lunes, 29 de abril de 2013

¿Un punto? Mejor tres

Sergi, Eze, Pascual, Javi Lores, Ñoño y Moi disfrutando con el champán · N.G.
El tema les tiene que resultar ya cansino a quienes no formen parte del CD Oriente, pero me es obligado escribir acerca de ello tras conseguir el objetivo que parecía imposible hace apenas dos meses. Un ejercicio de humildad, autocrítica, orgullo y valentía más una buena dosis de trabajo han hecho que se consigan 16 puntos de los últimos 21 (cinco victorias, un empate y una sola derrota). Salir de los puestos de descenso hasta conseguir la permanencia en el grupo 4 de Primera Andaluza a falta de tres jornadas para el final. 

Foto de familia en el autocar · N.G.
La primera intentona tocaba en Huétor Tájar ante un equipo que se jugaba salir de los puestos rojos. Sólo hacía falta un punto, pero con ambición, mejor ir a por la victoria que a por el empate, ¿no? Así lo entendieron los verdes (el pasado lunes se cumplía un año del ascenso). Podía parecer un viaje más, pero por las mentes de los jugadores seguro que no era así.

En el campo (7 euros costaba la entrada; habría que reflexionar sobre ello...), otro partido más, que en realidad tampoco lo era. Nadie quería lanzar las campanas al vuelo. Jugar, ganar, que pasaran los minutos y que ocurriese lo que Dios quisiese. Sin embargo, en el descuento, los abrazos fuera del campo eran constantes. Pitido final y más abrazos, gritos de ánimo y euforia general tras el 1-2. Al míster no se le manteó porque "pesa mucho", palabras de algún jugador (Paco, si lees esto, ya sabes lo que tienes que hacer con el lateral izquierdo de tu equipo).

En el vestuario, champán, música, algún que otro baile... y maquinillas de afeitar. Las promesas hay que cumplirlas. El reto era que creciese la barba para dejarse sólo el bigote en tierras granadinas. La bulla en el autocar de vuelta fue buena, realmente como siempre, la de un grupo de amigos humildes. Fotos para Twitter, charlas y algún vídeo no apto para menores. ¿La cena posterior? Unas pizzas en casa del portero Moi. Es lo que tiene ser de un equipo humilde.

jueves, 25 de abril de 2013

Sin ilusión

Pallardó, Silva y Verza se lamentan en Anduva · J.Titos/udalmeriasad.com
Artículo Diario de Almería 25-IV-13

El domingo vi al Almería por la tele. Me iba a dormir. Literal. Si no llega a ser porque jugaba la UDA, me hubiese dejado caer en el sofá. No me transmite nada este equipo. No juega a nada. Y lo peor de todo: no genera ilusión, lo básico en el fútbol. Quedan siete jornadas, estamos a un paso de subir a Primera, pero este Almería no ilusiona. Mira que intento echarme agua en la cara, ver que se puede conseguir, pero conforme pasan las jornadas, me vengo más abajo. No quiero que ningún zaguero venga ahora y me diga que si no voy a animar, que me quede en casa. Aún confío en los rojiblancos, ya que si no lo hacemos nosotros, ¿quién lo va a hacer? Intento ilusionarme, pero es acordarme de cómo empezó el partido y me vengo abajo. A los dos minutos ya pierdes con un gol ¡a balón parado! Así es muy difícil ascender. Y parece un problema sin solución. Sí la tiene, pero Gracia no la encuentra. 

Intento ilusionarme, pero veo los resultados y compruebo que en todos los partidos se encajan goles. Así no. Desde el encuentro en el Rico Pérez no se ha dejado la puerta a cero. Tanta culpa tiene el sistema defensivo como los zagueros que vienen actuando últimamente. Si Gunino, Trujillo y Mejía venían haciéndolo bien, ¿por qué se cambió la línea de atrás? Intento ilusionarme, pero veo que la ambición no es la máxima. Se habla primero de asegurar la promoción y después, el ascenso directo. Un club que desde agosto abogó por el ascenso -tal y como recogen las hemerotecas- tiene que aspirar a lo máximo. A por todas. No "primero, la promoción...", con un bajo tono de voz. No. Ambición máxima. Intento ilusionarme y veo la cantidad de aficionados que van a animar a los suyos a Murcia, aquellos que van hasta Santander o Guadalajara y ahí sí me motivo. "¡Pobre del que quiera robarnos la ilusión!".

lunes, 22 de abril de 2013

Hace un año

El entrenador José Valdivia, manteado hace un año · J.A.
Hoy hace un año. A esta hora, sobre las 14:00, estábamos metidos en la ducha. Por allí tuvimos que pasar cada uno de nosotros. No nos libramos ni uno. Era un baño de alegría. Agua con sabor a champán. Nos lo merecíamos. Por lo sufrido. Por lo sentido. Ellos lucharon un año contra todos los elementos posibles. 20 encuentros invictos que sirvió para cantar el ascenso un 22 de abril de 2012 tras vencer al Benahadux por 4-1. Seis años después, por segunda vez en su larga historia -casi 50 años-, el C.D.Oriente volvía a Primera Andaluza. Había que celebrarlo por todo lo alto.

Ese 22 de abril lo llevábamos esperando mucho tiempo. Disfrutamos, sufrimos y sentimos antes. Ese día se culminó todo. Los 20 encuentros invictos hizo que la hazaña, histórica, pareciese fácil, no valorándose en su justa medida. Ese día costó ganar, pero mi gran amigo Eze comenzó la remontada. Me acuerdo que quedaban cinco minutos, que ya éramos de Andaluza, pero que había que esperar al pitido final. Cuando este sonó, escuché al gran Vizca diciéndome "¡Nico, somos de Andaluza, tío!" [los pelos de punta al escribir esto y es que hay que sentirlo; yo tengo la gran suerte de ello].

Después la líamos. Como mejor sabemos: disfrutar con lo poco que tenemos. Nos bañamos en las duchas, estrenamos la camiseta del ascenso y fuimos al pequeño bar del campo hasta quedarnos afónicos. La ocasión lo merecía. Después bajamos la Rambla de Almería rebosantes de alegría. Éramos los reyes. Los campeones de Almería. Tocábamos los cáxones, en cada semáforo en rojo, nos bajábamos de los coches y botábamos en los capós. Nos reíamos. Éramos felices. Bianco y... Duque de Mar. ¡¿Dónde si no?! Patatas, patatas, patatas, patatas, lomo y patatas. Un menú para los humildes. Todos éramos protagonistas. Los jugadores (Moi, Vizca, Kike, Eze, Fran Beltrán, Narci, Arturo, etc., etc. TODOS GRANDES), el cuerpo técnico, las familias, los amigos y el periodistilla, el cual estaba inmerso en su revista para la ocasión.

El futuro deparaba muchas dudas. En el debut en la categoría, se dio la sorpresa ante el Parador. Después, como es normal, hubo una mala racha. Algunos se desesperaron. Creían que no era posible. Yo sabía que ellos PODÍAN, tal y como escribí en esta 'carta a unos amigos' el pasado 28 de enero. Ahora está al alcance de la mano. Falta un punto por conseguir. Tres jornadas. No parece difícil. El domingo lo conseguiremos en Huétor Tájar. Y volveremos a disfrutar. A ser felices. Porque se pudo. Se puede. Esto es el Oriente. Gracias chavales. Nos vemos en el bus el domingo.

jueves, 18 de abril de 2013

Más atención a la cantera

El genial Joaquín Fernández posa en Huércal para un reportaje para sportalmeria.com ·SA
Artículo Diario de Almería 18-IV-13

El Juvenil 'A' del Almería ha estado a punto de escribir una página de oro en el libro de la entidad almeriense. La extraordinaria labor de Cintas y de sus pupilos ha hecho que llegasen a la recta final del grupo IV de División de Honor con posibilidades de alzar el título. A los rojiblancos, quienes ya se han hecho un grande de este grupo, les bastaba con ganar el pasado sábado en Huelva al Recreativo de Huelva y este finde al Sevilla para ser líder y acceder a la Copa de Campeones por primera vez en su historia. Pero una mala actuación del colegiado en Huelva y las supuestas primas hicieron el resto. Sin embargo, este desafortunado hecho no tiene por qué tapar el magnífico curso de los Joaquín Fernández, Antonio Marín, Hicham y compañía, quienes pintan alto. Pues bien, en la web oficial no hay ni una sola mención a estos campeones. Nada. Ni una crónica del partido ni un reconocimiento a los jugadores ni nada (sería bonito que el domingo saltasen al campo y se le diese el fuerte aplauso que merecen). 

Es de vergüenza, le pese a quien le pese. No le echo la culpa al responsable de la web, puesto que con dos manos no se puede hacer el trabajo de varias personas. Pero si el club quiere crecer, debería cuidar estos detalles, no tan detalles para una entidad que pretende presumir de cantera. Otro tema es el del organigrama en la web, el cual no se actualiza desde 2006. A la afición le gustaría saber quién hace qué en el club. Y eso es culpa del de arriba. Por eso espero que se cuiden estas cosas, que esto se tome como una crítica constructiva y es que los que amamos al Almería queremos lo mejor para él. Por eso, espero que si hace falta otra persona para escribir del Juvenil o del filial, se contrate (el tema de la crisis no me vale, en la mayoría de equipos de la LFP esto sí funciona), y que el domingo los chavales salten al césped del Mediterráneo.

martes, 16 de abril de 2013

No hay tres sin cuatro (y II)

No sabía cómo plantear este cuarto aniversario. Contacté con varios jugadores. De algunos obtuve respuesta y de otros, no. Se me hizo tarde. Creía que tendría que pasar por alto el cuarto cumpleaños, pero, al final, ha salido algo. Por eso me siento orgulloso por todo y le doy las gracias a Corona, a Alves, a Piatti y a Ortiz Bernal. El martes me emocioné con las felicitaciones de todo el mundo, las cuales hacen que sigas para adelante. Todas son especiales. Aunque debo destacar la de la Peña Sotanillo, la cual dedicó el 9 de abril su cabecera en Facebook a este blog. Grandes, muy grandes.

Tras las entrevistas a Piatti y Ortiz Bernal el pasado martes, hoy toca acabar con las de Corona -capitán de la UD Almería- y Diego Alves, portero del Valencia y de la selección brasileña. Lo prometido es deuda. No me voy a enrollar más. Sólo espero que las disfruten y que el año que viene haya algo más, lo cual sería buena señal. Gracias a todos.

PD: Mis condolencias a las víctimas del atentado de Boston. En estos casos es donde se ve lo que es importante en la vida.

DIEGO ALVES

Diego Alves en el Camp Nou con el Valencia · barcaholic.com
-Un placer charlar con uno de los mejores arqueros del mundo. Al exigente trabajo hace falta una técnica con la que se nace. ¿Se siente un afortunado?

Yo siempre busco trabajar para mejorar. En el mundo del fútbol he aprendido muchas cosas. Intento disfrutar de la profesión para tener grandes éxitos en las cosas que hago.

-Brasil es la cuna del joga bonito. Sin embargo, usted es portero. ¿Por qué se puso los guantes?

A mí siempre me ha gustado jugar de portero. Siempre me fijaba mucho en los porteros cuando jugaba. Un delantero o un lateral se acostumbra a marcar goles y a mí me gustaba parar los balones.

-¿Qué referencia tenía cuando era chico?

Taffarel. Fue el primer portero de Brasil que salió para jugar en Europa. En su momento, tuvo mucho éxito en Brasil.

-Diego Alves también partió hacia Europa. Inolvidable su debut ante el Sevilla. ¿Cómo recuerda ese día?

Fue mi primer partido en la Liga, la gente no me conocía. La verdad es que me salió un partido perfecto, conseguimos la victoria y yo hice buenas paradas. No me imaginaba nunca un debut así. Salieron las cosas ese día y la gente empezó a conocerme más.

-¿Sigue al Almería, está viendo sus partidos?

Sí, siempre que tengo tiempo veo sus resultados, cómo van en la clasificación. Estamos cerquita para ver algún partido si tengo la oportunidad.

-¿Guarda relación con algunos de los jugadores con los que compartió vestuario en la UDA?

No, contacto, contacto, no. Sí con Jorge [Díaz], el delegado; o con Ángel [Férez], el preparador de porteros; nos mandamos mensajes. Creo que he dejado una buena imagen. Seguro que cuando tenga tiempo, podré visitar a los amigos que tengo allí.

-Esa imagen se demostró en 2010, cuando la afición saltó al césped para despedirlo, a pesar de que continuó un año más.

La gente creía que yo sería vendido, salieron muchas cosas en los periódicos, rumores para un montón de equipos y al final la gente se creía que me iba. No fue así. Continué un año más. Una temporada después sí me fui al Valencia. Se demostró el cariño que la gente me tenía y me sigue teniendo. Por eso, le tengo un cariño especial a Almería.

Diego Alves en el Camp Nou con el Almería · Javi Alonso
-¿Cuál fue su mejor momento como rojiblanco?

En la primera temporada lo hicimos muy bien. Conseguimos estar cuatro años en Primera División con un equipo modesto, con un equipo que a lo mejor tenía muchas dificultades para fichar. Competir contra los grandes es para que la gente estuviese orgullosa del equipo. La ciudad disfrutó cuatro años en Primera. Claro que el descenso fue malo, pero en los cuatro años hemos visto cosas bonitas, pasando momentos felices. Eso es lo importante.

-¿Cree que el Almería volverá a subir este año?

Puede ser que sí. Ahora llega el momento clave, donde hay que sumar. Tiene la posibilidad, una buena plantilla, un buen campo y seguro que va a pelear hasta el final por el ascenso. Está en las manos de los jugadores.

-Se fue al Valencia con Piatti. ¿Cómo es su relación con él?

Tuve la fortuna de conocer a Pablo en Almería y la verdad es que tenemos una amistad muy grande. Nos ayudamos mucho. Es un jugador que siempre ha estado cerca de mí.

-También coincidió tanto en el Valencia como en el Almería con Unai Emery, ¿su mejor entrenador?

Ha sido un entrenador importante, el mejor, mejor, no lo sé. Han pasado también otros que me han enseñado muchas cosas. He cogido informaciones de cada uno, algo que hace que el jugador crezca y gane experiencia. Importante, pero no te puedo decir el mejor, mejor, porque ha habido otros que también me han enseñado.

-¿Fue justo el Valencia con Unai?

Coincidimos la primera temporada. Hicimos un año muy bueno, buenísimo, llegamos a semifinales, quedamos terceros en la Liga, conseguimos una plaza de Champions, que era el objetivo. Fue una temporada muy buena. Ya había un desgaste, tras cuatro años en el Valencia. Buscó un ambiente diferente. La gente aquí, en Valencia, quería también que viniese algo diferente de lo que pensaba Unai. Creo que la decisión de marcharse a Rusia fue suya. Nosotros queremos que le vaya bien donde esté.

-El otro día le pregunté a Piatti si al futbolista le afecta tanto lío institucional en el Valencia. ¿Cuál es su opinión?

El Valencia es un club diferente. Hay muchos problemas internos que dificultan el trabajo nuestro, es un club que tiene muchas partes divididas dentro y eso hace que nosotros lo sintamos un poco en el campo. La gente de fuera también, así que siempre hay un poco más de presión. Tenemos que acostumbrarnos, concentrarnos solamente en lo del campo, dejar lo otro de lado. Si tienes la cabeza en eso, puedes hacerlo mal en el campo.

-Después de hablar del pasado y del presente, toca el futuro. Está en la lista de guardametas para sustituir a Víctor Valdés en el Barcelona.

No tengo costumbre de hablar demasiado sobre el futuro. Vivo el presente, lo más importante son los partidos que tengo por delante. Luego, si pasara algo, vosotros os enteraréis. Tengo contrato con el Valencia, quiero terminar bien la temporada y conquistar los objetivos. Del futuro, Dios dirá lo que va a pasar.

-13 de julio de 2014. Maracaná. Suenan los himnos de España y de Brasil. Y usted en el césped. ¿Se lo imagina?

Puede ser que sí, yo trabajo para eso. Sabiendo las dificultades que hay, es una fecha en la que me gustaría estar en el campo, pero no depende mucho más de mí, sino de otras personas. Yo voy a seguir trabajando igual y esperando las oportunidades que tenga. Desde 2007 hasta ahora han crecido muchísimo las oportunidades para asentarme en la selección. Voy a seguir trabajando para lograr ese objetivo.

-Volviendo al Almería. ¿Regresará en un futuro a la casa donde se dio a conocer en España?

He respondido antes que saber lo que va a pasar en el futuro es complicado, pero yo nunca diría nunca. Ha sido un club importante, pero no sé lo que va a pasar en un futuro. Me gusta siempre dejar las puertas abiertas. Las relaciones que tengo con todos los clubes en los que he jugado son buenísimas y nunca puedes decir nunca. No sé, no sé lo que va a pasar. Me importa el presente, lo que hago ahora. Y si un día pasara, me alegraría de volver a una ciudad que me quiere mucho.

CORONA

Corona en el último encuentro en el Mediterráneo · Javi Alonso
-El que siga el fútbol, desconozca que es de Talavera de la Reina y vea todos los años que lleva en la UD Almería se pensará que Corona es un almeriense más.

Sí, puede ser porque ya son muchos años, puedo entenderlo. Yo me siento muy identificado aquí, ya no sólo con el equipo, sino también con la ciudad. Me siento orgulloso de ser como de aquí.

-La UDA es el club en el que más años ha estado. ¿Se trata también del equipo al que más cariño le tiene?

Sin ninguna duda [lo afirma de una manera más que rotunda].

-¿Qué es lo que más ha aprendido en estas siete temporadas?

Como en todas las profesiones de la vida, aquí he adquirido experiencias que me han hecho aprender de todas ellas: de las buenas y de las malas. Hemos tenido momentos muy buenos, también otros muy malos. Las experiencias son las que te hacen adquirir conocimientos en la vida y en el Almería ha sido así. Siete años dan para mucho. He vivido de todo, pero también te digo que mis mayores recuerdos serán positivos porque creo que tan sólo el año del descenso se puede catalogar como el del gran disgusto; todos los demás fueron grandes alegrías.

-No sé si estará de acuerdo en que este es un club peculiar: muy familiar, con un presidente único, una afición escasa, pero que viaja a todos los campos, incluso se deja la garganta en los entrenamientos.

Estoy totalmente de acuerdo. Cuando decimos que es un club muy familiar, lo hacemos en el mejor sentido de la palabra. Hay buenas relaciones, se crean unos vínculos, la afición puede estar muy cerca de los jugadores, los tiene muy accesibles, con entrenamientos siempre abiertos... Nosotros, los jugadores, podemos, en cualquier momento, hacer un llamamiento a esa afición, que nos responde. Como dices, aunque sea en pocos números, en todos los desplazamientos siempre hay alguien de nuestra afición. Es un club familiar y humilde dentro del fútbol español.

-¿Siente la responsabilidad de llevar el brazalete del Almería?

Por supuesto. Llevar el brazalete supone una responsabilidad. Lo que se trata es de llevarlo con la dignidad y la honradez que merece. Sí es cierto que estoy contando con la ayuda de todos los compañeros. El vestuario del Almería siempre ha sido un vestuario agradable, fácil y muy hermanado. En resumen, lo llevo con responsabilidad, pero muy orgulloso.

-¿Es por eso, esta, su mejor temporada aquí?

No, no. Al final, la temporada más especial la hace el que se hayan conseguido los objetivos, el que haya sido un año bueno para todos. De momento, no se puede comparar con el año del ascenso, incluso con los primeros años en Primera División. Para mí es un orgullo representar al Almería como capitán, pero no, porque entonces estaríamos anteponiendo una sensación individual a unos logros colectivos. Si este año tenemos la suerte de que se consigan los objetivos y podamos volver a Primera, obviamente haber ascendido siendo capitán se convertirá en un año muy difícil de superar, pero todavía no.

Corona celebra su tanto ante el Sabadell · sportalmeria.com
-Mire al pasado. Cuando llegó al Almería, ¿pensó que la UD iba a estar cuatro años en Primera, conseguir un ascenso y hacerse un grande de Segunda?

No, impensable. En ningún momento me imaginaba que mi vida iba a cambiar tanto cuando vine a Almería. Cuando llegué, vine con un contrato de cesión, tan sólo un año. Vine porque el Almería tenía unas necesidades deportivas y necesitaba un jugador en la posición que yo actuaba, se habían fijado en mí; y yo necesitaba un club en el que poder, de alguna manera, despegar. Pero era un acuerdo que se reducía a un año. No me imaginaba que acabaría siendo siete. Es lo mejor que me pudo pasar en mi carrera deportiva.

-Hábleme de la prensa. ¿Sienten su presión, nota críticas exageradas...?

Le tengo mucho respeto, al igual que a la opinión de cualquier aficionado, pero no tengo ninguna opinión que trasladar. Este mundo está sujeto a estas circunstancias, sabemos que es una profesión en la que entra en juego la opinión pública. Los medios están dentro del juego, pero no me merece mayor preocupación en ese sentido. Al final, cada uno de vosotros sois profesionales de vuestro trabajo, tenéis que estar orgullosos, tranquilos de conciencia y haciéndolo bien, al igual que nosotros. Vosotros tenéis que evaluar si estamos haciendo nuestro trabajo bien o no. Siempre que haya respeto y se respete a la persona, tenéis que hacer vuestro trabajo.

-¿Notó los pitos de la grada en algunos partidos del presente curso?

Sí, claro. Al igual que cuando la afición me hace una tremenda ovación, la respeto, esto es igual. Es una opinión, el aficionado tiene derecho a expresarse y no tengo más preocupación que esa. En esos momentos, eran pitos, es obvio. Al principio no es agradable para ningún jugador que en su casa, en la casa en la que llevo siete años, en la casa en la que soy capitán, en la casa en la que me quiere un montón de gente, un pequeño sector me dedique unos pitidos. Pero lo respeto absolutamente. Me quedo con que fueron esporádicos, momentáneos, y que a día de hoy, en cada partido, vuelvo a recibir un cariño exagerado por parte de mis aficionados.

-¿Cuál es la clave para conseguir el ascenso?

Nunca puedes decir algo que adivine el futuro. Es obvio que si nosotros somos capaces de ganar los nueve partidos que quedan [la entrevista se hizo antes del duelo ante el Mirandés], subimos. Eso sería una perogrullada,  pero sí es cierto que tenemos que ganar todos los partidos de casa, eso incluiría, que vamos a ganar al Girona y al Elche; y luego, intentar hacer unos buenos resultados fuera de casa, sobre todo, en esos campos en los que nos enfrentaremos a nuestros rivales directos, que serán Alcorcón y Villarreal. Vamos a pensar llegar a final de temporada dentro de las opciones y ahí será como una especie de tie-break de un partido de tenis. Nos enfrentaremos cara a cara con esos rivales y sin vuelta atrás. Ahí es donde tenemos que intentar dar el último golpe.

-Hemos hablado del pasado y del presente. Ahora del futuro. ¿Cuántos años le quedan a Corona en el campo?

No te sabría decir, es muy difícil de aventurar. Lo que sí te puedo decir y a los datos me remito es que me encuentro muy, muy, bien, en una etapa de mi carrera en la que he adquirido una experiencia que te permite conocer muchísimo más el juego, sacar más rendimiento de mis cosas buenas e ir mejorando aspectos en los que no era bueno. El tiempo dirá. Yo intento cuidarme y entrenarme fuerte para que sea lo máximo posible. Mis números cada año son buenísimos, el año pasado jugué 40 jornadas; este, salvo por la lesión que me impidió estar en algunas alineaciones, también he jugado casi siempre de titular.

-Además del Corona futbolista, está el Corona universitario. Es usted de los pocos futbolistas que tienen una formación universitaria.

Estoy intentando acabarla en breve [la carrera de Derecho]. Si no es este, el curso que viene podré hacerlo. Al final hay otros que tienen otras inquietudes, yo pensé en ellas hace mucho, tenía en la cabeza la idea de licenciarme. Hasta el momento, puedo decir que no lo he dejado y que más o menos voy encaminado para poder terminarlo.

-Un mensaje para la afición.

Me gusta hacer el símil con el atletismo, creo que estamos en los últimos kilómetros de la maratón, son 42 jornadas, llevamos 33 [cuando el lector vea esto, ya serán 34], estamos pasando el momento ese que dicen los maratonianos en donde está una especie de muro. Estamos llegando a los últimos, quedan nueve kilómetros y estamos totalmente vivos, en el grupo de cabeza, con los mejores, con los que se preveía que iban a estar ahí, con los que se les llamaba los favoritos. Queda el último tramo de la carrera. Si contamos con ese apoyo incondicional que estamos teniendo últimamente, hacemos que nuestra grada sea el jugador número 12 y que juguemos cada semana en superioridad, los partidos de casa los llevaremos hacia adelante con más facilidad, teniendo ese apoyo moral para poder llegar a la última recta. El equipo se está dejando todo y agradecemos el apoyo de la afición. Vamos a hacer un esfuerzo todos, que queda sólo la última etapa.

viernes, 12 de abril de 2013

Respetar al contrario

El Bayern celebra su pase a la final del año pasado · cadenaser.con
Juega el Real Madrid la vuelta en casa ante el Borussia, a priori, el rival más fácil de los cuatro. A priori debería ir en mayúsculas, ya que los alemanes se quedaron por delante de los blancos en la fase de grupos, en la que el Madrid no pudo imponerse a los de Klopp ni en el Santiago Bernabéu ni en el Signal Iduna Park. Por su parte, el Barcelona también tiene que jugar el segundo partido ante el Bayern en casa. En las redes sociales ya empieza a existir la corriente de sorteo amañado para que se dé una final española.

Nos olvidamos del pasado. El curso anterior, el Bayern eliminó al Madrid en el Bernabéu y el Chelsea al Barça en el Camp Nou cuando todos apostábamos por una final entre blancos y azulgranas. Quizás estas sean las semifinales más bonitas de los últimos años. Cuatro equipazos, dos españoles y dos alemanes, con tradición futbolística, los cuatro con un nivel muy, muy, igualado. Tampoco le doy mucha importancia al hecho de disputar la vuelta en tu campo, puesto que estos equipos da igual que jueguen fuera que dentro (el mejor exponente es el Real Madrid, quien quizás se siente mejor jugando como visitante).

Todos soñamos con una final española, pero primero hay que jugar los cuatro partidos, cuatro partidazos. Para mí, ninguno es favorito. No vendamos la piel del oso antes de cazarlo, como ya están haciendo muchos. Bayern y Borussia son dos auténticos equipazos.

miércoles, 10 de abril de 2013

Pleno al quince

Aleix Vidal celebra el segundo gol del pasado domingo · udalmeriasad.com
Artículo Diario de Almería 10-IV-13

Todas las opiniones sobre el actual estado de la UD Almería están siendo similares: el equipo no juega a nada, pero gana. No creo que nadie considere que el juego se está bordando, sino que los encuentros se ganan sin patrón de juego, por zarpazos de Charles y compañía. En realidad, creo que el estilo se basa en las bandas. Prueba de ello es el par de tantos de Aleix Vidal -recuperado para la causa- en las dos últimas jornadas, los cuales han servido para devolver a la UDA a puestos de ascenso directo. La cuestión es si con este vestido basta para entrar en la fiesta de la Primera División, una fiesta en la que este curso es más fácil acceder. No hay nada más que comparar al Almería de la 07-08 con este y ver el nivel de la Liga. Como en toda fiesta que se preste, hay regalos. Y los regalos defensivos, sobre todo en las jugadas a balón parado, pueden ser los que maten a los rojiblancos, por delante de esa falta de identidad.

Llegados a este punto, dame pan y dime tonto. El juego sirve ya para poco. Sí para hacer una reflexión profunda, si la cabezonería de Javi Gracia y su falta de valentía en ciertos momentos -entre otras cosas- puede hacer que nos comamos un colín en la recta final, en ese Tourmalet, echando todas las ilusiones por tierra. Pero como los puntos valen lo mismo ante el Mirandés que ante el Villareal, la clave va a estar en los siguientes cinco partidos. Venciendo al Mirandés, Numancia, Murcia, Racing y Lugo se llegaría a la recta final cargados de moral, con 73 puntos y con grandes posibilidades. A mí que no me cuenten historias de que si el del Mirandés es un feudo difícil y demás, que es el cuarto campo de Segunda en el que se sacan los puntos más fácil. Claro que es complicado hacer un pleno al 15, pero si se quiere ascender, hay que imponerse a estos cinco equipos, más débiles que los almerienses. O eso se supone.

martes, 9 de abril de 2013

No hay tres sin cuatro

No sé qué escribir. Como dice Pablo Piatti, mirar al pasado no sirve para nada. Quizás para darte cuenta de dónde vienes. Sin embargo, aún sabiendo que hay que completar el camino, que esto son diez maratones a la vez, es inevitable echar la mirada atrás y ver cómo empezó todo. Cada 9 de abril es muy importante para el que escribe estas líneas. Es el cumpleaños de este blog, al que le tengo un cariño especial, puesto que quién sabe si sin él, no estaría ahora mismo escribiendo esto desde Málaga o yendo a una facultad de periodismo.

Está el espacio y están ustedes, los lectores. Sin los últimos, no habría blog. Por eso, son los importantes y, como en cada aniversario, quiero invitarles a algo. Hace tres años, tuvimos la gran suerte de poder hablar con Ortiz Bernal. En el segundo aniversario, por La Escuadra aparecieron Paco González, Jorge Hevia, Tomás Guasch y compañía (con los que me acuesto -no literalmente- todos los días). Sin duda, un privilegio. Un grandísimo privilegio. El año pasado Irene Junquera, Carlos Martínez o Miguel Ángel Lara, entre otros, tuvieron que aguantarme. Pero por ustedes, lo que sea.

Hoy quiero que los ojos se cierren y se regrese al pasado. Tres años atrás. En dirección a una de las entrevistas con las que me he sentido más satisfecho, la del primer aniversario. A Ortiz Bernal, símbolo del Almería, al que va dedicado este blog. El pasado mes de junio dejó el club después de once años, así que la intención es que la afición pueda leer al '10'. Además de José, está otro grande: Pablo Piatti, un tipo con un corazón de león en un cuerpo de 1'63. No quiero que el aniversario acabe aquí, así que el próximo martes, si no ocurre nada extraño, podrán leer a Diego Alves y al jugador que ha tomado el relevo del brazalete de la UD, Corona.

No pretendo que esto se haga más pesado. Sin embargo, es obligatorio agradecer el apoyo de todos. De los lectores, de la familia, de los amigos, de los compañeros que he tenido en el Diario y que tengo en Sportalmeria.com, dibujada de ilusíón y esperanza. Y las gracias a los jugadores, la mayoría de ellos, amables y educados. Ah, y pedir perdón a los numerosos blogueros que forman esta familia. Antes visitaba sus espacios más, pero actualmente el tiempo es menor. Bueno, os dejo con Ortiz y Piatti. Espero que los disfruten.

ORTIZ BERNAL

Ortiz, ante el Alcorcón el curso pasado · sportalmeria.com
-Cuéntenos qué está haciendo después de 11 años en el Almería...

Ahora mismo sigo yendo al gimnasio, corriendo por mi cuenta, no he dejado de jugar al fútbol con los amigos. También estoy jugando, cuando puedo, al fútbol playa. Y estoy haciendo el curso de dirección deportiva en Madrid [en la RFEF, con jugadores como Paunovic o Culebras].

-También tendrá más tiempo para su familia, amigos y su bonita Aguadulce.

Sí, por supuesto. Eso está claro. Ahora, los fines de semana, disfruto con la familia. Estoy muy contento en ese sentido.

-Hace unos meses nos contó en las redes sociales que un club asiático había contactad con usted. ¿Qué ocurrió al final?

Al final no se llegó a concretar. La verdad es que era una oportunidad buena, pero no se concretó. Esa liga ya comenzó a principios de marzo.

-Muchos se preguntan si Ortiz Bernal ya ha colgado las botas. ¿No es así, no?

Bueno, yo no quiero, pero sí que es verdad que cada vez está más difícil encontrar un equipo y más viendo la situación que hay ahora mismo en España. Hay que saber en el momento en el que estamos. Pero todavía no pierdo esa esperanza. Veremos a ver este verano lo que ocurre. Sin perder la esperanza, pero siendo realista de que está muy difícil.

-Si este verano no encuentra equipo, ¿se retirará definitivamente?

Sería ya un año sin competir y un hándicap más a la hora de encontrar equipo. Te ponen muchos impedimentos por el tema de la edad, pero la edad no lo es todo. Físicamente me encuentro bien. Pero imagínate una temporada sin competir. Este verano hay que ultimar las opciones que quedan.

-Gran parte de la afición no se explica que se marchase del Almería cuando en mayo demostró tener aún fútbol en sus botas. ¿Puede explicar su salida?

Yo ya lo dije. El club tomó una decisión, yo me encontraba con fuerzas y con ganas de seguir, pero si el club tomó esa decisión... Ya comenté en la rueda de prensa que no había otra que aceptarla. Muchas veces no estás de acuerdo con esas decisiones, como es lógico, ya que me encontraba con fuerzas y ganas de seguir jugando. Pero bueno, se tomó esa decisión... Está claro, hay dos partes y una lo decidió así. Hay que seguir hacia adelante.

-¿Tiene una espinita clavada tras no poder despedirse de la afición en el campo?

Sí. Jugando esos últimos partidos y sabiéndolo con tiempo, sí se podía haber hecho. Me hubiese gustado despedirme de la afición. Habrá más oportunidades de reencontrarnos.

-¿Siente nostalgia al ver jugar a la UDA, sabiendo que ya nunca más volverá a vestir esa camiseta?

Ahora se ve desde lejos después de tantos años. Desde siempre, ha sido un orgullo vestirla. Son cosas que antes o temprano les llega a todos, no queda más remedio que aceptarlo.

-La pregunta ahora es si volverá al club para ejercer algún otro cargo.

No lo sé ahora mismo. Todavía tengo el chip de jugador, no pierdo esa esperanza. El tiempo dirá. A mí, el Almería me lo ha dado todo, he estado muy a gusto durante todo este tiempo, consiguiendo objetivos realmente ambiciosos, que nadie se podía imaginar, como estar cuatro años en Primera. En un futuro todo se verá, pero ahora mismo quiero quemar esta última oportunidad [seguir jugando]. No depende de mí, pero ojalá que en un futuro se vuelvan a encontrar nuestros caminos.

-Supongo que la afición le sigue parando por las calles. ¿Qué le dicen?

Muchos inclusos me comentan "¿qué tal el partido el otro día, os ganaron...?" [se ríe]. Algunos se creen que todavía estoy dentro, son cosas curiosas.

-Cambiando de tema, ¿cómo está viendo al Almería este curso?

Muy bien. En líneas generales, el equipo ha estado la mayor parte de la liga en segunda posición, haciendo un fútbol muy serio. Está haciendo una campaña muy buena. Es una plantilla muy sólida y con muchas posibilidades de ascender. Deseo que cumplan los objetivos.

-Como aficionado, ¿cree que cumplirán esos objetivos?

Yo creo que sí, eso esperamos todos. Ese objetivo sería maravilloso para todos los aficionados de Almería. Están en el camino, hay que seguir confiando en la plantilla, porque están luchando, dando todo en cada partido. Con la ayuda de la afición, seguro que se consigue el ascenso.

-En 2007, el año del ascenso, hicieron una campaña de juego espectacular, mejor que el Almería de este curso. ¿Es ahora más fácil la Segunda?

Vamos a ver, son épocas diferentes, plantillas diferentes, equipos diferentes... y las comparaciones no son buenas. En cada etapa se intenta hacer lo mejor posible. Aquella temporada, después de las tres derrotas del principio, conseguimos sobreponernos y ascender, un objetivo ambicioso en aquella época, aunque ya el año anterior estuvimos a punto de conseguirlo. Prueba de ello fue que los tres equipos que ascendimos ese año, lo hicimos con bastante tiempo de antelación. Fue una liga maravillosa. Este año hay un equipo que está destacando sobre el resto, el formato es diferente también, hay dos plazas directas... Es más bonito y vistoso este campeonato porque las puertas para jugar la liguilla están abiertas a muchos equipos. Eso hace que hasta final de Liga, todavía, equipos como el séptimo o el octavo, tengan posibilidades de entrar en liguilla. En resumen, están haciendo una buena liga, pero no me gusta comparar.

-Volviendo a ese 2007. Su gol ante la Ponferradina debió ser el mejor momento en su carrera, ¿no?

Sí, por supuesto. Fue un gol importante, pero no hay que olvidar la liga que estábamos haciendo. Era cuestión de tiempo. No fue a la primera ante el Lorca, pero sí a la segunda contra la Ponferradina. Fue un partido que culminó toda la temporada. Luego hubo más encuentros y el equipo siguió dando la talla hasta el final. Sí fue mi mejor año.

El '10' celebra su gol ante la Ponferradina · Javi Alonso
-El que también está haciendo un papelón es el filial de Francisco. Imagine que suben los dos. ¿Sería rentable para un club como el Almería tener un equipo en Primera y otro en Segunda?

Eso hablaría del potencial del Almería. Muy pocos equipos se pueden permitir eso: el Real Madrid, el Barcelona, el Villarreal el año pasado, el Málaga hace poco... Hay que concienciarse de la temporada que está haciendo el filial. ¿Por qué no? Sería algo maravilloso para Almería.

-Antes me habló de que juega al fútbol playa. ¿Qué hay de cierto en que se va a crear una liga de fútbol playa en Almería, en la que usted va a jugar con la camiseta de la UDA?

Todavía no hay nada cerrado, pero sí está a la vista. Como te he dicho, estoy entrenando al fútbol playa y hay un campeonato a la vista. Es algo que me gusta. En 1999 me encantó, llegue a jugar con la selección española. Volver a retomarlo me hizo recordar viejos tiempos, sobre todo lo que había vivido en el año 1999, en uno de los mejores veranos de mi vida. El poder entrenar al fútbol playa hace que me vuelvan buenos recuerdos. Pero todavía quedan por cerrarse algunos detalles.

-Pregunta libre. Mande un mensaje a la afición o lo que quiera.

Que siempre estaré agradecido a la afición, nunca nos vamos a distanciar, siempre estaremos por aquí. Y que estén cerca del equipo, que le ayuden, que al final el objetivo se consigue entre todos. El nombre del equipo, la 'unión', es lo que hace falta. Con eso se consiguen grandes logros.

PIATTI


Pablo Piatti celebra un tanto con el Valencia · abc.es
-Seis temporadas en Primera División, ha jugado la Champions y ha defendido los colores de Argentina. ¿Se lo imaginaba cuando era un crío y pegaba patadas al balón en su barrio?

Sin ninguna duda, no. En ese momento, lo único que me interesaba era divertirme con mis amigos y disfrutar con eso. Nada más. En ningún momento se me pasó por la cabeza conseguir eso.

-¿Cómo es Pablo Piatti fuera del campo?

[risas] Es muy tranquilo. Me gusta estar mucho con mis amigos. La verdad es que disfruto mucho con los pequeños detalles y momentos en los que estoy con ellos. Siempre que puedo, hago una escapada o vienen ellos, intentamos conectar para estar juntos. Me gusta divertirme y las cosas tranquilas, nada fuera de lo común.

-Llegó El Duende a Almería y al par de meses ya estaba adaptado casi a la perfección. ¿Realmente fue tan fácil?

Fue un poco raro. Al principio no terminaba de conectar. Me encontré en una ciudad que no había visto nunca, con gente y una cultura totalmente diferente. Aunque el idioma era el mismo, no era del todo lo que quería. Después de unos meses, con el equipo en el que estaba y los compañeros que tuve, la gente del club me ayudó a que todo fuera más fácil.

-¿Se le hacía pesado que le comparasen con Messi?

Sí. Todavía, a día de hoy, sigo escuchando cosas que no son normales porque ese tipo de jugadores no tienen punto de comparación. Están muy, muy, por encima del resto de los jugadores, demostrándolo día a día. Me conozco a mí, me conozco como jugador, sé lo que puedo entregar a mi equipo y que esa comparación es imposible.

-Su alegre juego propició que se convirtiese en uno de los ídolos de la afición de la UDA.

La verdad es que al Almería tengo muchísimas cosas que agradecerle. Fue una apuesta grandísima por un jugador muy joven, se pagó mucho dinero [el fichaje más caro en la historia de la entidad almeriense]. El presidente nunca dejó de confiar en mí. Era mucho dinero para un jugador tan chico, no se sabía lo que podía pasar. Por eso estoy le estoy agradecido al presidente, como a la gente que me rodeó en ese momento y a la afición que tuvo paciencia conmigo.

-¿Qué le faltó en el Almería?

El último año, conseguir la permanencia que tanto queríamos. Me hubiera gustado irme de otra manera. Fue un año durísimo, muy, muy, difícil, sufriendo muchísimo. La gente de Almería no se merecía eso.

Piatti controla un balón en su etapa como rojiblanco · Javi Alonso
-Acabó la temporada y se marchó al Valencia. ¿Fue difícil el cambio a un club con más exigencia?

Sin ninguna duda. La exigencia es diaria. Es otro tipo de ambiente, totalmente diferente a lo que era el Almería, con todos mis respetos. Pero es lo que uno necesita como jugador, esa exigencia, esa presión para poder crecer y madurar como futbolista y como persona. Si bien el cambio es fuerte, es necesario también.

-Desde fuera se ven muchos líos institucionales. ¿Cómo se vive el Valencia desde dentro?

Desde dentro, aunque es difícil, intentamos aislarnos, pensar solamente en el partido del fin de semana porque realmente los resultados positivos son los que nos van a llevar a cosechar cosas importantes. Ahora mismo tenemos el objetivo muy claro: la cuarta plaza. Actualmente hay un poco de tormenta alrededor del club y demás y tenemos que intentar aislarnos de eso para encontrar la mejor versión del equipo.

-¿Afectan todos esos líos, como la dimisión de Llorente, al futbolista?

Uno no es tonto. Uno lee periódicos, mira la televisión y no puede terminar de aislarse del todo, siempre hay cosas. Pero por la cabeza de cada uno pasa el ser fuerte, sobreponerse de alguna manera a todo eso. Es importante porque necesitamos que todos estén al cien por cien.

-Y luego está la exigencia de la afición valencianista. ¿Nota su presión?

La gente acá es como todo. Es un poco más exigente de lo normal, pero bueno. Si  le das, recibes, sin duda. Y cuando no le das, también te lo hacen sentir. Creo que es una afición que ha visto grandísimos jugadores y  por eso quiere que sus jugadores sepan en qué club están.

-Repasemos ahora su carrera. Un momento con el que se quede:

Siempre se dice que no hay que pensar en las cosas que pasaron, uno tiene que hacerse fuerte en el día a día, lo que te va a dar de comer. No hay que quedarse con un momento, sino con el presente. Pensar en el pasado y en el futuro no sirve de nada.

-Un entrenador:

Tuve muy buenos entrenadores, gente que me enseñó de todo un poquito. Un entrenador que me marcó mucho, más allá de como futbolista, como persona, fue Juanma Lillo. Creo que Juanma me enseñó cosas y aspectos del fútbol que aprendí muchísimo.

-El compañero con más calidad con el que ha coincidido:

[risas] Tuve compañeros interesantes. He tenido mucha calidad al lado, son gente totalmente diferente. Creo que Juan Mata es uno de los que destaco, o Éver Banega. Son gente de muchísima calidad, cada uno te aporta bastantes cosas. Soldado también es muy bueno, o Negredo, con el que coincidí. Si te tengo que elegir un portero, Diego Alves es un fenómeno.

-Hablando de Diego, ¿cómo es su relación con él?

Muy buena. Conozco a Diego de hace más de cuatro años, es un fenómeno. Siempre molestando, siempre haciendo bromas [risas]. Es una muy buena relación.

-Cambiando de tema, ¿le gustaría jugar en otra liga, como la inglesa?

La verdad es que no sé que puede pasar en un futuro. No te puedo decir ni 'sí' ni 'no'. O sea, como gustar, me gusta mucho la Premier porque la miro y veo que es una liga muy competitiva, muy igualada, en la que todos los equipos pueden hacer daño. Tengo algún amigo en Wigan, lo veo y me doy cuenta de que el Wigan le puede ganar a cualquier equipo. Me gusta mucho la Premier.

-¿Volverá Piatti en un futuro al Almería, el club en el que se dio a conocer en España?

¿Quién sabe? Ojalá, no lo sé. Le tengo muchísimo cariño a la gente y a la ciudad, con muchísimos amigos fuera del ámbito del fútbol y, ¿por qué no?

domingo, 7 de abril de 2013

5000 locos

En el Estadio Ciudad de Málaga.
En las dos últimas horas me han preguntado alrededor de una docena de veces en qué puesto he quedado. La verdad es que no lo sé, todavía no ha salido la clasificación, aunque me importa poco, todo sea dicho. Esta mañana he corrido la XXIII Media Maratón de Málaga, algo más de 21 kilómetros, la primera vez que hago esa distancia (1:44:12 he tardado). Cuando íbamos hacia el Estadio, mi amigo Fran, en mitad de la caravana ha comentado "¿todos estos tíos vienen para correr? Hay que estar loco". Pues unos 5.000 locos se han presentado allí (algunos de ellos, profesores de mi colegio de toda la vida, prueba de la grandeza del atletismo), impresionante, en un pedazo de estadio.

Todo ha salido redondo. El niño que hace unos años veía imposible acabar una media maratón la ha terminado. Es cierto que detrás hay muchos kilómetros y horas de entrenamiento, de subidas a las tantas de la noche al Puerto de la Torre, de ir desde Teatinos a La Malagueta o de Huércal al Paseo Marítimo de Almería, aunque la verdad es que hoy no ha sido duro. En fútbol, si no tienes técnica, por mucho empeño que le pongas, seguirás siendo un paquete. Pero en estos deportes, con ganas, puedes conseguir casi todo lo que propongas (con muchos entrenamientos, claro está). Difícil no es, aunque parezca que estoy meando colonia.

Lo que es impresionante es el ambiente. Los kilómetros 18 y 19 (los más duros para mí, junto con el 2, por eso de la psicología...), en los que ya la música la oyes pero no la escuchas, en los que sólo quieres llegar, son los mejores. Ahí escuchas el sonido de las pisadas de muchos locos con un mismo objetivo: superarse.

PD: aprovecho este espacio para agradecer las numerosas muestras de apoyo. Y de los voluntarios. Y de la organización, impecable a diferencia de la carrera Ciudad de Málaga.

PD 2: el próximo martes este espacio cumple 4 años. A las 00:00 subiré alguna sorpresilla...

jueves, 4 de abril de 2013

Palmeros y vampiros

Javi Gracia, antes de una rueda de prensa · almeria360.com
Artículo Diario de Almería 4-IV-13

Voy a intentar ser fino, pero directo: las opiniones son como los traseros, cada uno tiene el suyo. El término traseros está cambiado respecto a la frase original, leída en un foro de la UDA. Internet ha transformado un poco (o bastante) la comunicación. Ya no hay un solo emisor y muchos receptores, sino que todos somos emisores y receptores al mismo tiempo, el flujo es constante. La clave está en saber utilizar el filtro adecuadamente, reconocer la veracidad. Aunque para lo de las opiniones, el filtro puede quedarse tomando el sol. Es lo bonito del fútbol: puede opinar tanto un licenciado como un niño de diez años, lo que hace mágico a este deporte. Centrándonos en la UD Almería, viendo, escuchando y leyendo lo que dicen los diferentes sectores (afición, prensa...) a través de los periódicos, radios, teles, Twitter, Facebook, foros, etc. llego a la conclusión de que en ocasiones no se es justo o uno no cree lo que se dice. Respeto todas las opiniones, pero las de los extremos no hay por dónde cogerlas. En un lado se sitúan los palmeros, aquellos a los que todo le parece bien. Ojo, no me refiero a esos que animan hasta el final (olé por ellos), sino los que no admiten crítica. Todo lo que hace el conjunto rojiblanco está bien. No hay nada malo. Como dice el bueno de Raúl Piñeiro, para esos el sistema defensivo es de diez y tenemos un centro del campo mejor que el de la Selección. Luego están los vampiros, quienes chupan sangre por doquier. Están esperando a que el equipo caiga para sacar sus miserias. ¿No es mejor hacer una crítica ajustada a la realidad, esto es, en un término medio? No es blanco o negro. Todo, incluido el fútbol, hay que analizarlo con perspectiva. No se trata del mejor equipo de Segunda, pero tampoco es "el matao del Almería" al que sólo se le va a ver si regalan entradas (que gane, eso sí).

lunes, 1 de abril de 2013

Sí se puede

Los rojiblancos celebran uno de los goles ayer domingo · Jorge Titos
El Almería se impuso ayer domingo por la mañana al Huesca en El Alcoraz, victoria que sirvió para cortar la mala racha (tres derrotas consecutivas), para recortarle puntos al Alcorcón (segundo) y para que Javi Gracia no viese como otro se sentaba en el banquillo local del Mediterráneo. Restan diez jornadas para que finalice la Liga y la UD se encuentra metida de lleno en la pomada por el ascenso. A un punto del Alcorcón y con el Girona y el Villarreal (mucho cuidado con los amarillos...) apretando por detrás.

Sin embargo, mientras que el Villarreal va de menos a más, mostrando un fútbol efectivo y en ocasiones vistoso y arrollador, el Almería vive de chispazos (ayer de Soriano y Vidal). La duda radica en si con lo que hay es suficiente para subir a Primera. ¿Qué hay? Gol, electricidad arriba, pero inseguridad defensiva y una manera paupérrima de defender las jugadas a balón parado. A estas alturas poco hay que arreglar ya. Si en 32 jornadas no se ha mejorado el último aspecto, poco más se va a hacer en este tramo final.

Sin embargo, soy de los que ven el vaso medio lleno. Creo que la balanza de la pegada puede vencer a la de la fragilidad defensiva (esta se produce, en parte, porque el equipo se parte en dos). Van 32 jornadas y la UD no ha bajado de la cuarta posición. ¿Por qué iba a hacerlo ahora? Si se ha llegado hasta aquí con lo puesto, se puede tirar con ello. El objetivo es ese: esconder los defectos y hacer que se impongan las virtudes. Ganar los cinco encuentros en el Mediterráneo es clave. Empiecen a hacer números.