del fútbol. Esto hay que cambiarlo sí o sí, educando a los padres, al igual que se educa a los niños. A veces, los últimos son el ejemplo, tal y como ocurrió la pasada temporada en un partido de niños en Canarias, cuando Alejandro, un chico de cinco años, separó a su entrenador y al árbitro. Eso sí, el balompié es bonito, no es sólo violencia como piensan otras madres y padres, situados en el otro extremo, que prefieren que su niño no juegue al fútbol, para que no se contagien de esto. Ni lo uno ni lo otro.

jueves, 3 de octubre de 2013

¿Y Torsiglieri?

Torsiglieri, en un encuentro con el Metalist · uefa.com

Con la plantilla corta que tiene Francisco esta temporada y la acumulación de partidos en ciertas semanas, se supone que los minutos serían repartidos entre los diferentes miembros del plantel albirrojo, algo que no ha ocurrido hasta la fecha. El técnico tiene su once tipo y sólo está introduciendo novedades en los laterales. Sin embargo, aunque el reparto de minutos no esté siendo tan equitativo como se supone en una plantilla corta, todos los jugadores de campo han jugado... menos uno: Marco Torsiglieri. El zaguero cedido por el Metalist tardó en llegar más de lo previsto, por motivos de burocracia. Unas molestias en la rodilla y una anemia hicieron que no estuviese al cien por cien. Sin embargo, ya no tiene ningún tipo de problema físico, por lo que este aspecto ya no es una excusa.

Sorprende que, de los siete encuentros ligueros disputados hasta el momento, sólo haya entrado en una convocatoria (ante el Elche), más aún cuando los resultados no están siendo los esperados, más aún cuando en cada partido se han encajado dos o más goles. Ojo, la culpa no es exclusivamente de la defensa, pero se podrían probar otras opciones. Además, no tiene por qué entrar en el centro de la zaga. En verano, se dijo que tenía una gran polivalencia -característica que a la UDA le gusta vender en esta época-, pudiendo jugar de lateral zurdo, incluso como mediocentro defensivo. De ahí que me sorprende que su protagonismo esté siendo nulo. Y me sorprende más tratándose de un cedido. Alguien de préstamo tiene que estar disponible desde el primer momento. Para esperar, te traes a alguien en propiedad. Total, para lo que está jugando... Puede ocurrir que no cumpla las características necesarias. Entonces, ¿para que se le contrató?

PD: Lo de los despachos es de juzgado de guardia. Ya ni me sorprende.