lunes, 30 de septiembre de 2013

La sencillez y complejidad de Andrés

Iniesta conduce el cuero en el Mediterráneo · Pepe Navarro

Pensé por unos momentos que el mundo estaba loco. En un país con una fuerte crisis económica, con todo lo que eso conlleva, que unos individuos aclamasen a Messi es para hacérselo mirar, reflexionar sobre si el tonto, el raro, eres tú, y ellos, los normales. Sin embargo, quiero pensar que estos sujetos que le besaron los pies a Messi, mientras éste se reía del pueblo, es algo aislado, debido a que el jugador argentino es un crack, sí, pero un corrupto también (que haya pagado una determinada cantidad le quita la etiqueta de 'presunto'). Me quedo con la actitud de la gran mayoría, la que aún conoce los cauces de la legalidad y premia a quienes discurren por éstos. Esta gran mayoría, sea de la ciudad y del país que sea, sólo amantes y conocedores de lo que ocurre en el deporte rey y en la sociedad en general, se quita el sombrero ante Iniesta, don Andrés, una semana sí y otra también.

Sea el campo que sea, la afición que sea, cada vez que el manchego entra o sale de un terreno de juego, las palmas de los aficionados que asisten a ese ritual se juntan y propician un momento mágico, algo que se contará a los nietos. El pueblo se quita el sombrero ante Iniesta no sólo por sus cualidades deportivas, sino por cómo es, por su humanidad. Es cierto que no pudo haber un mejor jugador que hiciese del 11 de julio de 2010 uno de los días más felices de nuestras vidas, es cierto que se trata de un jugador único, es cierto que la toca como nadie, es cierto que encuentra un hueco para el pase donde nadie lo ve, es cierto que la mejor melodía de Mozart suena cuando Andrés entra en juego, es cierto que los ángeles ríen cuando tiene el balón en los pies, pero no es menos cierto que ha conseguido trasladar la sencillez de su juego fuera de los terrenos de juego.

Transmite sencillez, pero ésta no es fácil conseguirla, más bien se trata de una misión harta compleja. Lo fácil sería dorar la píldora en la situación en la que su club se ve socialmente envuelto. A pesar de nacer en Fuentealbilla, lleva toda su vida en La Masía, por lo que lo normal hubiese sido dejarse llevar por la corriente, participar en los fregados en los que se meten sus compañeros, en las eternas disputas Madrid-Barcelona, en política... Pero don Andrés es diferente. En la compleja tarea de conseguir la sencillez, él ha sacado matrícula de honor. Y el pueblo lo sabe. Y se lo hace saber, respetando a uno de los grandes personajes que ha dado este país.

jueves, 26 de septiembre de 2013

El espejo de todos

Trujillo, en zona mixta · youtube.com

"Ángel, te vas al Almería". Ángel dejó la carretilla con la que estaba trabajando, se marchó del almacén y puso rumbo al sur de España para ser más feliz. Es la historia de Trujillo, quien creía que el fútbol ya no le daría más alegrías, incluso que no volvería a jugar más. Tras vestir la elástica del Azuqueca alcarreño en las categorías más bajas del fútbol, se marchó al Almería, donde se ha convertido en el espejo de la cantera y en el de todo ser humano. No conozco otra persona que en un lustro haya pasado del infierno al cielo sólo a base de trabajo. No todo en la vida es el parné ni buenos representantes, sino que, a veces, el trabajo produce sus frutos. Podríamos decir que al central madrileño le sonrió la suerte, puesto que ésta también influye, pero lo que le ha llevado a ser hermano de la gloria ha sido su constancia y confiar en él mismo.

Hay varios tipos de jugadores: los que tienen un buen representante (y de esos hay varios en la caseta rojiblanca), los que poseen mucha calidad y alcanzan la élite en plena edad de crecimiento (sirva como ejemplo Suso) y los que van escalando poco a poco. Trujillo encabeza el último grupo. En el filial se hizo un nombre y en el primer equipo se ha hecho un hombre. Todas las temporadas aparece como tercer o cuarto central, pero en todas acaba jugando. Y eso no es porque es de la confianza de un entrenador, sino porque vale. Pero más que con sus cualidades, me quedo con su humildad y trabajo, sabiendo que tan útil es el que pasa el día en un almacén como el que pisa los campos de Primera División, pero también conociendo que, con trabajo, los sueños se acaban cumpliendo. Trujillo ha visto cumplir el suyo, demostrándonos a los demás que la escalada en cualquier profesión es posible, siempre con una dosis de humildad, ambición y trabajo. Ya no sólo es el espejo de la cantera, sino de cualquier ser humano.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Actos y aptos

Christian es atendido por el doctor Ríos · Pepe Navarro

La historia del gremio arbitral con la UD Almería es para ser estudiada por Iker Jiménez, aunque no creo que el famoso periodista lo haga, teniendo a la pantera de Castala pululando por media provincia almeriense. El factor arbitral es algo externo, con muy poco en las manos para hacer. Si acaso, dar la nota en el encuentro ante el Barcelona, donde estarán puestos más ojos. Jugar con los juveniles o sacar a diez al campo no estaría mal (idea sacada de uno de los foros rojiblancos). Aparte de eso, poco más se puede hacer. Partiendo de esta base, sabiendo que este es un gran hándicap, hay que rallar a la perfección (o aproximarse lo máximo posible) en el resto de aspectos, en los que sí se puede mejorar.

Que la formación del plantel haya sido a poco coste -cero- no significa que Francisco tenga la peor plantilla de Primera. Uno ve el juego desplegado por el Almería y el de otros equipos, caso de Granada, Elche o Levante, y se da cuenta de que puliendo detalles, la permanencia almeriense no tiene por qué ser una utopía, aunque el agua vaya en sentido contrario. Pero el trabajo tiene que empezar a dar sus frutos ya, porque si no, será demasiado tarde. Lo fácil es echar la culpa a Velasco Carballo (el nivel de los árbitros también es para que aparezca en Cuarto Milenio), y es cierto, que, sin su chulería, quizás ahora estaría escribiendo otra cosa, pero también es verdad que hay que saber salvar esos obstáculos.

Cuando tienes un jefe al que no lo quieren ni en su casa, te tienes que aguantar y tirar hacia adelante. Saber esquivarlo y ser más listo que él. Aquí radica la mejoría unionista. Christian tiene que aprender a no pecar de pardillo, a cambiar la marca si le sacan la primera amarilla, Kiu tiene que aprender a tirarse al suelo a perder el tiempo, Dubarbier tiene que aprender a no sacar la mano y no hacer faltas innecesarias que cuesten su expulsión, Rafita tiene que aprender a no hacer penaltis... No tengo nada en contra de estos jugadores, lo que quiero decir es que las críticas tienen que ir tanto para dentro como para fuera. Son justas las que van hacia el colectivo arbitral, pero también es justo hacer un ejercicio de autocrítica. No me cabe la menor duda de que el Almería es acto y apto. Tiene aptitud y actitud, algo fundamental para conseguir el objetivo. Si la actitud progresa en forma del aprendizaje necesario para la categoría, los resultados no tardarán en llegar. No está todo perdido. Pero hay que hacerlo antes de que se ponga el Sol.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Tópicos, finales y partido clave

Francisco, en una rueda de prensa previa a un partido · youtube.com
Quiso Francisco desdramatizar ayer el encuentro ante el Levante, quitándole la etiqueta de final. En ésta, el empate no vale. O ganas o pierdes. No hay más. El torneo de turno se acaba en dicha final, sea cuartos, semifinal o final, valga la redundancia. De ahí que el mayor tópico en el fútbol sea que, prácticamente, todo partido se trate de una final. Excepto en contadas ocasiones, en todos los encuentros, uno de los equipos se juega, con los tres puntos en juego, el liderato, entrar en Europa o salir del descenso. Llegados a ese punto de lógica, sí que es cierto que el duelo de mañana sabe distinto. Los tres puntos valen lo mismo ante el Estepona que ante el Polopos. Los tres puntos valen lo mismo en septiembre que en mayo. Pero sabe distinto porque se trata de unos de los partidos clave, de un punto de inflexión, de psicología, fundamental en el deporte.

Quizás, por eso, el educado técnico almeriense ha querido quitarle esa presión a la batalla. Perdiendo, todavía quedarán la friolera de 33 jornadas, pero no es menos cierto que el resultado que se consiga se recordará en una futura valoración de la temporada. Porque, sí, todos los partidos son iguales. Pero, sí, todos los partidos no son iguales. Corríjanme, si me equivoco, creo que fue Corona, el que, en el descapotable del ascenso, recordó que el objetivo se fraguó en la capacidad de reacción, de saber levantarse, que tuvieron en diferentes momentos de la temporada, el penúltimo con el triunfo ante el Racing de Santander tras la debacle en la Nueva Condomina. Esa victoria fue un punto de inflexión. Aquí ocurre lo mismo. Un triunfo ante un rival directo en casa es el pilar donde afianzar la permanencia, debería ser normal. Pero, tras no vencer en las cuatro primeras jornadas, esa normalidad debe transformarse en borrar la pequeña crisis.

Y ganar mañana no es fundamental para salir un poco de la quema antes de enfrentarse al Málaga, Barcelona y Sevilla, rivales, que, a priori, estarán arriba (escribo 'a priori' porque creo que los tres no van a estar en esa situación), sino para aparcar la primera mala racha de la temporada y conseguir una buena dosis de confianza. Perdiendo o empatando se verían fantasmas en forma de cuestionar la labor de Francisco, de argumentar que la permanencia no se está construyendo en casa, que los rivales directos se llevan los puntos, que el equipo es inocente... Ganando todo sería diferente. ¿Final? Para nada. ¿Clave? Por supuesto.

jueves, 19 de septiembre de 2013

La cantera unionista manda

Hicham es una de las promesas rojiblancas · Pepe Navarro

Cuando un equipo de cualquier deporte está una temporada en la parte alta de la clasificación es o porque es un grande o que se trata de la revelación. Durante uno o dos años puedes ser del segundo grupo. Si ya pasas cinco temporadas estando entre los mejores de la categoría es porque eres uno de los llamados a seguir. A nivel global, la cantera de la UD Almería es de las más grandes de Andalucía y de España. No lo dice el que suscribe esto, sino los guarismos, los únicos que no mienten. Es cierto que el filial rojiblanco está en ese punto de querer pasar de revelación a grande, pero si se mira hacia abajo, uno se da cuenta de que en el resto de categorías, los rojiblancos mandan en las diferentes ligas. El mayor ejemplo es el juvenil A. Estar durante cinco temporadas consecutivas entre los mejores de la máxima categoría nacional no lo pueden decir todos los clubes. Es cierto que aún falta hacerse con el liderato y llegar más lejos en la Copa del Rey, pero estoy seguro de que esta campaña lo consigue. Las victorias iniciales ante el Sevilla y el Málaga, dos de los gallitos, refuerzan mi postura. 

En el resto de categorías y ligas, contando cada año alguna excepción, ocurre lo mismo. En juveniles, las máximas categorías son División de Honor y Liga Nacional. Un equipo unionista en cada competición. En cadetes y en infantiles, Andaluza y Preferente. Un equipo unionista en cada competición. Excepto el Almería B, el resto ya no puede subir más, algo que delata el nivel de la cantera rojiblanca. Eso sin contar con la organización, la filosofía implantada y los valores (bravo, Maikel). ¿Qué falta, ahora? La Ciudad Deportiva, claro está. El club ha anunciado recientemente que en el segundo semestre de 2014 estará construida. Eso esperamos, aunque con unas elecciones municipales en 2015, las fechas serán otro cantar...

lunes, 16 de septiembre de 2013

Francisco, tenemos un problema

El Almería aguó en el Calderón · sportalmeria.com

"Tenemos un problema". No se refiere a la famosa frase proferida por el astronauta Jack Swigert durante el viaje del Apolo 13, ni a la que pronuncia un aplicado estudiante que no es capaz de resolver uno de matemáticas, sino lo que le debe decir Jaime o cualquier miembro de la plantilla a Francisco, aunque supongo que el educado técnico almeriense lo pensará también durante todo el día. El problema con los goles encajados, con la defensa rojiblanca y con el sistema defensivo en general. No se trata de un accidente como en el caso de la nave, sino de un problema que, o se ataja, o la permanencia se pondrá en un puerto de categoría especial y habrá que ir a por ella en una bici de paseo.

Vayamos por partes. Primero, hay que diagnosticar un problema que es realidad, ciego el que no quiera verlo. 14 goles en cuatro partidos no es un problema, sino un problemón. Es imposible conseguir cualquier objetivo con este número de goles en contra. Algunos han venido por la superior calidad del rival. Vale, eso es más difícil de corregir. Otros llegan por desajustes defensivos, algo que sí se puede arreglar. Y otros, por falta de concentración, errores de benjamines, póngase de ejemplo el tanto de Tiago en el Calderón (el 3-1). Aquí, Francisco estará rabiando, ya que no se trata de una jugada de pizarra como argumentan algunos. Simeone dibuja eso, pero si se defiende como se tiene que defender, con la intensidad y concentración de un equipo de Primera, la pizarra hubiese salido un churro, que es como debió salir.

El problema ya lo tenemos. Ahora hay que buscar culpables y soluciones. ¿Los culpables? Todos. Desde Alfonso García hasta el último jugador del plantel. Alfonso por poner la pasta, Alberto Benito por confeccionar la plantilla, Francisco por dar el visto bueno y los jugadores porque son los que están en el verde. Pero de nada sirve sacar la ametralladora, sino que hay que hacer lo correcto cuando existe un problema: buscar la solución. Yo, sinceramente, no sé dónde está, puesto que no soy entrenador y no consigo encontrar cómo arreglar el desaguisado. Supongo que Francisco ya está manos a la obra. ¿Cambiar una, dos, tres o cuatro piezas de la defensa? Puede ser. ¿Pero a quién sacas?, ¿a quién metes? Quizás, el problema de las piezas que tiene Francisco para hacer el puzzle sea culpa de alguien de más arriba... ¿Cambiar el sistema?, ¿meter un centro del campo más agresivo (sin esas piezas, imposible...)? De verdad que el que suscribe no lo sabe, pero Francisco debe resolverlo cuanto antes. Antes de que la permanencia se coloque en el Angliru.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Reflexiones del sábado noche

Villa celebra el primer tanto atlético · as.com
Posiblemente no sean muy recomendable más de doce horas pegados al televisor, pero ayer tocó un buen maratón de fútbol (CSKA-Rostov, Manchester-Crystal Palace, Atlético-Almería, Levante-Real Sociedad, Barcelona-Sevilla y Villarreal-Real Madrid). Les dejo mis reflexiones de un sábado friqui

MUCHA DIFERENCIA: las comparaciones son odiosas, pero la realidad es que el nivel entre las mejores ligas y otras de segunda fila son demasiadas. Si el CSKA es el campeón y el máximo favorito para revalidar el título y el Rostov, uno de los equipos para estar arriba, que venga Dios y lo vea. Quizás habría que replantearse el sistema para acceder a la Champions League, con el objetivo de que la competición continental crezca en intensidad. Los mejores del conjunto local fueron el delantero nigeriano Musa, el mediapunta japones Honda y el delantero brasileño Vitinho (mucho ojito con esta perla); y de los visitantes, el meta croata Pletikosa, que salvó a los suyos de una buena goleada.

VAN PERSIE SALE AL RESCATE: el holandés salvó a su equipo desde los once metros, con un gol psicológico en el descuento de la primera mitad. El Crystal Palace no estaba haciendo un mal partido hasta entonces, pero el riguroso penalti y la consecuente expulsión de Dikgacoi decidió el partido. El Manchester consiguió su segunda victoria, una victoria sin brillo. Como el león inglés no despierte, lo puede pasar mal este curso.

ROONEY NUNCA MUERE: no vamos a descubrir ahora que el Bad Boy no está en su mejor momento. Sin embargo, en la recta final sentenció con un auténtico golazo de falta. Rooney habrá cambiado su posición (en los últimos tiempos juega más retrasado), su nivel no será el mismo (desde mi punto de vista), querría salir en verano, lo que quieran, pero el inglés siempre acaba apareciendo. El rey de Old Trafford. Con permiso de Van Persiee.

Rooney hizo el 2-0 definitivo para el Manchwster · mirror.co.uk
REGALAN CARAMELOS: la defensa y el sistema defensivo almeriense da muchas facilidades al rival. Once goles encajados en cuatro encuentros no son fruto del azar. Los cuatro tantos atléticos no fueron por obra del atacante de turno, sino más bien por fallo del defensor. En el primero, Rafita se va con los dos centrales y deja incomprensiblemente solo a Villa. En el segundo, penalti de Pellerano. Tiago, sin marca en el tercer gol, con Rodri a camino entre la barrera y el brasileño. En el cuarto, más de lo mismo, con Raúl García solo en el área.

A GOL POR PARTIDO: en verano se hablaba más de la posible falta de gol unionista que del citado sistema defensivo. Rodri y Óscar Díaz, los dos teóricos puntas de la UD Almería, no habían explotado en Primera, de ahí las dudas. Sin embargo, el soriano está siendo una de las revelaciones, con cuatro goles en otros tantos encuentros. Parece que no está en el campo, pero el '10' rojiblanco siempre aparece. Que le dure la racha.

EL CÓMO MANCHA AL QUÉ: en el fútbol hay que ser agresivos, morder al rival, sin embargo, Diego Costa no sabe dónde está el límite. Lo del brasileño ya no es cuestión de un día, sino que es su marca, marca que algunos ríen. ¿Hay que provocar al rival, buscándole las cosquillas? No lo sé. Lo que no puede ser es que se encare con todos los rivales, absolutamente todos y que se vaya de rositas en la mayoría de los partidos. Bien harían los colegiados en marcar bien la línea de lo permisible y quitarle las tonterías, las cuales manchan la calidad que tiene. Un auténtico ejemplo para los niños.

LA HORA DE LA SIESTA SE RETRASA: si en el horario del Calderón, perfecto para echarse una cabezada, se vieron seis tantos, el Levante-Real Sociedad fue de lo más aburrido del sábado. Ni granotas ni realistas dieron su mejor nivel, dejando un espectáculo soporífero. Xabi Prieto, Giriezmann, Granero, Seferovic, Vela y Xumetra, las supuestas estrellas, no aparecieron, dejando el electrónico como comenzó, el peor resultado para el espectador neutral. Los de Arrasate están ya pensando en el duelo ante el Shakhtar Donetsk.

PROTAGONISTA EL QUE NO DEBE SERLO: el mejor árbitro es el que no se habla de él tras un partido. En el Camp Nou, el triste protagonista fue Muñiz Fernández, con ese gol anulado al Sevilla, que hubiese cambiado el rumbo del encuentro. Es cierto que el Barcelona, a pesar de que no se encuentra en su mejor momento de juego, está sacando los partidos adelante; es cierto que Unai Emery le añade un gen competitivo característico a todos los equipos por los que pasa; y también es cierto que en los campos de los grandes es fácil pitar. A la mínima duda, a favor del de casa. Ahora, el que podrá meterse en un lío será Navarro. Y Muñiz se va como Costa. De rositas.

37 minutos le bastaron a Bale para estrenarse como goleador blanco · as.com
CUESTIÓN DE LA LÍNEA DE TRES: preciosa la batalla de El Madrigal. Cani -soberbia actuación otra jornada más- lideró a los suyos, un Villarreal que pisa fuerte, haciendo las cosas bien. A diferencia de otros clubes, los amarillos tienen los pies en el suelo, conscientes de la situación económica, filosofía definida, equipo equilibrado y a soñar. Del Madrid, cuatro nombres. Uno, Bale. Llegó y besó el santo, sin hacer un partido de otro mundo. Otro, Isco, el mejor de los blancos. Crece en cada partido. El tercero, Di María. Fatal ayer. No dio una. Y el último -el orden no altera el producto- el de Diego López. Aunque ese ya es otro tema.

jueves, 12 de septiembre de 2013

El rival es el espejo

Los albirrojos celebran un gol este curso en el Mediterráneo · ligabbva.com

Aviso, antes de antes de nada, que no llevo la casaca unionista puesta al escribir este artículo. No quiero parecer forofo, pero partiendo de la base de que los partidos hay que jugarlos y que son once contra once, los albirrojos se pueden imponer en el Calderón. Pueden parecer dos tópicos, pero es la realidad. No soy de la opinión de que los puntos se deben conseguir contra equipos de tu misma liga. Lo mismo vale ganarle al Levante en casa que hacerlo en el Bernabéu. Si algo han demostrado los unionistas años atrás es que pueden hincarle el diente a los grandes. Al feudo colchonero hay que ir a por los tres puntos. ¿Por qué conformarse con uno? A lo mejor, después, se dan unas determinadas circunstancias, los de Francisco sacan un empate y éste lo damos por bueno. Pero, de primeras, se debe ir a por la victoria siempre, sea el escenario que sea y teniendo al rival que sea. Si un equipo no afronta un partido con esa actitud, apañao va.

Ahora, bien, ¿cómo hay que jugar el propio encuentro? En este tipo de partidos, el Atlético de Madrid puede ser el ejemplo. Un equipo que no se achanta ante nadie, que suple las carencias que tiene con derroche y garra, que corre desde el minuto 0 hasta al 90 al rival, que hace una fuerte presión, compromiso, mucho compromiso, ayudando al compañero a la hora de defender, no dando un balón perdido... Lo típico que dicen todos los entrenadores antes de un partido, pero que no siempre se lleva a la práctica. El que mejor representa ese fútbol de testiculina es el Atlético. A veces sobrepasa el límite de la agresividad, pero mejor que sobre que no que falte. Sin perder el estilo de Francisco, añadiéndole al juego lo expuesto anteriormente, la victoria albirroja estará más cerca. Porque lo importante es la batalla del sábado, no el precio de las entradas del sábado 28...

lunes, 9 de septiembre de 2013

La crisis azota al fútbol

El Huércal volvió a claudicar ante el Vélez otro curso más · sportalmeria.com

Aprovechando el parón por selecciones, ayer el protagonista fue el fútbol base, el fútbol verdadero, el de los domingos por la mañana, olor a tierra (por suerte, ya a césped artificial). Siempre hay tiempo para compaginar el equipo representativo de la provincia (o su filial) y algo de Tercera, Andaluza o Preferente; pero ayer mandaron los últimos. El que escribe esto se acercó a la Ciudad Deportiva de Los Ángeles (un amistoso, la competición empieza esta semana), Municipal de Huércal y Constantino Cortés. Focalizando en los encuentros de categoría nacional, se pudo confirmar la hipótesis que el nivel en el fútbol ha bajado. La idea no es desmerecer la labor de equipos como Los Molinos -el novato ha protagonizado la revelación en el grupo IX de Tercera con un juego vistoso y efectivo- o Huércal de Almería -equipo joven que le exprime mucha velocidad al juego-, sino que la crisis y la diáspora es una realidad.

De siempre, y ahora con el fracaso de Madrid 2020 se ha acentuado aún más, se ha dicho que se le da pan y circo al pueblo y este se mantendrá callado. Lo primero es lo primero, valga la redundancia: el pan. Partiendo de la base de que éste ya le está faltando a millones de familias españolas, el circo también se ha resentido. Y lo ha hecho por el mismo motivo del pan: la maldita crisis. Ésta está azotando al fútbol (al deporte en general). Que el deporte rey no esté en su mejor momento no es culpa exclusivamente de la LFP y los operadores televisivos (por cierto, los clubes son los que firman los contratos de televisión...), sino del parné. Si no hay pasta, lo normal es que los mejores se marchen a donde sí se lo dan.

Ya no sólo me refiero a los equipos de la Primera española, sino del fútbol base. Ves un partido de Tercera y parece la antigua Regional, ves Primera Andaluza y parece Preferente, incluso ves Segunda B y parece Tercera. Antes los equipos se podían permitir pagarle un sueldo fijo al jugador. Con ese dinero era difícil vivir, pero sí tirar hacia adelante, incluso complementarlo con lo ganado con algún trabajillo más. Ahora hay tres opciones, dos de ellas, éticas, y otra, vergonzosa. La primera es prometerle al jugador algo que no te puedes permitir, consigues que juegue en tu equipo y luego no le das nada, argumentado la famosa crisis económica. Pasa a menudo. Otra es pagarle X al jugador por objetivos, aunque si no tienes dinero, esta opción no es viable. La última, no pagar. 

Algunos se conforman con las dos últimas opciones, otros prefieren probar fuera o dejar el fútbol (algunos se creen más de lo que son y ni juegan ni cobran). Son numerosos los casos de españoles que han emigrado. Ya no sólo a la Premier inglesa, sino a otros lugares exóticos, caso de la aventura tailandesa del exrojiblanco Galán. La diáspora no ha hecho nada más que empezar. Y lo que es peor, no sólo en el fútbol.

sábado, 7 de septiembre de 2013

55 historias

Parte de la pared con bufandas italianas · LEM
Tras un verano con apenas tiempo para actualizar La Escuadra de Mago, debido a las prácticas en Diario de Almería, este espacio vuelve a retomar su actividad original, con la idea de una constante actualización. A pesar de que la moda es las redes sociales, la ilusión es la misma que la del primer día. Tumbado en la cama, no sabía sobre qué escribir. ¿Madrid 2020? Como no se consiga, el tema caducará y lo que es noticia ahora acabará desapareciendo. Eso sí, confiemos en que esta noche sólo se hable de la victoria española y no del café con leche de Ana Botella. Tumbado en la cama, veía banderas, pósteres, banderines, pines, camisetas y demás objetos futbolísticos. Generalmente, al que le gusta el fútbol, es coleccionista en mayor o menor medidas. Todo producto tiene su encanto, aunque lo de las bufandas es algo mágico.

La bufanda representa al fútbol de toda la vida, el de los domingos. Bufanda al cuello (en verano, en la mano) y a animar a tu equipo, sea de Primera, de Segunda o de Tercera. Raro es el club que no tiene esta prenda. Tumbado en la cama, cuento 55. 55 historias diferentes, el embrujo, lo que les hace grande a cada una de ellas, sea del equipo o nación que sea. La colección empezó hace seis años, con mayor o menor regularidad. Desde entonces, cada una tiene una historia detrás. Aquella que la conseguiste tras intercambiar, en el campo, la tuya con la de un aficionado del equipo rival tras un gol in extremis, y que representa la deportividad en el fútbol. O aquella que te la trajo un amigo en un viaje que hizo. O aquella que vivió dos ascensos unionistas. O aquella con la que empezó la colección (en mi caso, la primera es del Sevilla, concretamente de la semifinal de la UEFA 06-07, ante el Osasuna). O aquella que te recuerda a tu compañero de residencia. Toma la del Almería, gracias por la del Puertollano. Nada más bonito que eso.

Al principio intentas organizarlas por países o divisiones, pero al final tienes que desistir por la falta de espacio. Y cuando comienzas, te entran ganas de ampliar tu colección. No por agonía, sino que quieres tener más historias. La próxima parece ser del Real Jaén, firmado por todo el plantel lagarto, un regalo de Edgar. Otra historia que se suma a la colección de bufandas, digo de historias. Fútbol de domingo por la mañana.

PD: En este enlace pueden ver parte de mi particular colección.

jueves, 5 de septiembre de 2013

Carril bici ya

Un carril bici en una carretera española · elmundo.es

Almería no es sólo desierto, como dicen muchos ignorantes de otras provincias españolas sobre la nuestra. Almería es un paraíso, capaz de reunir el mejor clima de España, playa, montaña, desierto, la Alcazaba más bonita, los refugios más grandes de Europa abiertos al público y un largo etcétera. No es patriotismo almeriense, sino la realidad. Otras tendrán, por ejemplo, metro, algo que a nosotros nos hace falta (una mejora en comunicaciones, sí, dicho sea de paso; y grande). Sin embargo, lo que sí echo de menos es un carril bici en condiciones. Que yo recuerde, en la ciudad, está el del Parque Nicolás Salmerón, el de la Vega y el de la Universidad. Poquísimos. Y están ahí porque el arquitecto que los hizo cogió un plano al azar y los dibujó ahí y ahí cayeron sin más. ¿Qué sentido tiene que se corten y no prosigan?, ¿no sería más lógico que estuvieran conectados? 

Y echo en falta más por varios motivos. La bici es un elemento de progreso, tanto que miran los políticos españoles a otros países del norte de Europa en materia económica para intentar copiarse de algo, los ciudadanos podríamos fijarnos en los suyos para aprender educación y un uso más habitual de la bici, uno de los pocos vehículos que no contaminan. Almería es una ciudad perfecta para ir a trabajar, hacer ejercicio o, simplemente, darse un paseo con la bici. Una ciudad en la que las distancias no son largas y puedes ir de una punta a otra en menos de media hora. Pero nos falta, primero, educación para no coger prestados las bicicletas de los demás, y, después, un carril bici. ¿Ir por la acera? Toca esquivar personas. ¿Por la carretera? Con las prisas que hay hoy en día, un peligro. Lo dicho, menos escandalizarse por el derrumbe de inservibles elementos de la ciudad y más protestar por la construcción de algo necesario.